×
hace 1 mes
[Saltillo]

Santo Cristo y la fe contra cuatro pandemias que ha padecido Saltillo

Según registros, la imagen del venerado patrono ha terminado con enfermedades que azotaron a Saltillo

Imprimir
Santo Cristo y la fe contra cuatro pandemias que ha padecido Saltillo
Fotos: Zócalo | Archivo/ Enrique Álvarez del Castillo / Armando Aguirre
Escuchar Nota


Saltillo, Coah.- Todos los días, desde que comenzó el novenario, saltillenses se detienen frente a Catedral a la hora de la misa, portando su cubrebocas. Desde afuera oran al Santo Cristo para que se termine la pandemia, como lo hicieron sus antepasados ante la milagrosa imagen.

La de este año será la primera pandemia en siglos, que el rostro del Crucificado de la capilla, que cumple 412 años, no salga del templo para bendecir con su presencia a los saltillenses; por eso hay quienes buscan al menos poder verlo a lo lejos, desde las rejas del atrio de la Catedral.

“Venimos a pedirle al Santo Cristo para que se acabe ya esta pandemia, que nos tiene muy mal a todos, con tantas muertes y contagios. El Santo Cristo nos puede hacer ese milagro”, dice doña Francisca González, mientras aprieta con fuerza el librito del novenario.




Su piadosa y desesperada súplica no debe distar mucho de la de Josefa Báez Treviño, hace 330 años, cuando Saltillo vivió una de las más grandes pandemias de su historia, en la época en que el Santo Cristo tenía menos de un siglo de que Santos Rojo trajera la imagen a la población.


Detiene la viruela

Era 1690 y la primera capilla de Ánimas construida para el Santo Cristo ya le quedaba chica, ante la gran cantidad de feligreses que acudían al difundirse lo milagroso del crucifijo, por eso doña Josefa Báez, bisnieta de Santos Rojo, decidió construir un nuevo templo, que es la actual Capilla.

Pero ese mismo año llegó a Saltillo la que sería su primera gran epidemia, la de la viruela propagada por los españoles, enfermedad que trajeron a la entonces Nueva España y que comenzó a cobrar vidas entre los pobladores tanto de la Villa de Santiago como de San Esteban.

Esa fue la primera ocasión que el Santo Cristo salió a la calle en un mes que no era el de su fiesta patronal, para suplicar ante la imagen el milagro de terminar con esa enfermedad. Fue tanto el fervor de los saltillenses que ese mismo año se terminó.



Acaba con la peste

Un siglo después, la imagen seguía mostrando su poder divino, primero deteniendo una sequía en 1761 al sacar la imagen a la calle en procesión, según información recopilada por el padre Pedro Fuentes, quien ya siendo párroco de la Villa de Santiago fue testigo de otra pandemia.

Según el relato del padre Fuentes, le tocó vivir la gran cantidad de muertes que provocó la “peste de intensas fiebres” sufrida por la población en 1802. Y en sus relatos escribió cómo corrían los sacerdotes de un lado a otro dando la extremaunción a los enfermos antes de morir.

En ambas Villas se hicieron sacrificios y penitencias, e iniciaron un novenario con misas cantadas al Santo Cristo, exponiéndolo afuera de la Capilla para pedirle detener la epidemia. Pedro Fuentes escribió que mientras avanzaba el novenario los muertos fueron disminuyendo.

“Con este milagro o favor tan manifiesto del Señor de la Capilla, comenzamos todos a tributarle a nuestro Padre más rendidas y afectuosas adoraciones. De modo que la última misa ya no fue de plegarias y rogativas, sino de gracias”, dice el testimonio del padre Fuentes.




Disminuye el cólera morbus

Casi tres décadas después de aquel milagro, llegó a la Villa de Santiago de Saltillo otra pandemia, todavía más mortal, la del cólera morbus. Fue tan mortal, que según el libro Historia de Saltillo, de Pablo M. Cuéllar, pasaban carretas por las calles donde los pobladores arrojaban los cuerpos de los fallecidos, envueltos solo en sábanas, para llevarlos a enterrar.

En Saltillo resultaron infectadas 2 mil 369 personas, entre ellos 44 labradores, 90 artesanos, 212 jornaleros, 41 arrieros, 2 clérigos, 2 comerciantes, 3 barberos y 301 mujeres y niños, falleciendo 137 personas, mientras que en San Esteban murieron 503 personas, el 13% de la población total de entonces.



En lo más álgido de la pandemia, llegó la fiesta del Santo Cristo en el mes de agosto, cuando la imagen fue sacada para recorrer la plaza principal, según consta en los archivos religiosos, para dar la bendición a los enfermos.

A partir de esa fecha, la cantidad de muertes disminuyó y ya para el mes de septiembre, cuando se celebraba la Feria de Saltillo, las autoridades no documentan más casos, según consta en las actas de Cabildo de la época.


Segunda oleada

Aquel cólera morbus que dejó tantos muertos en Saltillo volvió en 1849, cuando había concluido la intervención norteamericana a México. A penas se habían ido los soldados americanos de la capital coahuilense comenzaron los contagios y muertes.

Eran principios de año cuando comenzó esta enfermedad a afectar a la población, teniendo que restringir diversas actividades públicas y recomendando limpieza y cuidados especiales a los pobladores, pero las muertes no disminuían.

Así que recordando lo ocurrido 16 años antes, sacaron al Santo Cristo de la Capilla al atrio de la Catedral, llevándose a cabo rezos y novenas, a pesar de que no era la época de su fiesta patronal. Los cronistas señalan que para mediados de ese año la pandemia desapareció.





Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}