×
hace 1 mes
[Futbol]

Raúl Jiménez y los Wolves suman 11 partidos sin perder

Por Marca

El mexicano dio una asistencia

Imprimir
Raúl Jiménez y los Wolves suman 11 partidos sin perder
Sin más movimientos en el marcador, el empate deja sexto al Wolverhampton | Foto: Especial
Escuchar Nota


Ciudad de México.- La manada sigue dando de qué hablar en la Premier League. Liderados por Raúl Alonso Jiménez, el Wolverhampton llegó a 11 partidos sin conocer la derrota luego de empatar en un partido de volteretas ante el Brighton en el marco de la fecha 16 del campeonato inglés.

Los errores marcaron un partido en el que el Wolverhampton buscaba colocarse en la quinta posición de la Premier League, a solo tres puntos de la Champions... por lo que la manada salió cauta pero decidida a ir por ese puesto.

La banda derecha de los Wolves con Diogo Jota fue un dolor de cabeza constante para el Brighton que no sabía cómo detenerlo hasta la jugada del primer gol. Pared entre Diogo Jota y Johnny Otto, Jota le cedió el balón a Raúl Jiménez que, con un magistral pase de tres dedos, devolvió el esférico para la llegada del portugués quien fusiló al arquero.

El Brighton no se recuperaba del primer aullido de la manada cuando Raúl Jiménez volvió a asistir, ahora con la cabeza, dejando solo a Johnny Otto, quien tardó en definir perdiendo el mano a mano contra el arquero local.




En ese momento lucía una tarde tranquila para el Wolverhampton, sin embargo, se encontró con la eufórica reacción del Brighton que en dos minutos le dio la vuelta al marcador.

Al 34', un servicio profundo encontró el movimiento de Maupay, quien dejó botar y perforó la red de Rui Patricio. Indómitamente después, un centro por la banda izquierda fue cabeceado por Pröpper para confirmar la voltereta.

Cuando el dominio se cambiaba de bando, llegó el cuarto gol de partido. Un error en la salida del Brighton le permitió a Johnny Otto pasar la pelota a Diogo Jota quien disparó para empatar el partido al 43'.

Todo apuntaba a un segundo tiempo movido y con más goles, no obstante, ambos conjuntos se dieron cuenta del potencial ofensivo que tenían y que los errores habían abierto la puerta para los goles del rival. Por esa razón, la parte complementaria tuvo un ritmo lento con mucha más tensión en el mediocampo.

A pesar del ritmo, el Wolverhampton tuvo en Adama Traoré a un demonio que consiguió tres tarjetas amarillas para el Brighton y un par de ocasiones de gol en la recta final del partido que... exactamente, fueron erradas por la ofensiva de los Wolves que ya no contaba con Raúl Jiménez (sustituido al minuto 85 por Patrick Cutrone) en el terreno de juego.

Sin más movimientos en el marcador, el empate deja sexto al Wolverhampton quien empieza a olvidar el turbulento inicio de campaña y ahora mira hacia Europa soñando con que el Lobo Mexicano, Raúl Jiménez, los pueda llevar hasta la Champions League.





Imprimir
te puede interesar
similares