×
hace 2 meses
[Internacional]

Playas en Francia están en guerra contra los residuos

La creciente contaminación de los mares es una realidad indiscutible hasta el punto en que algunas playas francesas

Imprimir
Playas en Francia están en guerra contra los residuos
Foto: Zócalo | Archivo
París.- Ante la advertencia de que para el año 2050 podría haber más plásticos que peces en los océanos, las playas de Francia han adoptado una serie de métodos originales y, a veces, radicales, para luchar contra los residuos contaminantes.

La creciente contaminación de los mares es una realidad indiscutible hasta el punto en que algunas playas francesas, demasiado contaminadas como las de Marsella (en el sur del país) o Caen (en el noroeste) en particular, que se han visto obligadas a cerrar este verano.

Las autoridades han lanzado diversas campañas para limpiar y mantener las playas sin basura, colocando contenedores de residuos –hasta en forma de pescado-, prohibido el consumo de cigarrillos e incluso se utilizan burros con botes para recoger los desechos.

Entre los esfuerzos también se cuentan las operaciones ciudadanas de recolección de basura, como la competencia que se organiza a finales de mayo en Marsella; o bien incentivos como la concesión de una bandera azul para premiar a las ciudades que impulsan el desarrollo sostenible del turismo.

Un ejemplo de las estrategias originales adoptadas por algunas ciudades costeras es el caso de la localidad de Le Porge, en Gironde, departamento en el suroeste francés, en cuyas playas había muchos contenedores. Sin embargo, desde 2014 todos los botes de basura desaparecieron del paisaje.

La radical decisión fue tomada por el alcalde del municipio Martial Zaninetti, quien cansado de ver la playa de Gressier llena de desechos a pesar de la gran cantidad de contenedores, ordenó que éstos fueran retirados para que los visitantes se hicieran responsables de sus propios residuos.

Esa estrategia dio frutos, pues anteriormente a 2014 el ayuntamiento recolectaba 27 toneladas de desechos y para el año 2017 solo recogió 700 kilogramos, de acuerdo con la emisora radiofónica local France Bleu.

En la actualidad otras playas han imitado esta solución de “cero botes” de basura en localidades como Nouvelle Aquitaine, así como Graviere y Culs-Nus, en Hossegor, reportó por separado la revista francesa We Demain.

Otra idea original fue adoptada para este verano en la costa de Hérault, donde fueron colocados cuatro “peces codiciosos” en las playas de La Grande Motte, Frontignan, Agde y Vendres. Se trata de contenedores gigantes en forma de peces, diseñados así para atraer a los vacacionistas.

Estos “peces” son transparentes para mostrar los residuos recolectados en su interior, pues con ello se pretende crear conciencia de la situación en el Mar Mediterráneo, uno de los más contaminados del mundo. La basura es posteriormente recolectada y reciclada.

Ile d'Oleron también ha optado por una solución original, ya que desde hace siete años limpia su litoral con la ayuda de asnos, que no contaminan ni dañan el suelo circundante pero sí han recolectado 500 kilogramos de basura.

Otras playas prefieren, pura y simplemente, prohibir fumar en las playas. De hecho Niza fue la primera ciudad en ofrecer la apertura, en 2011, de una gran playa sin tabaco. Desde entonces, esta iniciativa ha sido seguida por muchos resorts. En total, para 2018, alrededor de 50 playas han aplicado esta medida.




Imprimir
te puede interesar
[Glam]
hace cerca de 9 horas
[Arte]
hace cerca de 10 horas
[Piedras Negras]
hace cerca de 9 horas
similares