×
hace 1 mes
[Piedras Negras]

Último adiós a la Casa de Madera

Había sobrevivido a varias inundaciones y a dos intentos de incendio por parte de delincuentes.

Imprimir
Último adiós a la Casa de Madera
El techo comenzó a caer. La esquina de Guerrero y Galeana ya nunca será la misma.
Escuchar Nota


Piedras Negras, Coah.- Unas palomas emprenden el vuelo. Dejan lo que fuera su hogar, mientras se realiza el acordonamiento del área donde se ubica la Casa de Madera, por las autoridades municipales.

La cuadrilla del Obras Públicas llega. Son alrededor de 14 hombres, cuatro de estos eléctricos, quienes realizan el desmantelamiento de las lineas de luz, los otros suben techo de la vivienda que data de finales del siglo XIX.

Son las 8:00 horas cuando empiezan los trabajos que se realizarán durante varias horas, 30 minutos después empiezan a caer pedazos de madera.

El director de Protección Civil, Sergio Balbuena, enfatiza que luego de los vientos fuertes que trajo la tormenta del domingo pasado, se evaluó la situación del inmueble y se determinó el riesgo latente para la ciudadanía.

Por ello, aunque respetuoso de la antigüedad de la casa y la historia, enfatiza que no se pueden esperar a que acontezca algo que se pueda lamentar el día de mañana.

“La estructura se mueve toda, hay mucho riesgo, está a punto de colapsar, por ello se programó para su derrumbe con la autorización de dueños y vecinos”.

Entre las personas que atestiguan el derrumbe se encuentran dos de los propietarios del inmueble, Luis Antonio y Víctor Fernando García Gómez, acompañados de sus familias.

Los matinales rayos del sol empiezan a calentar. Las cuadrillas realizan una titánica labor, la fuerte madera que fuera importada desde Louisiana, Estados Unidos hace más de un siglo parece resistirse.

La esquina de las calles Galeana y Guerrero se encuentra cerrada al cruce vehicular y peatonal a fin de evitar alguna situación de riesgo.

Cuadrillas de Comisión Federal de Electricidad, así como de Teléfonos de México, llegan para desconectar el cableado que se encuentra cercano a la vivienda de dos pisos.

“Ésta fue una de las primeras casas en ser electrificadas, había una compañía americana que proporcionaba la energía a Piedras Negras”, destaca el licenciado Luis Antonio García, uno de los propietarios.

“En ese tiempo tenía Piedras Negras mejor alumbrado público que Saltillo y que el resto de Coahuila por la cercanía que tenía con Estados Unidos”, añade.

Y así hace remontar al pasado. Hace imaginar cómo era esa ciudad en la que la Casa de Madera brillaba en su esplendor, construida por el tres veces presidente municipal, don Hilario Delgado.
Relata que a una cuadra se encontraba la Cuarentenaria por muchos años y que Piedras Negras prácticamente se acababa en la calle Anáhuac.
“No había nada más para allá”.

Los minutos continúan lentos. Pareciera una lucha en la que la Casa de Madera se resiste a irse, fue construida con madera tratada selecta que parece petrificada, está sostenida con clavos grandes cuadrangulares que parecen de acero.

El director de Obras Públicas, Anselmo Elizondo, precisa que en apoyo a Protección Civil y ante el riesgo que presentaba la vivienda, apoyan a derrumbarla, con las cuadrillas que realizarían el trabajo durante todo el día de forma ordenada para evitar algún accidente.

El licenciado Luis Antonio subraya estar en paz con que la vivienda que perteneció a su familia por muchos años sea echada abajo, por el riesgo que representaba.

Y es que señala que tuvo dos intentos de incendio por parte de criminales de un grupo delictivo, donde afortunadamente los vecinos pudieron apagarlo al representar riesgo de propagarse a las demás viviendas.

Subraya que la casa cumplió con su ciclo de vida útil hace más de 30 años.

Y aunque dice que hubo un rumor de que el Instituto Nacional de Antropología e Historia, lo había declarado como patrimonio histórico, aclara que nunca tuvieron contacto con alguien que lo notificara de manera oficial y realmente se manejó como un mito.

“Aquí no durmió Porfirio Díaz, él durmió en el Hotel del Ferrocarril”, aclara.

Detalla que la casa la hizo con Hilario Delgado, presidente municipal de Piedras Negras por tres ocasiones. Y sobrevivió a varias inundaciones.

Fue cuerería, Academia Comercial, Escuela de Artes y Oficios y finalmente como por tres décadas la Funeraria “San José”.

“En esta propiedad vino el señor Rito Valdés a aprender a embalsamar, mi padre le enseñó a embalsamar a Rito, yo lo recuerdo con mucho respeto y cariño”, indica.

“Mi padre fue el primer embalsamador de la ciudad”, agrega.

Al ver una fotografía de antaño, muy popular de la vivienda que data de 1912, indica que el cuarto de la tercera planta que era como un vagón de tren, había fungido como un mirador, pero en 1943 se quitó.

La funeraria dejó de trabajar en 1967 porque don José Fernando García Gutiérrez, enfermó de un padecimiento crónico que ya no le dejó trabajar.

No tan gratos recuerdos

Aunque para muchas personas la Casa de Madera ha sido significativa. Para el licenciado Luis Antonio y sus hermanos no lo fue tanto, porque aunque un negocio como una funeraria es necesario, no fue tan agradable vivir en ella.

“Nos dividía sólo una pared y la funeraria no es sano para los niños, como nos criamos ahí no era sano”.

“No puedo decirle que fue una cosa muy feliz la infancia en este lugar, quizá en la parte de afuera en el patio sí, jugábamos béisbol, disfrutábamos de la niñez; hace 40 años salí de esta casa y el día que se llegue a vender por parte de los cinco herederos, yo voy a donar mi parte, ya se los comuniqué, a mí no me interesa esto”, indica con sentimientos encontrados.

Patrimonio histórico

Había un rumor de que el Instituto Nacional de Antropología e Historia había declarado a la Casa de Madera como patrimonio histórico, pero aclaran que nunca hubo notificación oficial de ello.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}