×
hace 2 años
[Sucesión]

‘Tenemos que llegar a donde nos propusimos’

Siempre junto al candidato del PAN a la Gubernatura, percibe un Coahuila desesperado

Imprimir
‘Tenemos que llegar a donde nos propusimos’
Foto: Zócalo | César Vargas
Saltillo, Coah.- A Maite le dicen que ya nada más esta vez y ya, que es la última. Sabe que no lo será, pero ahora sí es la buena. Guillermo Anaya Llamas, su esposo, lleva dos décadas en la política, la mitad de ellas queriendo ser Gobernador.

Una jefa de familia, madre de cinco, esposa de Guillermo Anaya. Una ama de casa común, como cualquiera en las ciudades de Coahuila, que todos los días sale a cuidar a sus hijos, lleva su casa, echa la mano en lo que se puede con su esposo y con una vida normal, sencilla, son las líneas que emplea para definirse.

María Teresa Aguirre Gaitán nació y creció en Torreón, y es precisamente ahí de donde toma las razones que le hacen creer que sí, que esta vez será la buena.

“Veo a la gente muy desesperada, lo que me toca más cerca es mi ciudad y la veo como una ciudad fantasma.

“Me acuerdo de lo que alcanzamos, me incluyo, a hacer en Torreón, la ciudad estaba creciendo mucho, de gente pujante y contenta; la gente del norte se distingue por ser muy trabajadora y muy echada para adelante.

“Estaba en franco crecimiento y de repente se acabó, se puso feo y ahora pasas por la mayoría de los pedazos de la ciudad y está cerrado, en donde alguien se anima a abrir dura poco tiempo.

“Veo esta situación en todo el estado, en todos los municipios que he visitado con Memo y son muchos, veo lo mismo, veo tristeza, mucha pobreza, mucha necesidad y a la gente muy desesperada.



Vive para eso

Por eso cuando Guillermo Anaya le dijo “quiero ir otra vez por la Gubernatura, esta es la última, esta es la buena”, le creyó.

“Yo lo veo y siento que sí; para Memo la política, el servicio público es su pasión, es algo fuerte, algo que él quiere y lo trabaja día a día. No es su forma de vida, es su pasión. No vive de eso, vive para eso.

“Me queda claro cuando veo a la gente; el cómo lo ve, cómo le habla, cómo lo sigue, cómo cree en él fielmente. No me puedo imaginar otra cosa. La gente tiene esperanza, la vez pasada veía a la gente con mucho miedo todavía, había mucho miedo, faltó gente que decidiera decir basta.

“Hay un momento de hartazgo, la dignidad de la gente llega a un punto donde dice hasta aquí”.

La propuesta que más le gusta de Memo Anaya, el candidato, es la del rescate de los valores y la familia.

Y aunque pudiera recibir críticas por ser ama de casa en momentos en que lo que está de moda es ser padre y madre a la vez, guerrera y luchona asegura que “a final de cuentas, ninguna mujer deja su casa”.

“No se puede. Veo a todas las mujeres que se dedican al trabajo, a fin de cuentas igual traes en la cabeza tu casa, a tus hijos y todas somos amas de casa, e igual puedes estar en un lugar que te permita ayudar”.



Existe seguridad

En estas primeras semanas de campaña María Teresa Aguirre observa que la gente ya no tiene miedo, que ahora sí ve cercano el cambio y siente que esto va a pasar.

“Esto ya nada lo detiene, la gente está segura y esto es importante”.

A la luz de la guerra política, las acusaciones, el escrutinio público y los ataques, no son censurados en casa.

“Mis hijos saben quiénes somos, lo hablamos, lo compartimos, ellos saben quién soy yo, quién es su papá, en lo que trabajan, lo que tenemos y nada más. Al rato se caen (esas acusaciones).

“Si ya arrancamos tenemos que llegar a donde nos lo propusimos”.


Imprimir
te puede interesar
similares