×
hace 1 mes
[Arte]

Revela la maternidad y sus imperfecciones

Aborda la nueva novela de Guadalupe Nettel tres diferentes experiencias sobre el hecho de ser madre

Imprimir
Revela la maternidad y sus imperfecciones
Foto: Zócalo | Agencia Reforma
Escuchar Nota


Ciudad de México.- No existen las madres perfectas, pero tampoco las madres imperfectas, la norma que rige esos adjetivos es inventada. Desde ese postulado Guadalupe Nettel (CDMX, 1973) presenta su nueva novela La Hija Única (Anagrama, 2020)

“Quería hablar de esta exigencia social que tenemos las mujeres, de ser madres perfectas. Ponen a la Virgen (María) como el referente que tenemos que alcanzar, o por lo menos del que nos tenemos que inspirar y seguir, la madre como ícono es absolutamente imposible de igualar. No es la única manera de ejercer la maternidad”, reflexiona la autora sobre su nuevo título.

Ahora, la autora dialoga sobre una historia de maternidad en la anomalía. Se trata de los relatos de tres mujeres y cómo deciden ejercer su frente a la adversidad.

La primera de las narraciones es la de una mujer que está a punto de ser madre y, sin imaginarlo, tiene que adaptarse a una dura realidad: su hija va a morir, según dicen los doctores. Está desahuciada y, aunque no sabe cuántos años durará, decide entregarse y cuidar a su hija.

Este es un hecho real, de una amiga cercana a la autora, que le dio el banderazo de salida a la escritura de esta obra.

“Cuando le pregunté a mi amiga si estaba dispuesta a que yo escribiera su historia y lo que acababa de vivir, ella se vio entusiasmada por la idea, aunque es una persona tímida y generalmente muy reservada, le pareció importante que su historia pasara a la literatura y que se hiciera con ella algo que pudiera tocar la vida de los demás”.

Después de varias entrevistas, la novela se fue entretejiendo con otras experiencias que llegaron a ella sobre madres a cargo de niños con discapacidades neurológicas y otras historias y posturas sobre la maternidad.

Hay perspectivas desde el punto de vista de las hijas, el de los padres y el de la diversidad neurológica, por ejemplo, un tema poco tratado.

“Cuando uno se mete de lleno a un tema para escribirlo, de pronto empieza a escuchar y conocer gente que ha vivido cosas semejantes. No tenía contemplado escribir un libro sobre maternidad, yo quería escribir sobre la historia de mi amiga, de una niña que iba a morir, que todos los médicos la desahuciaron y resultó involuntariamente en una historia sobre la maternidad, cosa que me alegra mucho porque no estaba en mi agenda para nada”, dice la autora de El Cuerpo en que Nací y El Huésped.

Divergencias

Después de varias investigaciones, incluso dentro de la naturaleza y cómo se comparten las maternidades, le pareció crucial visibilizar que hay anomalías en las formas en las que se ejercen.

No hay dos personas iguales, ni siquiera dos insectos distintos. La diversidad, según su postura, debe abrazarse e integrarse como parte de nuestra propia existencia.

“Es importante que veamos a estas personas, que aprendamos a apreciarlas, que tienen todo el derecho y se lo ganan, todos los días, de ser incluidas”.


La Hija Única fue concluida cuando la pandemia ya se había esparcidos en todo el país. La relación que la autora ve entre el título y la actualidad, se refleja en la capacidad de resiliencia de las personas.

“No sabemos qué va a pasar en la vida, no sabemos cuándo el destino va a cambiar de un momento a otro y así como se adaptó este personaje, nosotros podremos adaptarnos a las vicisitudes de la vida, es un tema presente en la novela y que de alguna manera, la conecta con la experiencia que todos nosotros hemos pasado con todas las frustraciones que nos ha traído el 2020”, concluye.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}