×
hace cerca de 2 meses
[Local]

Tenía el padre Pepe ‘cero miedo’

Apasionado por su sacerdocio y sus ganas de servir, el joven clérigo José Gilberto Soto Arroyo.

Imprimir
Tenía el padre Pepe ‘cero miedo’
Padre José Gilberto Soto Arroyo.
Escuchar Nota


Monclova , Coah.- “Cero miedo” fue una de las frases que distinguió durante la pandemia al sacerdote José Gilberto Soto Arroyo, quien llegó a Ciudad Frontera apenas el pasado mes de julio tras ser nombrado por el Obispo como Vicario de la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús; la noticia de su nombramiento fue recibida por el padre “Pepe” con alegría, tanto que en su cuenta de Facebook posteó que a pesar de llevar 2 años de sacerdote, la Parroquia de Frontera era su primer experiencia parroquial, por lo que prometió dar todo de sí mismo y partirse la vida.

José Gilberto Soto Arroyo, falleció la noche del jueves a la edad de 35 años por coronavirus en el Bloque B del Instituto Mexicano del Seguro Social a una semana de que había sido internado al presentar insuficiencia respiratoria.

El párroco de la iglesia Sagrado Corazón de Jesús, Gerardo Martínez Martínez había informado a través de un comunicado que desde el pasado 13 de noviembre el sacerdote José Gilberto presentó síntomas de coronavirus, por lo que el 19 de noviembre se realizaron la prueba PCR de la cual ambos dieron positivos, por lo que se encontraban aislados en la casa parroquial, sin embargo el pasado viernes 20 de noviembre José Gilberto presentó baja oxigenación, por lo que fue internado en la Clínica 7 del IMSS y aunque el fin de semana presentó leve mejoría con el paso de los días fue necesitando más respiración asistida falleciendo la noche del jueves.

La muerte del Sacerdote causó gran consternación entre la comunidad católica que había estado muy pendiente su salud, por lo que al conocerse la noticia la red social de Facebook se llenó de mensajes para pedir por el eterno descanso del presbítero.

El sacerdote José Gilberto Soto Arroyo, es hijo de José Soto Uribe y de Elsa María Arroyo Ponce quienes le sobreviven, además de su hermana.

José Gilberto antes de ingresar al seminario fue maestro y pertenecía al gremio del Magisterio.

La ordenación

Fue el 29 de junio del 2018 en la festividad de San Pedro y San Pablo cuando se ordenó Sacerdote en la ciudad de Saltillo y el pasado 3 de julio el obispo Raúl Vera López lo nombró vicario parroquial de la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús en Ciudad Frontera.

De acuerdo al padre, Jorge Salvador Guzmán, delegado del Obispo, era la segunda ocasión que estaba en la Región Centro.

“La primera vez fue formador del seminario en curso introductor en Castaños y posteriormente volvió como Vicario de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús.

La noticia de su nombramiento como Vicario de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús fue recibida con alegría de parte de José Gilberto.

“Parroquia Sagrado Corazón de Jesús en Frontera, a pesar de llevar 2 años de Sacerdote eres mi primer experiencia parroquial, el martes estaré por allá y prometo dar todo de mí, pues mi sacerdocio es para servir, no para servirme, voy con muchas ganas de partirme la vida con ustedes, gracias al padre Gerardo Martínez por su disposición, sin duda serán mi primer amor me valen las críticas cero miedo”, posteó el 12 de julio en su cuenta de Facebook.

Según el padre Jorge Salvador Guzmán siendo sacerdote José Gilberto se especializó en el área de moral, por lo que siendo vicario de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús también fue nombrado como nuevo responsable de los catequistas, en lugar del padre Lázaro Hernández.
“Era un sacerdote joven, digamos de reciente ordenación sacerdotal”, mencionó.

Aficionado a la lucha libre

En su cuenta de Facebook el Padre no ocultaba su gusto por la lucha libre, lo dejaba ver en las fotografías que de él mismo subía con máscaras o cubrebocas de los diferentes luchadores “Mano Negra”, “Perros del Mal”, “Cien Caras y Villano III”, Cavernario, y tampoco ocultaba su admiración por el padre Fray Tormenta, el Sacerdote luchador.

Informa contagio

Fue el pasado 19 de noviembre cuando José Gilberto posteó en su cuenta de Facebook que desde el sábado 14 de noviembre se encontraba aislado por síntomas sospechosos y que había sido confirmado por coronavirus.

“Estoy en mi cuarto, en la casa parroquial de la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús en Frontera. Estoy bien, insisto con síntomas, pero en el mejor de los cuidados, el padre Gerardo Martínez párroco, se ha portado a la altura junto con los doctores y amigos cercanos de la parroquia que de una u otra manera aportan su granito de arena para conmigo. Me encomiendo a sus oraciones y me abandono en Dios, un abrazo”, publicó.

Descanse en paz…

Es el primer sacerdote de la Región Centro que muere por Covid-19

Por la mañana de este viernes el delegado del Obispo en la Vicaría de Nuestra Señora de Guadalupe Jorge Salvador Guzmán Cortez, se encargó de efectuar los trámites en torno al deceso del Sacerdote.

Visiblemente afectados los sacerdotes Jorge Salvador Guzmán Cortez y Néstor Martínez de la parroquia Espíritu Santo, acudieron a la Clínica 7 donde les entregaron el cuerpo que fue trasladado a una funeraria local donde se realizó el servicio de cremación.

“Estamos en estos momentos asimilando esta noticia tan lamentable para nuestra Diócesis y también para esta Región Centro ante la pérdida de un Sacerdote joven de 35 años”, dijo el Delegado del Obispo.

Mencionó que el padre José Gilberto Soto Arroyo es originario de Saltillo y últimamente ejercía su ministerio como sacerdote en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Ciudad Frontera como vicario.

Recordó que hace 8 días el padre José Gilberto fue hospitalizado en el área Covid de la Clínica 7 al presentar insuficiencia respiratoria.

“El fin de semana los resultados eran alentadores, sin embargo a lo largo de la semana fue poco a poco necesitando más y más la respiración asistida, lamentablemente de acuerdo al último reporte que tuvimos, era que estaba con pronóstico delicado con posibilidades de seguir adelante, sin embargo se nos comunicó que el día de ayer jueves a las 9:50 falleció”, tras encargarse de lo trámites para el funeral del sacerdote, el Delegado del Obispo mencionó que por la situación que se está viviendo, el padre fue cremado y recibirá funerales de manera muy sobria en la parroquia del Sagrado Corazón y sus cenizas posteriormente serán depositadas en un lugar destinado para sacerdotes en la parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Saltillo a la que pertenece la familia del padre a quien le sobreviven sus papás José Soto Uribe y su mamá Elsa María Arroyo Ponce, así como una hermana.

Lamenta Diócesis la muerte del padre José Gilberto


José Gilberto Soto Arroyo es el primer sacerdote de la Región Centro que fallece por coronavirus, en la Diócesis es el segundo, el primero fue el padre Rodolfo Pachicano, informó el delegado del obispo Jorge Salvador Guzman Cortez.

“Lamentamos como Diócesis esta situación que están viviendo muchas familias y que ahora como presbítero de la Región Centro nos ha tocado vivir en el fallecimiento de nuestro hermano José Gilberto, se cumplen ocho días que fue ingresado en el hospital de la Clínica 7 a causa de insuficiencia respiratoria, estaba siendo atendido en la parroquia pero debido a la escasez de oxígeno en la ciudad fue necesario poder llevarlo al hospital donde lo estuvieron atendiendo hasta su fallecimiento”, dijo.

“Ciertamente a nivel de la Diócesis de Saltillo estamos viviendo estos momentos de duelo, a habido muchas muestras de cariño de parte de la gente que ha estado conocido esta lamentable noticia del deceso del padre Pepe”, dijo.

“Agradecemos las muestras de cariño de la comunidad, sabemos para nosotros católicos lo importante de la fe sabemos del amor de Dios y su misericordia cuando fallecemos, el padre Pepe fallece en día especial en honor a la Virgen María sabemos que la Virgen lo ha acompañado y lo ha asistido”, dijo.

Agradeció al personal de salud que están haciendo su mejor esfuerzo para atender a los pacientes no obstante las múltiples pérdidas que están viviendo

“Seguimos invitando a la comunidad esto nos hace reflexionar a todos de la importancia de seguir teniendo los cuidados que se requieren y que nos están pidiendo la autoridad y que sepamos que la vida es un instalen que tenemos que cuidarlo”, finalizó.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}