×
hace 1 mes
[Saltillo]

Saltillense celebra 100 años en medio de la pandemia

En compañía de su esposa, Donaciano apagó las velas del pastel con el número 100.

Imprimir
Saltillense celebra 100 años en medio de la pandemia
Foto: Zócalo | Altagracia Valero
Escuchar Nota


Saltillo, Coah.- Dicen que la población adulta es la que corre más riesgo en medio de esta pandemia; pero Donaciano Amaro López no le teme al Covid-19. El domingo 24 de mayo cumplió 100 años, ha visto muchas cosas y ya no tiene miedo de nada, ha pasado arduas batallas para sacar adelante a su familia, por lo que solo le queda disfrutar cada minuto junto a ellos .

“Yo no le tengo miedo al coronavirus… yo no padezco de nada, estoy fregado nada más de las piernas. A lo que sea me enfrento, yo toda mi vida fue puro trabajo, las noches las hacía día trabajando por mis hijos”, comenta el hombre centenario, que vive en el lugar que lo vio nacer, el ejido Aguanueva.


Sus manos saben muy bien lo que es el trabajo, pues desde los 10 años empezó a labrar la tierra, para llevar algo de comida a su casa, luego a los 22 años se unió en matrimonio a Domitila Arenas Martínez, quien tiene 93 años. Con ella tuvo 9 hijos por los que se esforzó sin descanso trabajando de agricultor, minero y hasta ferrocarrilero.

“No pos ahora ya está muy distinta la cosa, en aquellos años mandaban los padres, obedecía la gente; les decían ándele mijo y decían que sí. Yo empecé a trabajar de 10 años, y a los 14 ya arrimaba yo (sustento) allá a la casa” narra con gran lucidez.


Le tocó ver cambiar el mundo: la proliferación de la industria, la liberación femenina, las guerras mundiales, la llegada de la televisión, la llegada del hombre a la Luna, los movimientos estudiantiles. Vio todos esos acontecimientos de lejos, pero vio muy de cerca cómo del amor con Domitila se formó una gran familia compuesta por 9 hijos, 41 nietos, 96 bisnietos y 19 tataranietos.

“Pues yo les doy las gracias a mi familia, y gracias a Dios que me los controló también. Él es el único, yo no me desesperaba; agradezco que todavía voy y macheteo en la labor”, dice.


Ayer parte de su gran familia se reunió para celebrarlo, pero cuando pase la pandemia la fiesta será en grande, dijo una de sus hijas, pues que un ser humano llegue al centenario no se ve todos los días, menos ahora en tiempos en que la vida parece frágil, pero Donaciano ha sido bendecido, ha vivido de todo, por eso le dice a Dios que está listo para partir.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}