×
hace 5 meses
[Saltillo]

Tercera llamada al teatro de títeres

Sin apoyo de las autoridades, esta familia mantiene viva la tradición

Imprimir
Tercera llamada al teatro de títeres
Saltillo, Coah.- Muñecos esperando la tercera llamada, hilos que les dan vida y una carpa que revive el oficio de titiritero para regalar sonrisas a niños forman parte del Fantástico Mundo de Galini, una de las últimas tres carpas de títeres que existen en el país, ubicada en Saltillo.

Pollet Guadalupe Galindo tomó las crucetas y levantó con hilos títeres añejos y olvidados desde 1980 para abrir de nuevo el telón que tras cinco generaciones había estado empolvado junto con las marionetas.

Fue en el 2000 cuando decidió retomar el oficio que algún día fue un juego para ella, con el apoyo de su familia y esposo, pues desde muy pequeña comenzó a dominar el movimiento de los hilos para darles vida a personajes tallados en madera como artistas, toreros, personajes de cuentos y otros cuadros cómicos de humor blanco.

“Mi hermano y yo dábamos funciones con mi abuelo, yo tenía como 4 años cuando ya agarraba los hilos, me enseñaron mis tíos y mi mamá. Recuerdo que en ese entonces el boleto costaba 1.50 pesos”, dice Pollet, quien aún conserva los títeres más antiguos y otros que ella misma ha fabricado, pues son memorias de aquellas vivencias en su infancia y la nostalgia para muchos adultos que acuden a ver el show.

“El sueño comenzó con mi abuelo José Guadalupe Becerra Rivas, quien armó una carpa junto con mi bisabuelo, que también se llamaba José Guadalupe, y llamaron La Carpa de Títeres Hermanos Rivas, comenzaron a viajar por toda la república para montar la carpa en las ferias”, recuerda Pollet.

Es precisamente a las ferias de pueblo donde ha vuelto para representar a Coahuila y ganado reconocimientos por el rescate a la tradición y oficio, pues es una de las tres carpas de títeres que sobreviven en el país tras la decadencia de estos sitios durante los 50, pues los circos y autocinemas sustituyeron parte de los lugares a los que acudía la gente para divertirse.

Subsiste sin apoyos

Aunque ha recibido poco apoyo de las autoridades municipales y estatales para la difusión de su trabajo, pues, según la misma Pollet, consideran que este show no es “digno” de mostrarse en la Feria de Saltillo, a donde ha pedido un espacio durante 6 años, siempre con una negativa como respuesta. Igual le ha pasado cuando pide montar la carpa en espacios públicos.

“Antes no se cobraba la entrada porque es algo que nos apasiona y ofrecíamos al pueblo, pero el mantenimiento de los cerca de 250 títeres, pintarlos, vestirlos, armar la carpa, encender las luces y mejorar las instalaciones ha salido de nuestros bolsillos y ahorros.

Lo que queremos es continuar ahorrando para comprar una carpa y mejorar nuestras instalaciones para continuar ofreciendo el espectáculo; que este oficio y bella tradición no sean sepultados”, comentó.

Este show arrebata sonrisas, devuelve un poco la ilusión a los niños que creen que los muñecos tienen vida propia y trae recuerdos inolvidables a sus padres, asegura la sucesora de esta tradición familiar, pues aunque hay quienes dicen que manejar un títere es muy fácil, ella piensa que hay una conexión especial en quien da vida a las marionetas y el público, y para lograrlo se debe tener el tacto para mover cada parte con el hilo correcto.

Actualmente esta carpa se encuentra en la calle Raúl de la Peña, de la colonia Libertad, donde cerca de 30 asistentes estuvieron acudiendo para disfrutar del espectáculo, que ayer domingo ofreció su última función de la temporada.




Imprimir
te puede interesar
[Glam]
hace 1 hora
[Nacional]
hace cerca de 6 horas
[Glam]
hace 1 hora
[Seguridad]
hace 1 hora
similares