×
hace 1 mes
[Arte]

Recuerda Juan Villoro el ‘canje’ del Códice de Dresde

Intentó Gobierno mexicano, también, en 1981 recuperar el objeto resguardado en Alemania

Imprimir
Recuerda Juan Villoro el ‘canje’ del Códice de Dresde
Foto: Zócalo | Agencia Reforma
Escuchar Nota


Ciudad de México-. El intento de México por recuperar en 1981 el Códice de Dresde, que resguarda Alemania, no prosperó porque ni las autoridades mexicanas ni los funcionarios de la entonces República Democrática Alemana (RDA) consideraron prioritario el asunto, explicó el escritor Juan Villoro, quien se desempeñaba como Agregado Cultural en Berlín Oriental.

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó este jueves que pidió a su homólogo de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, que ayudara a México a gestionar su préstamo.

“Nos ayudará a gestionar ante los directivos de los museos de ese país el préstamo del Códice Maya de Dresde”, expuso el Mandatario en su cuenta de Twitter.

El arqueólogo Leonardo López Luján, director del Proyecto Templo Mayor (PTM), refirió un intento por repatriarlo en aquel año.

Villoro explicó, en entrevista, que en realidad se trató de un proyecto de canje, que promovió junto con Ricardo Menez, director de Asuntos Internacionales del INAH, pero la iniciativa no se tradujo en una negociación a nivel gubernamental.

“Ricardo me buscó y me dijo que había una posibilidad de recuperar el Códice de Dresde porque México estaba teniendo muy buena relación con Alemania Oriental y se esperaba una visita a México de Erich Honecker, Presidente de la RDA.

“Consideró que, en ese clima, podríamos tratar de hacer una gestión, que consistía en que Alemania Oriental devolvía el códice, pieza esencial para México, y a cambio México montaba en el Museo de Dresden una sala de piezas prehispánicas, de las muchas que están en las bodegas del Museo Nacional de Antropología, con piezas muy vistosas, pero que específicamente no son tan significativas como el Códice de Dresde. Era un intercambio de ese tipo”, evocó Villoro.

“Esto no formó parte de la agenda bilateral que se hizo entre Honecker y López Portillo. Como sabemos, el presidente José López Portillo tenía una delirante fantasía de parecerse a Quetzalcóatl, había hecho actos multitudinarios en Teotihuacan, pensó en un momento en reconstruir el templo dual de los aztecas cuando se descubrió el Templo Mayor, entonces dentro de esta visión mesiánica que tenía no hubiera sido raro que apoyara la recuperación del códice, pero nunca se hizo.

“El director del INAH en aquel momento era Gastón García Cantú, seguramente habría visto con buenos ojos que se iniciara una negociación, pero las esferas políticas, tanto de la cancillería mexicana como de la RDA, no consideraron que esto era prioritario. Se trató meramente de una ilusión de funcionarios menores, Ricardo Menez y yo”.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}