×
hace 3 meses
[Coahuila]

Perla Duarte tocó miles de corazones en sus quince años

Disfrutó de una fiesta de ensueño, a la que se sumó una ciudad entera....

Imprimir
Perla Duarte tocó miles de corazones en sus quince años
Escuchar Nota


“Honra a tu padre y a tu madre, para que te vaya bien y tengas larga vida sobre la tierra”

Efesios 6:2-4

Sabinas, Coah.- La tarde del viernes empezó a circular sobre las redes sociales la fotografía de una joven que paseaba por las calles de Sabinas, con su vestido de quince años, en el triciclo con el que su padre trabaja como vendedor ambulante, situación que causó tremendo impacto entre los cibernautas que se conmovieron con el bello gesto de la quinceañera, de cumplir el sueño de su padre, al presumirla orgulloso ante decenas de miradas.

Juan Manuel Duarte, conocido como “El Tarzán”, es un vendedor de elotes y yukis en el centro de Sabinas, casado con Elsa Raquel Ramírez. Durante veinte años de matrimonio pidieron fervientemente ser bendecidos con descendencia y cuando se desvanecía la ilusión de tener un hijo propio, el milagro tocó a su puerta, pero su inmensa felicidad pronto se vio ensombrecida con la llegada prematura de una pequeñita que con solo cinco meses de gestación se asomó al mundo, las probabilidades de sobrevivir eran mínimas, a ese pequeño milagro la llamaron Perla Yadira, pues para sus padres siempre sería la joya más valiosa, tan valiosa como una perla.

Su situación económica era difícil, pero con su fe inquebrantable encontraron la respuesta de Dios en el Cuerpo de Bomberos, que se cooperaron para conseguirles la incubadora que su bebé necesitaba y se encargaron de todos los traslados médicos.

“Ella fue un regalo de Dios, durante veinte años no pudimos tener familia y cuando ella llegó, mi corazón apachurrado volvió a latir”, fueron las palabras de don Juan Manuel Duarte, que junto con su esposa trabajó y ahorró incansablemente durante un año, para celebrar la fiesta de quince años de su gran amor Perla Yadira.

Orgulloso del oficio con el que honradamente ha sacado adelante a su familia y le ha dado una educación a su hija, don Juan Manuel soñaba con poder pasear a Perla el día de sus quince años en su triciclo adornado con motivos florales por todas las calles de Sabinas, pues la felicidad de su niña es su mayor logro en la vida.

Perla aceptó cumplir el sueño de su padre y ante la mirada de propios y ajenos recorrió las calles, causando emoción y admiración entre los espectadores, que no perdieron oportunidad de fotografiarse con ella y subir las imágenes a las redes, lo cual impactó a una inmensa cantidad de personas y propietarios de negocios, que no pudieron resistir sumarse al amor y al sueño de la familia Duarte.

En una época en la que se vive una total decadencia de valores, en el que la apariencia y lo superfluo se ha apoderado de los perfiles sociales, en la que el valor de lo que se tiene ha reemplazado al valor de lo que se es, una jovencita vestida de hermosa quinceañera en el triciclo de un padre humilde, sencillo y trabajador, se apoderó de miles de corazones.

Inmediatamente hubo lluvia de regalos y aportaciones de diferente índole, haciendo de lo que sería un convivio sencillo, un festejo masivo, al que se sumó una ciudad entera, que premió con abundancia, la humildad con la que Perla agradeció y honró el amor y la entrega de su padre.


Imprimir
te puede interesar