×
hace 1 mes
[Saltillo]

Tienden trampa a estafador en Saltillo y lo entregan a las autoridades

El hombre extorsionó a las personas con la promesa laboral, ya que antes les pidió 300 pesos cada uno para un examen médico

Imprimir
Tienden trampa a estafador en Saltillo y lo entregan a las autoridades
Foto: Zócalo | Agencias
Escuchar Nota


Saltillo, Coah.- Luego de que un grupo de personas fueron engañadas con la promesa de obtener trabajos, los afectados tendieron una trampa y entregaron a las autoridades a “Melchor”, quien aseguraba ser el contacto para reclutar a 150 personas para plazas en Silao, Toluca y Querétaro, identificándose como empleado de alto nivel de GM, empresa en la que resultó trabajar, pero siendo solo un discreto proveedor.

El hombre extorsionó a las personas con la promesa laboral, ya que antes de darles el empleo debían darle 300 pesos cada uno para el examen médico, además de que al que sería el coordinador de la flotilla le pidió 30 mil pesos para darle una camioneta nueva.

1:35-1:57

“A mi me dijo, tú como prestación tienes derecho a una camioneta, inclusive fuimos a las agencias a verlas y le dije no pues esta, y me decía tu camioneta llega ahorita y va a ser esto y lo otro y tienes que darme un enganche de 31 mil 500 pesos y yo le dije espérame ingeniero yo no tengo ahorita ese dinero”, comentó Víctor Torres, quien era el que buscó a las 55 personas que ya estaban ilusionadas con el empleo.



Con el propósito de cobrar los 16 mil 500 pesos para los supuestos exámenes médicos el estafador llegó a la colonia Brisas a un sitio donde lo citaron, y tras dialogar y ser confrontado arribaron elementos de la Policía Municipal para llevarlo a la Comandancia, donde se formalizaría la denuncia por Víctor, quien sí había hecho ya un depósito a su cuenta.

0:04- 0:20 testimonio 2
“El señor anoche le pidió dinero y yo dije esto me huele mal, pues pedía 300 pesos para cada uno de los exámenes, a mí me salió mal y con engaños le dijimos que ya teníamos la lana para entregársela, obviamente que no, esa lana ni existe, el señor se la comió y aquí está”, señaló Julio Rodríguez, quien deseaba el empleo.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}