×
hace cerca de 2 meses
[Espectáculos]

Vive Anya un gran momento gracias a Gambito de Dama

Por EFE

Taylor-Joy nació en Miami hace 26 años, pero al poco tiempo se trasladó a Argentina, con sus padres

Imprimir
Vive Anya un gran momento gracias a Gambito de Dama
Foto: Zócalo | Agencia Reforma
Escuchar Nota


Ciudad de México.- La protagonista de uno de los últimos éxitos de Netflix tiene apellido inglés, pero habla español con acento argentino. Anya Taylor-Joy, que pasó parte de su infancia en Buenos Aires, da vida a Beth Harmon, una niña y joven prodigio del ajedrez, en Gambito de Dama, basada en la novela de Walter Tevis.

Taylor-Joy nació en Miami hace 26 años, pero al poco tiempo se trasladó a Argentina
, con sus padres, que aunaban ascendencia inglesa, española, escocesa y argentina, y sus cinco hermanos.

“Tengo la suerte de venir de una gran familia”, dijo la actriz a Irish Times en 2017. Ella es la pequeña, se lleva siete años con la que la precedió y con la mayor existe una diferencia de más de dos décadas. “Pero luego, debido a la diferencia de edad, me criaron como a una hija única. Así que tuve lo mejor de ambos mundos”, añadió.

Tras seis años en el país latinoamericano, la familia se mudó a Londres, Reino Unido. “Me sentía muy sola cuando llegamos aquí”, dijo al medio irlandés. Al principio, se mostró reacia a aprender el idioma: “Pensé que si me negaba a aprender inglés mis padres tendrían que llevarme a casa en Argentina”.



Aunque le abrieron las puertas de la moda siendo adolescente, su hueco estaba en la interpretación, no sin tener que renunciar a algunas cosas por el camino para llegar a él.

“Creo que sacrifiqué tener una adolescencia normal, una juventud normal. Pero, en esencia, no me arrepiento de nada de eso. Este era el camino vital que estaba destinada a tener. Nunca fui muy buena con lo normal”, dijo a Efe.


En 2015, la actriz de ojos grandes y almendrados se metió en la piel de Thomasin, en la cinta La Bruja. Tenía 19 años y su nombre comenzaba a oírse en la Meca del Cine, aunque la fama parecía ser secundaria para ella. “Yo no quería ser famosa, yo quería ser artista”, dijo en 2017.

Un año más tarde protagonizó Morgan, un thriller con tintes de ciencia ficción. También dio vida a una amiga de Barack Obama en Barry, dirigida por Vikram Gandhi.

La tendencia en el género de terror continuó al año siguiente, 2017, con su participación en Fragmentado, de M. Night Shyamalan. En este caso, interpretaba a una chica secuestrada por un hombre con trastorno de identidad disociativo. Un personaje al que volvió a dar vida en Glass, en 2019.



En 2018, en una entrevista en The Guardian le preguntaron si se sentía atraída por la ficción que giraba en torno a la oscuridad. Ella dijo que no era algo que tuviese planeado y que estaba conectada con sus personajes y que ellos vivían en mundos oscuros.

“Me encantan los cuentos de hadas, los de Hans Christian Andersen. Creo que hay mucha humanidad en la oscuridad y el dolor”, externó la actriz.

“En términos de trabajar en películas, es muy divertido interpretar cosas oscuras porque puedes sentir el alcance de tus emociones y tu rango de lo que es aceptable es mucho más amplio en ese tipo de películas”, añadió.


Entre otros títulos que figuran en su currículum están las cintas Thoroughbreds, de 2017, Marrowbone, del mismo año y series como, Peaky Blinders o The Miniaturist.



En 2020, ha alcanzado de nuevo el reconocimiento por su trabajo, por parte de crítica y público, gracias a su papel de Beth Harmon en la serie de Netflix, Gambito de Dama.

Aunque pertenecen a géneros distintos, hay un hilo que ha unido sus personajes en películas como el de La Bruja, con otros como el de Gambito de Dama, Emma o Furiosa: son mujeres que se salen de los roles en los que Hollywood ha encasillado a los personajes femeninos hasta hace poco.

“Cada vez que he recibido un papel de novia, lo he devuelto como ¿eh?, ¿por qué?”, dijo a The Guardian en 2018. “Estoy emocionada por esta era de mujeres en la que estamos entrando en este momento, donde la gente entiende que todos somos personas y que se tiene más debajo de la superficie de lo que uno pueda pensar al principio”.


Con motivo de la presentación de Fragmentado, relató a Bustle cómo estuvo atenta de que no se cayese en la explotación en cuanto a las mujeres se refiere.

“La cámara estaba un poco encima de mí y aparté a Night y dije: ¿Estamos haciendo una película misógina? Tienes que decírmelo ahora mismo”, contó Taylor-Joy sobre un momento del rodaje.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}