×
hace 1 mes
[Arte]

Un gigante de la realidad retrata lo más pequeño

El fotógrafo Luis Padilla presenta una exposición en la que los insectos crecen al tamaño humano

Imprimir
Un gigante de la realidad retrata lo más pequeño
Saltillo, Coah.- La vida se encuentra llena de detalles que no vemos por su pequeño tamaño: grietas con formas caprichosas, las arrugas en el borde de un pétalo de flor y, sobre todo, las increíbles formas de los insectos, animales que vistos de cerca parecen pequeños guerreros medievales atrapados para siempre en una armadura, listos para la lucha que significa vivir.

Estos pequeños animales fueron los elegidos por el fotógrafo Luis Padilla para Macro Extremo, una exposición que utiliza la técnica de la macrofotografía para retratar las pequeñas facciones, colores, formas y líneas de la cara y los cuerpos de los pequeños animales que conviven diariamente con los humanos.

Padilla, quien conversó con Zócalo, señaló que esta técnica “lleva tiempo para aprenderla, hay que pulirla. Para tomar una foto como esta debes de tomar como 500 o 600, después las juntas y así consigues la nitidez necesaria para que se vean las formas”.

En las 55 piezas que cuelgan de la Taberna El Cerdo de Babel, el espectador puede admirar diversas especies de insectos: gorgojos y polillas, escarabajos y chinches, avispas y hormigas. Todas ellas se revelan ante los ojos como hermosos diseños que le han demostrado a la evolución que su cuerpo es perfecto y por eso no han cambiado en millones de años.

Las fotografías de Padilla también muestran las diferencias entre los bichos que a simple vista lucen iguales: ojos de colores distintos y alas cubiertas de pelo suave, otras que llegan a parecer una membrana traslucida de cristal. Están aquellos que cargan un escudo eterno sobre su espalda, una protección que brilla con todos los colores del arco iris, mientras que otros dejan ver trompas con las que absorben los líquidos dulces de las flores, y otros cuyas mandíbulas aterrarían al más valiente si pudiera verlas a su tamaño.

“La macrofotografía presenta esos aspectos que muchas veces no se pueden ver. Muchos de estos insectos son de la cabeza de un alfiler y por eso pueden parecernos iguales, pero al verlos así, vemos que son muy distintos. Cada insecto es muy diferente para fotografiarlo, también. Debes buscar la manera correcta de darle su luz para que los ojos muestren sus colores únicos, encontrar el ángulo perfecto para que se vean mejor. Tienes que encajar todo: la técnica de la foto y la forma del insecto”, detalló el fotógrafo, quien tiene cuatro años de experiencia.
 
CIENCIA Y ARTE
La macrofotografía tiene una relación muy cercana con la ciencia, ya que muchas veces estas obras son utilizadas por los científicos para ver los detalles de las especies que encuentran, tanto de flora como de fauna, y a partir de ahí saber si es una nueva especie o no. Documentar los rasgos únicos de cada familia biológica y demás.

Entre las piezas está una en especial que retrata a un pequeño gorgojo del arroz. La pieza dibuja sobre el fondo negro una figura bulbosa de aspecto sólido, su color azul dibuja una pequeña trompa que se comunica con las patas, y que según Padilla es una especie que nunca ha sido documentada, es algo nuevo que aún no tiene nombre.

“Dos de las fotos muestran que una es una polilla y la otra, cigarra. A nuestra vista lucen muy diferentes pero con estas fotos puedes ver que la cara de ambos animales es la misma, y te hace preguntar cómo la evolución las separó en algún momento, pero también cómo las facultades principales quedaron en ellas. Creo que el ver las cosas así es importante para la ciencia, así aprender a mirarlas”, apuntó.

Padilla también explicó que esta serie es un experimento, un paso adelante en el juego de la fotografía y que aún vienen más cosas para él como artista de la lente.


Imprimir
te puede interesar
similares
https://www.zocalo.com.mx/images/site/edit_icon.png