×
hace 1 mes
[Negocios]

Si no es glifosato será otro; el campo mexicano depende de químicos

Las voces críticas abiertas han venido de los sectores vinculados a las cámaras de la agroindustria

Imprimir
Si no es glifosato será otro; el campo mexicano depende de químicos
Foto: Zócalo | Especial
Escuchar Nota


Ciudad de México.- En la puja por la prohibición del glifosato en México hay áreas de la Secretaría de Agricultura que dudan del beneficio de la medida. El director en jefe del Servicio de Sanidad y Calidad agroalimentaria, vinculado al comercio internacional de estos producto, dijo a Sputnik que la prohibición causará un cambio de producto.

Desde que el Gobierno mexicano anunció públicamente su intención de asumir una ruta crítica para la eliminación del glifosato —principio activo del principal herbicida usado en la agricultura industrial de los últimos cuarenta años— dada la evidencia pública conocida sobre sus alteraciones a la salud y al ambiente, las voces críticas abiertas habían venido de los sectores vinculados a las cámaras de la agroindustria.

Sin embargo, esta puja tiene su polémica actual en torno a cómo será el texto del decreto que regulará cómo se lleva a cabo esta decisión política. Aunque la Secretaría de Agricultura buscó desligarse de la paternidad de un texto señalado como light mantiene entre sus encargados a funcionarios convencidos que lo promovido por las áreas de Medio Ambiente y Salud, es inviable.

"Hay una tendencia fuera de la realidad que dice que vamos a hacer agricultura sin agroquímicos, pero en México, la que conocemos depende de los químicos. Mi anticipo es que en cuatro años cuando no usemos glifosato, entonces usemos otros químicos", dijo en entrevista con Sputnik Javier Trujillo Arriaga, director del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad (Senasica).

Respaldo a las Cámaras

Antes que Trujillo, el representante del Consejo Nacional Agropecuario (CNA) Bosco de la Vega, había anunciado públicamente que se caería en una hambruna generalizada ante el anuncio de restricción de la importación del glifosato a México, impuesta por la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat).

Esa reducción del producto importado por la aplicación del principio precautorio sobre la falta de evidencia sobre su inocuidad asumida por la Semarnat ante la evidencia de la toxicidad del químico, tiene —según el director de la Senasica— como consecuencia inmediata una "menor disponibilidad para el uso agrícola normal".

"Por lo que tenemos que embarcarnos en algo que lo sustituya", subrayó Trujillo durante la conversación con este medio.

Refirió particularmente a otro herbicida llamado paraquat que, según información pública obtenida por la revista mexicana Contralínea, durante el último sexenio — diciembre 2012 a junio de 2018— la Secretaría de Defensa Nacional "esparció 132.635 litros de este herbicida durante 17.612 operativos aéreos de fumigación para erradicar plantíos de marihuana y amapola".



El titular de Senasica explicó que aunque su división no lleva el registro de importación del químico, el promedio anual es de 40.000 toneladas de glifosato al año a México, que se usa para formularlo en el país, pero toda la materia prima es importada.

A su vez, sostuvo la fuente de la Secretaría Federal de Agricultura (Sader) que una decena de cultivos monopolizan su uso en la producción industrial del país. "El glifosato es un insumo que se ocupa ampliamente en la agricultura pero no son más de diez cultivos los que concentran el 80% de su uso, aunque en el registro de la Comisión Federal para la protección de riesgos sanitarios (Cofepris) lo tiene autorizado para más de cien cultivos", apuntó Trujillo.

Para el titular de la Senasica, el frente abierto con la salida del glifosato se contrapone a la estrategia de aumentar la producción industrial de maíz en México que comparte con las grandes cámaras empresariales como el mencionado CNA.

"Creo que el punto del CNA es correcto. Senasica participa en una estrategia deliberada para lograr la autosuficiencia alimentaria, aumentando la producción de maíz en nueve zonas del país del que ya participamos en la segunda temporada agrícola. Si en la siguiente primavera no usáramos glifosato, habría un impacto en los rendimientos", dijo en entrevista el titular del área encargada de la sanidad de productos naturales para el comercio exterior.

Cuando se le consulta sobre la aplicación del principio precautorio argumentado por las autoridades detractoras del químico para la reducción de su uso, particularmente sobre la evidencia que se tiene hace ya tres años de la amplia presencia de glifosato en la harina con la que se elaboran las tortillas de maíz industriales en México, Trujillo respondió que prefería no expresarse al respecto.

"Lo único que puedo manifestar es que somos respetuosos de lo que están promoviendo las autoridades de Medio Ambiente y Salud, que es la sustitución del glifosato. Eso no lo discutimos, cumplimos el mandato que se nos dio"
, concluyó.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}