×
hace 4 semanas
[Coahuila]

Piden en change.org memorial para don José Alfaro y ‘Beto’

La iniciativa la lanzó una persona identificada como León Zimmerman y está dirigida al Gobierno del Estado y al Municipio

Imprimir
Piden en change.org memorial para don José Alfaro y ‘Beto’
Escuchar Nota


Saltillo, Coah.- A través de la página change.org inició la recolección de firmas para construir un memorial en recuerdo de don José Alfaro y su muñeco Beto, en el camellón del bulevar Venustiano Carranza, por la Clínica 2 del IMSS, el lugar en donde a diario se les veía trabajar.
 
La iniciativa la lanzó una persona identificada como León Zimmerman y está dirigida al Gobierno del Estado y al Municipio.
 
Se recuerda que hace 40 años, don José Alfaro, fallecido el martes por la mañana, compró un muñeco de ventrílocuo en 200 pesos, un año después se lo robaron y aprendió a fabricarlos él mismo.

Así “nacieron” Poncho, Mario, Memín y por último Beto, que en los últimos 20 años lo acompañó en el cruce de los bulevares Carranza e Hinojosa. Beto cantaba y contaba chistes a los automovilistas.
 
Don José Alfaro, fallecido a los 74 años, y Beto, trabajaban mañana y tarde y cada mes juntaba las monedas recolectadas y hacía bolsas de 500 pesos que luego entregaba personalmente a niños y jóvenes en situación vulnerable para que continuaran sus estudios y compraran medicamento, si así lo requerían.


 
Así, el 90% de sus ganancias se iba en las “becas” que repartía a los estudiantes de condición humilde. “Aquí no hay coyotaje, personalmente van a mí casa o yo voy a la de ellos y les entrego su beca”.
 
Se cuenta que el espíritu altruista lo heredó de su madre quien, siendo humilde, cada fin de semana sacaba una canasta con tacos y los repartía entre la gente pobre.
 
En una ocasión, un amigo lo invitó a comer a su casa y cuando la madre los llamó a comer se llevó una gran sorpresa: “Vi la pobreza y dije ‘aquí falta algo’, pues qué crees, que al otro día me brinqué a un corral y me robé una gallina y se la lleve a la señora y le dije ‘mire, la prepara porque voy a venir a comer’. La señora estaba muy agradecida”, recordaba mientras los ojos se le llenaban de lágrimas.
 
A los 16 años, con un costal, iba cada fin de semana a un mercado y lo llenaba de tomate, cebolla y otros vegetales que luego repartía en la vecindad.
 
Se casó, antes de tener 5 hijos, se llevó a vivir a su casa a 4 niños que sufrían violencia en sus hogares. Habló con los padres y les pidió permiso para darles educación y cuidarlos.


 
Compuso poemas y canciones que Beto, su muñeco, cantaba a los automovilistas cuando el semáforo estaba en rojo. De joven, don José cantaba en pequeñas carpas, pero lo dejó porque “eso tiraba mucho al vicio”.
 
 50 años atrás fue payaso, contaba chistes y bailaba rock and roll. Luego, en las ferias a las que acudía aprendió el arte de la ventriloquía.
 
Hace 13 años sufrió un infarto. Permaneció internado varios días en el Hospital General. “Ya me estaba muriendo, y le pedí a Dios un poquito más de tiempo para juntar sus becas, porque de esa salita no iba a salir vivo, y pues yo creía que me iba a dar 2 ó 3 meses más, y ya son casi 13 años”, recordaban.
 
En los últimos años de su existencia sufrió problemas cardiacos. Dos semanas atrás, el médico le indicó reposo absoluto, pero siguió trabajando con su compañero Beto para ayudar a los niños.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}