×
hace 1 mes
[Coahuila]

‘Pensé que mi hijo se me iba a morir’

Resulta “positivo” junto a su vástago quien padeció con fuerza los síntomas; ambos en resguardo domiciliario

Imprimir
‘Pensé que mi hijo se me iba a morir’
Nohemí y su hijo lograron recuperarse del Covid-19.
Escuchar Nota


Castaños, Coah.- Después de la tempestad llegó la calma para Nohemí Robledo Ramírez, enfermera de la Cruz Roja, y su hijo de 28 años de edad que se contagiaron de Covid-19, ellos han logrado superar lo más crítico de la enfermedad: los síntomas, y hoy agradecen a Dios por regalarles una nueva oportunidad de vida.

El 31 de julio, Nohemí se hizo la prueba de Covid-19, el resultado fue positivo y eso le provocó ansiedad, no dejaba de pensar en su hijo, en que tal vez ya lo había contagiado, lamentablemente al enviarlo a muestra también se le diagnóstico el virus.

La enfermera presentó dolor de cabeza intenso, diarrea, temperatura, náuseas y dolor de articulaciones por 7 días, y a decir de su hijo, pasó por una situación muy difícil por 10 días, poco faltó para que tuviera que ser hospitalizado.

“Me pedía a gritos, ‘mami por favor haz algo por mi’, yo trataba de tranquilizarlo, estaba muy malito pero cuando eres enfermera y te toca atender a tu propio hijo se rompe el corazón, te duele en el alma, yo le decía que todo iba a salir bien, que primero Dios saldríamos de esto”, dijo.

La mujer cuenta que día y noche rezaba y le pedía a Dios por la salud de su hijo, quien tuvo temperatura de los 39 grados, dolor de pecho, garganta, tos y no quería comer.

“La fiebre no le bajaba, llegué a pensar que iba a convulsionar o que se me iba morir, pero logramos superar esto juntos y hoy ya se encuentra trabajando; yo tengo un poco de tos y regreso el lunes a la Cruz Roja a atender a mis pacientes por la tarde”, dijo.

Mencionó que gracias a la doctora Azucena García, trabajadora de la Secretaría de Salud, se recuperaron ella y su hijo, pues siguieron cada una de las recomendaciones que les dio vía telefónica o mensajes de texto.

Señaló que no sabe ni cómo se contagió y es que siempre se cuidó bien, usaba overoles, lentes, guantes y demás protección, desinfectaba la casa, la despensa, tenía tapetes con cloro en las puertas, se bañaba y se quitaba los zapatos antes de entrar a su hogar, pero el virus la alcanzó no solamente a ella sino a su hijo que estuvo muy grave.

Comentó que los dos tienen contacto con diferentes personas durante el día, él es licenciado en Recursos Humanos y ella durante dos años ha trabajado como enfermera para el Sector Salud.

Nohemí tiene 46 años, es madre soltera y tiene otro hijo de 26 años que afortunadamente salió negativo en la prueba y él junto a vecinos y familiares los apoyaron llevándoles alimentos, medicamento, productos de limpieza y otras cosas que necesitaban hasta su domicilio, en la colonia Libertad.

“Ya no nos hicieron una segunda prueba, aunque traté de conseguirla, me dijeron que son las nuevas indicaciones, mi hijo salió a trabajar y ya me habla muy contento para preguntarme cómo sigo y me dice que todo fue muy crítico pero que con la ayuda de Dios superamos la enfermedad”, añadió.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}