×
hace 5 meses
[FILC 2019]

‘Traducir se parece a escribir un poema’

El nombre de Asiain tiene un peso indudable en la literatura hispanoamericana

Imprimir
‘Traducir se parece a escribir un poema’
Foto: Zócalo | Archivo
Saltillo.- Antes que escritor, traductor, crítico o profesor, Aurelio Asiain es un lector. “Lo que más disfruto es leer, y es lo que hago mejor”, apunta.

El nombre de Asiain tiene un peso indudable en la literatura hispanoamericana, antes por su trabajo como jefe de redacción de la mítica revista Vuelta, que dirigió Octavio Paz, y ahora por su destacado papel en Twitter. En esta red social no pierde la oportunidad de escribir sobre La Ilíada –desmenuzando varios de sus cantos, como parte de la iniciativa lectora del argentino Pablo Maurette–, compartir la poesía de W.H. Auden o sus traducciones de poetas japoneses como Takako Arai o Tadashi Amano.

En 2002 el autor de Urdimbre fue agregado cultural de la Embajada de México en Japón, país en el que reside actualmente y en donde se desempeña como profesor en la Universidad de Kansai Gaidai.

Asiain estará hoy en la Feria Internacional Coahuila 2019 para impartir la charla Octavio Paz y Japón, mientras que mañana, al lado de Koj Ando, hablará sobre poesía japonesa.

–Cuéntame un poco sobre tu relación con Octavio Paz y cómo es tu lectura de su obra desde que vives en Japón. ¿Ha influido en tu apreciación tu larga estadía en este país asiático?

“Empecé a leer a Paz en la adolescencia, a los 12 o 13 años, en la revista Plural, que llegaba a casa. Pero no creo haber leído un libro suyo de poesía sino a los 16. Tenía 20 cuando empecé a colaborar en Vuelta, y 23 cuando entré a la redacción de la revista. De modo que mi primera relación con él fue la de un lector, luego la de un colaborador y al cabo de un amigo.

“Nunca, claro, he dejado de leerlo, aunque más bien lo lea de memoria, porque lo conozco bien. Por supuesto, la experiencia de Japón me ha hecho prestar más atención a ciertas zonas de su obra, pero no creo que haya hecho variar de modo sustancial mi apreciación, más allá de como lo ha hecho el paso del tiempo”.

–¿Cuál es el significado para la escritura de Octavio Paz el encuentro que éste tuvo con Japón? Leí una entrevista que concediste hace algunos años, y en ella planteas que el interés de Paz por la literatura oriental es previa a su viaje.

“El conocimiento del país fue breve y superficial, pero alentó un interés ya vivo por su poesía y su literatura, que tuvieron una influencia definitiva en toda su obra posterior. Esto es muy claro a partir de Ladera Este, pero ya en Piedra de Sol puede notarse.

“El conocimiento de la poesía japonesa le dio contención e ironía, afectó su tono y su concepción de la forma, pero también influyó en su concepción de la figura del poeta. Dos obras centrales de Paz: Blanco y El Mono Gramático, responden a modelos japoneses”.

-¿Cuál crees que es el impacto que tuvo la traducción de Sendas de Oku al español, por parte de Paz y Eikichi Hayashiya?

“Por lo menos dos escritores muy conocidos: Julio Cortázar y Mario Benedetti, han confesado expresamente el impulso que les dio ese libro. Supongo que fueron muchos quienes a partir de su lectura comenzaron a escribir haiku. Pero creo que la conjunción de poesía y prosa que hay en ese libro (no exclusiva, es un género japonés) no ha tenido el eco que debería”.

–También me interesa conocer cuáles son los autores que tú consideras importantes para entender –si esto es posible– la tradición literaria japonesa. Están los poetas del haiku, claro, y autores que han tenido gran impacto en occidente como Yukio Mishima, Kenzaburo Oé, Banana Yoshimoto y Haruki Murakami.

“Es una tradición milenaria y es muy arriesgado elegir un puñado de autores, pero yo diría que habría que empezar por los grandes clásicos de la época Heian: Murasaki Shikibu, Sei Shonagon, Izumi Shikibu. Tres mujeres. Una escribió la primera y una de las dos o tres mayores novelas de la historia, la Historia de Genji; otra es autora de un libro inclasificable y modernísimo, el Libro de la Almohada; a la tercera le debemos un diario poético amoroso y erótico de enorme intensidad. Todo esto es cinco o seis siglos anterior al haiku.

“En cuanto a Mishima, Oe, Yoshimoto y Murakami... Yo no soy muy afecto a Mishima, Yoshimoto me parece menor (su padre en cambio fue un crítico formidable) y aprecio a Murakami mucho más que mis amigos hispanoamericanos, pero todos ellos tienen algo en común: son escritores muy occidentales. Yo prestaría más atención a las narradoras y poetas actuales. Son muchas”.

–Háblame sobre los escritores japoneses que, gracias a tu intervención, estarán en la Feria del Libro Coahuila. ¿Qué podrán conocer los lectores que asisten a las charlas y diálogos con estos escritores?

“Desgraciadamente no pudieron venir todos los que invité, pero sí la primera en quién pensé: Takako Arai. Takako entiende la poesía –al escribirla y al representarla– como una práctica ritual. Su voz está habitada y a veces de hecho poseída por otras voces, y se nutre tanto de la memoria personal como de la larga tradición chamánica japonesa. Es una poeta ajena al mundo del tanka y el haiku, que es lo que más se conoce fuera de Japón.

“También estará Yoshizumi Higuchi. Además de ser un crítico literario de primer orden, interesado en el teatro y la poesía de la vanguardia de posguerra, fue durante muchos años editor de Iwanami, la gran editorial japonesa (el equivalente de Gallimard en Francia o de Surkhamp en Alemania). Si yo lo entrevistara, hablaría con él de eso: el mundo editorial japonés, que es inmenso (Japón es el país en que más se lee, y su industria es la segunda en tamaño) y muy, muy distinto y distante del mexicano”.

–Escribes poesía, ensayo, crítica. Además destaca tu labor como editor, maestro y traductor. ¿Cuáles son las actividades que más disfrutas realizar en torno a la literatura y el arte?

“Una actividad que no mencionaste está detrás de todas: la de lector. Lo que más disfruto es leer, y es lo que hago mejor. Lo que hago cuando doy clase o comento un libro o edito un artículo o traduzco un poema es leer ante de otros y para otros.

“Escribir un poema es en cierto sentido lo mismo, sólo que lo que uno lee en ese caso es un texto posible. La sensación de haber escrito un buen poema, o cuando menos de haber terminado de escribir un poema, es la de leerlo, por fin, satisfactoriamente.

“Traducir se parece mucho a escribir un poema en que exige leer con extrema minucia. Editar una revista es crear un orden de lectura. Ahora bien: dicho todo lo anterior, el placer fisiológico de correr la pluma por el papel no lo da más que la escritura de un poema –y seguramente la de una novela, pero nunca he escrito una”.

–Y no quiero dejar escapar la ocasión para preguntarte sobre tu intensa actividad en Twitter. Hace poco leí el libro La Fronda (Posdata editores, 2012), que recupera algunos de tus tuits ¿consideras que las redes sociales son una nueva plataforma para escribir?, ¿cómo es la literatura en tiempos de Twitter?

“Sí, son plataformas nuevas, pero muy distintas. En Facebook los lectores son como un grupo público de terapia o de taller. Hay apapachos, regaños, alguna impertinencia, pero en cualquier caso el texto cae en una red afectiva, y eso desde luego influye en su recepción, su circulación y, al cabo, su producción. Yo escribí un libro entero en Facebook, pero luego dejé la red. No me gustan los talleres.

“Twitter tenía la gracia de la limitación del espacio, que exigía la concentración, y la fugacidad de la exposición, que pedía lo memorable. Esto se echó a perder cuando aumentó el número de caracteres y se hizo posible tejer hilos. Pero tengo la impresión de que de ahí, de los hilos, puede estar surgiendo un género nuevo. Hasta ahora Twitter no ha producido ninguno”.

Imperdible

- Charla Octavio Paz y Japón
- Con Aurelio Asiain
- Sala Julio Torri
- Hoy, 17:30 horas

Charla Antología de Poesía Japonesa

- Participan Aurelio Asiain y Koji Ando
- Mañana, 17:30 horas
- Sala Enriqueta Ochoa


Imprimir
te puede interesar
[Internacional]
hace cerca de 4 horas
[Seguridad]
hace 19 horas
[Basquetbol]
hace 19 horas
similares
https://www.zocalo.com.mx/images/site/edit_icon.png