×
hace 2 meses
[Saltillo]

Se agrava salud del padre José Soto por Covid-19

Suman ya 18 casos confirmados en la Diócesis de Saltillo; 14 ya salieron victoriosos del padecimiento

Imprimir
Se agrava salud del padre José Soto por Covid-19
Foto: Zócalo | Cortesía
Escuchar Nota


Saltillo, Coah.- Familiares del presbítero José Gilberto Soto exhortaron, a través de las redes sociales, a los creyentes a unirse en oración por la pronta recuperación del sacerdote, quien es vicario de la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús en Ciudad Frontera, pues su estado de salud se agravó a consecuencia del Covid-19 y su saturación de oxígeno llegó a 82%, lo que alarmó a su familia.

“Mi hermano está muy desgastado, le cambiaron la mascarilla y el medicamento, está aún delicado, pero ya hablando, por lo que pienso que no será necesario intubarlo. Les agradece mucho sus oraciones, dice que sigan orando, que es muy difícil”, comentó su hermana Eisa.


El sacerdote saltillense, de 35 años, se encuentra internado en Monclova en la Clínica 7 del IMSS, desde el pasado viernes, lugar en el que tuvo que recibir oxígeno artificial debido a insuficiencia respiratoria, por lo que la principal preocupación de sus seres queridos era que tuvieran que intubarlo, lo que se quiere evitar.

El sacerdote, que antes de estar en la ciudad de Frontera fue prefecto en el Seminario de Saltillo, dio a conocer que resultó contagiado del virus SARS-CoV-2 el pasado jueves, pero sus síntomas habían comenzado desde el sábado 14 de noviembre, por lo que ya estaba aislado.



En esa misma comunidad resultó infectado el párroco Gerardo Martínez Martínez, de 58 años, quien cumple la respectiva cuarentena en la casa parroquial sin síntomas fuertes. Fue por ello que las misas en esa parroquia fueron suspendidas hasta nuevo aviso.

Vencen al virus

El párroco Gilberto Martínez Ozuna y el vicario Miguel Ángel García Vázquez del templo de Nuestra Señora de Schoenstatt vencieron al virus SARS-CoV-2 y regresaron a celebrar misas luego de padecer Covid-19.

Tanto el párroco de 49 años, como el vicario de 39, sobrellevaron la enfermedad sin demasiados síntomas, sin embargo, al menos para el más joven el aislamiento fue una dura prueba, comentó a la feligresía a quienes agradeció sus oraciones.

“Yo con otras cosas que traigo, puedo morirme aquí porque este virus es potente, y entre todas las enfermedades que yo tengo me puede matar entonces, pues fueron tantas cosas, que el lugar donde yo estuve y esas cuatro paredes y yo supimos lo que pasamos ahí adentro”, comentó el cura.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}