×
hace 5 días
[Saltillo]

Raúl Vera, casi 21 años en Saltillo; reconocen su trabajo en derechos humanos

Raúl Vera fue nombrado Obispo de Saltillo el 30 de diciembre de 1999, por Juan Pablo II

Imprimir
Raúl Vera, casi 21 años en Saltillo; reconocen su trabajo en derechos humanos
Foto: Zócalo | Archivo
Escuchar Nota


Saltillo, Coah-. En el 2012, Raúl Vera López fue candidato al Premio Nobel de la Paz por su trabajo a favor de los derechos humanos en México.

El ahora Obispo Emérito nació en Acámbaro, Guanajuato, el 21 de junio de 1945; en 1968, ingresó a la orden de frailes Dominicos; estudió Filosofía en México y Teología en Bolonia; fue ordenado sacerdote por el papa Paulo VI, el 29 de junio de 1975, y el 6 de enero de 1988 fue ordenado obispo de Ciudad Altamirano, Guerrero, por Juan Pablo II.

Fundó el Centro Social Juan Navarro para atender a los pobres de la Diócesis, con lo que inició su defensa de los derechos humanos. Integró la Comisión de Pastoral Social y la Comisión Episcopal para la Paz en Chiapas, a partir del 10 de enero de 1994, para apoyar el proceso de pacificación ante la insurrección del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

El 14 de agosto de 1995 fue nombrado Obispo Coadjutor de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, y apoyó el Proceso de Paz y Reconciliación entre los pueblos indígenas de Chiapas y el Gobierno federal, junto con monseñor Samuel Ruiz.

Fue nombrado Obispo de Saltillo por el papa Juan Pablo II el 30 de diciembre de 1999, e inició su tarea pastoral el 19 de marzo del 2000; trabajó en el diseño de un Plan Orgánico de Pastoral, para promover la evangelización integral de hombres y mujeres.

Fundó el Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios, en Saltillo, y tras el accidente de Pasta de Conchos defendió los derechos laborales y las condiciones de seguridad de los mineros, y exigió justicia para las viudas, huérfanos y familias.

Vera López promovió la fundación de la Casa Emaús, en Acuña, y de Belén Posada del Migrante, en Saltillo, para apoyar a los migrantes centroamericanos y sudamericanos.

En marzo del 2010 asistió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, junto con otros defensores, a denunciar la “tragedia humanitaria” del secuestro de migrantes en México.

En 2002 se fundó la comunidad San Aelredo, para acompañar pastoralmente a jóvenes de la diversidad sexual para defender su dignidad y derechos humanos, su integración plena a la sociedad y a la Iglesia.

Para julio de 2006, asumió la denuncia y apoyo de prostitutas violadas por elementos del Ejército Militar Mexicano en Castaños. Asimismo, apoyó movimientos sociales en Oaxaca y Guerrero; fue conferencista en Estados Unidos, Costa Rica, Colombia, Austria y otros países.
 

 


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}