×
hace cerca de 4 semanas
[Arte]

Sonará la nueva estirpe musical; trío Siqueiros en Saltillo

Sala Prisma ofrece hoy un recital del ensamble regiomontano

Imprimir
Sonará la nueva estirpe musical; trío Siqueiros en Saltillo
Foto: Zócalo | Staff
Escuchar Nota


Saltillo, Coah.- La historia del Trío Siqueiros puede entenderse con la misma fórmula con la que se crea un mural: paciencia, dedicación y constancia. El ensamble está compuesto por Ana Karen Rodríguez en el cello, Noel Macías al piano y el violín de Juanmanuel Flores, quienes desde niños vivieron cerca de las notas y de sí mismos. A los 10 años comenzaron a tocar juntos pero no fue, sino hasta hace dos años y medio, que vieron una oportunidad de triunfar en el difícil mundo de la música, especialmente en la escena del noreste mexicano.

Eso porque el Trío Siqueiros es originario de Monterrey y esta noche se presentarán en la ciudad, como una de las actividades de Sala Prisma.

El objetivo de este conjunto de músicos es “ser un ensamble representativo, tanto del país como en el extranjero, ya que la combinación de instrumentos con el que contamos es muy escasa en el país, y especialmente en el norte, región en la que pienso que quizá somos los únicos. El piano, acompañado por el violín y el cello es nuestra bandera. Además, si bien tocamos música tradicional europea de los periodos clásico y romántico, también nos hemos propuesto ejecutar y apoyar a los nuevos compositores y sus obras”, explicó Juanmanuel a Zócalo.

Apoyo generacional

Esa sinergia de ser intérpretes de obras hechas por compositores de su generación es una de las líneas que el trío ha seguido. Entre los nombres de los autores a cuyas piezas han dado vida están el regiomontano Eduardo Caballero; el lagunero Alejandro Vera; el monclovense Roberto Carlos Flores, y el duranguense Ricardo Durán.

Pero, por su puesto, el repertorio de la tríada se complementa con composiciones que han vencido al tiempo y han convertido a sus creadores en nombres históricos, como lo demuestra el programa que tienen preparado para esta noche en la que interpretarán la Op. 70 No1, de Ludwig Van Beethoven, también conocida como ‘el Trío Fantasma’, así como la Op. 80, de Frederich Schumann.

El aferrarse a la tradición pero también el desapegarse de ella y abrazar a lo nuevo, pisar horizontes que su generación está creando, es lo que le da un aliento distinto al Trío Siqueiros, según apuntó el violinista.

“Nos hemos enfocado mucho en la nueva composición que está surgiendo. Por eso hemos estrenado algunas obras que nos han dedicado a nosotros. Eso nos deja muy en claro que es una necesidad artística estar en contacto con los nuevos compositores y la nueva música para, no solamente presentarnos al público, sino dar a conocer el trabajo de nuestros compañeros mexicanos y, si en algún momento se puede, extranjeros. Hay que imaginarse qué hubiera pasado si en tiempos de Beethoven nadie hubiera querido tocar sus composiciones: se hubiera perdido. A nosotros, los instrumentistas, nos toca la tarea de darlos a conocer.

“Por eso desde el inicio del trío nos hemos abocado a la ejecución de estos repertorios: el gran y tradicional europeo, que todos debemos conocer y escuchar, pero también mostrar aquellas nuevas melodías que se están haciendo día con día”, señaló el músico de 32 años.

Camino sin imposibles

El Trío Siqueiros ganó el Premio Manuel M. Ponce en el Festival de Música de Cámara en Aguascalientes 2018, eso habla de su dedicación y esfuerzo en una carrera que se ve difícil pero no imposible: vivir de la música y, en mayor medida, del arte.

“Sí es difícil conseguir un trabajo al principio, pero eso es de cualquier actividad artística que busca ser un trabajo. Siempre hay caminos paralelos que pueden alejarte de la prácitca, como la docencia o la investigación, y la ejecución se deja de lado. Pero creo que eso es solo al inicio, porque después se abren caminos tanto institucionales como de iniciativa privada y propia. Son caminos complicados pero no imposibles. Hay que considerar que, cuando uno es artista, siempre hay una necesidad agobiante que nos impulsa a hacer de la belleza nuestro modo de vida”, concluyó Juanmanuel, quien agregó que el trabajo de lugares como Sala Prisma son un impulso mayor a la labor de los nuevos artistas tanto músicos -principal disciplina del centro cultural-, como escritores, artistas escénicos y demás.




Imprimir
te puede interesar