×
hace 3 semanas
[Arte]

Una simbiosis cultural

El proyecto de venta y difusión artística se inaugura hoy

Imprimir
Una simbiosis cultural
Saltillo, Coah.- Talia Barredo ha sido creadora, promotora y gestora cultural a lo largo de 20 años. Licenciada en Diseño Gráfico por la Universidad Autónoma de Coahuila, se ha desempeñado como Coordinadora de Artes Visuales en el Centro Cultural Casa Purcell y ha trabajado en la misma área de la Secretaría de Cultura.

Trabajos que muchas veces no la satisfacían de manera personal, ya que a pesar de ser curadora de exposiciones no podía mantener un contacto cercano con los artistas que participaban en ellas, además de restringir sus deseos de crear. Por eso es que impulsada por sus amigos, decidió “aventarse por la libre” y fundar Liquen, una agencia que promueve las creaciones de artistas. Una oportunidad para caminar senderos inexplorados para ella, pero acompañada por la amistad de estos creadores.



“Liquen pretende ser una empresa dedicada a la comercialización de obras de arte y, por otro lado, hecha también para promoverlas y difundirlas, además de organizar talleres y exposiciones con artistas que, para mí, son importantes por las relaciones profesionales que he entretejido con ellos a lo largo del tiempo que tengo de conocerlos.



“Quiero que esto sea un buró de arte que pueda dar un servicio y una propuesta para decorar una oficina, un hotel, una casa habitación, pero también que pueda ofrecer diversos eventos como exposiciones de alta calidad para cualquier negocio”, comentó Barredo a Zócalo en entrevista.


Este nuevo proyecto se inaugurará hoy en Bravo sur 398, a las 19:00 horas, con una exposición que mostrará algunas piezas de los artistas que han firmado con Barredo. Entre ellos el fotógrafo Daniel Bates, las creadoras textiles Ana Carral y Laila Castillo, así como los pintores Lilette Jamieson, Omar Campos, Roy Carrum y Christian J. Castro.



De esas relaciones es que proviene el nombre de Liquen, ya que estos son organismos que viven en simbiosis: se nutren uno al otro pero también son libres. Es por eso que Barredo ha conformado el portafolio de su agencia con amigos, y ha comenzado a mirar opciones de hacia dónde mover sus nombres para promover su compra.

“Mis clientes no solo son los artistas que tengo firmados, mis verdaderos clientes son los compradores de esas piezas. Quiero ir más allá de los coleccionistas porque si bien ellos son mi principal target, también he decido expandirme a trabajar con arquitectos, diseñadores, interioristas y empresas.

“Creo que este es un punto importante, ya que vivimos en una ciudad que crece de forma exacerbada, y en la que cada vez hay más recursos para invertir en la decoración de oficinas, así como en los regalos que se le pueden hacer a los ejecutivos de estas, o a los agentes externos, porque a partir de estas se promueve una relación de identidad”, apuntó.

A TODO PÚBLICO

Esa conquista de territorios ajenos es lo que
Liquen
busca. Mostrar y hacer visible ante todas las personas posibles el talento y la calidad del trabajo de artistas coahuilenses. Una iniciativa que busca difundir esa obra ante ojos que, de manera usual, no voltean a ver los lindes culturales, pero que haría crecer a la ciudad en más de un sentido.

“Mi misión es ayudar a los artistas a vender su obra a todos los posibles clientes, y también darle a estos clientes una noción del hecho de que una obra de arte tiene mucho más valor en el momento en que se compra y que seguirá aumentado su valía conforme pase el tiempo.


“Liquen fomenta el coleccionismo, el patrimonio de una obra, el valor del trabajo artístico. Creo que eso haría un cambio en las perspectivas de la ciudad: cómo nos ven desde afuera, qué se está haciendo en Coahuila, por qué somos importantes”, señaló la docente en la Escuela de Artes Plásticas Rubén Herrera.



Pero además de mover el arte en esas áreas, Barredo también señaló que Liquen intenta crear una consciencia en el público general. Un pensamiento que enseñe que el arte tiene una plusvalía y es un bien material que enriquece, además, el aspecto humano de quien la posee.

“El arte es un bien y un patrimonio que cada vez adquiere más valor. Un cuadro y una foto son iguales a tener un terreno o una casa, por eso siempre he pensado en la importancia de fomentar el coleccionismo y ver el arte como un trabajo real, que a final de cuentas es lo que es. Uno no necesita iniciar su colección con una pieza de 60 mil pesos, sino que puedes empezar con un pequeño dibujo, un grabado o una foto, porque todo está en las posibilidades económicas de cada uno, pero al ser un consumidor de arte sí hay una redefinición de prioridades”, finalizó Barredo.


Hoy
Inauguración Liquen Agencia de Arte
Diversos artistas
Bravo sur, 398
19:00 horas
Entrada libre


Imprimir
te puede interesar
similares
https://www.zocalo.com.mx/images/site/edit_icon.png