×
hace 4 semanas
[Espectáculos]

Tatiana confiesa que Raúl Velasco la envió con un dietista para que bajara de peso

La reina de los niños confirmó que la televisión engorda hasta siete kilos.

Imprimir
Tatiana confiesa que Raúl Velasco la envió con un dietista para que bajara de peso
Escuchar Nota


Ciudad de México.- Tatiana, la reina de todos los niños estuvo de invitada en el programa de YouTube de Jordi Rosado, y ahí hizo fuertes confesiones; desde su tormentosa relación con Andrés Puentes, su carrera, por qué decidió cantar a los niños y hasta la ocasión en que Raúl Velasco sutilmente le dio a entender que estaba ¿”gorda”?

Todo comenzó cuando Tatiana, que era una de las consentidas del presentador del programa “Siempre en Domingo”, lanzó su tercer disco “Claves de Sol” y lo presentó en las fiestas de octubre, ante 15 mil personas.

Una vez que finalizó el show, el asistente de Raúl Velasco se acercó a ella para entregarle una tarjeta. “Dice el señor Velasco que le da esta tarjeta”, contó la famosa, y cuando vio el papel, notó que eran los datos de un famoso dietista de las estrellas.

“Me dijo gorda”, expresó Tatiana a Jordi, pero admitió que realmente tenía unos kilos de más. “Yo veo esos videos, y la pierna ya era un jamón, en la tele engordabas siete kilos, así que la mejor dieta es salir en la tele y que al día siguiente te digan, ‘ay que flaca estás, qué delgadita’”.




Y no solo eso, sino que a lo largo de la entrevista, la cantante del tema “El Patio de mi Casa”, también expresó el infierno que vivió con su expareja y exrepresentante, Andrés Puentes.

Aseguró que pese a la violencia física y emocional de la que era objeto, no alzaba la voz por la vergüenza que sentía de vivir una relación tan tóxica como esa.

Abriéndose como pocas veces, y sin evitar romper en llanto, Tatiana aseguró que aquellos años de su vida fueron muy difíciles para ella. “Es una agresión constante, vives atemorizada, te dicen, si te vas te mato, te quito a los niños. Fue muy difícil vivirlo públicamente”.

Asimismo, la reina de todos los niños confesó que lo que más le dolía era que la gente se burlaran “del momento más horrible de mi vida”.

Y aunque por años aguantó todo tipo de vejaciones por parte de su exmarido, Tatiana se armó de valor y cuando nacieron sus hijos se decidió a dejarlo, pues las agresiones físicas y emocionales ya no sólo eran contra ella sino contra Casandra, que en aquel momento tenía 7 años y su hijo menor, siete días de nacido.



Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}