×
hace 1 mes
[Saltillo]

Padres de Johan Gael no han dejado de buscarlo

Autoridades de Nuevo León ya no investigan el caso

Imprimir
Padres de Johan Gael no han dejado de buscarlo
Saltillo, Coah.- La lona con la foto de Johan Gael ya está raída, desgarrada por el viento, despintada por la lluvia. Está ahí en ese prado solitario, en las faldas de la sierra La Esmeralda, afuera del panteón, dando cuenta de que hace 4 años un niño se perdió en los alrededores de ese lugar escondido en medio del bosque.

Un niño que hoy tiene 7 años, un niño al que solo sus padres lo están buscando, porque para las autoridades neoleonesas solo es un caso más que está archivado en la Fiscalía General de Justicia.

En él no se invierten ya más recursos para localizarlo, son sus propios padres quienes han gastado sus ahorros en recorrer los lugares más recónditos del noreste mexicano para encontrar una sola pista que los lleve a la ubicación del pequeño Johan Gael Cardona de la Cruz.

Pero hasta la fecha, la desaparición sigue siendo un misterio, autoridades solo se limitan a publicar en las redes sociales una ficha de búsqueda y ofrecer una recompensa de casi 300 mil pesos para quien dé información.

Sus padres, Miguel Ángel Cardona y Yahaira Berenice de la Cruz, han recorrido cientos de kilómetros en cuatro estados. Han repartido fotografías de Joahn en Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí y Zacatecas.

El desgaste no solo ha sido físico, sino económico: han invertido más de 100 mil pesos en la búsqueda, y las autoridades solo dicen que siguen en la investigación del caso, pero sin ningún resultado y sin dar una pizca de esperanza para la familia de Johan Gael.

Además, los padres de Gael se han enfrentado a los prejuicios de una sociedad que los juzga, dice Miguel Ángel, les echan la culpa de lo que pasó.

“A pesar de que ya han pasado cuatro años todavía siguen los malos comentarios de la gente que dice que adrede lo seguimos buscando porque nosotros sabemos qué fue lo que pasó con él, pero son comentarios estúpidos porque mucha gente se ha dado cuenta de todo lo que hemos hecho a lo largo de estos cuatro años”.

También se han enfrentado a delincuentes que quieren aprovecharse de su dolor, los extorsionan con llamadas falsas pidiéndoles dinero a cambio de decirles dónde se encuentra el niño.

Los padres de Johan siguen de pie a pesar del largo camino que han recorrido. No les importa el cansancio de los miles de kilómetros que han caminado, porque su única meta es encontrar a su hijo.

gael

El paseo

Eran las 6 de la mañana del domingo 4 de octubre, Johan y su hermano Ángel pidieron a sus papás que los llevaran al rancho. Querían juntar piñones y correr por el bosque. Una noche antes, sus padres ya habían decidido cancelar el viaje por la enfermedad de un familiar, pero la insistencia de los niños fue tal que optaron por continuar.

Abordaron el auto Stratus y tomaron la carretera 57, en el camino hicieron una parada para comprar barbacoa. Llegaron al rancho a las 8 de la mañana, primero visitaron el panteón, adornaron la lápida de unos familiares y almorzaron.

El ejido La Esmeralda se ubica a unos 80 kilómetros de Saltillo y a una hora 30 minutos de Galeana, Nuevo León.

El panteón está incrustado en medio de las faldas de la sierra, en un área boscosa, a 100 metros de la carretera.

Al salir del panteón vieron dos vehículos que se acercaban: un taxi Pointer amarillo que ingresó al panteón y un Tsuru gris que se detuvo unos metros adelante sobre la vereda.

Después vino la diversión. Se dirigieron a un claro rodeado de pinos y delimitado por una nopalera, donde comenzaron a recolectar piñones, a unos 100 metros del panteón. Johan Gael se quedó en el auto jugando con las cosas que su madre traía en la bolsa.

Ocho minutos después Yahaira preguntó por Johan. Miguel Ángel le contestó que estaba jugando en el carro. Cuando voltearon hacia el vehículo, el asiento estaba vacío. Johan había desaparecido.

Son mil 460 días sin Johan Gael, sus padres no pierden la esperanza de encontrarlo, de que un día regrese a casa a jugar con sus juguetes, a abrazar a su hermano.

La lona sigue ahí en un poste a la entrada del panteón.



Imprimir
te puede interesar
similares
https://www.zocalo.com.mx/images/site/edit_icon.png