×
hace 1 año
[Local]

Viven mamás ‘todo terreno’ en el asilo

Entre globos, pasteles, comida, música y refrescos, ellas disfrutarán este viernes el Día de la Madre

Imprimir
Viven mamás ‘todo terreno’ en el asilo
Ayeza González González, de 97 años de edad, quien es madre, es la más longeva en la guardería monclovense de Adultos Mayores.
Escuchar Nota


Monclova, Coah.- Están cerca del siglo de trayecto por los sinuosos senderos de la vida, pero son madres indestructibles. Viven felices en el Asilo de Ancianos donde el tiempo se echó a soñar, muchas de ellas son “Todo Terreno” porque hasta conservan aún sus piezas dentales y siempre procuran lucir bellas frente al espejo.

La estancia retrata sonrisas infantiles pese a que vastos volúmenes de la vida han consumido, otras nunca fueron madres aunque llegaron al Altar, y otras más no conocieron el matrimonio, pero el amor de madre lo llevan en el corazón.

Los hilos invisibles del destino las transportaron en la etapa invernal de la vida al Asilo de Ancianos, ese lugar que cualquier joven envidiaría porque ahí todo es confort, limpieza, habitaciones individuales, y alimentación adecuada.

La ocampense Ayeza González González, de 97 años de edad, es la más longeva de las madres en la guardería monclovense de Adultos Mayores. Al igual que todas las inquilinas que este 10 de mayo celebrarán el Día de la Madre que les organiza anualmente el patronato del Asilo de Ancianos.

Generalmente en este 10 de mayo se recomienda a los visitantes no echar a andar el motor de los recuerdos para no herir posibles sentimientos de las inquilinas, pero muchas de ellas reciben visita de hijos e hijas. Otras ya no los tienen. Los tragos amargos de la vida parecen estar olvidados, les atrae la algarabía y los gritos de júbilo de hijos y familiares en la visita.

“CENTENARIA” MAESTRA


Ayeza González González trabajó de profesora y por eso sus compañeras y compañeros del asilo le dicen maestra, “me faltan tres años para llegar a los 100 años de edad”, dice la señora mientras recuerda que mañana (hoy) es Día de la Madre.

En la guardería de Adultos Mayores, a las madres algunas abuelas, otras bisabuelas y tal vez hasta tatarabuelas, la vida los devolvió a la infancia, pero ellos son “todoterreno”, es decir, como vehículos adaptados para desplazarse por terrenos complicados porque literal han transitado por baches, pozos, lomas y hoyancos de los difíciles caminos de la vida, pero también son frágiles en sentimiento.

DE SONRISA INDELEBLE


En el asilo hay mujeres que nunca se casaron como la fronterense María Dolores Villarreal López, de 71 años de edad, pero la sonrisa no desaparece porque ahí la tiene bien estacionada y en su rostro y al igual que toda la población de ese lugar participará este viernes en el festejo del Día de la Madre organizado por la presidenta del patronato Juanita Vázquez Charles.

Mientras en las calles de Monclova los rayos solares parecen incinerar el tiempo, en el Asilo de Ancianos huele a niñez donde señoras y señoritas de edad avanzada pasean por el jardín hojeando páginas de su vida y cargan en sus espaldas curvas interminables historias, inmenso catálogo de anécdotas y recuerdos como el nacimiento, niñez, juventud y etapa adulta de sus hijos, sentimientos y alegría.

BELLEZA ATEMPORAL

Isabel Delgadillo, de 92 años de edad, al igual que otras de las 21 mujeres inquilinas del Asilo de Ancianos la salud es el más preciado tesoro. Todas ellas pasarán largos momentos frente al espejo maquillándose y tiñéndose el pelo para lucir bellas ante sus hijos y nietos en el festejo del Día de la Madre.

Entre globos, pasteles, comida, música y refrescos, ellas disfrutarán este viernes el Día de la Madre aun cuando hay algunos casos de que nunca fueron madres, otras perdieron a alguno de sus hijos cuando la desgracia tocó la puerta de sus casas, pero eso ya quedó atrás.

No existe absolutamente ninguna diferencia entre un asilo de ancianos y una guardería, porque en ambos casos el personal siempre vigila el cambio de pañal, el llamado al médico a las primeras señales de algún malestar o síntomas de afectaciones en salud, además las tres comidas y hasta la merienda por la tarde.

ATENTA PROVEEDORA

Juanita Catalina Vázquez Charles, como presidenta del Patronato, es la dirigente de la “palomilla de niños” y siempre está vigilando que nada falte en lo material, por eso la alacena y refrigerador siempre están saturados de productos alimenticios, lo mismo que la mini farmacia de medicamentos.

Los amplios jardines del asilo invitan a la lectura, en los interiores los mini split apagan de inmediato el calor, además en las habitaciones el televisor es entretenimiento para los huéspedes en su etapa de la vida invernal y primaveral a la vez.

Las madres ancianas tienen nombre y apellido; cuando una persona mayor debe estar en una residencia por los motivos que sean, es deber de la familia hacerles sentir que siempre estarán cerca, y en el caso del Asilo de Ancianos de Monclova no es la excepción.

Ellas reciben visitas cada semana por lo menos una vez, seguramente a algunas les telefonean porque lucen sus dispositivos celulares, ahí en la residencia son como días de vacaciones donde todos disfrutan.

Son múltiples las circunstancias familiares pero ninguna es excusable para que una persona mayor se sienta sola pudiendo sentirse acompañado aunque no sea físicamente cada día, son las madres locales Todo Terreno.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}