×
hace 1 mes
[Coahuila]

Vencen 3 al coronavirus en Coahuila

Un médico y otros dos pacientes lograron escapar del ‘piso de la muerte’ en la Clínica 7 del IMSS

Imprimir
Vencen 3 al coronavirus en Coahuila
Foto: Especial
Escuchar Nota


Saltillo, Coah.- Del epicentro mismo de la expansión del coronavirus en Coahuila, la Clínica 7 del IMSS en Monclova, tres pacientes, uno de ellos el médico nefrologo, Arturo Teotl Formacio, lograron vencer al virus y se encuentran ya en proceso de recuperación.

La enfermera Juanita Cisneros Ramírez, relató a Tele Zócalo Nocturno, que el hecho de la recuperación de tres infectados por el Covid-19 generó una emoción casi indescriptible, ya que “es un virus que nos ha atacado muy fuerte. Vemos cómo los pacientes sufren, cómo los familiares sufren”.


Escapan monclovenses del ‘piso de la muerte’

Y el milagro ocurrió. Tres pacientes escaparon del infierno de “el piso de la muerte”, de la Clínica 7 del IMSS en Monclova: junto con el personal hospitalario, vencieron el coronavirus y están en proceso de recuperación.

La enfermera Juanita Cisneros Ramírez, compartió en redes sociales la recuperación de los pacientes, con la autorización de directivos hospitalarios y de los familiares.

“Es una emoción muy grande, es un virus que nos ha atacado muy fuerte. Vemos cómo los pacientes sufren, cómo los familiares sufren”.

El médico nefrólogo, Arturo Teotl Formacio, fue uno de los pacientes que logró abandonar el hospital, lo mismo que otra hombre y una mujer.

“Fue una emoción muy grande saber que un paciente iba a ser dado de alta.
No sabíamos que iba a ser el doctor. Nosotros queríamos transmitir el primer paciente que salía del Instituto ya sano del virus y fue una sorpresa que fue el doctor Teotl, compañero aquí en la Clínica 7, fueron más de 10 días que estuvo aquí internado.

“Nos da enorme gusto que salga, que ya esté con su familia, que disfrute en su casa. Después del doctor nos dieron la noticia que iban a salir dos pacientes más, una señora y un señor. Les pregunté ¿me permiten tomarles una foto porque son sobrevivientes de Covid? La señora muy emocionada me dijo ‘sí, mi reina, claro que sí’, igual el señor me dijo ‘claro que sí, les tomé las fotos y las subí a mi cuenta de Facebook”.

El milagro en “el piso de la muerte” se volvió viral en las redes sociales y se convirtió en un aliento de esperanza para los doctores, enfermeros, terapistas y demás personal hospitalario, incluyendo de limpieza, que lucha en la línea de fuego para salvar a los pacientes.


Agradecidos

Las largas jornadas son agotadoras, el cansancio los agobia, el ambiente es asfixiante, el estrés los envuelve y al finalizar el turno terminan bañados en sudor.

“Llegamos cansados a nuestras casas, pero ver esto nos recarga las pilas para seguir echándole las ganas con los pacientes que tenemos todavía en piso”.

Pero no están solos. La sociedad les reconoce su valor y sacrificio; afuera del hospital se escuchan los cláxones de los carros, la gente les muestra expresiones de aliento, les llevan agua, refrescos y comida.

“Estamos enormemente agradecidos con las donaciones que nos han hecho, desde overoles, mascarillas, cubrebocas, goggles, porque en el Instituto no tenemos los insumos para salir adelante, trabajar con los pacientes y muchas empresas vienen y nos donan goggles, overoles, cubrebocas, algunos de nosotros los compramos con nuestros medios, nuestras mascarillas, nuestros cubrebocas para nuestra protección.

“También tenemos familia; hijos, papás, hermanos y queremos detener esta pandemia y sabemos que una de las maneras es usando equipo de protección”.

Además invita a la ciudadanía a permanecer en casa y no recibir visitas. Así es cómo pueden ayudar.

“Esto es real, el virus es real. Aquí tenemos los pacientes sufriendo porque no están con su familia y su familia también… muchas gracias a todos los que nos apoyan y nos dicen ‘Dios los bendice’, ‘eres nuestro héroe’”.



Implica riesgos

Su labor implica un gran sacrificio y en ocasione es triste y frustrante. Deben mantener la distancia con sus seres queridos y extremar las medidas de seguridad tanto en el hospital como al llegar a casa, luego de estar en la primera línea de fuego en la batalla contra el coronavirus.

Ver a un familiar hospitalizado es lo que menos desean. Refiere que las autoridades del IMSS les proporcionaron equipo de protección personal, pero están abiertos a recibir insumos.

Dice que también son personas de carne y hueso y eligieron esta profesión sabiendo los riesgos que implica, con una gran vocación de servicio.

Ante el coronavirus arriesgan la vida. En su caso, al llegar al hospital se encomienda: “Dios, soy un instrumento tuyo y a trabajar”.



Posible negligencia

Al interior de la Clínica 7 del IMSS habría ocurrido un caso de negligencia médica. Familiares de Gerardo Iracheta Pecina, sospechan que murió porque no le practicaron la prueba para detectar el coronavirus y tampoco lo atendieron de manera adecuada de la diabetes que padecía.

Su esposa, Juanita Yazmín García, explica que es probable que haya contraído el Covid-19 en el área de Urgencias.

“Los dos entramos como sospechosos. A mí me internaron en Urgencias, yo no podía respirar, tosía mucho. Él se empieza a sentir mal en casa, me dice que se siente mal, que le duelen los huesos, mi cuñada va por él, llegan a las 8:30 de la noche, los atienden hasta la 1:30 de la mañana.

“La doctora le dijo textualmente a mi cuñada: no tomo signos vitales porque no tengo equipo médico y no tengo enfermera, lo vamos a pisar directo a Piso Tres a islarlo. Como mi cuñada le dijo que yo estaba en urgencias, me subieron también al piso tres”.



Reclamos

Ocuparon un mismo cuerpo. Por la mañana, el doctor Méndez acude a checarlos de manera rápida, sale de la habitación, no regresa, le pregunta a la enfermera por el doctor y la enfermera le responde que ya se fue y solo dejó indicaciones de medicamento, pero no contaban con él.

Un día después le pregunta al doctor por la prueba de Covid y le responde que no ha llegado el resultado.

“No la habían hecho. El viernes llegan al mediodía y me dicen ‘traigo la prueba de Covid para usted’ y le digo ‘¿la de mi esposo?’ Dijo ‘no, de su esposo no traigo, nada de usted’. Bueno, me la tomaron a mí, se fueron y él quería que lo bañara, los enfermeros no lo bañaron, yo le ayudé, cenamos los dos y me dice ‘amor, me siento mal’, ¿pero qué sientes? Nada más se dejó caer, le grité a la enfermera, viene, le baja la bata y estaba sudando mucho, frío”.

Juanita Yazmín gritó por un médico y, sin acercarse, le respondían a gritos que no había doctor,

La enfermera empezó a checarlo. La esposa le comenta que es diabético y le responde que no tiene aparato para medir el azúcar; ella le presta el aparato personal, le dicen que marca error.

¿Cómo que marca error? Se lo arranqué de las manos, empecé a checar el instructivo, cuando estaba checando el instructivo la enfermera dice al enfermero ‘ya le inyecté 10 para subirle el azúcar ¿le pongo otros 10’. Y le dice ‘sí’. En ese momento vi que marcó bien, le tomó la sangre y le digo ‘ señorita, mire, marca 427 de azúcar’. Dice ‘¿entonces la trae alta?’. Sí señorita ¿por qué le inyecta si no sabe si es alta o baja? Desde el martes que entramos saben que es diabético y nunca le han checado el azúcar”.

Debían aplicarle insulina azul y en ese momento no había, tampoco jeringa.



Sin prueba

“En todos esos momentos él nada más abría los ojitos y los cerraba y exhaló dos veces y fue todo. No se pudo hacer nada más. Esos segundos fueron cruciales y no había médico, la enfermera no estaba capacitada. Era una cosa desesperante”.

“En el acta de defunción le ponen ‘Insuficiencia Respiratoria Agua y Neumonía Atípica’. ¿De dónde sacan esa información? Si no le hicieron prueba del Covid y la azúcar la traía súper alta, no la supieron controlar. Si dicen que le hicieron prueba, que me la enseñen, y que me comprueben o cambien esa acta de defunción porque no es verdad lo que están diciendo, fue negligencia”.

Su esposo presentaba temperatura alta y cuerpo cortado y considera que el contagio lo llevó a la muerte, dejando a dos hijos.

“El viernes fallece mi esposo a las 7 de la tarde y yo seguí ahí, porque no había doctor sábado ni domingo, tenía que esperar hasta el lunes ahí metida y con el dolor de haberlo tenido ahí cuatro horas, ya embolsado a un lado de mí, en mi cama… yo me despedí de él besándolo, porque estuve con él hasta sus últimos momentos, pero ni sus hijos lo pudieron ver”.

El lunes la dieron de alta, con la recomendación de permanecer en casa, y le entregaron la prueba del Covid-19 con el resultado negativo.

A su esposo lo cremaron, ninguna funeraria aceptó realizar un servicio normal. Enrique Iracheta, hermano menor de su esposo, está en Estados Unidos y también fue diagnosticado con coronavirus.






Un médico, y no el trailero, el paciente cero

Aunque en un principio se atribuyó el origen del coronavirus en la Clínica 7 del IMSS, en Monclova, a un trailero, el IMSS informó que un trabajador del mismo nosocomio fue el paciente cero.

Sin especificar la categoría y funciones del empleado, Raúl Peña Viveros, coordinador de Atención Integral en Segundo Nivel del IMSS-Nacional, explicó que el trabajador se presentó a laborar, no obstante presentar los síntomas, y de ahí se derivó el brote y contagio de médicos y enfermeras.

“Hubo un brote en el hospital, tuvimos varios trabajadores que desafortunadamente tuvieron el contagio del Covid-19. Esto derivó de un caso inicial de un trabajador que se presentó a laborar enfermo al hospital y desafortunadamente de ahí empezó la transmisión entre otros trabajadores y se genera lo que técnicamente se llama un brote, es decir, se va transmitiendo de persona a persona”.


Provocó médico transmisión

“Nos generó una transmisión hospitalaria que motivó la ausencia de un buen número de compañeros trabajadores y esto afectó parcialmente la operación de la unidad”, señaló Raúl Peña Viveros, coordinador de Atención Integral en Segundo Nivel del IMSS-Nacional, sobre el paciente cero en la clínica en Monclova.

Por esta razón, de las oficinas centrales del IMSS lo enviaron a la ciudad para atender la situación, garantizar la seguridad del personal, la entrega de insumos y la capacitación requerida para atender pacientes.

Sobre las sospechas de que se ocultan muertes por coronavirus haciéndolas pasar por neumonía atípica, refirió que el origen de ésta puede ser diverso, no necesariamente es por Covid-19.

“De ahí la importancia de que todos los pacientes hospitalizados cuenten con la muestra para que a través de laboratorio podamos confirmar que es debido a Covid-19. La neumonía atípica la relacionamos con el Covid-19 porque es el cuadro radiológico y clínico que presenta el paciente”.

Ahora, todos los pacientes que lleguen al hospital con dificultad para respirar, fiebre y tos, compatible con Covid-19 y una neumonía atípica, son aislados, se les suministra oxígeno y con vigilancia estrecha.

Explicó que las pruebas son realizadas en laboratorios certificados y aclaró que las pruebas rápidas no son muy certeras.

“La prueba la tenemos que tomar en todos los pacientes hospitalizados, en todos los trabajadores de la salud que presenten síntomas… no es necesario tomar la muestra todas las personas porque en una







Muere otro empleado del IMSS Monclova

La madrugada de ayer falleció el subdirector administrativo de la Clínica 7 del IMSS en Monclova, Mario Trejo, debido a complicaciones por el contagio de Covid-19, con lo que suman ya tres los trabajadores de esa clínica que han muerto por este virus.

En medio de la crisis, el delegado del Seguro Social en Coahuila, Leopoldo Santillán Arreygue, así como Ildefonso López Sandoval, coordinador auxiliar de Salud Pública en el estado, han desaparecido de la escena pública.

De acuerdo con los familiares de Mario Trejo, su estado de salud iba mejorando luego de ser uno de los diagnosticados con Covis-19.

Sin embargo, la noche del martes comenzó a tener dificultades para respirar, por lo que fue trasladado de urgencia a la ciudad de Monterrey, pero perdió la vida en el trayecto.






‘Desaparecen’

En medio de la crisis sanitaria que vive Monclova, y particularmente la comunidad médica de aquella ciudad, el delegado del IMSS en Coahuila y el coordinador auxiliar de Salud Pública en el estado han desaparecido de la escena pública.

Incluso, ambos funcionarios se han ausentado de las reuniones del Consejo Estatal de Salud y los sub comités regionales, mientras los Alcaldes y el titular del Ejecutivo del estado llevan la batuta de las reuniones.

De acuerdo con fuentes allegadas al IMSS, ambos funcionarios tampoco han acudido a sus respectivas oficinas, y están atendiendo los asuntos desde su casa, o bien, han delegado responsabilidades, lo que hace sospechar que pudieran estar en aislamiento.




Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}