×
hace 1 mes
[Local]

‘Raúl nos sonríe desde el cielo’

Familiares, amigos y conocidos de Raúl Ignacio Fernando Saldaña abarrotaron la tarde de ayer la Parroquia Santuario de Guadalupe

Imprimir
‘Raúl nos sonríe desde el cielo’
Conducen el féretro a la carroza que lo llevó al panteón Jardines del Recuerdo.
Monclova, Coah.- Familiares, amigos y conocidos de Raúl Ignacio Fernando Saldaña Zertuche abarrotaron la tarde de ayer la Parroquia Santuario de Guadalupe, para participar en la misa de cuerpo presente del joven que fue localizado sin vida el pasado sábado, después de 20 días de desaparecido en la ciudad de Monterrey, Nuevo León donde estudiaba en el Tecnológico.

Tras conocerse la desaparición de Raúl, de 23 años, en Monterrey, Monclova se unió para localizarlo; a través de las redes sociales se hizo la pesquisa, además en las iglesias, sin importar la religión, se realizaban oraciones con el mismo propósito de dar con su paradero.

Finalmente el sábado, el cuerpo de Raúl y su amigo Saúl Alejandro Sandoval, fueron localizados sin vida, por lo que ayer el monclovense fue traído a la ciudad para darle sepultura.

Fue a las 4 de la tarde que arribó el carro fúnebre a la Parroquia Santuario de Guadalupe, que ya se encontraba abarrotada de familiares, amigos y conocidos que llegaron para acompañar a Raúl y a sus papás, Raúl Saldaña, Vivi y Sofía.

Entre los asistentes también destacó la presencia del fiscal Gerardo Márquez Guevara; José Ángel Herrera, fiscal de Personas Desaparecidas y de Rodrigo Chairez Zamora, delegado regional de la Fiscalía General de Justicia.

La misa fue oficiada por el Padre Héctor Jorge García, que fue invitado por la familia, que también invitó a otros sacerdotes como José López Sandoval, Paul Valencia, de Nuestra Señora de Las Victorias y Fray Hugo Montero de la Parroquia San Francisco de Asís del sector El Pueblo.

Ante una iglesia que resultó insuficiente para albergar a las personas que llegaron para acompañar a la familia, el sacerdote Héctor Jorge García destacó cómo Raúl unió a toda la comunidad en su búsqueda.

“Hoy todos somos abuelos, papás, hermanos, tíos, primos, así estamos viviendo esta eucaristía, así hemos vivido estos días con ustedes, haciendo nuestra pena y su dolor, haciendo nuestra su súplica y su esperanza”, dijo.

Durante la misa, cerca del féretro fue colocada una fotografía de Raúl con el mensaje “En Dios confío” que fue encontrado por la familia en la biblia personal del joven y que sus padres, Raúl y Vivi tomaron como lema para su búsqueda.

“Cacho (Raúl) y Vivi, muchachos no se equivocaron, acertaron al poner su confianza en el Señor y Dios no los ha defraudado, Dios ha dado una respuesta, porque sólo confiando en el Señor han podido vivir esta experiencia, sólo así, sólo confiando en el Señor han podido estar de pie, buscando, confiando esperando, sólo confiando en el Señor es como podemos estar aquí, sabiendo que nos espera a Raúl y a todos nosotros la plenitud de la vida”, dijo.

El sacerdote invitó a la familia para que vivan su duelo y tristeza pero con una esperanza cristiana, creyendo que Jesús murió y resucitó.

“Dios lleva con Jesús a Raúl que ha muerto como él, ha muerto para este mundo pero vive para Dios, esa es nuestra esperanza y esa es nuestra confianza”, mencionó.

“Cacho y Vivi dejen que Jesús les siga hablando a su corazón, el Señor tiene mucho qué decirles”, mencionó.

Asimismo, invitó a los presentes a quedarse con lo más bello de Raúl.

“Yo me quedo con la imagen de un niño que apenas caminaba, que daba sus primeros pasos, ahí en ese lugar donde siempre se sentaban ustedes en cada misa, ahí lo recuerdo”, dijo.

“Me quedo con su sonrisa, me quedo con su mirada, sabiendo que hoy desde el cielo, él nos sonríe y nos mira”, finalizó.

Al finalizar la misa, las personas dieron el pésame, abrazos y mensajes de aliento a Raúl, a Vivi y a Sofía por la pérdida de Raúl y los asistentes, entre ellos decenas de jóvenes estudiantes, soltaron globos blancos que se elevaron al cielo.

‘DIOS NOS REGRESÓ A NUESTRO HIJO’

“Dios escuchó nuestras oraciones, las plegarias que todos hicieron por nosotros y nos entregó a nuestro hijo 20 días perdido en la oscuridad”, dijo Raúl Saldaña Martínez, ayer al concluir la misa de cuerpo presente de su hijo Raúl Ignacio Fernando Saldaña Zertuche en la Parroquia Santuario de Guadalupe, que se llenó de familiares, amigos y conocidos que acudieron a acompañar a la familia para despedir al joven universitario localizado sin vida el sábado, después de 20 días de desaparecido en la ciudad de Monterrey, donde estudiaba.

“En estos momentos de sentimientos encontrados, angustia, dolor, hemos encontrado en cada una de sus oraciones la entereza para poder enfrentar esto, nos cumplió el milagro el Señor, nos puso muchos ángeles alrededor de nosotros, siempre con el propósito de encontrar a mi hijo, fue una promesa y la cumplieron y ahí fue el milagro, como mi hijo dijo en Dios confío y aquí está él”, dijo.

“Muchas gracias a todos, a toda la comunidad no tenemos palabras para agradecerles”, destacó.

Fue al finalizar la misa, que familiares, amigos y maestros dirigieron algunos mensajes a los asistentes donde destacaron la energía y la alegría de Raúl.

Evelin, del Colegio Cumbres, que fue maestra de Raúl en el último año de preparatoria, en su mensaje mencionó que aún no puede creer que se hayan truncado los planes de Raúl.

“Tus maestros siempre te recordaremos con cariño y pediremos por tu eterno descanso y por la pronta resignación de tus padres; gracias por el tiempo compartido y por recordarme que no debo dar por sentada la vida, que los alumnos hoy están en el salón estudiando y mañana no sabemos”, dijo.


Imprimir
te puede interesar
similares