×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
16 Abril 2019 03:40:00
El clon de Peña Nieto
José Narro Robles resultó ser el as bajo la manga para la sucesión del PRI. Su edad (70) y falta de carrera política pueden ser sus mayores activos tras el batacazo de la “generación Peña Nieto” cuya corrupción y arrogancia le pusieron a López Obrador la presidencia en bandeja de plata.

El PRI elegirá presidente y secretario general el primer domingo de septiembre, para el periodo 2019-2023. El proceso, “libre y abierto” a la militancia, será organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE), por acuerdo de la 62 asamblea, encabezada por Claudia Ruiz Massieu. Los principales rivales de Narro son: Ulises Ruiz.

Mapache electoral, impuesto por José Murat en el gobierno de Oaxaca (2004-2010), se presenta como el aspirante rupturista. “Les voy a ganar, soy el único que tuve la fortuna de no trabajar con (Enrique) Peña Nieto, no soy de esa expresión política. Soy el único, porque de los dos lados son o los funcionarios de Peña Nieto (Narro ocupó la Secretaría de Salud) que quieren seguir secuestrando al PRI, o los gobernadores de corte peñista como el caso de (Alejandro) Moreno, que es Peña” (ADNPolítico, 27.02.19).

Ruiz permaneció en el banco en el sexenio pasado, pero junto con Humberto Moreira fue uno de los gobernadores que más impulsaron la candidatura presidencial de Peña Nieto. En el conflicto de 2006 con la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), varios de sus colegas –entre ellos Peña– le sugirieron renunciar, pero los despidió con cajas destempladas. Peña y Ruiz asistieron al quinto (y último) informe de Humberto Moreira, meses antes de su ascenso a la presidencia del PRI.

Alejandro Moreno. El gobernador de Campeche (43 años) pertenece a la generación de Peña; incluso podría ser su clon. Su carrera política (como la de los Moreira en Coahuila) fue meteórica, igual que vertiginoso ha sido el crecimiento de su patrimonio (otra coincidencia) “el cual debería centrarlo en una investigación de enriquecimiento ilícito” (Alfredo Lecona, Aristegui Noticias, 01-17-17).

Ruiz acusa a Moreno de desviar recursos públicos y por hacer campaña anticipada. En un oficio fechado el 9 de marzo, Claudia Ruiz Massieu, presidenta del PRI, pide a los dirigentes de los sectores, organizaciones y comités estatales y municipales, asumir «una conducta ejemplar ajena a cualquier manifestación de parcialidad (…)”.

Lo anterior, advierte, “no implica limitación o impedimento para reunirse o intercambiar impresiones” con los aspirantes, sin realizar “pronunciamientos” o “asumir posturas que atenten contra nuestros deberes de imparcialidad y de responsabilidad en la preservación de la unidad interna del partido”.

Ulises Ruiz es el aspirante más zorro a la dirigencia del PRI. Y Peña Nieto, el presidente más repudiado –incluso algunos sectores priistas piden su expulsión– y el principal responsable de la derrota que tiene a ese partido al borde de la tumba. Asociar a Narro y a Moreno con el gobierno de la corrupción, la impunidad y la violencia, como lo hace el exgobernador de Oaxaca, es un llamado a la rebelión para impedir que Peña mantenga el control del PRI otros cuatro años.

Ruiz no es el más calificado para hablar de democracia y honradez ni para dirigir al PRI, pero sí quien puede darle la puntilla a un organismo sin liderazgo ni apoyo social.
07 Julio 2020 04:01:00
#MeeToo y coronavirus
El humorista estadunidense Fred Allen escribió que “las mentes que controlan la televisión son tan pequeñas que cabrían en el ombligo de una mosca, y aún quedaría espacio para el corazón de un director de cadena”.

Roger Ailes, fundador de Fox News, ocupó durante décadas uno de los peldaños más elevados del poder en Estados Unidos. Consejero de medios de Richard Nixon, Ronald Reagan, George H. W. Bush y de la campaña de Donald Trump, se jactaba de quitar y poner presidentes. Dos caídas, una metafórica y otra literal, marcaron el final del intocable Ailes.

La primera la provocó la avalancha de denuncias por acoso sexual que inició la exconductora Gretchen Carlson, según se narra en la película Bombshell. El escándalo forzó la renuncia de Ailes a la presidencia de Fox News en 2016.

La segunda, ocurrida un año después, terminó con su vida en su casa de Palm Beach. La historia “tiene muchos de los ingredientes de una trama de intriga: sexo, poder, dinero y política”. Carlson, Miss América 1989, asentó en su demanda que Ailes: “se la comía con los ojos, hacía comentarios sobre sus piernas, le pedía que vistiera prendas que resaltaran su figura…” (BBC News, 22.07.16).

La miniserie The Loudest Voice de Showtime, basada en el libro homónimo de Gabriel Sherman, está dedicada al magnate. El diario digital valenciaplaza.com, en su sección “culturplaza” califica en su reseña la personalidad de Ailes de “nauseabunda”.

El mismo año de su muerte surgió el movimiento #MeToo, el cual ha puesto en la picota a productores de cine, políticos y cantantes. Harvey Weinstein, ganador del Oscar a la mejor película en 1999 recibió una sentencia de 23 años de cárcel por agresión y violación sexual. Los casos no son nuevos, algunos datan de tres décadas o más.

Bajo la etiqueta #MeTooEscritoresMexicanos, legiones de mujeres acusan a más de 130 autores por actos de violencia sexual y sicológica. La cuenta #MeTooPeriodistasMexicanos también ha recibido cientos de denuncias. El acoso sexual abarca otras actividades como la política, el teatro e incluso el activismo. Empero, donde las víctimas están más expuestas a este tipo de abuso y no reciben protección de las autoridades, es en los estados.

Uno de los medios más proclives al hostigamiento sexual es la televisión. “Sobre el canal de casa (RCG) pueden contarse mil historias”, me dice una fuente separada de la empresa. ¿Cuántos Rogers Ailes se escudan bajo esas siglas? En 2009, María Aguilera Romano acusó al dueño, con quien estuvo casada, de despojo, y presentó una denuncia ante la PGR por otros supuestos delitos.

En 2005, el oficialismo de la emisora puso en riesgo el triunfo de Humberto Moreira, impugnado por el candidato panista Jorge Zermeño ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. De ahí surgió el Moreira Channel. Vicente Fox pudo haber cancelado la concesión del canal, pero don R movió sus influencias para evitarlo.

Sobre el brote de Covid-19 en RCG, hay versiones según las cuales el número de casos es mayor al reportado y de que las pruebas son manipuladas. El 6 de junio se avisó de un “contagio masivo (…) de conductores de noticias, locutores, administrativos, reporteros, técnicos y ejecutivos”.

Las autoridades sanitarias dejaron a la empresa manejar el asunto a su arbitrio, pese al riesgo para el personal, sus fuentes y sus familias. En algunos casos, la emergencia se aprovecha para realizar despidos. El canal vuelve a jugar con fuego, pero con un presidente como López Obrador, sin compromiso con los medios, podría arder en sus propias llamas.
06 Julio 2020 04:01:00
Los fantasmas de Texas
Roberto Casimiro González Treviño, dueño de la televisora que lleva sus siglas (RCG), ha corrido con suerte, lo mismo que Humberto Moreira, el primer telegobernador de Coahuila. La relación entre ambos fue larga y fructífera… mientras duró el presupuesto. Proclives a las mudanzas, según parece fueron socios. A los cumpleaños de don R –despliegues de riqueza y mal gusto– acudía el Mandatario, el Gabinete en Pleno, alcaldes y empresarios. “Vivimos revolcados en un merengue/y en un mismo lodo todos manoseados”, dice Santos Discépolo en su tango Cambalache.

El 20 de diciembre de 2008, mientras la “clase política” celebraba rumbosamente el 61 aniversario de don R en Villa Ferré –sitio preferido del poder, como en otro tiempo lo fue Candilejas– Emilio Bichara, director del CEAS, daba alaridos en un hospital cercano. La avioneta que lo trasladaba de Ciudad Acuña a Saltillo, para asistir al aquelarre, impactó antes de aterrizar en el aeropuerto. La noticia llegó a la mesa principal y después se esparció por el salón. El espectáculo continuó. Bichara y su secretario particular, Rafael Reyes, murieron horas más tarde a causa de las quemaduras.

Figuras de la Conexión Coahuila, investigada por los gobiernos de Estados Unidos y España, González y Moreira han sido citados ante fiscales de ambos países y sus nombres se repiten en la Corte de Distrito para el Sur de Texas. El exsecretario de Finanzas Javier Villarreal y el exgobernador Torres López, han aportado elementos para llegar a las cabezas de la red.

Rolando González Treviño, presidente de Núcleo Radio Televisión de Monclova y hermano de RCG, purga una sentencia de cinco años de libertad condicional en Estados Unidos. En mayo de 2015 se declaró culpable de participar “en un esquema masivo para robar el dinero de Coahuila y lavarlo en bancos de Texas, operación financiera por la cual se investiga al exgobernador priista Humberto Moreira” (Proceso, 10.03.16).

Otro de los hermanos, Raúl González Treviño (RGT), fungió como representante del Gobierno de Moreira en San Antonio, donde “un grupo corrupto –de políticos y empresarios de Coahuila– invirtió millones de dólares en sobornos (…) de traficantes de drogas y contratistas estatales” (San Antonio Express-News, 24.08.14).

El 8 de octubre de 2014, la agencia Apro informó que “Raúl González Fernández, hijo de Raúl González Treviño, dueño de la cadena de Televisión RGT y colaborador del exgobernador Humberto Moreira, se declaró culpable de participar en trasiego de droga a Estados Unidos en el juicio que se le sigue en una Corte de Texas”. Aunque la abogada Cynthia Orr dijo que su cliente estaba “tangencialmente relacionado” con un decomiso realizado en 2011, el júnior “se declaró culpable de conspiración para distribuir más de cinco kilogramos de la droga”, señala la nota de Juan Alberto Cedillo.

El 20 de noviembre de 2016, la SEIDO cateó la residencia de don R. “Las investigaciones que llevan a cabo los fiscales de Texas indican que el empresario Roberto Casimiro González y su hermano Rolando (…) transfirieron millones de dólares robados del erario de Coahuila a bancos texanos a través de sus empresas. Fondos que fueron saqueados durante la Administración de Humberto Moreira” (Proceso, 26.12.16).

El semanario advierte que “La cadena RCG (…) creció gracias a los millonarios contratos que le asignó el gobernador Humberto Moreira Valdés, los cuales continuaron bajo la Administración del actual gobernador Rubén Moreira”. El allanamiento lo habría ordenado el procurador general Raúl Cervantes, excolaborador de Humberto Moreira en el CEN del PRI. Lo que el dinero unió en la Tierra, el diablo lo desató en el infierno.
04 Julio 2020 04:05:00
En busca de El Dorado
El coronavirus ha puesto de relieve otras tragedias, ignoradas o vistas de soslayo. Los migrantes prefieren correr todos los riesgos antes que morir de hambre o víctimas de la violencia en sus países. El periodista Javier Mariscal escribe sobre el tema en el bisemanario Espacio 4 (643).

“Contrario a lo que podría esperarse, la pandemia de Covid-19 no ha detenido el flujo migratorio que atraviesa México. Al contrario, la pobreza y violencia siguen empujando a los centroamericanos a un éxodo internacional que ya es considerado uno de los dramas humanitarios más preocupantes de la actualidad.

“Ni las vejaciones a las que se enfrentan en territorio mexicano, ni el hecho de que Estados Unidos sea el país con mayor número de infectados y muertos por coronavirus en el continente, los disuaden. Tampoco el precio de los traslados que cobran los coyotes, el cual se ha disparado por la emergencia sanitaria.

“En este contexto, muchos optan por pedir asilo: tan solo de enero a abril de este año, se han registrado 18 mil 230 solicitudes de refugio en México. Pero mientras las autoridades del Instituto Nacional de Migración (INM) revisan cada caso, los migrantes quedan expuestos no solo a contagiarse con SARS-CoV-2, sino a la inseguridad que se vive el país. De ahí que la Comisión Mexicana de Ayuda a los Refugiados (Comar) considere a los migrantes como una de las poblaciones más vulnerables en tiempos de emergencia sanitaria.

“‘Muchos migrantes viven la pandemia en países donde con frecuencia no son bien recibidos, donde no hay albergues y, por la cuarentena, tampoco garitas migratorias donde los reciban’, advierte el sacerdote y defensor de derechos humanos Alejandro Solalinde (El Universal, 21.05.20).

“‘El 23 de abril, la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos advirtió que las medidas adoptadas por los gobiernos de Centroamérica y México para contener la propagación del coronavirus están afectando en mayor proporción a los migrantes, refugiados y desplazados en la región. (…) El pasado 26 de abril, la Secretaría de Gobernación instruyó la salida inmediata de personas extranjeras albergadas en estaciones migratorias en acatamiento a las medidas sanitarias y en atención a las medidas cautelares emitidas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Así, el número de migrantes albergados pasó de 3 mil 759 en marzo a 106 en abril.

“‘Un pernicioso contexto de pobreza y hambre, sumado a la inseguridad y violencia que la gente padece en sus comunidades empuja a muchos a peregrinar el mundo en busca de condiciones de vida más prometedoras. Al respecto, México escribe la historia en dos sentidos, pues no ha dejado de ser una economía expulsora –principalmente de trabajadores que buscan una mejor calidad de vida– mientras, también es territorio de paso para gente que proviene de países ubicados al sur del continente’.

“‘Año tras año, decenas de miles de migrantes salvadoreños, guatemaltecos, hondureños, haitianos, cubanos y venezolanos, entre otros, se arriesgan a iniciar una larga travesía por México a sabiendas de que se expondrán a penurias, asaltos, vejaciones o maltrato. ¿El objetivo?, llegar a Estados Unidos, su El Dorado que el mapa ubica en el extremo opuesto del continente, justo al otro lado de la frontera norte mexicana.

“‘Lamentablemente, el problema del migrante no concluye al salir de su país’, plantea en un ensayo la filósofa Adela Cortina, catedrática emérita de Ética y Filosofía Política en la Universidad de Valencia”.
03 Julio 2020 04:05:00
Modelo de impunidad
Javier Villarreal Hernández y Jorge Torres López fueron peones del moreirato, pero la información sobre el manejo financiero del estado en el sexenio 2005-2011 los convirtió en pieza clave para la justicia estadunidense. El punto de mira es el exgobernador Humberto Moreira y su círculo más próximo. Pues no solo se trata de un tema de lavado de dinero -procedente de caudales públicos y de sobornos para la asignación de obra-, sino de algo aún más grave: la relación de autoridades con el cártel de los Zetas, al cual se atribuyen las masacres en Allende y en la cárcel de Piedras Negras.

«La avaricia -advierte Séneca- es como la llama, cuya violencia aumenta en proporción al incendio que produce». Las lenguas de fuego provocadas por la codicia de los Moreira -el tándem de Humberto siempre ha sido su hermano Rubén- fueron ignoradas por el Gobierno de México, mas no por el de Estados Unidos ni por la prensa internacional. La estrategia de Torres López —declararse culpable, proporcionar información y entregar dinero y propiedades incautadas para obtener beneficios y una sentencia menos larga— es la misma que siguieron el exsecretario de Finanzas Javier Villarreal, los empresarios Guillermo Flores Cordero (Torreón) y Rolando González Treviño (Monclova) y el contratista Luis Carlos Castillo Cervantes, el Rey de los Dragones (Tamaulipas).

Un caso con tanta exposición mediática en Estados Unidos y Europa no puede cerrarse con una pieza menor como Torres López, cuyo ascenso político y económico lo debe a los Moreira —sobre todo a Rubén—. Después de la detención de Humberto en Madrid, el 15 de enero de 2016, por la policía anticorrupción, The New York Times publicó: «En México la noticia fue recibida con una mezcla de aprobación y vergüenza. Pese a que ya había caído en desgracia, Moreira había permanecido intocable: un aliado político del presidente Enrique Peña Nieto que le ayudó a construir su campaña en 2012. Su arresto en España solo subraya la debilidad de las instituciones mexicanas cuando se trata de combatir la corrupción entre la clase política» (21.01.16).

Juan Pardinas, a la sazón director del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y actual director editorial de Reforma, declaró a la Dama Gris sobre el exgobernador de Coahuila y exlíder del PRI: «Moreira es un prototipo y un sinónimo de corrupción en México. Es también un prototipo de la impunidad. Un gran reto es construir un estado de derecho para que la 13ª o 14ª economía del mundo evite que otros países (España y Estados Unidos) procesen casos de este tipo».

Después de la liberación del exgobernador, el Chicago Tribune anunció: «El caso Moreira no está cerrado. (…) la justicia de Estados Unidos tiene ya suficientes pruebas para involucrar a este político mexicano en actividades de traspaso ilícito de fondos y lavado de dinero; mientras tanto la justicia mexicana continúa en el letargo de la impunidad que es la gran salvaguarda de la corrupción en este país» (16.02.16).

El moreirato convirtió a Coahuila en rehén de una banca inescrupulosa y ventajista. Esta historia de impunidad podría terminar pronto. Estados Unidos tiene ahora más elementos para proceder contra Moreira y otros intocables, entre ellos un empresario mediático cuyo imperio -en decadencia- persiste en utilizar las peores prácticas. Torres López ha pagado caro su alianza con el clan. No es víctima de las circunstancias, sino de sus propias decisiones. El poder lo embriagó. Traicionado por sus jefes-—uno lo abandonó y otro renegó de él-, hoy su vida es un infierno. Los hermanos humillaron sin contemplación el apellido escrito con GIS.
01 Julio 2020 04:05:00
La Conexión Coahuila
El periódico San Antonio Express-News bautizó con ese título la trama de corrupción que involucra a exgobernadores, empresarios mediáticos, contratistas y exfuncionarios de las dos últimas administraciones. El caso lo lleva la justicia de Estados Unidos, la cual, sin ser impoluta, cumple su función y es contrapeso real del poder político. Javier Villarreal Hernández, exsecretario de Finanzas; Guillermo Flores Cordero, Rolando González Treviño, propietario de estaciones de radio y televisión; Luis Carlos Castillo, el Rey de los Dragones; y exintegrantes de los Zetas se han declarado culpables de lavado de dinero, soborno y otros delitos ante la Corte de Distrito para el Sur de Texas.

También han entregado inversiones, aviones y propiedades por decenas de millones de dólares, los cuales, confesaron, fueron sustraídos de las arcas de Coahuila. La administración de Rubén Moreira jamás reclamó el dinero y faltó a la obligación constitucional de «cuidar los fondos públicos». Iniciar una demanda con ese propósito implicaba admitir la comisión de delitos que, pese a la evidencia y las acusaciones ante fiscales y jueces, siempre se han negado. El exsenador Luis Fernando Salazar intentó recuperar lo incautado por el Gobierno de Estados Unidos e incluso viajó varias veces a San Antonio, Texas, con ese propósito. Empero, la respuesta siempre fue la misma: solo la parte afectada puede reclamar la devolución.

En junio de 2016, mientras Andrés Manuel López Obrador denunciaba la corrupción del sistema y recorría el país en busca de votos, el grupo parlamentario del PAN en el Senado denunció al exgobernador y exlíder del PRI Humberto Moreira ante la PGR por lavado de dinero, enriquecimiento ilícito, cohecho, fraude, encubrimiento y peculado. «Presentamos esta denuncia para pedirle a las autoridades mexicanas que hagan el trabajo que hace Estados Unidos. Sería lamentable que los coahuilenses tengan que esperar a que la justicia llegue a México, en este caso, por la justicia de un país extranjero y que sean las autoridades de otro país las que pueden terminar con la impunidad de la que ha gozado Humberto Moreira», declaró el político lagunero (SinEmbargo, 26.07.16).

Salazar regresó a la PGR el 29 de septiembre de 2016 -cuarto año de Peña Nieto en el poder-, para denunciar al gobernador Rubén Moreira por el desvío de 475 millones de pesos a empresas fantasma -60 millones en la Secretaría de Salud para la supuesta compra de medicamentos-. «Es una denuncia en contra del priismo y del “moreirato” que insiste en querer robarle el futuro a las familias coahuilenses. El delito puede ser peculado porque se advierte un enriquecimiento con dinero público para un particular», expuso.

Según testimonios y declaraciones de testigos protegidos e informantes de «alto valor» del Gobierno de Estados Unidos, el dinero distraído de la tesorería de Coahuila se utilizó para comprar medios de comunicación, plazas comerciales y concesiones mineras, entre otros negocios. La administración del presidente López Obrador podría investigar, a través de la Secretaría de Comunicaciones y la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda, la relación entre políticos y empresas de radio y televisión, directa o a través de prestanombres. Solo falta voluntad política. En el caso de la compra de medicamentos, la 4T descubrió que una parte del mercado lo controlaba el primer círculo de Peña Nieto y canceló los contratos. La investigación sigue en curso.
30 Junio 2020 04:05:00
Expediente abierto
LEl caso Moreira –compuesto por la megadeuda, el desvío de decenas de millones de dólares a Estados Unidos y paraísos fiscales y los vínculos entre políticos del estado y capos del crimen organizado denunciados en cortes de Texas– jamás ha interesado a la justicia mexicana. Atrapado en la guerra contra las drogas, Felipe Calderón carecía de fuerza para emprender acciones contra el Gobernador de Coahuila. Además, cuando el escándalo de la deuda se destapó, a mediados de 2011, la carrera presidencial ya estaba en marcha y los gobiernos del PRI patrocinaban la candidatura de Enrique Peña Nieto.

Peña defenestró a Humberto Moreira de la jefatura del PRI el 2 de diciembre de 2011 para descontaminar su campaña, pero desde la Presidencia lo protegió. Incluso facilitó su liberación del penal de Soto del Real, el 22 de enero de 2016, una semana después de su detención en el aeropuerto de Madrid “en una operación contra el blanqueo de capitales y otros delitos” (BBC News, 15.0.16). “Al tomar el cargo, la deuda estatal ascendía a 323 millones de pesos (unos 25 millones de dólares) y al dejarlo ascendía a 32 mil millones de pesos (aproximadamente 2 mil 500 millones de dólares). Esa deuda, en parte, se financió de forma irregular a través de documentos falsificados, de acuerdo con reportes de prensa de ese entonces”, publicó la radiotelevisora británica.

Siempre ha existido la sospecha de que una parte de la deuda por alrededor de 40 mil millones de pesos –35 mil millones con bancos y 5 mil millones con proveedores– se desvió a la campaña de Peña Nieto. El premio para el político coahuilense habría sido la presidencia del PRI. Las denuncias presentadas ante la Procuraduría General de la República (PGR) por el exsenador del PAN, Luis Fernando Salazar –ahora diputado de Morena– y el empresario Armando Guadiana Tijerina –senador del mismo partido– no arrojaron resultados y acaso ni siquiera fueron investigadas. Mientras tanto, Coahuila dedica más de 4 mil millones de pesos anuales al pago de intereses.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, cuya principal bandera de campaña fue erradicar la corrupción y castigar a los políticos venales, se lava las manos y acusa a Calderón de negociar con el PRI la absolución del exgobernador. El expresidente desmintió la versión en su cuenta de Twitter; recordó tener “públicas diferencias” con Moreira e insinuó que en caso de arreglo, ocurrió en otro Gobierno. “Si existiese algún documento que lo exonere –de dudosa legalidad– debe haber sido, como usted dice, por ‘cochupos’ que la FGR debe castigar, le pido que lo haga”, (24.09.19).

López Obrador compitió por la presidencia en 2012, pero es difícil que dinero de la deuda de Coahuila haya entrado a su campaña, pues los Moreira lo apostaron todo por Peña Nieto. Sin embargo, en la elección de 2018 AMLO pudo haberse beneficiado con votos inducidos por el clan. En tal circunstancia, el candidato del PRI, José Antonio Meade, habría sido traicionado. No sería el primer caso, como le consta al exgobernador Enrique Martínez, quien, después de haberle allanado el camino a los Moreira para hacerse con el poder, recibió una puñalada por la espalda. La megadeuda afecta principalmente a los pobres que AMLO dice defender. En Estados Unidos el expediente dista mucho de estar cerrado, máxime después de que Jorge Torres López se declaró culpable de lavado de dinero.
29 Junio 2020 04:05:00
Represión y futurismo
La necesidad de contrapesos al presidente Andrés Manuel López Obrador colocó al Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, en una posición de liderazgo efímero en el club que promueve una nueva coordinación fiscal entre los estados y la Federación. El guanajuatense Diego Sinhué Rodríguez (PAN) se sumó al grupo para no dejarle el campo libre al exalcalde de Guadalajara. Alfaro, quien estuvo a cinco puntos de ganar la gubernatura al priista Aristóteles Sandoval en 2012, entusiasma a los opositores de AMLO.

Desde la emergencia sanitaria por el coronavirus, los gobernadores se reúnen semanalmente en sedes rotativas. Las rondas las iniciaron los de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas; después se unieron los de Colima, Durango, Jalisco, Michoacán y Guanajuato, ya con una agenda más amplia y electoralista. La renovación del Congreso federal, 15 gubernaturas, 2 mil 324 ayuntamientos y 30 legislaturas locales, el año próximo, será crucial para el futuro del país, pues incidirá en la sucesión presidencial de 2024. Uno de los aspirantes es Alfaro.

Sin embargo, a varios mandatarios los alcanzó la realidad. La deriva autoritaria de Alfaro le pasó factura el 4 de junio, en la víspera de la reunión en Tequila. La protesta por el asesinato del trabajador Giovanni López, el 4 de mayo, a manos de la policía de Ixtlahuacán, municipio gobernado por el PRI, desembocó en violencia frente al Palacio de Gobierno. El cineasta Guillermo del Toro, uno de los convocantes a la marcha, publicó en Twitter: “A más de un mes, no hay respuestas, no hay arrestos. No es abuso de autoridad. Es asesinato. El sinsentido –la locura absoluta– es que ocurra un asesinato a nombre de un asunto de salud pública”.

Alfaro quiso desviar la atención y acusó al Gobierno federal de atizar el conflicto, pero la presión social y política lo obligaron a moderar el discurso. Influidas por el asesinato de George Floyd el 25 de mayo en Mineápolis, asfixiado por un policía, las protestas por el caso Giovanni escalaron y se han convertido en bandera por los abusos de autoridad en el contexto de la pandemia. Alfaro simboliza el poder que no solo se arroga el derecho de prohibir a los ciudadanos salir de sus hogares, sino que además incita a la violencia contra ellos.

En Colima, el gobernador Ignacio Peralta, cuya primera elección, en 2015, la anuló el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación debido a la intromisión del Estado en el proceso, afrontó previamente un conflicto por el asesinato de siete policías estatales. El escándalo forzó la renuncia del secretario de Seguridad Pública, Enrique Alberto Sanmiguel. Peralta formó parte del equipo de transición del presidente electo Enrique Peña Nieto, junto con Luis Videgaray y Aurelio Nuño. Después fungió como segundo de a bordo del secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, quien falleció en abril. La Fiscalía General de la República lo investigaba por la Estafa Maestra y otros delitos de corrupción.

Además de compartir una zona donde los cárteles de la droga tienen fuerte presencia y acaso también influencia política, los gobernadores de Jalisco y Colima podrían estar unidos por otros intereses. Peña, sus secuaces y los grupos políticos y económicos beneficiarios por sus políticas privatizadoras pretenden protegerse a toda costa y recurren al ataque como la mejor arma de defensa. Alfaro se neutralizó a sí mismo por abrir su juego futurista demasiado pronto. En Guanajuato, la violencia tiene en jaque a Diego Rodríguez.


27 Junio 2020 04:01:00
Fraude cibernético
En la segunda entrega de la investigación «Se venden profes», publicado en la nueva edición del bisemanario Espacio 4, Renata Chapa detalla el mecanismo de un fraude cibernético al que hasta hoy no se ha prestado atención. Quizá las autoridades esperan a que el caso se convierta en tema nacional para actuar.

«Si visitamos la cuenta de Instagram “james.uchiha01”, en la parte inicial aparece el nombre “Jaime Mendoza” acompañado de una liga a YouTube. Al seleccionarla con un doble click, nos redirige al canal “Soy docente”. La persona que aparece en las fotografías de la cuenta de Instagram coincide con quien presenta los videos del canal de YouTube. Es el “profe Jaime”, como le escriben numerosos usuarios. Agradecidos, reconocen el trabajo del cada vez más popular “EduTuber”, es decir, del educador vía Youtube.

»El 30 de enero de 2019, tal y como lo consigna el “Insta” del maestro Mendoza, YouTube envió a su domicilio una moderna placa color platino para reconocer que el canal que creó y actualmente administra, “Soy docente”, había cruzado la meta de los 100 mil seguidores. En febrero de 2020, al maestro especialista en la producción de tópicos educativos vía YouTube ya lo seguían 250 mil personas. Y ahora, en plena expansión del coronavirus en México, el marcador de “Soy docente” reporta 342 mil suscriptores. En el video tutorial, Jaime Mendoza relata que lleva más de cinco años con “Soy docente”. Tiene a disposición más de mil 200 videos sobre un tema vertebral: el magisterio. El profe también cuenta con el canal “Mate-Blogs” (183 mil suscriptores) y “James Vlogs” (30 mil 600 seguidores).

»Recién iniciado el 2020, el 2 de enero, el maestro Jaime compartió en su canal un video con el nombre “Cursos que no sirven”, disponible en la siguiente liga:

youtube.com/watch?v=kxdY8Se5blg&t=329s. En el relato a cuadro, son descritas por el responsable de “Soy docente” varias de las triquiñuelas de algunos ofertadores de servicios vía Facebook. Prometen, con tarifas de atractivos descuentos, realizar tareas, exámenes -y algunos hasta garantizan la impresión de los certificados membretados- de evaluaciones y talleres que tienen impacto curricular en el gremio magisterial mexicano.

»Para que los crédulos cibernautas sientan la confianza de que tratan con profesionales en el ramo educativo -y con sólidos vínculos oficiales con el INE, con la Comisión Nacional de Derechos Humanos, con la Secretaría de Educación Pública y dependencias concretas (como es el caso de la Unidad del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, USICAM)- recurren al uso de los mismos nombres, logotipos, familias tipográficas, colores y denominaciones que aparecen en los sitios web que sí pertenecen a las instancias referidas.

»Otro de los anzuelos de los falsificadores digitales consiste en insertar calendarizaciones de exámenes que, a primera vista, le dan formalidad a la página de “Face”, alertan al usuario y comienzan a subir la adrenalina. Sin embargo, tal como lo puntualiza el profesor Mendoza, las examinaciones están desfasadas. Ya fueron aplicadas meses atrás. Aun así, en peligrosas páginas de Facebook -las que un día se enmascaran con un nombre; y, al otro, lo cambian- son vendidos los servicios por 200 o 300 pesos para que “un alguien” presente dichas pruebas y, por supuesto, obtenga calificación aprobatoria. Caso contrario es el de la venta de servicios y materiales para el cumplimiento de cursos y exámenes de admisión o de promoción que ni siquiera se sabe cuándo serán programados y menos cuál será la batería temática por evaluar».

Texto completo en:
http://www.espacio4.com
26 Junio 2020 04:00:00
Tsunami lagunero
La tradición periodística de Coahuila inició en La Laguna. Los diarios más longevos son La Opinión (1917; en 2011 cambió a Milenio) y El Siglo de Torreón (1921). Los señores Edmundo y Eduardo Guerrero, director y gerente del primero, fueron mis primeros jefes entre fines de los 60 y principios de los 70. Décadas después, cuando dirigía Noticias de El Sol de La Laguna, me hice amigo de don Antonio de Juambelz, director del periódico cuyo lema era congruente con su línea editorial: «Defensor de la comunidad». Don Antonio se distinguió por su acendrado anticentralismo. Hasta finales de los 80 del siglo pasado, los gobernadores nombraban incluso al jefe de Tránsito.

En el sexenio de Eliseo Mendoza Berrueto los presidentes municipales integraron libremente sus equipos de trabajo. La relación de Rogelio Montemayor con Mariano López Mercado nunca fue buena y el alcalde renunció. Mariano no había sido el candidato del gobernador; descuidó las finanzas y se echó encima la sociedad civil. Un año después, Torreón registró su primera alternancia con Jorge Zermeño (PAN), quien ha ocupado la Alcaldía en tres ocasiones; y Saltillo, la segunda con Manuel López Villarreal, del mismo partido.

Además de ser la capital del periodismo, Torreón también ha sido escuela de periodistas y fotógrafos; uno de estos, heroico: Enrique Jaramillo (La Opinión), quien, por salvar la vida de una mujer y su hijo, atrapados en un coche sobre el cual habían caído cables de alta tensión, murió por una descarga eléctrica. En el mismo diario trabajaban reporteros gráficos brillantes: el Negro Ochoa, Jesús Frausto y los hermanos David y Leopoldo Jiménez, los cuales, como yo, emigraron después a Noticias. Los fotógrafos insignia de El Siglo eran Rodolfo Woessner y Ramón Sotomayor. A todos ellos traté y con cada uno estoy agradecido.

En la dirección de Noticias tuve más amigos fotógrafos: Enrique “El Venado” Marrufo, Armando Muruato y Pascual Martínez, Pama. Con Marrufo cubrí el cambio de los reos de la cárcel de Torreón al Centro de Readaptación Social (Cereso). Montamos guardia de las 10 de la noche a las seis de la mañana, pues la hora se mantuvo en secreto por razones de seguridad. El dispositivo resultó indigno. Aunque la distancia era de unos 10 kilómetros, algunos internos fueron trasladados en camiones blindados sin oxigenación. “¡Humanidad!” El clamor, de uno de los prisioneros deshidratados, ocupó las ocho columnas de nuestro periódico.

En Saltillo trabajé con un fotógrafo de primera línea: don Héctor García Bravo (Premio Nacional 1972) y con José Refugio Hernández. También compartí jornadas con Adolfo González (Premio Nacional 1975), Víctor Vanegas y con el incansable Gabriel Berumen. La amistad de Félix Riojas, igualmente, me distingue. El tema lo inspira el recuerdo de otro amigo entrañable: Toño Mena. Lo conocí cuando me iniciaba en La Opinión e iba a su casa de la avenida Abasolo por papel fotográfico (Agfa).

De Toño —don Cacho para sus íntimos— es una de las mejores imágenes nocturnas del Río Nazas con el puente metálico y el caudal bañado de resplandor. Otra, bajo la luz de la Luna, es del Cristo de las Noas, custodio de la ciudad. Pero la fotografía que más me impresionó, captada hace 30 años o más, corresponde a la entrada de una tormenta de polvo que envolvió a La Laguna en la penumbra. El fenómeno se repitió este miércoles, pero ahora en forma de tsunami. Toño, con toda seguridad, lo retrató desde el cielo.

24 Junio 2020 04:01:00
Los Floyd de México
Si la muerte de George Floyd, el 25 de mayo en Minneapolis, no se hubiera grabado con teléfonos móviles ni propagado por las redes sociales, habría pasado como un asesinato más, producto de la brutalidad policial y del racismo exacerbado por el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Sin embargo, las imágenes del oficial Dereck Chauvin sobre el cuello de Floyd, de 46 años, detenido por pagar con un billete de 20 dólares supuestamente falso, le dieron la vuelta al mundo y provocaron oleadas de protestas, en algunos casos violentas, incluso frente a la Casa Blanca.

Responder con la Guardia Nacional empeoró las cosas, pues en lugar disuadir las manifestaciones las extendió a decenas de ciudades. En momentos críticos por la pandemia de coronavirus y cuando su reelección pende un hilo, el Presidente unificó a la élite de exlíderes militares, a jerarcas de la Iglesia y a expresidentes demócratas y republicanos en su contra. El general retirado John Allen, excomandante de las fuerzas de Estados Unidos en Afganistán, acusó: “No fue suficiente que los manifestantes hubieran sido privados de sus derechos de primera enmienda (relacionada con las libertades de culto, expresión y reunión pacífica); esta sesión de fotos (de Trump frente a la iglesia de Saint John’s con la Biblia en alto) buscó legitimar ese abuso con una capa de religión” (CNN, 04.06.20).

En Saltillo no hubo celulares que captaran el asesinato alevoso del migrante hondureño Marco Tulio Perdomo Guzmán, el 31 de julio de 2019, por agentes del Grupo de Operaciones Especiales. Existió, sí, una trama para falsear la verdad y acusar a Perdomo de disparar a la policía en un supuesto operativo contra narcomenudistas. Los agentes llegaron a cazar a un grupo recién salido de la Casa del Migrante de Saltillo, entre los cuales había niños como la hija de Marco Tulio, quien presenció el asesinato de su padre.

De no haber reaccionado a tiempo la Casa del Migrante y sus redes de apoyo, la versión oficial, desmentida después por las propias autoridades, habría prevalecido. El director Xicoténcatl Carrasco exigió poner “un alto a la crueldad institucional”, protección máxima para de los sobrevivientes y castigo para los responsables. También pidió reparar el daño, “todas las garantías de no repetición y seguridad para los defensores de derechos humanos”. La presión de medios nacionales y extranjeros también ayudó para que al asunto no se le diera carpetazo.

El 26 de mayo, en San Pedro, la Agencia de Investigación Criminal detuvo a Juan Antonio de la Rosa, de 35 años, quien, sin oponer resistencia, subió a una patrulla para su presentación en la Fiscalía General del Estado Delegación Laguna II. No fue hasta el día siguiente, al acudir a la dependencia en busca de información, cuando sus familiares recibieron la noticia de que Juan Antonio había sufrido un infarto mientras rendía declaración y fallecido más tarde en un hospital.

Sin embargo, en el reconocimiento del cuerpo, depositado en una funeraria, la viuda y la madre descubrieron “múltiples golpes en el rostro” de De la Rosa, quien, aseguran, no padecía cardiopatías. La víctima fue trasladada a la Fiscalía en una camioneta negra empleada como patrulla, según una nota de El Siglo de Torreón (27.05.20). El asunto está plagado de irregularidades. A diferencia de los casos de Floyd y Marco Tulio, ningún teléfono celular grabó la tortura a la que aparentemente José Antonio fue sometido. Todo abuso de autoridad debe ser investigado y castigado, no solo los de mayor exposición mediática. No hacerlo también es discriminatorio.
23 Junio 2020 04:00:00
La cultura del engaño
El presidente Andrés Manuel López Obrador redujo en 9 mil 175 millones de pesos el gasto en publicidad e imagen durante el primer año de su Gobierno. Un ahorro de 85% con respecto a los 10 mil 725 millones de pesos ejercidos por Enrique Peña Nieto en los 12 últimos meses de su Administración. Los contratos con periodistas y empresas asociadas, a quienes se pagaron mil 81 millones de pesos por concepto de “comunicación social y otros servicios” en el periodo 2013-2018, ya no se renovaron.

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai) ordenó el 8 de mayo de 2019 a la Presidencia de la República revelar nombres y cifras. La lista se filtró y ardió Troya.

En la nómina de personas físicas y morales figuran, en orden descendente según los montos facturados, que van de los 251 millones a los 412 mil pesos: Joaquín López-Dóriga, Enrique Krauze, Federico Arreola, Óscar Mario Beteta, Beatriz Pagés, Raymundo Riva Palacio, Ricardo Alemán, Pablo Hiriart, Adela Micha y 30 más (Proceso, 24.5.19).

¿Explican los recortes la animadversión de la mayoría de los medios de comunicación y de la comentocracia hacia López Obrador? Podrían influir, pero no la determinan; al menos, no en todos los casos.

Los mass media y los columnistas en general eran intocables, pero ahora no solo perdieron influencia política e ingresos, cuya licitud defendieron cuando se publicó el listado, también han sido exhibidos y descalificados.

AMLO da motivos de sobra para la crítica y eso lo aprovechan analistas y columnistas, no solo quienes prestaban servicios a la Presidencia de la República. Peña Nieto, acaso por pródigo, recibió un trato menos rigorista de la prensa, pero la sociedad lo castigó en las urnas.

De acuerdo con Ana Cristina Ruelas, directora de Artículo 19 en México y Centroamérica, Peña Nieto gastó 60 mil 237 millones de pesos en publicidad durante su sexenio. El 48% se concentró en 10 empresas y el resto se distribuyó en 850 medios (Aristegui Noticias, 03.04.19).

En opinión de Ruelas, la concentración del dinero público en los grandes medios era “justo para acompañar esta cultura del engaño” y de las narrativas del Gobierno federal. Junto con el colectivo Medios Libres, Artículo 19 insiste en la abrogación de la Ley de Comunicación Social o “Ley Chayote” aprobada por el Congreso en el Gobierno de Peña. En un informe reciente, la organización cifró en mil 550 millones de pesos el gasto publicitario en el primer año de López Obrador.

Sin embargo, advierte de que una tercera parte del presupuesto lo absorbieron tres empresas: TV Azteca (168.5 millones de pesos), Televisa (167.9 mdp) y el diario La Jornada (112.4 mdp) con “criterios opacos”.

El periódico El Universal y los grupos Milenio, Radio Fórmula, Imagen (Excélsior e Imagen Televisión) y la Organización Editorial Mexicana (OEM), que en el sexenio pasado formaron parte de las 10 empresas que más publicidad recibieron del Gobierno de Peña Nieto, han sido relegados por la 4T. AMLO llegó al poder sin los medios –e incluso en contra de la mayoría– y gobierna sin ellos. Cada día informa y los refuta.

“Hay quienes defienden la política de comunicación de AMLO, pues argumentan que ‘las mañaneras’ son un ejercicio inédito de apertura, una dinámica que ha desterrado las viejas prácticas de censura, que el Presidente solo está expresando el hartazgo popular hacia la prensa corrompida y tiene derecho a defenderse”, dicen Marcela Turati y Javier Garza en un artículo publicado por The New York Times (07.08.19).
22 Junio 2020 04:00:00
AMLO: mala prensa
Pocos presidentes han tenido tan mala prensa como Andrés Manuel López Obrador. En parte, porque ninguno la refutó ni recortó el presupuesto para publicidad e imagen, y menos aun abrió la información sobre el pago a periodistas por concepto de divulgación y “otros servicios”, como lo ha hecho el Gobierno de la cuarta transformación. La costumbre era condescender con los medios de comunicación y tratar bien a los columnistas, así fueran pícaros o
barbajanes.

En el fondo se trataba de valores entendidos. La mayoría de los presidentes había ganado en elecciones fraudulentas y buscaba legitimidad y consensos, no ahondar más los conflictos. De esa manera se acorazaban frente a escándalos de corrupción y de otro tipo. En esa relación, empresarios mediáticos devinieron contratistas del Gobierno y muñidores: colocaban a incondicionales en puestos de la Administración, promovían candidaturas y sentaban en sus mesas a procuradores, magistrados y funcionarios de alto perfil. El modelo se reprodujo en los estados.

Peña Nieto excedió todos los límites. Además de torpe, ha sido uno de los presidentes más venales junto con Miguel Alemán y Carlos Salinas, cuya relación con algunos mass media, en especial con la televisión, fue más allá del simple intercambio de favores. Heredero de la cultura de Atlacomulco según la cual el dinero todo lo compra, Peña gastó en su sexenio más de 60 mil millones de pesos en medios afines y desdeñó a los adversos. De nada valió, pues terminó como el Presidente peor calificado.

Lo anterior permite extraer una lección: los medios y periodistas que más aplauden y siguen a pie juntillas los dictados del poder no son los mejores puentes entre sociedades cada vez más críticas y gobiernos cada vez menos creíbles. Para el “telepresidente” Peña las cosas marcharon al principio más o menos bien. Ovacionado por la oligarquía, en febrero de 2014 apareció en la portada de la revista Time como el “salvador de México”. Las reformas pactadas con el PRI, PAN y PRD eran su carta de presentación en las ligas mayores. La educativa y la energética ya fueron revertidas.

Diez meses después, el pedestal se convirtió en paredón. El 9 de noviembre, Aristegui Noticias presentó un reportaje sobre la compra de una mansión de 7 millones de dólares a Grupo Higa, contratista del Gobierno, por parte de la primera dama Angélica Rivera. El escándalo dio la vuelta al mundo, la imagen de Peña se pulverizó y a López Obrador le sirvió la presidencia en bandeja de plata. Indefendible, la cleptocracia se hundió en su propia inmundicia y, de alguna manera, arrastró a los medios y periodistas que hicieron la vista gorda.

Impugnado por la mayoría de los medios y líderes de opinión en sus tres candidaturas presidenciales, López Obrador dio la vuelta a la tortilla. El periodista Jorge Zepeda Patterson, cuya posición enfurece a los antagonistas de AMLO, escribió al respecto: “El pulso entre el Presidente y la llamada comentocracia es inédito en el país. Por lo general el Gobierno en turno solía afrontar algunas plumas críticas, pero el aparato publicitario y de comunicación terminaba por conseguir una cobertura favorable o comprensiva con el soberano, por más que hubiera excepciones. Hoy el panorama se ha invertido. La mayoría de los periodistas estelares, los que cuentan con cientos de miles o millones de seguidores en redes sociales, tunden al Presidente”.
¿Y qué ha pasado? Hasta hoy, nada.
20 Junio 2020 04:05:00
Renuncia al oficio
Fernando Todd Siller, amigo cuya defensa de los derechos humanos empezó antes que el tema formara parte de la agenda nacional, me escribe: “Ciertamente extrañaremos a don Raúl, tal vez más de lo que imaginamos”. Cuando Saltillo se convulsionaba por la designación del dominico Vera López, el sacerdote lagunero Jesús de la Torre me dijo: “Si no lo quieren, mándennoslo a Torreón”. Años atrás, el obispo de esa Diócesis había tratado de disuadir una marcha ciudadana contra la inseguridad y la corrupción. La réplica de un empresario fue demoledora. El periodista Javier Mariscal escribe en Espacio 4 (642):

“El obispo Raúl Vera ha puesto el pecho por indígenas, migrantes, mineros del carbón, deudos de la mina Pasta de Conchos, la comunidad LGBT, las trabajadoras sexuales y los familiares de desaparecidos por la guerra contra el crimen organizado. Con el mismo ahínco apoyó a los electricistas despedidos en masa por la paraestatal Luz y Fuerza del Centro, y res-palda la defensa del agua y la tierra en comunidades que prevén riesgos de contaminación o desabasto vinculados a proyectos promovidos por diferentes gobiernos y empresas.

“Sus convicciones no son algo novedoso, afirma, ‘todo está escrito en el Evangelio’. No obs-tante, a la par de sus ‘batallas en la calle’, también cava trincheras al interior de la Iglesia. Según dice, le ha costado trabajo conseguir el cambio de mentalidad que se requiere para que todos los sacerdotes a su cargo se apeguen a los preceptos del Concilio Vaticano II, columna vertebral en la cual busca cimentar su pastoral diocesana, en tanto se hace efectivo su retiro como obispo.

“Así lo manifestó el pasado 1 de junio en un diálogo abierto con la sociedad a través de un enlace en la red de Facebook, evento en el que informó que la carta en la que ha redactado su renuncia ya había sido enviada a la Nunciatura Apostólica Me-xicana, órgano que la hará llegar al papa Francisco.

“Aclaró que se trata de un acto protocolar que el derecho canónico establece en el Ca-non 401.1: ‘Al obispo diocesano que haya cumplido 75 años se le ruega que presente la renuncia de su oficio al Sumo Pontífice, el cual proveerá teniendo en cuenta todas las circunstancias’. Vera cumplirá esa edad el domingo 21 de junio, fecha que este año coincide con la celebración en México del Día del Padre.

“El fraile dominico dijo que la designación de un sucesor depende enteramente de su Santidad y que no necesariamente ocurrirá de inmediato. Recordó que en el caso del obispo emérito Francisco Villalobos, Juan Pablo II tardó cuatro años en hacer efectiva su renuncia –el nombramiento de Vera como suplente ocurrió en 1999, cuando Villalobos estaba a dos meses de cumplir 79 años–.

“A modo de monólogo, fray Raúl leyó y respondió preguntas de la gente. Explicó que dejar de ser obispo titular no es un impedimento para que celebre misas o administre sacramentos, así como tampoco lo exime de sus votos de obediencia al Papa o al superior de la orden de los dominicos. Además, aclaró que el celibato y el voto de pobreza son asuntos de observación permanente.

“Al principio la gente se espantaba porque veían que hablaba yo de ciertos temas; les parecía que me metía mucho en política, pero sucedía que aquello de lo que yo hablaba el domingo, por ahí una televisora (local) se encargaba de ‘darle la vuelta’ el lunes, y eso generaba confusión; sin embargo, la realidad ha hecho que la gente entienda que las palabras, las advertencias y los señalamientos eran necesarios, que no correspondían con lo que se les hacía creer; su actitud ya ha cambiado mucho y sí responden al llamado de la Diócesis”.

19 Junio 2020 04:05:00
Simbiosis de poderes
La actitud indiferente y hostil del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) hacia a los gobernadores también la muestra con los medios de comunicación y los columnistas. Desde su perspectiva, ni a unos ni a otros debe nada. La mayoría de ellos, por convicción o por consigna, lo atacó en tres campañas consecutivas; no obstante, ganó con la votación más abultada. Cuando el partido dominante y sus gobiernos perdieron legitimidad, la prensa afecta al poder devino soporte de presidentes y gobernadores y obtuvo mayor influencia.

La simbiosis resultó provechosa para ambas partes, mas no para la sociedad y menos para la democracia. Dueños de medios se convirtieron en políticos y adquirieron, con dinero del erario y a través de prestanombres, estaciones de radio, televisión y periódicos. Una parte de la megadeuda de Coahuila se utilizó en esos fines. Así, los responsables del quebranto pueden cuidar sus intereses, permanecer impunes y presionar al gobierno de turno. A escala nacional, el capitalismo de compadres le permitió a Ricardo Salinas Pliego -hoy consejero de AMLO- adquirir TV Azteca con un préstamo de Raúl Salinas de Gortari, hermano del entonces Presidente.

AMLO conoce esas historias y sabe que la mayoría de los grupos mediáticos y líderes de opinión perdieron respaldo social e incluso credibilidad debido a su adosamiento al poder político y económico; de otro modo, quizá jamás habría ganado la presidencia. Esa situación le permite afrontar a los medios de comunicación -con Reforma y El Universal la ojeriza es mutua-, descalificar a sus críticos e ignorar olímpicamente a sus detractores.

Luis Echeverría orquestó el golpe contra Excélsior para deponer a Julio Scherer; López Portillo boicoteó a Proceso bajo el argumento de no pagar para ser golpeado; y a Peña Nieto se le atribuyó el despido de Carmen Aristegui de MVS Radio por la investigación de la casa blanca adquirida por su esposa a un contratista del Gobierno. Sin embargo, ningún presidente se había confrontado abierta y sistemáticamente con los medios. Tenían, sí, predilección por ciertas empresas, periodistas y columnistas e incluso listas negras, pero raras veces hacían públicas sus fobias.

Peña explotó en una ocasión contra sus críticos por expresar sospechas sobre la detención de los exgobernadores Tomás Yarrington (Tamaulipas) y Javier Duarte (Veracruz), en Italia y Guatemala, por lavado de dinero y otros delitos: «No hay chile que les embone. Si no los agarramos, porque no los agarramos; si los agarramos, porque los agarramos». Otra vez reprochó a la fuente de la presidencia por no aplaudir en sus eventos. AMLO también quiere ser ovacionado por la prensa. La réplica de los periodistas siempre ha sido la misma: «nuestro trabajo es informar, no aplaudir». Sin embargo, hay a quienes batir palmas se les da muy bien.

Antes la prensa internacional se ocupaba eventualmente de los presidentes de México. En una visita de Miguel de la Madrid a Estados Unidos, The Washington Post lo recibió con una columna de Jack Anderson donde lo acusaba de haber transferido más de 100 millones de dólares a bancos extranjeros. The Economist criticó a Peña Nieto por no entender que el problema de su gobierno era la corrupción. Pero ninguno había recibido una andanada de algunos de los principales periódicos del mundo (The New York Times, The Washington Post, The Financial Times y El País) por el manejo de la pandemia de coronavirus. AMLO no tuvo empacho en llamarlos mentirosos y faltos de ética.

17 Junio 2020 04:05:00
Mirar para otro lado
Entre los factores que posibilitaron la primera y la tercera alternancia en México resaltan: el agotamiento del sistema, infectado de corrupción; el deseo ciudadano de un cambio real; el papel de los medios de comunicación; y como trasfondo, el espíritu democrático del presidente Ernesto Zedillo.

La sana distancia con el PRI y la “reforma electoral definitiva” fueron clave. Candidato por accidente –debido al asesinato de Luis Donaldo Colosio–, Zedillo se convirtió “en garante de una transición pacífica” (El País, 03.07.20).

Zedillo plantó cara a su poderoso predecesor Carlos Salinas, quien se exilió en Irlanda tras una huelga de hambre por el encarcelamiento de su hermano Raúl, bajo cargos de corrupción y de tramar el asesinato del secretario general del PRI Francisco Ruiz Massieu.

Los magnates de la prensa, antes intocables, pusieron sus barbas a remojar cuando la Policía Federal detuvo al dueño de El Universal, Juan Francisco Ealy Ortiz, el 12 de febrero de 1996, acusado de evasión fiscal por 5.4 millones de dólares.

“Tras una noche de tensión, Ealy se presentó (…) con su abogado, el penalista Juan Velázquez (el mismo al que recurrieron en su día las familias Colosio y Salinas en sus respectivos casos), ante las oficinas de la Procuraduría General de la República (PGR), donde, tras presentar una breve declaración, fue trasladado en condición de detenido ante un juez penitenciario, quien decidió más tarde su libertad bajo fianza”, publicó El País al día siguiente. Zedillo respetó la institución presidencial y es el mejor calificado.

Los medios de comunicación, salvo excepciones, siempre se habían alineado al Gobierno de turno sin importar ideologías, conductas ni cómo obtuvo el poder. En el apogeo de Televisa, su entonces propietario Emilio Azcárraga se declaró “soldado del PRI”. Dos décadas después, el imperio televisivo fabricaría la candidatura de Enrique Peña Nieto y su matrimonio con la actriz Angélica Rivera, el cual terminó con el sexenio.

Entrevistado por Forbes México (24.08.16) cuando el Gobierno de Peña hacía agua por todas partes, el actual presidente de Televisa, Emilio Azcárraga Jean, calificó de “leyendas urbanas” la telecandidatura y la militancia priista del consorcio.

Sin embargo, para The Guardian no lo eran. Previo a las elecciones de 2012, el diario británico publicó un reportaje sobre una supuesta alianza entre Televisa y Peña Nieto para apoyar su campaña. Según documentos revisados por el rotativo, la cadena habría vendido “a importantes políticos un tratamiento informativo favorable en sus noticieros y shows principales y usó los mismos programas para desacreditar a un líder de izquierda”.

Los archivos incluyen: “Una estrategia de medios detallada y explícitamente diseñada para elevar el perfil de Peña Nieto a escala nacional cuando este era Gobernador del Estado de México”; y otra “para torpedear la anterior candidatura a la Presidencia del candidato de izquierda Andrés Manuel López Obrador, que es el rival más próximo a Peña Nieto” (Aristegui Noticias, 08.02.12).

La campaña del cachorro de la cleptocracia costó más de 4 mil 500 millones de pesos –14 veces por encima del tope legal de 336 millones–, de acuerdo con el informe de una comisión legislativa presentado en 2014. La elección debió anularse, pero la mayoría de los medios miró para otro lado. Peña pagaría el favor con creces.
16 Junio 2020 04:05:00
Una lucha inacabada
Los medios de comunicación independientes desempeñaron un papel crucial en la alternancia por exhibir los abusos del poder y abanderar las demandas sociales de justicia y democracia. El triunfo del empresario panista Vicente Fox, selló el final de siete décadas de hegemonía del PRI. El 1 de diciembre de 2000, mientras Joaquín López-Dóriga moderaba una mesa de análisis con Diego Fernández de Cevallos, Gilberto Rincón Gallardo y Jaime Sánchez Susarrey sobre la transición política, el diputado priista Eduardo Andrade, en evidente estado de ebriedad, irrumpió en el estudio para “pedir la palabra, como en el Congreso, (…) porque los medios nos han cerrado las puertas”.

Mientras Andrade forcejeaba con personal de producción en el plató, López-Dóriga ordenó: “¡Déjenlo!... ¡déjenlo!”, y lo encaró: “Traes aliento alcohólico”. Andrade, encolerizado, descargó el índice derecho sobre el hombro y el tórax del periodista, quien advirtió de la agresión ante las cámaras. Sánchez, analista político, observaba atónito la escena. Fernández, entre sorprendido y serio, esbozaba una sonrisa, y Rincón, excandidato presidencial del Partido Social Demócrata en las elecciones de ese año, parecía no dar crédito al atropello.

Como si el culto al Presidente no hubiera sido piedra angular del sistema dominante, Andrade –ya en la mesa– recriminó al entonces conductor estrella de Televisa: “No puedes dar todo el espacio al endiosamiento que hoy han dado los medios a un Presidente electo formalmente que violó la Constitución (…). Al momento mismo de hacer su protesta fue a arrodillarse a una sola de las profesiones religiosas –antes de asumir, Fox visitó el santuario de Guadalupe– respetables todas, pero insultó a quienes no son republicanos, a quienes no son guadalupanos; insultó a los judíos, a los protestantes, a los que tienen otras religiones…”.

Menos exaltado, Andrade se quiso lavar la cara: “Pude haber cometido un error, pero impulsado por la necesidad de abrir espacios para mi partido. Discúlpame (Joaquín) si cometí un error contigo”. López-Dóriga replicó con una ironía: “Esta no era una mesa de partidos políticos, sino de ‘personalidades’”. Vociferante y con el rostro embotado, Andrade –excomentarista deportivo de Televisa– representaba la imagen de un régimen herido de muerte cuya agenda había impuesto a la mayoría de los medios de comunicación durante 70 años. El episodio fue uno de los más penosos, justo cuando el país daba el primer salto a la democracia.

Contrario a la condición sine qua non del exlíder cetemista Fidel Velázquez, según la cual si el PRI había obtenido el poder por las armas, solo “a balazos, y no con votos, podría perderlo”, la alternancia resultó pacífica. Tras múltiples elecciones fraudulentas para imponer a los candidatos del partido fundado por Calles en 1929, el cambio lo decidieron casi 16 millones de mexicanos cuyo sufragio favoreció a Fox (PAN). Sin embargo, la lucha por la democracia, ardua y fatigosa, no inició ni terminó en 2000.

Una de las sucesiones más controvertidas y violentas ocurrió en 1988. Francisco Javier Ovando y Román Gil Heráldez, operadores políticos de Cuauhtémoc Cárdenas, candidato del Frente Democrático Nacional (FDN), fueron asesinados cuatro días antes de las elecciones. Mientras el país ardía en protestas por las denuncias de fraude, el líder del PRI, Jorge de la Vega, declaraba “contundente, legal e inobjetable”, la victoria de Carlos Salinas de Gortari. El PRD –sucesor del FDN– registró en ese sexenio la muerte violenta de al menos 400 militantes.
15 Junio 2020 04:01:00
El obispo insumiso
Si alguien está curtido en luchas sociales y ha pagado el costo por defender la dignidad y los derechos de los pobres frente a los poderes públicos y fácticos –acoso, amenazas, campañas mediáticas e infamias– es el Obispo de Saltillo Raúl Vera López. Premio Rafto para los Derechos Humanos 2010 y candidato al Nobel de la Paz en 2012, el dominico espera la respuesta del papa Francisco sobre su renuncia. El propio Jorge Bergoglio, en acatamiento de la norma, dimitió en 2013 como arzobispo de Buenos Aires al cumplir 75 años. Pero en lugar del retiro le esperaba la Cátedra de Pedro.

Sobre la Orden de los Predicadores (o Dominicana, en honor de su fundador Domingo de Guzmán, en 1215) a la que Vera pertenece, se dice que son “los perros del Señor” por la analogía entre las palabras latinas Dominicanus (Dominicos) y Domini Canis. Sin embargo, no se trata solo de una anécdota o de un simple juego de palabras. Según la tradición oral, la madre de De Guzmán, antes de dar a luz, soñó que un perro blanquinegro salía de su vientre con una antorcha encendida en la boca, y que a su paso la tierra se incendiaba. Fue en el monasterio de Santo Domingo de Silos donde su visión halló respuesta: su hijo, mediante la predicación, inflamaría el fuego de Cristo en el mundo.

La icnografía de la orden dominica es rica en esa imagen. El sabueso con la antorcha siempre luminosa acompaña al santo lo mismo en cuadros que en estandartes, en estatuas que en pinturas al fresco; asimismo custodia en capiteles el “árbol del Señor”. El escudo de armas y el hábito dominicano también son blanco y negro, símbolos de “pureza y penitencia, muerte y resurrección”. Sin completar aún los 20 predicadores, Domingo de Guzmán los dispersó por el mundo con un argumento irrefutable: “El trigo amontonado se pudre, esparcido produce mucho fruto”.

Nacido en Acámbaro, Guanajuato, fundada por misioneros franciscanos en 1526, lo que distingue a Vera en 32 años de trabajo pastoral en Ciudad Altamirano, San Cristóbal de las Casas y Saltillo, es la claridad de su mensaje y la congruencia de sus actos. Su nombramiento por el papa Juan Pablo II, el 30 de diciembre de 1999, fue un revulsivo. La oligarquía local le hizo la cruz, los gobiernos –sobre todo el de los Moreira– le declararon la guerra por exhibir sus excesos y corruptelas. La prensa oficialista le ha inventado mil historias.

La imagen de “campeón de los derechos humanos” que Moreira II se fabricó para lavar la cara del clan por las masacres en Allende y Piedras Negras y las innumerables desapariciones forzadas en el estado, se hizo pedazos el 6 de julio de 2017 cuando la Federación Internacional de Derechos Humanos, el Centro de Derechos Humanos Fray Juan de Larios y 80 organizaciones más presentaron ante la Corte Penal Internacional la comunicación, México: Asesinatos, Desapariciones y Torturas en Coahuila de Zaragoza Constituyen Crímenes de Lesa Humanidad.

A Vera se le ha llamado “rebelde” o “rojillo” como a otros obispos: Marcel Lefebvre, Sergio Méndez Arceo y Samuel Ruiz; al francés, por sus críticas al Concilio Vaticano II; y a los mexicanos, por la influencia del sínodo en su tarea pastoral y su activismo social dentro de la teología de la liberación en el contexto de América Latina. Incómodo para la jerarquía católica, el poder político y las oligarquías –igual que Vera– Ruiz fue visitado en su tumba por el papa Francisco. El Papa tiene hoy en sus manos el futuro del frayle dominico que en 2016 le acompañó en toda su gira por nuestro país.
13 Junio 2020 04:01:00
Se venden profes
La periodista, escritora y promotora cultural Renata Chapa advierte sobre un posible fraude magisterial. El tema puede interesar a las autoridades educativas. Bajo el título sugestivo de «Se venden profes», «Espacio 4» publica el texto completo en su nueva edición.

«“Decente”, “conveniente”, “apropiado” son los términos que, según lo explica la etimología, están relacionados con la palabra “docente”. El caso del sustantivo “maestra(o)” es un derivado de “magister”: el “más mejor”, en traducción literal; es decir, el más competente, el más conocedor, el que tiene “maestría” a diferencia de otros. Y “profesor” tiene una doble raíz latina, “pro” o “delante de” y “fatēri” que significa “hablar” (delcastellano.com). Es decir, el que enseña a los demás.

»Entre la triada de definiciones y el siguiente relato pueden existir dos tipos de distancia, la abismal y la corta. Dependerá de la medida tomada por la regla ética de cada quien y la valoración del comportamiento de los protagonistas de la siguiente narración nacida, precisamente, en la virtualidad.

»Unas cuantas semanas antes de la llegada del Covid-19 a México, un grupo de maestros y maestras de distintos niveles educativos -desde preescolar hasta posgrado- comenzaron a intercambiar frases de radical descontento en un espacio de comunicación electrónica con admisión restringida. De las más distintas maneras manifestaban su molestia sobre un tema añejo, de sobra conocido por ellos. Tanto así que no entraban en detalle al compartir sus sarcasmos o en la reprobación directa del hecho. Un nuevo integrante del grupo virtual pidió que le dieran contexto. La bomba tronó.

»Circuló una publicación en la que tres usuarios de Facebook ofrecían sus servicios -desde los 50 a los 400 pesos- para resolver distintos cursos del modelo educativo de la Nueva Escuela Mexicana. Los anunciantes lanzaban sus anzuelos con este tipo de párrafos: “Cuento con las 4 evaluaciones con 100. Aprovecha ya que solo tienes 1 intento para hacerlo bien. $100 solo por hoy las respuestas de los 4 módulos”; “Curso Habilidades docentes para la nueva escuela mexicana. Costo $400 pesos. Garantizado 10.0 en los 4 módulos, pero solo hoy $360. No te arriesgues a fallar en tu único intento y asegura tu porcentaje en el proceso de admisión. El pago se realiza ya terminado el curso”; “Curso de habilidades docentes de la nueva escuela mexicana $50 por los cuatro módulos resueltos con una calificación de 100%. Tenemos muchas pruebas que nos avalan ofreciendo el mejor servicio”.

»Los docentes, en aquel “chat”, intercambiaron sus puntos de vista. Señalaban que, con seguridad, esos tres comerciantes con perfiles de supuestos especialistas en educación, eran muy probablemente amos del fraude porque el examen referido bien podía ser el del 2019 y ni cómo iban a darse cuenta los ilusionados, ingenuos y no menos corruptos compradores. Señalaban que, si en realidad se tratara del examen vigente, real, de los contenidos del curso mencionado, no venderían las respuestas a esos precios tan bajos. (…)
»¿”Fake news” o la realidad al descubierto? La investigación debe continuar. Una página de Facebook, comentan en el grupo, es la más aguerrida en contra de estos delincuentes de la formación docente. La liga es compartida y las revelaciones continúan. ¿Docentes decentes? ¿Maestros con maestría? ¿Profesores que hablan enfrente y de frente? Más preguntas y, sobre todo, más respuestas en la próxima entrega».
12 Junio 2020 04:00:00
Leyes: voto del cambio
La universidad pública ha sido fuente de corrupción y trampolín político. También ha servido de caja chica de gobernadores como pasó en la UAdeC durante el moreirato. Algunos rectores resolvieron sus problemas económicos, adquirieron propiedades en el extranjero y otros ahora son empresarios.

El hotel de Mario Ochoa, en Bella Unión, se construyó a la par que el campus de Arteaga. En la investigación sobre la Estafa Maestra, Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad descubrieron que ocho instituciones públicas de educación superior cobraron mil millones de pesos de comisión por triangular 7 mil 620 millones a empresas fantasma.

Las universidades, al igual que las administraciones estatales, afrontan problemas financieros por las políticas de austeridad y control dispuestas por el presidente López Obrador, pero también por las deudas heredadas.

La UAdeC está lastrada por su instrumentalización por parte del gobernador de turno. Rubén Moreira fungió como rector de facto y como tal se pavoneaba, incluso llegó a jactarse de que tres exalumnos de la Facultad de Jurisprudencia dirigían los poderes del Estado: el Ejecutivo, él; el Legislativo, Fernando de las Fuentes; y el Legislativo, Gregorio Pérez Mata. ¿Motivo de orgullo o vergüenza para la institución? Los tres, en sus ámbitos, tienen responsabilidad en la megadeuda.

Con egresados así y otros de la misma ralea, la Facultad de Jurisprudencia difícilmente obtendrá blasones en el escenario nacional. Las clasificaciones las encabezan las pertenecientes a la UNAM, la Panamericana, la Iberoamericana, el ITAM, la Escuela Libre de Derecho, el CIDE, la Autónoma de Nuevo León y la de Puebla, entre otras.

La mayoría son privadas y las públicas operan bajo estructuras y formas de gobierno que les permiten cumplir sus objetivos, el principal de los cuales consiste en preparar a sus alumnos con modelos de excelencia.

Jurisprudencia ha pospuesto la elección de director debido a la pandemia de Covid-19, pero a la Facultad la afectan otros virus: el del acoso sexual, y sexteo –de lo cual sabe mucho uno de los aspirantes; el alfil de Rubén Moreira para más señas–, el tráfico de influencias y la corrupción.

El cargo también se ha utilizado para satisfacer la hibris exaltada de directores arrogantes que utilizan sus credenciales para deslumbrar a incautos y obtener ventajas y privilegios siempre con dinero del erario.

Entiendo que la competencia se decidirá entre dos y que pretendientes casquivanos arrojaron la toalla, no sin antes inventar amenazas y teorías conspiratorias, las cuales, de existir, deben ser denunciadas y probadas por elemental decoro.

Quien sí tiene un abultado expediente sobre conductas reprochables e incluso constitutivas de delito, según he leído, es el candidato moreirista. En la columna del 7 de febrero pasado escribí sobre el tema: “Jurisprudencia no debe tirar por la borda la oportunidad de romper círculos viciosos y abrirse a nuevos horizontes”.

Hoy lo refrendo.

El daño causado por el clan al estado, a la UAdeC y a las instituciones en general es demasiado como para concederle también la Dirección de Jurisprudencia. ¿No le basta con tener sembrados aviadores, diputados, magistrados y funcionarios cuyos sueldos y guardaespaldas pagan los coahuilenses con sus impuestos? Quienes conocen mejor la situación de la Facultad y padecen sus vicios y cacicazgos son sus alumnos y profesores. Toca a ellos defenderla y no vender su voto por un mendrugo.
10 Junio 2020 04:00:00
Después del virus
La Covid-19 permanecerá en nuestras vidas, en los medios de comunicación, en las redes sociales y en la conversación cotidiana por mucho tiempo. Lo mismo ocurrió con el VIH/sida, el cual ya se ha cobrado más de 32 millones de vidas alrededor del mundo, entre la confirmación de los primeros casos en 1981 y el año pasado, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. La agenda mediática seguirá centrada entonces en tres temas: uno secuencial, otro indeseado y el último anhelado: 1) la evolución del fenómeno y el declive de contagios y muertes; 2) nuevos brotes por descuidos o por suponer que el peligro ya pasó; y 3) el descubrimiento de la vacuna contra el patógeno, el cual, lamentablemente, llegó para quedarse.

Una de las lecciones del coronavirus es que de las crisis -sanitarias o de índole social, política o económica- se sale según se entra en ellas. Existen indicadores para proyectar el crecimiento, la pobreza y el empleo. También, alertas para advertir a las autoridades y a la población de sismos, huracanes y otros fenómenos. Las encuestas permiten vislumbrar el resultado de la próxima elección. Sin embargo, la ciencia aún no ha podido anticiparse al siguiente virus. Mientras, el estado de salud del planeta se deteriora aceleradamente y el cambio climático provoca nuevas calamidades.

Para los virus y las pandemias no existen recetas cuya aplicación produzca los mismos resultados. Depende de cómo haya tomado a cada país; de la confiabilidad y capacidad de sus líderes para gestionar la emergencia; de las condiciones del sistema sanitario y de la disciplina y estado general de la población para afrontarla. La política de privilegiar las ganancias y la recaudación sobre la salud, la publicidad engañosa, los malos hábitos alimenticios, el sedentarismo y la ausencia de planes para concienciar a la sociedad y revertir esas conductas, empiezan a pasar factura.

Después de China, India, Estados Unidos, Paquistán y Brasil, México es el país con más enfermos de diabetes en el mundo: 12.8 millones (Statista). Esa y otras patologías -presión arterial alta, enfermedades cardiacas y pulmonares y cáncer- pueden agravar los efectos de la Covid-19. El agotamiento y la impaciencia social por la cuarentena, el distanciamiento y otras restricciones impuestas por las autoridades son explicables. Máxime cuando, para millones de personas, la cesación de actividades no es opción, pues equivale, literalmente, a morir de hambre. La condición para salir es una: no arriesgarse ni exponer a otros.

Sorprendidos por una emergencia de proporciones inéditas que sacudió las estructuras de poder como ninguna otra, los jefes de Estado y de Gobierno han actuado según sus alcances y limitaciones. El comportamiento de la sociedad tampoco ha sido el mejor, pues mientras unos respetan las medidas de prevención, otros las desprecian. Los héroes de esta historia son los médicos, las enfermeras y todo el personal sanitario, sin cuyo compromiso la situación sería hoy más dramática.

Al final, cada cual será juzgado por sus actos. En el caso de las autoridades, el veredicto debe emitirse en las urnas según su desempeño y el resultado de su gestión frente a la crisis. Mientras tanto, no debemos permitir que el miedo y la incuria nos gobiernen. El mundo también superará esta adversidad. Lo importante es salir fortalecidos, aprender la lección, distinguir lo esencial de lo accesorio, lo coyuntural de lo trascendental, y buscar formas de convivencia más atentas a las necesidades de los demás.
09 Junio 2020 03:28:00
Retar a la muerte
Imágenes de gente infectada de coronavirus que salta de edificios o cae fulminada en las calles y pilas de muertos forman parte de la catarata de noticias falsas que infesta las redes sociales y aumenta la angustia colectiva. En 1938, el actor Orson Welles adaptó la novela La guerra de los mundos, del británico H. G. Wells, para una serie de radio. El público fue advertido de la ficción al principio del programa. Muchos no escucharon el aviso y tomaron por cierta la invasión alienígena. El pánico cundió en Nueva Jersey -donde supuestamente habían aterrizado marcianos- y Nueva York.

El formato de noticiario urgente dio verosimilitud a la obra. Los bonos de Welles, quien contaba 23 años, subieron como espuma. Su siguiente éxito fue en el cine. Ganó el Oscar al mejor guion original por El Ciudadano Kane; dirigida, escrita, producida y protagonizada por el oriundo de Kenosha, Wisconsin. El actual gobernador de ese estado, Tom Evers, por cierto, ha provocado la ira del presidente Donald Trump, pues está a favor de un confinamiento indefinido para proteger a la población de la pandemia de Covid-19. Trump, quien también ha manejado la emergencia sanitaria de manera errática, publicó en Twitter que «la gente quiere seguir con sus vidas» (Infobae, 15.05.20).

Modificada en 1949, La guerra se presentó en Ecuador sin prevenir al público -como sí se hizo en Estados Unidos- de la fantasía. La noche del 12 de febrero, locutores de Radio Quito cortaron un programa musical para avisar de la «invasión» con testimonios de ciudadanos que en realidad eran actores de radionovelas. Un ovni había sido avistado cerca de unas islas y otro sobrevolaba la región interandina, decían las versiones. Gente colmó los confesionarios de las iglesias, hubo suicidios y legiones se refugiaron en las montañas.

Solo cuando la situación salió de control los locutores revelaron el engaño. La reacción, sin embargo, no fue de alivio, sino de furia. El público acudió al edificio de Radio Quito para lanzar piedras y otros proyectiles. La violencia escaló y las instalaciones se incendiaron. El fuego se propagó a los talleres del diario El Comercio. Las autoridades informaron de cinco personas calcinadas y asfixiadas. La radiodifusora y el periódico reabrieron años después.

Welles pagó de otra manera. Acusado junto con su pareja mexicana Dolores del Río de comunista por el FBI, en 1948 se exilió en Europa. En 1956 regresó a Estados Unidos y reanudó su carrera cinematográfica. Seis décadas después, el coronavirus ratifica que la realidad supera a la ficción. Falta mucho por escribir sobre la nueva pandemia. Lejos de la genialidad de Welles, ganador de múltiples premios, están los políticos. Ellos causan pánico entre la población de otra manera, lo mismo en México que en Estados Unidos, en el Reino Unido que en Brasil.

Si en Estados Unidos una ficción como La guerra provocó pánico y en Ecuador violencia e histeria, suicidios y destrucción, hoy, frente a un virus invisible, letal y omnipresente, mucha gente, harta del encierro recomendado por la Organización Mundial de la Salud y por gobiernos sensatos, decide salir a la calle y retar a la muerte como si tal cosa. Así jamás podrá lograrse el ansiado aplanamiento de la curva de contagios y volverán a pagar justos por pecadores. A diferencia de la de Welles, la guerra contra el coronavirus es real y va para largo. Lo mejor es tomarla en serio.
08 Junio 2020 04:05:00
Brecha histórica
Fue el 19 de abril de 2013, frente al expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, cuando el presidente Peña Nieto lanzó el búmeran: “No te preocupes, Rosario”. Ese día, en Zinacatlán, Chiapas, el Mandatario mexicano puso en marcha la Cruzada Nacional contra el Hambre, copia del programa Hambre Cero de Lula, el cual, junto con otras acciones desarrolladas entre 2003 y 2010, liberó de la pobreza a 20 millones de personas según el Banco Mundial. Peña se quejó entonces de las críticas por el tinte electoralista de la estrategia.

Dos años después, un estudio de Gerardo Esquivel Hernández, publicado por Oxfam México, desinfló el triunfalismo oficial: “Nuestro país está inmerso en un ciclo vicioso de desigualdad, falta de crecimiento económico y pobreza. Siendo la decimocuarta economía del mundo, hay 53.3 millones de personas viviendo la pobreza. La desigualdad ha frenado el potencial del capital físico, social y humano de México; haciendo que en un país rico sigan persistiendo millones de pobres”.

Cuando se publicó el estudio, junio de 2015, la credibilidad de Peña Nieto ya se había hecho añicos por la masacre de Tlatlaya, la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa y el escándalo de la “casa blanca”, a los cuales se sumaría la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán un mes después.

Esquivel responde así a la pregunta sobre el destino de la riqueza nacional. “En términos de renta y capital, se encuentra concentrada en un grupo selecto de personas que se han beneficiado del poco crecimiento económico del que ha gozado México en las últimas dos décadas. Así, mientras el PIB per cápita crece a menos del 1% anual, la fortuna de los 16 mexicanos más ricos se multiplica por cinco”.

Sobre el tema, John F. Kennedy advierte: “Si una sociedad libre no puede ayudar a sus muchos pobres, tampoco podrá salvar a sus pocos ricos”. En la línea del economista francés Thomas Piketty, de cuyo libro El capital en el Siglo 21 hizo la revisión técnica en su traducción al español, Esquivel apunta al 1% que acapara la riqueza: “Vemos con preocupación la excesiva e indebida influencia de los poderes económicos y privados en la política pública y la interferencia que esto implica en el ejercicio de los derechos ciudadanos. Las personas más afectadas por esto son los pobres”.

Frente a ese panorama, Esquivel, quien funge de vicegobernador del Banco de México desde el 23 de enero de 2019, designado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, sugiere en su análisis Desigualdad Extrema en México: “La lucha que debemos emprender es por esas personas que se han quedado excluidas, sin voz, sin capacidad de participar en las decisiones que afectan sus vidas y las de sus hijos. La desigualdad limita el desarrollo del capital físico, social y humano necesario para mejorar las condiciones de vida y el bienestar de las personas”.

En el sexenio de Peña Nieto se gastaron 2.8 billones de pesos en 616 rubros para combatir las carencias sociales. Sin embargo, la población en situación de pobreza pasó de 53.3 a 52.4 millones, una disminución de apenas 2% según el informe del Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (Coneval) presentado en agosto pasado.

Peña, quien no se ha distinguido por proteger a las mujeres bajo su responsabilidad en momentos de crisis –Rosario Robles está en prisión desde agosto de 2019 por la Estafa Maestra–, quiso compararse con Lula, pero terminó convertido en símbolo de la peor pandemia nacional: la corrupción.

06 Junio 2020 04:05:00
Tormenta perfecta
Si antes de la pandemia de coronavirus los migrantes estaban expuestos a peligros y abusos en los miles de kilómetros que deben recorrer para cruzar nuestro país y acercarse a Estados Unidos, ahora están en el peor de los mundos. La necesidad es más grande que el miedo y el riesgo de contagiarse e incluso de morir, como advierte en el bisemanario Espacio 4 (641) el periodista Javier Mariscal.

“Contrario a lo que podría esperarse, la pandemia de Covid-19 no ha detenido el flujo migratorio que atraviesa México. Al contrario, la pobreza y la violencia siguen empujando a los americanos a un éxodo internacional que ya es considerado uno de los dramas humanitarios más preocupantes de la actualidad.

“Ni las vejaciones a las que se enfrentan en territorio mexicano, ni el hecho de que Estados Unidos sea el país con mayor número de infectados y muertos por coronavirus en el continente, los disuaden. Tampoco el precio de los traslados que cobran los coyotes, el cual se ha disparado por la emergencia sanitaria.

“En este contexto, muchos optan por pedir asilo: tan solo de enero a abril de este año, se han registrado 18 mil 230 solicitudes de refugio en México. Pero mientras las autoridades del Instituto Nacional de Migración revisan cada caso, los migrantes quedan expuestos no solo a contagiarse con SARS-CoV-2, sino a la inseguridad que se vive el país. De ahí que la Comisión Mexicana de Ayuda a los Refugiados (Comar) considere a los migrantes como una de las poblaciones más vulnerables en tiempos de emergencia sanitaria.

“‘Muchos migrantes viven la pandemia en países donde con frecuencia no son bien recibidos, donde no hay albergues y, por la cuarentena, tampoco garitas migratorias donde los reciban’, advierte el sacerdote y defensor de derechos humanos Alejandro Solalinde (El Universal, 21.05.20).

“El 23 de abril, la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos advirtió que las medidas adoptadas por los gobiernos de Centroamérica y México para contener la propagación del coronavirus están afectando en mayor proporción a los migrantes, refugiados y desplazados en la región. ‘Estas personas permanecen en campamentos improvisados, en situación de calle, en comunidades o centros de acogida, en los que no siempre se han implementado los protocolos sanitarios para protegerlas, según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud’, dice en un comunicado.

“Y si bien algunos migrantes tienen la suerte de recibir ayuda en albergues como el de Hermanos en el Camino, fundado por Solalinde en Ixtepec, Oaxaca, este y otros refugios, como la Casa del Migrante de Saltillo, han tenido que limitar el acceso para evitar contagios. Además, no pueden retener a los que optan por continuar su camino, por lo que solo pueden explicarles los riesgos que corren afuera.

“El 26 de abril, la Secretaría de Gobernación instruyó la salida inmediata de personas extranjeras albergadas en estaciones migratorias en acatamiento a las medidas sanitarias y en atención a las medidas cautelares emitidas por la CNDH. Así, el número de migrantes albergados pasó de 3 mil 759 en marzo a 106 en abril.

“Un pernicioso contexto de pobreza y hambre, sumado a la inseguridad y violencia que la gente padece en sus comunidades empuja a muchos a peregrinar el mundo en busca de condiciones de vida más prometedoras. Al respecto, México escribe la historia en dos sentidos, pues no ha dejado de ser una economía expulsora, y también es territorio de paso”.



05 Junio 2020 04:05:00
PIB, virus y política
La Covid-19 puso de relieve el abandono de las políticas sociales en materia de salud y la crisis de liderazgo. En América Latina, el problema lo agrava la corrupción. Turquía, Luxemburgo y México son los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) donde menos presupuesto se destina al sector como porcentaje del PIB. Estados Unidos, Suiza, Francia, Alemania y Suecia encabezan la lista. «En general, los países con mayor gasto en salud y un mayor número de trabajadores de salud y otros recursos tienen mejores resultados de salud, calidad y acceso a la atención», dice la OCDE en su informe de 2019.

La inversión promedio que los países de la OCDE destinan a salud es del 8.8% del PIB. Estados Unidos la duplica (16.9%); también registra el mayor gasto per cápita en paridades de poder adquisitivo: 10,586 dólares. Le siguen Suiza (12.2/ 7 mil 317), Francia (11.2/ 4 mil 965), Alemania (11.2/ 5 mil 986) y Suecia (11/ 5,447). Sin embargo, como afirma el presidente López Obrador, no todo es PIB ni dinero. Hasta ayer, Estados Unidos, Francia y Alemania ocupan los lugares 1, 8 y 9 en el mapa mundial del coronavirus. La diferencia en el manejo de la crisis la hicieron los líderes políticos. El peor librado es Donald Trump (empresario) y la mejor calificada, la alemana Angela Merkel (científica).

Dedicar el 5.4% del PIB al sistema de salud y mil 138 dólares por persona al año coloca a México por encima de Turquía y Luxemburgo, pero no de los otros países de América Latina miembros del organismo. Chile y Colombia aplican el 8.9 y el 6.8%. Al 4 de junio, Chile registraba más de 118 mil contagios y México rebasaba los 100 mil, pero en muertes la relación era de casi 8 a 1, desfavorable a nuestro país. Colombia ha sorteado mejor la emergencia sanitaria.

El Modelo Centinela adoptado por México para vigilar el comportamiento de la pandemia, en vez de aplicar pruebas masivas como la mayoría de los socios de la OCDE, ha sido cuestionado por especialistas y críticos del presidente López Obrador, entre ellos los secretarios de Salud en las administraciones de Peña Nieto, Felipe Calderón y Vicente Fox. Según el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, la estrategia de encuestas permitía obtener datos más precisos y en menor tiempo.

No deja de ser paradójico que el país donde más se invierte en salud también sea el más afectado por la pandemia. Estados Unidos concentra alrededor del 28% de los contagios y muertes a escala global. El segundo lugar en infectados lo ocupa Brasil y el tercero, Rusia. Todavía faltan meses para superar la emergencia. La economía se empieza a reactivar en un clima mundial de incertidumbre y temor por una nueva escalada de contagios y muertes. La cabeza de turco del presidente Trump es la Organización Mundial de la Salud.

En México, el presidente López Obrador se crece a la crítica y echa las campanas al vuelo: «No se reconoce que fue, desde nuestro punto de vista, exitosa la estrategia de la sana distancia porque ni en los países con más desarrollo económico pudieron resolver el problema de la disponibilidad de camas de hospitales, de especialistas y de médicos. (…) a veces exageran nuestros adversarios, de mala fe», dijo en rueda de prensa el 19 de mayo. Dos meses antes había recomendado: «No dejen de salir, todavía estamos en la primera fase, yo les voy a decir cuándo no salgan».
03 Junio 2020 04:05:00
‘El dinero no se come’
Un tema de debate en la agenda global es si la democracia y el modelo neoliberal han reducido la pobreza, la desigualdad y la injusticia social, o bien han propiciado una mayor concentración del poder y la riqueza. Nueve años antes de la irrupción de la Covid-19, en el Magreb brotó la Primavera Árabe -también en diciembre- para protestar contra las tiranías de la región y exigir elecciones libres y respeto a los derechos sociales. El movimiento comprendió 18 países del norte de África, Asia y Oriente Próximo, y provocó la caída de varios dictadores; entre ellos, Hosni Mubarak (Egipto) y Muamar el Gadafi (Libia).

Las manifestaciones sociales, cuyo motor fueron los jóvenes, se propagaron a Europa y América bajo distintas denominaciones y con una agenda más amplia: protestas en Grecia, incubadas en la crisis económica de 2008; Movimiento 15-M, en España; #Yosoy132, en México; Occupy Wall Street, en Estados Unidos; huelgas a favor de la democracia y contra la corrupción y la censura en China, reprimidas por el Ejército; y movilizaciones estudiantiles en Chile y Colombia.

El disparador fueron las concentraciones del 15 de mayo de 2011 en ciudades de España, conocidas como 15-M o movimiento de los indignados. Los españoles colmaron las calles para demandar una democracia menos controlada por los partidos y más por los ciudadanos. Si en México se repudiaba al PRIAN, allá el blanco era el binomio PPSEO -acrónimo de los partidos Popular y Socialista Obrero Español-. También se le pusieron dianas a los bancos y a las corporaciones y se exigió -como siempre ha ocurrido aquí, y más ahora por el predominio del presidente López Obrador- respetar la separación de poderes.

En el ensayo «Escritos en las paredes» (Edicions Cal.lígraf, 2013), compuesto por medio millar de aforismos, el periodista catalán Nil Ventós traza paralelismos entre las arengas del 15-M y las de Mayo de 1968 en Francia, cuyo eco en México fue el movimiento estudiantil de ese año. «(Ventós) ha señalado que entre unas proclamas y otras se ha producido “un salto total”, de unos años en los que se reclamaba libertad sexual y acabar con los tabúes, pero en los que el paro no era el gran problema que es ahora, a otros en los que la indignación se manifiesta contra los privilegios de unos pocos, la falta de vivienda y la corrupción política» (El País, 21.05.13).

Los indignados inspiraron la movilización mundial del 15 de octubre de 2011 (15-O) promovida por las redes sociales. Participaron 951 ciudades -de México: Monterrey, Puebla, Tijuana, Distrito Federal y Veracruz- de 82 países. El estado de ánimo por el acaparamiento de la riqueza y la expansión de la pobreza y la desigualdad se expresó en pancartas donde se leía: «Somos el 99%». De acuerdo con un informe de Oxfam -confederación internacional de organizaciones no gubernamentales fundada en Reino Unido-, el 82% del dinero producido en 2017 lo concentra el 1% más rico de la población global. «No puedes comer dinero», le reprocharon a la élite los indignados. (Con datos de Wikipedia.)

La protesta Occupy Wall Street, iniciada el 17 de septiembre de 2011, fue una de las más simbólicas por haberse realizado en el principal distrito financiero del mundo. A Nueva York se sumaron Boston, San Francisco, Los Ángeles y Chicago. La atención se volvió a centrar en las corporaciones y en el 1% más rico, acusados también de evadir sistemáticamente al fisco. En ese contexto de indignación social, repudio a la partidocracia, corrupción exacerbada y desencanto democrático llegaron al poder dos populistas: Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador.


02 Junio 2020 04:05:00
Las otras pandemias
La enfermedad por coronavirus sorprendió al mundo y aún lo tiene en ascuas. La normalidad tardará meses en regresar, o tal vez años, y será distinta de acuerdo con el país y el estrato económico, social y cultural de cada uno. Si en las fiestas de diciembre alguien hubiese vaticinado una peste global y que el distintivo de 2020 sería una mascarilla, que sobraría tiempo y que virtualmente la Tierra detendría su curso, habría sido tomado por loco, o bien se consultaría a Nostradamus en busca de la profecía apropiada para el caso. Los cinéfilos quizá hubieran quedado ojipláticos al recordar la película «Contagio» de Steven Soderbergh (2011) basada en la pandemia de gripe A (H1N1).

Advertir que el planeta, con sus 12 mil 756 kilómetros de diámetro, se arrodillaría ante un patógeno que mide entre 10 y 100 nanómetros -un milímetro se completa con un millón de nanómetros-, era impensable. ¿Cómo podría suceder tal cosa si, en teoría, el hombre era todopoderoso y nada escapaba de su control? Pues sí. La Covid-19, como algunos de sus hermanos -SARS-CoV y MERS-CoV, descubiertos en 2003 y 2012- destruyó mitos y echó abajo certezas. Ni la ciencia, ni la economía ni las potencias tienen respuestas convincentes, y para lograr una vacuna todavía faltan meses, en el mejor de los casos.

Cuando el enemigo empezó a atacar desde Wuhan, China, y a propagarse por el mundo a velocidad de vértigo, los gobiernos de todo signo ideológico estaban en Babia o se miraban el ombligo. Quien más quien menos, todos fueron sorprendidos. Los líderes que reaccionaron mejor le han evitado a sus pueblos mayor dolor y muerte, pero del impacto económico ninguno se salva. Si el nuevo coronavirus solo es perceptible con microscopios electrónicos, otras plagas saltan a la vista, mas no se las quiere ver pues incomodan a las buenas conciencias.

Abril cerró con casi 3.2 millones de infectados y alrededor de 228 mil decesos en el mundo por Covid-19, de acuerdo con la Universidad Johns Hopkins. El 14 de mayo, en la misa del Día de la Oración, el papa Francisco cambió el punto de mira: «En los primeros cuatro meses de este año, 3.7 millones de personas murieron de hambre. (…) En cuatro meses, ¡casi 4 millones de personas!». Por tanto, también pide pensar en pandemias globales como las guerras, el hambre y muchas otras.

Uno de esos males se ha cebado en América Latina y sus raíces en México son profundas: la corrupción, más perniciosa y duradera que cualquier plaga. Contra ese fenómeno tampoco existe cura, pero sí vacuna: la ley; sin embargo, en nuestro país es donde menos se aplica. Brasil, Guatemala, El Salvador, Panamá y Perú han puesto entre rejas a expresidentes y exprimeras damas. Aquí, Peña Nieto, Salinas y los Moreira se farolean mientras el hambre y la pobreza aprietan.

El Pontífice ya se había referido a esa enfermedad epidémica en un video difundido en YouTube en octubre de 2018. «¿Qué hay en la raíz de la esclavitud, del desempleo, del abandono de los bienes comunes y de la naturaleza? La corrupción: un proceso de muerte que nutre la cultura de la muerte. Porque el afán de poder y de tener no conoce límites. La corrupción no se combate con el silencio. Debemos hablar de ella, denunciar sus males, comprenderla para poder mostrar la voluntad de hacer valer la misericordia sobre la mezquindad, la belleza sobre la nada. Pidamos juntos para que aquellos que tienen un poder material, político o espiritual, no se dejen dominar por la corrupción».
01 Junio 2020 04:05:00
Derecho al pataleo
Si la situación financiera de los estados y municipios ya era de por sí difícil, la pandemia de coronavirus la volvió angustiante. Los tiempos cuando Humberto Moreira regalaba de un plumazo cientos de millones de pesos a una de las firmas cerveceras más poderosas del país (hoy propiedad de extranjeros) para construir un estadio de futbol, o para remodelar un parque de beisbol y adquirir títulos con cargo al erario, no volverán jamás.

Lo que subyace tras la demanda de un grupo de gobernadores para renovar el pacto fiscal es el gasto discrecional e irresponsable de gobiernos anteriores y presentes.

Reunidos el 22 de mayo en Parras de la Fuente, siete gobernadores (dos del PRI, dos del PAN, uno de Movimiento Ciudadano, uno del PRD y uno independiente) ratificaron el acuerdo de presentar una controversia constitucional contra la Ley de Coordinación Fiscal, vigente desde 1978. El proceso será largo y difícilmente la Corte modificará su contenido.

Lo procedente es revisar el pacto con Hacienda y llevarlo al Congreso para convertirlo en ley, lo cual, dados los tiempos, no sucederá en la actual legislatura, cuyo periodo terminará el 31 de agosto del año próximo. El presidente López Obrador ya había tratado tangencialmente el asunto, pero en la rueda de prensa el 25 de mayo fue al grano y abrió la posibilidad de analizarlo.

Los estados –dijo– reciben puntualmente las transferencias federales, sin que los gobernadores tengan “que andarle haciendo la barba a ningún funcionario”. Para AMLO, sin embargo, el movimiento de los mandatarios locales –al cual no se han sumado dos estados clave: México y Ciudad de México– es electoralista.

Cuestionado sobre la oportunidad para revisar el convenio fiscal en medio de la pandemia, AMLO advirtió que no lo es. “Como estamos ya en víspera de las elecciones, ya se agarran banderas. (…) no se vale que digan que no tienen recursos porque la Federación no les entrega los recursos (…) sí, hay una situación difícil, pero eso afecta a todos, al Gobierno federal, a los gobiernos estatales, a los gobiernos municipales (…), al pueblo, a todos”.

Frente a la emergencia financiera, la receta del Presidente es la austeridad: compactar la Administración, reducir sueldos, dejar de rentar aviones y helicópteros para el traslado de funcionarios.

En el país hay exceso de regidores, y en municipios como Acapulco llegan a ganar hasta 200 mil pesos mensuales, señaló el Presidente.

Pero también existen estados donde se pagan ejércitos de guardaespaldas para proteger a exgobernadores, exprocuradores y exfuncionarios acusados de desviar recursos y de haber pactado con la delincuencia organizada. Algunos de ellos son ahora diputados, magistrados o gozan de exilios dorados mientras a la población le faltan servicios esenciales.

La otra fórmula de AMLO es “que no haya corrupción, que no haya lujos (…), reducir el costo del Gobierno al pueblo y liberar fondos para el desarrollo, para las obras, para los servicios públicos”. En ese sentido, organismos como la Academia Interamericana de Derechos Humanos de Coahuila, creada para tender cortinas de humo, lavarle la cara a exgobernadores acusados ante la Corte Penal Internacional de crímenes de lesa humanidad, inflar egos y satisfacer vanidades, absorben más de 40 millones de pesos anuales, necesarios en salud y otros sectores prioritarios.
29 Mayo 2020 04:00:00
Frente anti-AMLO (II)
Soriana aplicó a su accionista Pedro Luis Martín Bringas la misma receta utilizada por Vicente Fox contra Andrés Manuel López Obrador, cuando el primero era presidente y el segundo, jefe de gobierno de Ciudad de México: lo «desaforó» como vocal suplente del Consejo de Administración de la principal cadena de autoservicio mexicana, solo superada por Walmart. El movimiento de Fox victimizó a AMLO y lo puso en la antesala de Los Pinos en las elecciones de 2006. Felipe Calderón ganó por los pelos.

López Obrador se convirtió 12 años después en presidente y ahora es Martín Bringas quien, desde el Frente Nacional Anti-AMLO, pide su «remoción». ¿Devendrá el empresario lagunero en el Clouthier que el país y las desteñidas oposiciones necesitan para plantar cara al caudillo de la Cuarta Transformación? La vocación democrática exige, ante todo, sacrificio, renuncia y arrostrar riesgos. Pedro Luis no es un ciudadano cualquiera; y, menos, tonto. Sabe que la élite económica no goza de la simpatía general y por eso apela «a todas las clases sociales».

El sector privado ha sido históricamente estigmatizado en nuestro país, pero es necesario distinguir el capitalismo clientelista del vasto empresariado sin conexiones políticas. El primero es beneficiario y el segundo víctima del sistema. El premio Nobel de Economía 2000, James Heckman, advierte al respecto: «México tiene una cultura política y económica de capitalismo de amigos, la cual ha protegido la creación de monopolios». El fenómeno se exacerbó en los sexenios de Salinas de Gortari y Peña Nieto, pero dista mucho de ser nuevo.

Ejemplo de esa simbiosis es el estadunidense William O. Jenkins (1878-1963) cuya laboriosidad, astucia, ingenio y espíritu calvinista le permitieron acumular una de las mayores fortunas de México a medida que el sistema fundado por Calles se consolidaba. Sin embargo, el imperio no habría sido posible sin sus relaciones con los Ávila Camacho (Maximino y Manuel, cuya campaña presidencial cofinanció) y los gobernadores de Puebla donde se instaló después de haber pasado cortas temporadas en Monterrey y Aguascalientes.

Acusado de autosecuestro, Jenkins utilizaba prestanombres y otros artilugios para evadir al fisco de México y Estados Unidos. Antes de que el presidente Lázaro Cárdenas le expropiara el latifundio de Atencingo —la primera joya de su corona—, se lo entregó al Gobierno; lo mismo hicieron otros terratenientes para congraciarse con el general. La pérdida la recuperó con creces en el gobierno de Ávila Camacho. Mentor, socio y amigo de Manuel Espinosa Yglesias y Gabriel Alarcón, quienes no siempre le jugaron limpio, este precursor de la plutocracia nacional es reconocido como el Carlos Slim de su época. En 1954 creó la Fundación Mary Street Jenkins -en honor de su esposa-, a la cual cedió su fortuna.

El recorrido del periodista Andrew Paxman por la biografía de este controvertido personaje -causante de un conflicto diplomático entre México y Estados Unidos durante la presidencia de Venustiano Carranza-, en el libro En busca del señor Jenkins. Dinero, poder y gringofobia en México (Debate/ CIDE), ayuda a entender el arraigado sentimiento de amplios sectores de la población contra la oligarquía. «El dinero pasa al correr por muchos lodazales», nos recuerda Jacinto Banavente. La mayoría de los empresarios del país no goza de privilegios; se cuece aparte.
27 Mayo 2020 04:01:00
Barril de pólvora
La reelección de Donald Trump se daba por descontada debido a la fortaleza de la economía y al crecimiento del empleo, entre otros factores. Sin embargo, la Covid-19 lo tiene hoy contra las cuerdas. El Partido Demócrata podría regresar a la Casa Blanca en enero próximo con John Biden, tándem de Barack Obama, el primer presidente afroamericano de Estados Unidos y uno de los líderes más populares del mundo. La respuesta tardía, errática e irresponsable de Trump frente al coronavirus lo desplomó en las encuestas para los comicios del 3 de noviembre próximo.

En México, las redes sociales y un buen número de analistas, intelectuales y medios de comunicación auguraban para López Obrador la misma suerte. Esta vez sí -decían- el pueblo le dará la espalda por haberle mentido sobre la letalidad del virus y actuar con negligencia y a destiempo. Se volvieron a equivocar. Acaso surtió efecto la oración al Sagrado Corazón de Jesús («Detente, enemigo…») utilizada por el Presidente como primer escudo contra el patógeno, que ya superó los 5.5 millones de contagios y los 348 mil decesos en el mundo. La invocación provocó mofas y fue piedra de escándalo.

Una encuesta telefónica nacional de Buendía y Laredo, levantada entre el 17 y el 21 de abril, arroja los siguientes resultados: el 73% califica de «muy bien, bien» el desempeño del Gobierno federal frente a la epidemia; el 17% lo ve «mal, muy mal». La aprobación del 70% a los gobernadores también es un mentís a la especie según la cual la Federación y los estados actúan por su cuenta en la emergencia sanitaria. El ascenso por las decisiones de AMLO para mitigar los contagios, apoyar la economía de las familias afectadas y reactivar la economía es del 68, 57 y 62%, respectivamente. Falta ver la pesquisa de mayo.

El Presidente pasa la prueba del coronavirus, pero reprueba en otros temas. En las cuatro próximas semanas, según la indagación de Buendía y Laredo, el 70% de la muestra «espera una disminución en su ingreso familiar»; el 62% «considera probable que haya desabasto de alimentos en algunas partes del país» y el 33% «piensa que es probable que algún miembro de su hogar se contagie de coronavirus». En otros temas, el 71% pide apoyar a las pymes en vez de canalizar mayores recursos a la refinería de Dos Bocas. Un 65% más propone aplazar el pago de impuestos a empresas y ciudadanos.

La publicación de la encuesta (27 de abril) coincidió con la declaración presidencial en el sentido de que la pandemia estaba bajo control. El 53% de los consultados coincide, pero el 42% ve al Gobierno rebasado. Así, mientras el 49% opina que las decisiones del Gobierno «se basan en criterios científicos», el 43% piensa que el sustento es político. La mayoría (72%) apoya la extensión de la cuarentena hasta el 30 mayo e igual de rotundo es el rechazo al endeudamiento del Gobierno para afrontar la crisis sanitaria.

El presidente López Obrador ha salido hasta hoy mejor librado que su homólogo estadunidense, de acuerdo con la encuesta de Buendía, pero continúa sentado sobre un barril de pólvora. La emergencia por la Covid-19 no ha pasado y sus efectos se sienten cada día con mayor rigor en el empleo, la producción, la seguridad y los servicios. El país está a prueba una vez más, pero los políticos y los agentes económicos y mediáticos siguen sin entender la gravedad del momento, prefieren la confrontación, cuando el espacio para generar los cambios en el poder son las urnas.

26 Mayo 2020 04:01:00
Clientelismo electoral
Mientras Enrique Peña Nieto traducía el poder en negocios, privilegios e impunidad para él y sus secuaces políticos, empresariales y tecnócratas, Andrés Manuel López Obrador todo lo convierte en votos. En ese sentido, la emergencia sanitaria también le cayó como “anillo al dedo” para las elecciones de 2021.

Los gobernadores afrontarán el proceso con las arcas semivacías por las deudas, los gastos extraordinarios por la pandemia del coronavirus, la disminución de ingresos, la falta de apoyo federal y una ley que ya tipifica la compra de votos y el fraude como delitos graves.

La Federación también resiente los efectos por la Covid-19, pero en julio del año próximo, cuando los mexicanos acudan a las urnas para renovar la Cámara de Diputados, 15 gubernaturas y la mayoría de los ayuntamientos y legislaturas locales, los programas clientelistas del Presidente podrían ser la tabla de salvación de millones de familias y generar sufragios suficientes para consolidarse en el poder. A menos que la crisis económica y la inseguridad le pasen factura y catalicen voto de castigo contra AMLO y su partido.

Morena aventaja en este momento al PRI, PAN y PRD en las encuestas preelectorales. Incluso en abril, cuando los contagios y las muertes por coronavirus se empezaron a disparar, la pandemia obligó al confinamiento social, al paro de actividades económicas no primordiales y en algunos sectores se cuestionaba severamente la estrategia del Gobierno para encarar la emergencia, la aprobación de AMLO volvió al nivel de septiembre de 2019 (68%), después de caer ocho puntos el mes previo. En el mismo lapso, la desaprobación bajó del 37 al 29%, de acuerdo con la encuesta mensual de El Financiero (04.05.20).

La necesidad de reabrir la industria y el comercio –sin relajar las medidas para prevenir un repunte de la enfermedad–, así como el riesgo electoral para AMLO y Morena por la pandemia, también los advierte la pesquisa.

Tras mencionar como principales problemas del país el coronavirus y los relacionados con la salud, el 53% calificó positivamente la forma como el Gobierno los gestiona (el 29% no está de acuerdo). Empero, el 55% ve “muy mal/mal” el manejo de la economía (el 27% lo apoya).

En seguridad pública, citado como tercera preocupación nacional pese a la espiral de violencia, el resultado varía poco: 54% reprueba al Presidente y el 30% lo acepta. La Covid-19 y sus efectos económicos han hecho mella en la actitud de los mexicanos. Y no es para menos: el impacto lo resiente ya el 81% del país y la mitad de los hogares, dice la encuesta.

Además, en el entorno de los entrevistados, la proporción de familiares que perdieron su empleo se disparó del 11 al 32% entre marzo y abril. Con respecto a la economía, el estado de ánimo del 53% es “malo/muy malo” y el 21% comparte el optimismo presidencial.

Ronald Reagan, quien junto con Margaret Thatcher dio nuevo impulso al neoliberalismo radical tras ganar la Guerra Fría, advierte en su autobiografía, Una Vida Americana, que los ciudadanos votan según las condiciones de la economía.

Si después de cubrir la hipoteca, los gastos familiares y otras obligaciones tienen dinero en su billetera para darse algunos gustos, en la siguiente elección apoyarán al partido en el poder. Bajo esa lógica, Morena estaría perdido, pero hasta hoy las encuestas dicen otra cosa.
25 Mayo 2020 04:05:00
El juicio de las urnas
Las urnas dirán si la mayoría de los mexicanos está conforme o no con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. El Presidente y sus adversarios se han pasado 16 meses en dares y tomares. El jefe de Estado y de Gobierno está persuadido de que los grupos de interés, beneficiarios de la corrupción, presionan para recuperar privilegios.

Cúpulas empresariales y medios de comunicación, por su parte, bombardean al Mandatario y advierten que la cuarta transformación provocará la ruina del país y lo llevará a un socialismo parecido al de Venezuela e incluso al comunismo.

Si en los gobiernos neoliberales –comprendidos a partir de Miguel de la Madrid– el poder se atomizó y en la administración de Peña Nieto la corrupción alcanzó además cotas de escándalo, AMLO ha vuelto a concentrarlo.

Puede no gustar, pero eso no lo decidió él, sino más de 30 millones de mexicanos, quienes apoyaron su plan para dar prioridad a los pobres y combatir la venalidad pública y privada, metas todavía incumplidas. Pocos presidentes ha habido en la historia con la legitimidad de AMLO. En el siglo pasado, las oposiciones fueron aplastadas por el Estado y su partido, cuyos candidatos ganaban casi siempre por la vía del fraude.

AMLO está frente a una oportunidad histórica. Tirarla por la borda sería culpa suya, no de sus detractores influyentes, precisamente por el poder que acumula y las decisiones tomadas para aumentarlo.

Las elecciones de 2021 serán la prueba de fuego, como en 2016 lo fueron para Peña Nieto. Ese año, el PRI perdió siete de 12 gubernaturas con el PAN. Empero, esta vez Morena solo arriesgará un estado (Baja California) y en 14 –ocho en poder del PRI, tres del PAN, dos del PRD y un independiente–podría triunfar.

Según Consulta Mitofsky, Morena tiene amplias posibilidades de ganar las 15 gubernaturas en disputa (¿carro completo a estas alturas?), entre las cuales figuran las de Nuevo León, Sinaloa, Sonora, Michoacán, San Luis Potosí y Zacatecas. También dos controladas por el PRI desde su fundación en 1929: Campeche –abandonada por Alejandro Moreno para asumir la presidencia de ese partido– y Colima.

De acuerdo con la muestra, el PAN podría conservar Baja California Sur, Chihuahua, Nayarit y Querétaro, y recuperar Nuevo León 17 años después. El PRI tendría oportunidad en cuatro de los estados donde ahora gobierna. (La Jornada, 01.02.10).

En Nuevo León –la joya de la corona de las elecciones estatales–, la intención de voto se inclina por la diputada de Morena Tatiana Clouthier, excoordinadora de la campaña presidencial de AMLO, seguida por el senador Samuel González, de Movimiento Ciudadano.

El PRI aparece en cuarto lugar después del PAN. En un escenario intermedio, Morena se convertiría en la primera fuerza política a escala territorial, pues sumaría al menos 14 estados (ahora tiene seis) incluido Morelos, cuyo gobierno lo encabeza el Partido Encuentro Social, uno de sus satélites; el PRI bajaría a ocho, el PAN a siete y el PRD no tendría gobernador.

Morena no ha dejado de ser un movimiento de sectas cuya fuerza depende del presidente López Obrador. Así lo advierte una encuesta de El Financiero (13.04.20) según la cual la preferencia por Morena, para las elecciones de diputados federales, es de 18% (ocho y diez puntos por encima del PAN y el PRI, respectivamente). Sumada la aprobación al Presidente, la intención de voto sube al 60 por ciento.



23 Mayo 2020 04:05:00
Angustia colectiva
Como si la crisis sanitaria no bastara para tener con los pelos de punta a la humanidad entera, la pandemia de coronavirus ya tiene una hermana: la «infomedia». La propagación de noticias falsas y alarmistas a través de las redes sociales aumenta la angustia colectiva y dispara las utilidades de las compañías tecnológicas, como escribe Gerardo Moyano en la nueva edición del bisemanario «Espacio 4».

«La crisis de información por la epidemia de coronavirus ha renovado la lucha contra las noticias falsas. Cada vez más países, organismos no gubernamentales y grupos de científicos se están sumando a esta cruzada contra las fake news, las cuales se propagan principalmente en las redes sociales.

«“Hacemos un llamado a los gigantes tecnológicos para que tomen medidas sistemáticas inmediatas para detener el flujo de información errónea sobre la salud y la crisis de salud pública que ha desencadenado”, señala un grupo de más de 100 médicos y profesionales de la salud de alto nivel en una carta enviada a los altos directivos de Facebook, Twitter, Google y YouTube.

»En la misiva, publicada en The New York Times (07.05.20), los expertos en salud piden a los dueños de estas redes sociales “dejar de dar oxígeno” a las noticias falsas y a las teorías conspirativas sobre Covid-19, las cuales han sido denominadas como “infodemia” por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Entre los firmantes del documento, figuran profesionales de la talla de Christian Drosten, virólogo de cabecera de la canciller alemana Angela Merkel.

»El asunto es delicado, pues la “infodemia” no solo se propaga de forma anónima en las redes sociales, sino a través de personajes con gran influencia, como el presidente estadunidense Donald Trump, quien a finales de abril sorprendió a la comunidad científica al sugerir que inyectar desinfectantes en el cuerpo “detiene” el coronavirus. Los días posteriores, el Centro de Control de Envenenamiento de Estados Unidos reportó al menos 100 infectados por ingerir cloro. Teóricos de la conspiración como David Icke han sido expulsados de Facebook por sugerir que el SARS-Covid-2 no existe.

»El Gobierno de México también se ha sumado a la cruzada contra la desinformación. El pasado 6 de mayo, el director del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano, Jenaro Villamil, acusó a las redes sociales de lucrar con las noticias falsas.

»“Lo que ahora estamos observando es que sí hay ganadores en esta pandemia, desgraciadamente, y los ganadores son estas plataformas justamente. El nivel de ingresos y de ganancias que han tenido en este primer trimestre del año, empresas como Facebook, Google, Amazon, Microsoft, y en menor medida aunque también importante, Twitter, son el resultado de esto justamente”, dijo en la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manual López Obrador (AMLO).

»De acuerdo con Villamil, en el primer trimestre del año Facebook facturó 18 mil 737 millones de dólares y obtuvo ganancias por 4 mil 902 millones de dólares, una cifra superior a las remesas que envían los mexicanos desde Estados Unidos. Google y su subsidiaria YouTube, también tuvieron un crecimiento de ganancias y suscriptores, aseguró el funcionario.

»“Es un fenómeno transnacional, Twitter ha tenido un incremento de los usuarios de 152 a 166 millones de usuarios en todo el mundo y en Twitter, sobre todo lo que ha habido es una intensificación de la diseminación de versiones falsas y de versiones incluso hasta alteradas de videos que se truquean para dar la impresión exactamente inversa de lo que está sucediendo”, sostuvo Villamil».
22 Mayo 2020 04:05:00
Prueba de fuego
Mientras el país lucha a brazo partido contra el coronavirus y la economía resiente los efectos del paro forzoso por la pandemia, los engranajes de la política no se detienen. El Instituto Nacional Electoral (INE) pospuso los comicios en Coahuila (diputados) e Hidalgo (ayuntamientos), previstos para el 7 de junio, mientras pasa la emergencia sanitaria. Empero, desde hoy, tirios y troyanos centran su atención en 2021 cuando, además del Congreso federal, se renovarán 15 gubernaturas, la mayoría de las legislaturas estatales y el 94% de los cabildos, entre ellos los 38 de Coahuila.

Las elecciones intermedias serán cruciales para el futuro de México. Luego de dos años de confrontación entre Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y el establishment dueño del poder en el último siglo, las votaciones tendrán carácter plebiscitario. Si el líder de izquierda conserva la mayoría en la Cámara baja y Morena sienta su bandera en un mayor número de estados, legislaturas locales y municipios, el proyecto político y social de la Cuarta Transformación seguirá adelante con el aval de las urnas. Pero si AMLO pierde el Congreso, el país volverá a tener un gobierno dividido y la posibilidad de acotar al Presidente.

La concurrencia de procesos el 6 de julio de 2021 para elegir 500 diputados federales, 15 gobernadores y 2 mil 324 alcaldes le da ventaja a AMLO. Haber ganado la presidencia en 31 estados y que Morena encabece hoy las preferencias podría generar, como en 2018, un voto en cascada y permitirle retener la mayoría legislativa. Sin embargo, el desgaste de dos años y medio de gobierno y la profundización de la inseguridad y la pobreza, agravadas por el retroceso económico y el desempleo, podrían cobrarse en las urnas. También falta ver cómo saldrá México de la emergencia sanitaria por el Covid-19. En Estados Unidos, el mal manejo de la crisis tiene en vilo la reelección de Donald Trump.

El Gobierno podría amortiguar el impacto con los programas de apoyo a jóvenes, adultos mayores y grupos vulnerables. La cuestión es si el desplome de la recaudación fiscal y los ingresos petroleros por la recesión mundial, derivada de la pandemia, le dará margen para mantener el gasto social en los mismos niveles. AMLO se resiste a suspender proyectos juzgados por sus críticos como no estratégicos ni rentables -el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas y el aeropuerto de Santa Lucía- a los cuales se destinan presupuestos ingentes.

La presión de los grupos antagónicos al Presidente -públicos y encubiertos- aumenta según se acercan los comicios más grandes y complejos, solo después de los generales. El proceso iniciará en octubre próximo, para lo cual solo faltan cinco meses. El primer domingo de julio de 2021, el país renovará el Congreso federal y 28 estados elegirán autoridades locales. Morena gobierna solo en uno de ellos: Baja California, después de 30 años de administraciones panistas. Jaime Bonilla fue nombrado para dos años, pero la legislatura local amplió el periodo a cinco, por encima de la Constitución. El 11 de mayo, la Suprema Corte anuló la «ley Bonilla» por fraudulenta.

La mayoría de los estados donde se elegirá gobernador conocen la alternancia, excepto Campeche y Colima. Morena gobierna actualmente seis entidades: Ciudad de México, Veracruz, Puebla, Tabasco, Chiapas y Baja California; el PRI, 11; PAN, 10; PRD, Movimiento Ciudadano y Encuentro Social, una cada uno. Nuevo León tiene el único mandatario independiente; un completo fiasco, por cierto.
20 Mayo 2020 04:05:00
Conago: cambio de piel
La renovación de 15 gubernaturas el año próximo cambiará el rostro de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), máxime si Morena se convierte en la primera fuerza territorial. En ese supuesto, el presidente López Obrador podría encauzar un nuevo pacto fiscal con los estados y municipios bajo los criterios de la Cuarta Transformación. La reforma planteada por los mandatarios de Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Durango y Michoacán choca con la actual política federal cuya prioridad consiste en promover un desarrollo equilibrado entre los estados del norte, el centro y el sur, donde se concentra la mayor pobreza.

El PRI organizó la Conago para negociar en bloque con Vicente Fox, primer presidente emanado de la oposición; los del PAN y el PRD se unieron después. El PRI siempre ha sido mayoría en ese foro, y aún lo es. Sin embargo, su dominio declinó en los ocho últimos años. En 2012 gobernaba 21 entidades y ahora 12; Estado de México, es el más fuerte, pero Morena controla la legislatura y los municipios más importantes. El resto de los estados priistas son Campeche, Colima, Guerrero, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala, Zacatecas -cuyos gobernadores terminarán su periodo el año próximo-, Coahuila, Hidalgo y Oaxaca.

El partido con más posiciones en juego en 2021 es PRI. Sin liderazgos políticos nacionales y locales -su presidente, Alejandro Moreno, exgobernador de Campeche, es investigado por enriquecimiento ilícito-, sin fuerza en el Congreso y superado por Morena en casi todas las encuestas, podría sufrir una derrota similar a la de 2016 cuando perdió siete estados con el PAN. Esta vez, el riesgo lo corre con el partido de López Obrador.

Acción Nacional ocupa 10 asientos en la Conago, de los cuales Baja California Sur, Chihuahua, Nayarit, Querétaro y Quintana Roo cambiarán de titular el año próximo. También gobierna Aguascalientes, Durango, Guanajuato, Tamaulipas y Yucatán. La crisis del PAN es tan profunda como la del PRI, pero aun así es el principal partido opositor y sus gobernadores actúan juntos frente al Presidente; los más críticos son Javier Corral (Chihuahua) y Diego Sinhué Rodríguez (Guanajuato). Después de Morena, podría ser el partido con más triunfos en las elecciones de 2021.

Morena encabeza estados clave: Ciudad de México, Puebla y Veracruz. Como jefe de gobierno de la capital, López Obrador siempre desairó a la Conago y solo encabezó una de las reuniones (la IX, en 2003), cuando Vicente Fox ocupaba la Presidencia. El panista intentó excluirlo de la sucesión de 2006 mediante un juicio de desafuero, pero el movimiento disparó aún más los bonos del líder de izquierda. AMLO estuvo a menos de un punto de ganarle a Felipe Calderón en un proceso cuya legitimidad y resultado siempre han sido cuestionados.

Dos presidentes han surgido de la Conago: Peña Nieto y López Obrador. Con más gobernadores de su partido, AMLO aumentaría su control sobre los grupos de poder local y Morena se convertiría en la primera fuerza política nacional. De acuerdo con algunas encuestas, el partido del Presidente podría subir de 6 a 13 gubernaturas el año próximo y también ganar la mayoría de las diputaciones federales y de los ayuntamientos. La condición para evitarlo es transformar el malestar ciudadano en votos. En las urnas se verá si el enfado es mayor que el apoyo a López Obrador y su Cuarta Transformación o si es más el ruido que las nueces.

19 Mayo 2020 04:05:00
La raíz del desafecto
El desafecto del presidente López Obrador por los gobernadores tiene raíces profundas. Los conoce. Sabe cómo llegaron al poder, cuáles son sus intereses y a quién representan. A diferencia de sus predecesores, nada lo compromete con ellos, pues ganó las elecciones sin tener a uno solo de Morena; el único estado donde perdió fue Guanajuato, tierra de Vicente Fox, entonces bajo la batuta del panista Miguel Márquez. AMLO tiene informantes en cada estado, además de los delegados, los cuales lo tienen al tanto de los pasos de los mandatarios locales; incluso puede saber quiénes utilizan el poder para enriquecerse.

Si AMLO palpó en su campaña el ánimo social hacia los gobernadores, en sus giras como Presidente volvió a escuchar denuncias, abucheos y rechiflas contra la mayoría de ellos; algunos incluso dejaron de acompañarlo para evitarse el mal rato mientras las aguas regresaban a su cauce. En la rueda de prensa del 20 de abril, el Presidente declaró que existe coordinación con los gobernadores para afrontar la emergencia sanitaria por el coronavirus y que su relación con ellos es cordial.

Sin referirse a la supuesta rebelión de un grupo de gobernadores contra el acuerdo fiscal, cuyo impacto en la opinión pública fue mínimo debido a su improcedencia en medio de la pandemia, AMLO dijo que la mayoría demanda más recursos, pues la recaudación se desplomó debido al paro económico por el Covid-19. Las participaciones y transferencias federales son las principales fuentes de financiamiento de los estados. En algunos casos representan 90% de sus presupuestos; el resto corresponde a ingresos locales, dijo.

Los estados con mayor recaudación propia -destinos de sol, playa y otros cuya economía depende del turismo- son los más afectados, pero a ninguno se le han reducido las participaciones federales, aseguró el Presidente. Sin embargo, en la reunión de la Conago del 14 de mayo, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, anunció un recorte por 89 mil millones de pesos. Reacio a los salvamentos por su cauda de corrupción, AMLO recomendó a los gobernadores ajustar los presupuestos y aplicar «la política de austeridad republicana bajo el principio de que no puede haber gobierno rico con pueblo pobre. (Entonces) a reducir gastos sin despedir personal -ni pagar tanto en gasolina, teléfono, viajes, viáticos y un largo etcétera-; así se liberan fondos».

Advirtió, por otra parte, que tampoco cederá a las presiones para elevar la deuda. Las cartas de intención, firmadas en el pasado con organismos internacionales, comprometían al país a subir el precio de los combustibles, reducir los salarios, eliminar prestaciones sociales y privatizar la educación y los servicios sanitarios. «El periodo neoliberal dejó en bancarrota al sistema de salud; no hay médicos, no hay especialistas (…). Imagínense a qué se dedicaban: a comprar aviones de lujo, a derrochar, a robar», declaró.

Los gobernadores de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, primeros en plantear una nueva coordinación fiscal, acusaron recibo. Un día después del mensaje de AMLO, arriaron banderas para «dar prioridad a la contingencia de salud». El tema pasó de las primeras planas a notas en interiores. El jalisciense Enrique Alfaro, matizó: «No es mi propósito romper el pacto fiscal, (sino) hacer modificaciones de fondo para que haya un reparto más equitativo» (Mural, 22.04.20). Los gobernadores no quitarán el dedo del renglón, y tampoco el Presidente.



18 Mayo 2020 04:05:00
Frente anti-AMLO
Pedro Luis Martín Bringas se ha echado otro trompo a la uña: impulsar la remoción del presidente Andrés Manuel López Obrador. Organización Soriana ha dicho que su socio actúa motu proprio y no en representación del corporativo, de origen lagunero. “El video no tiene relación con la compañía, ni representa una postura institucional. Soriana es una empresa respetuosa, que no tiene ninguna postura política, vínculos o intereses partidistas. Desde sus inicios (…) busca contribuir de manera permanente y sumar esfuerzos en pro del futuro de México”, (El Siglo de Torreón, 09.05.20).

Martín Bringas fijó su postura en las redes sociales a través de las cuales anunció, el 7 de mayo, su aceptación para encabezar el Frente Nacional Anti-AMLO (Frena): “Durante los más de 40 años de defender nuestros derechos y cumplir con mis obligaciones cívicas, jamás he utilizado el nombre o ‘escudo’ de la empresa de mi familia, ni antes, ni posterior al fallecimiento de los queridos padres. Qepd. Siempre he trabajado con tenacidad, esfuerzo, dedicación y perseverancia, sobre todo he respetado a cabalidad el gran legado de mi padre y nunca he sobornado a nadie para obtener algo. Mis acciones son y serán de forma personal y nadie mas es responsable de las consecuencias (sic)”.

Traté al padre de Pedro Luis, Francisco Martín Borque, en varias ocasiones; una, cuando gestionaba con el gobernador Óscar Flores Tapia la primera Soriana para Saltillo. El líder de Frena es un empresario controvertido; tiene partidarios y opositores. La primera vez que coincidimos, sin conocernos, fue en el restaurante El Cairo, de Torreón; en ese tiempo yo era reportero de Noticias, el tercer diario lagunero, fundado en 1975. Nuestros desacuerdos los hemos dirimido y desde hace varios años nos comunicamos a través las redes o por teléfono.

La existencia de Frena la supe por él. Le dije que su decisión me parecía plausible y le deseé éxito, consciente, como seguramente él mismo lo está, de que constitucionalmente no es posible remover al Presidente. El cargo “solo es renunciable por causa grave, que calificará el Congreso de la Unión” (Artículo 86). AMLO tiene mayoría en ambas cámaras. Además, el Ejecutivo federal, “durante el tiempo de su encargo, solo podrá ser acusado de traición a la patria y delitos graves del orden común” (Artículo 108). Por otra parte, la Constitución señala la ruta, los plazos y las condiciones para cubrir la ausencia temporal o definitiva del Presidente, así como para participar en los procesos de revocación de mandato.

Martín Bringas es una persona auténtica, pero también intransigente. Apoya la alternancia en el Gobierno de Coahuila y es uno de los críticos más rigurosos del exgobernador Rubén Moreira. Su colaboración para localizar, detener y extraditar a México a Enrique Busquets Casanova, asesino del niño Carlos Muñoz Valdés –descendiente de familias apreciadas por su trabajo y amor a La Laguna– evitó un nuevo triunfo de la impunidad. El otro trompo en la uña de este volcán llamado Pedro Luis es el Estado de La Laguna.

En la columna, ¿Dónde están los Líderes? (Zócalo Saltillo, 28.04.20), advierto: “Los cambios se gestan en las calles y en la plazas, con sangre, sudor y lágrimas, no en los escritorios. (…) La crítica a Andrés Manuel López Obrador está sobradamente fundada. (…) AMLO no es políticamente imbatible ni indestructible, pero existe un problema: faltan dirigentes que le planten cara y encabecen la defensa de la democracia y la libertad”. Pedro Luis decidió salir de su burbuja y dar un paso al frente.


16 Mayo 2020 04:01:00
En tierra de ciegos…
Con la magia del presupuesto, los Moreira convirtieron el chaquetismo en moda. A propósito de las medidas dictadas en la emergencia sanitaria, Luis Enrique Coronado, especialista en derecho electoral, amparo y derechos humanos, se refiere a dos enchufistas en la columna Simulacro y Sentencia a Modo, publicada en el catorcenario Espacio 4 (630).

“Resulta que el oficioso ombudsman coahuilense, de nombre Hugo Morales, promovió una acción de inconstitucionalidad en contra del decreto del Gobernador de Coahuila que limita la movilidad. De entrada parecía hacer su trabajo, que es defender los derechos humanos de las y los coahuilenses, pero en realidad el fin no era ese, sino simular.

“Lo anterior, porque dadas sus facultades, el señor es muy oficioso para iniciar quejas excediendo sus facultades, al menos así lo hace en contra del Alcalde de Torreón, Jorge Zermeño, curiosamente es el único municipio contra el que se pone así de activo.

“¿Por qué no se puso de oficioso ante violaciones de derechos humanos en su vertiente a la salud de las y los trabajadores de la salud ante la falta de implementos y medicamentos o por la falta de atención y acceso a hospitales? ¿Por qué no, ante los diversos retenes ilegales de la Policía de Coahuila, desde aquellos para detener automovilistas con placas vencidas, o recientemente para restringir la movilidad de la ciudadanía?

“La idea era legitimar las acciones del Gobierno del estado, porque de entrada no era necesario promover una acción de inconstitucionalidad local, que dicho sea de paso, es la primera y la catalogan quienes la resolvieron como 'histórica', lo cual es una burla.

“Pero antes de analizar lo resuelto, estimado lector y lectora, le digo que Hugo Morales tenía y tiene facultades para iniciar de oficioso las quejas, al menos ya sabemos que en Torreón así lo hace, para investigar violaciones o posibles violaciones a los derechos humanos y fundamentales de las y los coahuilenses, caso que no sucedió.

“Es en allí donde pierde total credibilidad su escrito solicitando la acción de inconstitucionalidad, lo que no es otra cosa que un simulacro para decir que sí hizo cuando teniendo las facultades no hizo nada. Bueno, solo a Torreón, cuyo alcalde tuvo la osadía o el valor de decir, en Torreón 'no vamos a detener gente que andar en la calle por decreto del Gobernador'. (…)

“Por más que le busquen y señalen de histórica dicha sentencia, no es más que una burda acción legal para decir que el decreto de Gobernador es constitucional y legal. Tan fácil que es analizar el 29 de la Constitución Política de México. A nadie sorprende que el recién estrenado magistrado Luis Efrén, aspirante a ocupar el máximo cargo, que es la presidencia del Poder Judicial en el Estado de Coahuila, sea quien haya realizado el proyecto, lo raro es que si se dice ser experto en derechos humanos. No sorprende lo resuelto, salvo un voto en contra, pero por donde le busquen no es constitucional la restricción de la libertad de tránsito emitida en el decreto.

“Extraña que un 'experto' en derechos humanos no haga un ejercicio de convencionalidad y del derecho internacional de los derechos humanos, ello alegando el derecho humano a la salud de todas y todos. Y es que no criticamos que efectivamente se debería estar en cuarentena a fin de evitar una propagación, pero ello le corresponde al Ejecutivo federal, no al Gobernador y más absurdo es que las y los magistrados que votaron a favor digan que dicha medida es constitucional, mostrando con ello una falta total de conocimiento al control de constitucionalidad y de convencionalidad”.

15 Mayo 2020 04:00:00
El mensaje de la Corte
Baja California fue el estado donde el PRI admitió su primera derrota, en 1989; antes había perdido otras gubernaturas, como las de Chihuahua y Sinaloa, en 1986, pero las arrebató sin disimulo. La mazorca se desgranaría con los años y hoy solo Campeche, Coahuila, Colima, Estado de México e Hidalgo no conocen la alternancia, lo cual es un anacronismo. El contexto nacional de la victoria de Ernesto Ruffo (PAN) sobre Margarita Ortega (PRI) era el fraude en las elecciones presidenciales de 1988, en las cuales se impuso a Carlos Salinas de Gortari.

Reconocer el triunfo de Ruffo le permitió a Salinas desviar la atención e inaugurar una alianza con el PAN, a través de Diego Fernández de Cevallos, la cual resultó ventajosa para ambas partes. Con la misma facilidad para apretar el gatillo, Salinas despojó al PRI de victorias igualmente discutibles. En Guanajuato, Ramón Aguirre,
quien compitió con Vicente Fox por la gubernatura, no acudió a rendir protesta. El Presidente y el jefe Diego nombraron gobernador interino a Carlos Medina (PAN).

Acción Nacional gobernó Baja California 30 años consecutivos, pero con el tiempo adquirió los mismos vicios de todo partido enquistado en el poder. Males de la democracia. El rechazo al partido fundado por Manuel Gómez Morín se reflejó hace dos años en las urnas. Montado en la ola de AMLO, Morena ganó la gubernatura, hizo carro completo en las alcaldías y consiguió 13 de las 17 diputaciones de mayoría relativa. Jaime Bonilla obtuvo más del doble de votos que el candidato panista al gobierno, Óscar Vega.

Las trayectorias de Bonilla y del senador coahuilense Armando Guadiana presentan algunas similitudes: formados en la cultura del esfuerzo, se convirtieron en empresarios exitosos, dirigieron equipos de beisbol (Potros de Tijuana y Saraperos de Saltillo, respectivamente) y se lanzaron a la arena política. La doble nacionalidad de Bonilla le permitió ser diputado en dos ocasiones por el Distrito de Agua de Otay, California. También incursionó en los medios de comunicación: dirigió el «Diario Baja California» y fundó el Primer Sistema de Noticias (PSN). [Con información de Wikipedia]

Para ser candidato en México, Bonilla (70 años; Guadiana tiene 74) renunció a la nacionalidad estadunidense. Después fue diputado federal, senador y gobernador por Morena para un periodo de dos años, de acuerdo con la ley que homologa los procesos locales y federales. Sin embargo, en la legislatura anterior, los diputados del PAN y de Morena reformaron la Constitución local por sus pistolas para extender el mandato de Bonilla hasta 2024.

La invalidación de la «ley Bonilla», por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), enmendó el absurdo. «En Baja California se llevó a cabo toda una maquinación a través de la cual se pretendió burlar la voluntad popular, usando la Constitución para minar la democracia y violando de manera tajante el principio democrático. Se trata de un fraude a la Constitución, de un efecto corruptor de rango constitucional», publicó el presidente de la SCJN, Arturo Saldívar, en su columna «Los derechos de hoy» (Milenio, 12.05.20).

El mensaje de la SCJN a AMLO, los gobernadores, el Congreso federal y las legislaturas locales es rotundo: ninguna reelección por encima de la Constitución. Bonilla no quedará en el desempleo político, pues una vez concluido su mandato podrá regresar al Senado y reencontrarse con Guadiana.
13 Mayo 2020 04:00:00
Morena apunta al clan
Morena apuntó al asiento G-218 y hacia la capital de Morelos para señalar a los culpables de la ruina financiera de Coahuila y de la penuria del Gobierno para afrontar no solo la emergencia por el coronavirus, sino otros apremios en infraestructura y empleo. En busca de recursos económicos, Miguel Riquelme y sus homólogos de Nuevo León y Tamaulipas, a quienes se unieron después los de Jalisco, Chihuahua, Michoacán y Durango, insisten en reformar la Ley de Coordinación Fiscal.

Los diputados de Morena Diego del Bosque, Melba Farías, Miroslava Sánchez y Luis Fernando Salazar dirigieron una carta al Gobernador, el 20 de abril, donde lamentan que él y sus pares «hayan elegido este particular momento nacional para manifestar una posición controversial respecto al federalismo, postura que muy lejos está de ser responsable, a la altura de las circunstancias actuales».

El pacto fiscal y otros temas -dicen- puede discutirse y ser analizado, pero exhortan a una «reflexión seria» y a que «el debate (…) sea alejado de posiciones sensacionalistas, demagógicas y/o electoreras». La afirmación según la cual «el norte mantiene al sur» -apuntan- combina «ignorancia y prejuicios» no compartidos por «la mayoría de la población a lo largo del territorio nacional».

En un tono comedido y respetuoso hacia Riquelme, los legisladores de Saltillo, Monclova y Torreón advierten que la situación financiera del estado obedece al «evidente e inadecuado manejo de recursos, endeudamiento desmesurado e ilegal; limitados o nulos esfuerzos por tener gobiernos austeros en el estado y sus municipios (…), temas que deben ser atendidos antes de fomentar irresponsablemente» la división entre mexicanos, «en medio del reto sanitario y económico más grande de la historia moderna del país (…)».

El grupo propone revisar seria y exhaustivamente «el destino de los recursos ejercidos en el marco estatal. No debemos olvidar que anteriores gobiernos de Coahuila (los de Humberto y Rubén Moreira) han desarrollado una administración pública con un manejo irresponsable de las finanzas, lo que ha dado lugar a la contratación de deuda pública en forma insostenible y por medio de actos ilegales -incluida la falsificación de documentos como se acreditó en tribunales-, al mismo tiempo que persiste opacidad respecto al destino de dichos recursos. (…) Por lo tanto, el mal manejo de recursos y la corrupción puede convertirse en un barril sin fondo para cual ningún presupuesto o pacto federal es suficiente (sic)».

En ese contexto, el diputado panista Gerardo Aguado pidió al Gobernador diferir el pago de intereses de la deuda por el tiempo que dure la crisis del coronavirus. El servicio de la deuda absorberá 4 mil 104 millones de pesos este año -3 mil 375 millones corresponden a intereses-. «Dadas las circunstancias actuales (…) este apoyo (…) es necesario e indispensable para atemperar las graves condiciones que se nos avecinan», subraya.

El pasivo estatal -herencia de los Moreira- se mantiene en 36 mil millones de pesos, por los cuales se han pagado alrededor de 20 mil millones de intereses. «Ahora le toca a los bancos acreedores acudir en apoyo del pueblo y Gobierno de Coahuila, con la legítima declaratoria de mora del pago de la deuda», dijo el legislador lagunero. La administración no ha fijado su postura sobre los planteamientos de Morena y el PAN. La curul G-218 la ocupa Rubén Moreira, quien encubrió la megadeuda contraída por su hermano Humberto, quien reside en Cuernavaca.
12 Mayo 2020 04:00:00
Parirán los montes…
El movimiento para obligar a la Federación a entregar más dinero a los estados no prendió, entre otras razones, porque la atención nacional está centrada en la pandemia y la emergencia económica por el coronavirus. Poner sobre la mesa la discusión de una vieja y plausible demanda, cuando el país entraba en la fase de mayor propagación, fue una mala jugada. La política, el deporte, los espectáculos y otras actividades han pasado a segundo o tercer término; la prioridad consiste en salvar vidas.

A escala regional, la tentativa -hiperbólicamente presentada como «rebelión» contra el presidente López Obrador- recibió tintes heroicos y sirvió para adornar con coronas de laurel las sienes de los vencedores de una guerra no librada. Sin embargo, en el plano nacional, la repercusión fue mínima e incluso algunos analistas la criticaron por extemporánea. René Delgado, en su columna «Sobreaviso», evalúa a los gobernadores, incluidos los de Morena: «Unos cuantos se salvan, pero todos dan pena ajena («Mediación en el barullo», Reforma, 18.04.20).

»Ahí están los que consideran que este es el momento indicado para replantear el pacto fiscal, a sabiendas de la imposibilidad de llevarlo ahora y del peligro de balcanizar a la República. La costumbre de recibir recursos sin recaudarlos les quita el sueño. Y, cosa rara, el michoacano Silvano Aureoles se cayó de la cama y ha despertado. (…) La oposición, por su parte, celebra la caída de la preferencia electoral de Morena (encuesta de El Financiero, 13.04.20), pero calla un detalle: la pérdida de Morena no supone ganancia para ella. Crece el descontento ante los partidos, el hartazgo ciudadano. Y, como extra, la oposición panista y priista carece de liderazgo y articulación en su actuación».

El fogoso Alcalde de Saltillo, Manolo Jiménez (PRI), aprovechó el momento para profesar su lealtad al gobernador Miguel Riquelme y sugerirle cruzar el Rubicón: «Quiero decirle que si llegan ustedes a la conclusión de que si por el bien de Coahuila hay que cambiar o hay que exigir el tema relacionado con el pacto fiscal federal; si hay que, incluso, salirnos de ese pacto para que Coahuila y Saltillo se queden con lo que generan. Porque así tendríamos el doble o el triple del presupuesto» (El Diario, 14.04.20).

El delegado federal Reyes Flores Hurtado replicó: «Dígale a los coahuilenses que lo que más daño le hace al estado es una deuda irresponsable que Ud. votó a favor cuando fue diputado (…). Este año por ejemplo solo para intereses de #MegaDeuda se destinaron 3 mil 375 millones 850 mil 850 pesos», publicó en Twitter con la etiqueta #Coahuila dirigida al gobernador Miguel Riquelme y al joven alcalde.

El 18 de abril, a través de la misma red, Jiménez mensajeó: «(…) Es una injusticia que lo que aquí se genera se vaya a proyectos como Dos Bocas, Tren Maya y Santa Lucía. A Coahuila y a Saltillo, lo que les corresponde. Nos sumamos a la petición para que se reforme el pacto fiscal #Saltillo #Coahuila #México».

Esta vez, la réplica -irrefutable- vino del abogado Gerardo Pérez y Pérez: «Falso dilema; los impuestos recaudados son federales y los estados coadyuvan a su recaudación y reciben el porcentaje fijado en la ley. Mejorar capacidad recaudatoria de Estados y municipios es la alternativa inmediata».

Parturient montes, nascetur ridiculus mus (Parirán los montes, nacerá un ridículo ratón), escribió Esopo, citado después por Horacio.

11 Mayo 2020 04:05:00
2021: ¿voto de castigo?
¿Podrán los partidos de oposición –el calificativo está en duda, pues desde su derrota en 2018 no han dado señales de vida– acotar al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) desde el Congreso en la segunda mitad de su mandato?

En las condiciones actuales, ninguno de los partidos tradicionales se acercaría por sí solo a la mayoría absoluta; incluso ni en coalición. Hace dos años, el PAN ganó apenas 39 diputaciones distritales, el PRI 9 y el PRD seis. La mayor tajada se la llevó Morena con 164.

El voto de castigo contra la administración de AMLO tendría que ser masivo en las elecciones del 4 de julio de 2021 para que Morena y sus aliados perdieran el control del Congreso; y podría haberlo, por la mala marcha del país. En caso contrario, el Presidente tendría todas las de ganar aun cuando la intención de voto por su partido haya declinado drásticamente en los últimos meses.

Entre enero y marzo, la preferencia por Morena cayó del 28 al 15%, según una encuesta de El Financiero publicada el 13 de abril. Empero, la intención de voto no se movió hacia ningún partido, sino al segmento de los indecisos (59%). Aun así, el partido gobernante supera al PAN por ocho puntos y al PRI por 10; ni juntos superan a Morena.

“No quiere decir –aclara la nota– que una alianza de esos partidos sumaría aritméticamente todo su apoyo, pero los datos revelan que Morena se encuentra en virtual empate con ellos desde que López Obrador está al frente del Gobierno federal”.

El siguiente apunte del reportero Alejandro Moreno, autor del texto y homónimo del líder del PRI, podría enfriar el ánimo anti-AMLO y el deseo democrático, sano, de equilibrar la balanza entre los poderes Ejecutivo y Legislativo: “En porcentaje efectivo de voto, sin considerar las respuestas ‘ninguno’ y ‘no sabe’, Morena obtendría hoy alrededor del 44% de la votación, probablemente ante un alto abstencionismo. En tanto, el PAN obtendría alrededor del 24% y el PRI alrededor del 20 por ciento”.

El partido con peor imagen es el PRI, de acuerdo con la pesquisa de El Financiero: el 70% la calificó de “mala/ muy mala”. Le sigue el PAN, con un 18% de respuestas positivas y 54% negativas. Para el 36% de la muestra, Morena tiene “muy buena/ buena imagen” y para el 36% es “mala/muy mala”. En el caso del PRD, la percepción es semejante a la de Acción Nacional (53% positiva y 13% negativa).

El reportero advierte que “en buena medida, las bajas a Morena reflejan la disminución en los niveles de aprobación al Presidente de la República. Pero la encuesta revela que el rechazo al Mandatario ha sido más leve que el abandono al partido. Esto se debe, en parte, a que el Presidente ha perdido principalmente apoyo entre los ciudadanos con mayores niveles de escolaridad, mientras que Morena ha perdido apoyo entre todos los segmentos sociales, altos y bajos, por igual”.

El dato puede confortar a quienes pugnan por un Legislativo capaz de controlar a AMLO.

Ernesto Zedillo –en la segunda parte de su sexenio– Vicente Fox, Felipe Calderón y Peña Nieto encabezaron gobiernos divididos, pero el Congreso –de mayoría opositora– tampoco se distinguió por su independencia, sobre todo con el chachorro de la cleptocracia.

Si los candidatos de los gobernadores vuelven a perder, adiós reforma fiscal. Y si la hay, sería la de AMLO, no la de ellos.


09 Mayo 2020 04:05:00
Milagro en Coahuila
Dentro y fuera de los hospitales se registran historias en torno al coronavirus, y faltan muchas más por escribirse. Algunas concitan ternura, otras enojo y en no pocos casos solidaridad. El bisemanario Espacio 4 consigna en su nueva edición algunos de los casos que más llamaron la atención del país. En medio de la angustia por la pandemia, Coahuila fue escenario de un milagro.

I
Entre aplausos del personal del Hospital General de Zona 1, se registró en Saltillo el alta del llamado “bebé milagro”, quien lamentablemente perdió a su madre seis días después de su nacimiento, la cual había sido diagnosticada “positiva a coronavirus”. Inmediatamente después de su nacimiento, las medidas precautorias fueron aplicadas para evitar que el bebé se contagiara. María Gabriela González Yruegas, jefa de pediatría del Hospital General de Zona 1, manifestó: “el bebé pudo haberse infectado, no dentro de la mamá, pero sí después de haber nacido, en el entorno donde estaba ella, porque era transmisora del virus” (Excélsior, 23.04.20). Además, el pequeño había nacido prematuramente el 3 de abril –a las 36 semanas de gestación– vía cesárea, en el Hospital General de Zona 2, en un quirófano especial porque su madre se encontraba en gravedad extrema, pero al final, felizmente pudo salir sano del nosocomio en brazos de su padre.

II
Más de una veintena de agresiones contra personal de enfermería del IMSS, por ser considerarlo “fuente de contagio de coronavirus”, se ha registrado en 12 estados del país. Fabiana Maribel Zepeda Arias, titular de la División de Programas de Enfermería del IMSS, indicó en conferencia de prensa que los agravios van desde ataques con cloro y café caliente, impedimentos para usar el transporte público e insultos, hasta incendios en propiedad privada. “Un día antes –del incendio de su casa– una compañera había recibido la argumentación por parte de sus vecinos de que no era bueno para ellos que ella viviera ahí. Eso sucedió en Nayarit”, detalló. Zepeda informó que en Jalisco, vecinos se organizaron para pedirle a otra enfermera que ya no viva ahí, “y por temor decidió mudarse”. Consternada, la especialista llamó a la población a cuidar al personal de salud y aseguró que todos toman las medidas necesarias para no ser agentes de riesgo.

III
Alexis y su hermana Itzel, dos niños de Tijuana, Baja California, decidieron ayudar a su mamá con lo que estaba a su alcance: los pequeños ofrecieron sus juguetes a cambio de despensa para su familia. Hace poco más de un mes, su madre Yessel Ortiz, quien además se hace responsable de sus padres, fue despedida de su trabajo en la plaza comercial donde laboraba, debido al cierre de establecimientos por la pandemia. De acuerdo con información de Milenio, Alexis comentó: “Yo estoy preocupado y tengo dos abuelitos, mi abuelito es de la tercera edad y no puede ver y pues le iban a operar los ojos, pero lo cancelaron por el coronavirus”. Varias fotografías de unos muñecos de peluche cerca de un cartel donde se leía: “Cambio juguetes x despensa queremos ayudar a mi mamá”, se hicieron virales en redes sociales lo cual motivó a que los tijuanenses se volcaran hacia el domicilio ubicado en la colonia Juárez para llevarles alimentos.

08 Mayo 2020 04:05:00
El poder y su ejercicio
Los hombres del poder son marcados por sus actos, sobre los cuales deberían tener pleno control, y por las circunstancias, que los rebasan. El poder, ya lo he comentado otras veces, castiga o premia según su uso, su abuso o su desuso. Para evitar “ser florero” como lo fue Peña Nieto, y de alguna manera también Felipe Calderón y Vicente Fox, Andrés Manuel López Obrador ha empezado a abusar del poder, lo cual puede llevarlo a tentaciones peligrosas.

En la doctrina moral del Presidente anida su antítesis, pues, según advierte el escritor y político inglés John Emerich Edward Dalberg-Acton, conocido como Lord Acton, “El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente”.

En Coahuila las cosas marchaban aceptablemente hasta que los Moreira, en mala hora, se hicieron con el poder.

El cantante y político panameño Rubén Blades acuñó una frase que, para el caso, viene como anillo al dedo: “El poder no corrompe, el poder desenmascara”.

El poder, como la medicina, debe sanar males, no agravarlos.

A Humberto lo marcó la deuda de los 36 mil millones de pesos esfumados; y a Rubén, su complicidad en el atraco y el síndrome de hybris, la enfermedad del poder.

Miguel Riquelme también será recordado por la deuda.

Él no la adquirió, es cierto, pero financieramente disminuye a su Gobierno, pues lo convierte en rehén de los bancos y en pagador de intereses y de nóminas.

Dedicar 4 mil millones de pesos anuales al servicio de la deuda le impide emprender las grandes obras de infraestructura y sin las cuales perderá competitividad el estado.

Máxime con un Presidente cuya prioridad son los estados del sur; erróneamente, pues el desarrollo debe ser equilibrado.

Pero incluso más que por las herencias del moreirato (deuda, empresas fantasma y violación sistemática de los derechos humanos), el Gobierno de Riquelme será marcado por la pandemia del coronavirus y su disposición para afrontarla.

A los lectores le disgusta que los medios sirvan como caja de resonancia de los políticos y, más aún, que traten de manipular a públicos ajenos al rebaño.

En la columna del 17 de abril (Coahuila en la emergencia) advertí: “La actitud de Riquelme ha sido responsable y consecuente. Hasta hoy se ha comportado con seriedad y sin excesos de protagonismo; la sociedad lo valora y algunas encuestas lo reflejan”.

En los comentarios al texto, “Santiago Herrerab” me reprende: “… no alabe a Riquelme quien manda en Coahuila son los hermanos Moreira Valdés Riquelme es pura simulación (sic)”.

Ángel Martínez aconseja: “… sea más objetivo en sus comentarios no le heche tantas flores es su trabajo x eso está ahí quieren que el presidente les resuelva todo pues no para eso se recaudan impuestos para eso tiene que meter a los políticos rateros a la cárcel recuperar bienes pero no lo hace x que eso es lo que debe de preguntarse usted mismo (sic)”.

Los periodistas no deben adular a los políticos ni ser comparsa de los gobiernos de turno; esa no es su función. Al contrario, son su natural contrapeso.

Reconocer cuando una Administración actúa con oportunidad y liderazgo, sobre todo en condiciones de estrechez financiera por la incuria de gobiernos rapaces, no falta a ningún principio deontológico.

La respuesta de Riquelme frente a la pandemia, igual que la del alcalde de Torreón, Jorge Zermeño, ha sido apropiada.

Olvidar malversaciones impunes puede resultar tan mezquino como regatearle méritos a autoridades cuya prioridad consiste en proteger a la población en la emergencia sanitaria.
06 Mayo 2020 04:05:00
Reforma en el limbo
Javier Corral recibió Chihuahua como Miguel Riquelme a Coahuila: sumido en la corrupción y maniatado por las deudas. El panista demandó a su predecesor César Duarte, prófugo en Estados Unidos. También ha puesto entre rejas a funcionarios prominentes de esa administración y recuperado ranchos, propiedades y dinero.

Nombrado para un periodo de cuatro años y 11 meses, a efectos de empatar la siguiente elección estatal con la federal del año próximo, Corral y su homólogo de Jalisco, Enrique Alfaro (Movimiento Ciudadano), destacan entre los líderes de oposición y en sus respectivos partidos.

Desde el principio de su mandato, Corral propuso al entonces presidente Peña Nieto reformar la Ley de Coordinación Fiscal, sugerida ahora por sus homólogos de Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas y Jalisco, sin obtener resultados. Las condiciones hoy no son las propicias, dice. Tiene razón.

El poder del presidente López Obrador es abrumador: domina el Congreso, su partido gobierna tres de los cinco estados con mayor número de votantes –Ciudad de México, Veracruz y Puebla– y controla 20 de las 32 legislaturas locales.

Morena es también la primera fuerza en Estado de México, cuyo presupuesto rebasa los 300 mil millones de pesos. Políticamente, el gobernador Alfredo del Mazo (PRI) es un cero a la izquierda.

Alfonso Ramírez Cuéllar, líder interino de Morena, coincide con Barrio en lo inoportuno de la iniciativa, presentada en el entorno de una emergencia sanitaria sin precedente. Incluso advierte oportunismo político: “No es momento de pensar en los procesos electorales de 2021. La campaña que ellos han emprendido vulnera la acción del Ejecutivo federal. El daño que están provocando al país es enorme”, señaló en una videoconferencia.

Como presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, cargo del cual se separó mientras Morena elige a su nuevo presidente, Ramírez informó que los estados recibirán alrededor de 2 billones de pesos este año y que incluso Hacienda les ha adelantado participaciones. Sin descartar una revisión al pacto fiscal, el exlíder de El Barzón critica a los gobernadores por “negarse sistemáticamente a ser corresponsables en la recaudación de impuestos”.

El primer paso para reformar la Ley de Coordinación Fiscal debe darse en las urnas –dice Corral–, pues con un Congreso dominado por Morena es difícil avanzar. “Les propondría que nos organicemos para impulsar un reacomodo de fuerzas en la Cámara de Diputados que nos permita contar con una mayoría distinta, que no esté al servicio del Presidente, sino de la nación, y que con esa nueva mayoría busquemos la reforma fiscal necesaria” (Reforma, 20.04.20).

Los diputados del partido en el poder e incluso de otras siglas siempre han sido comparsa del Presidente de turno. Sin embargo, desde la alternancia, su lealtad pasó a los gobernadores, quienes empezaron a nombrar candidatos y a financiar sus campañas. En un contexto de gobiernos divididos, las bancadas de los mandatarios locales les daban fuerza para proteger sus intereses y obtener mayores fondos federales.

El triunfo de López Obrador, en 2018, rompió ese círculo vicioso. De los 500 escaños de la Cámara baja, Morena ocupa 257 (51.4%) y el PAN, PRI y PRD, juntos, 135 (27%). Pero con los 76 diputados del PT, PES y Partido Verde, el Presidente tiene el 66.6% de los votos del Congreso para aprobar o vetar cualquier iniciativa. En esas circunstancias, ninguna reforma avanzará sin el aval de AMLO; y la propuesta de los gobernadores para cambiar el pacto fiscal, no lo tiene.
05 Mayo 2020 04:05:00
Rebelión de papel
Los gobernadores adolecen de debilidad política para empujar en el Congreso un nuevo pacto fiscal. Además, el año próximo dejarán sus cargos dos de las cabezas de la supuesta rebelión –Jaime Rodríguez, de Nuevo León, y Javier Corral, de Chihuahua–. La iniciativa es legítima, pero el momento inoportuno, pues surgió en medio de la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus. La intentona por atraerse a la opinión pública, cuando la Administración del presidente Andrés Manuel López Obrador navega a la deriva, terminó por encallar.

El tema de las participaciones federales es recurrente. El 20 de agosto de 2003, en Cuatro Ciénegas, Coahuila, la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) acordó con el presidente Vicente Fox avanzar en la “redistribución de competencias en materia hacendaria (…) para garantizar el sustento presupuestal de sus atribuciones constitucionales y dar sustento a la propuesta de la Convención Nacional Hacendaria (…) que conduzca a una reforma (…) sustentada en criterios claros y precisos que genere una nueva responsabilidad política y administrativa entre los gobiernos federal, estatal y municipal”.

Según la Declaración de Cuatro Ciénegas, la reforma estaría “orientada a incrementar la recaudación y la autonomía en esta materia, mejorar la distribución de los recursos y de la inversión pública, mejorar la interlocución de las entidades federativas con los órganos encargados de distribuir el gasto e impulsar la cooperación, la coordinación y la solidaridad”. Lo anterior, “para abatir y evitar que se profundicen las diferencias entre las entidades ricas y pobres”. La propuesta de los gobernadores del norte contradice este criterio, pues elevaría el rezago en los estados con menor recaudación y mayores índices de pobreza.

La iniciativa para cambiar la Ley de Coordinación Fiscal, promulgada el 27 de diciembre de 1978, surgió de los gobernadores de Coahuila (Miguel Riquelme, PRI), Nuevo León (Jaime Rodríguez, independiente) y Francisco García Cabeza de Vaca (Tamaulipas, PAN). Después se unieron los de Jalisco (Enrique Alfaro, Movimiento Ciudadano), Chihuahua (Javier Corral, PAN), Silvano Aureoles (Michoacán, PRD) y José Rosas Aispuro (Durango, PAN). Cuatro estados del primer grupo figuran entre los 10 donde se concentra el 86% de la recaudación federal (Reforma, 19.04.20). Coahuila, junto con Chihuahua y Nuevo León, tiene una de las mayores deudas per cápita y con respecto a su PIB (Secretaría de Hacienda).

La rebelión no tuvo eco entre la mayoría de los gobernadores e incluso José Murat, de Oaxaca, estado cuya tasa de pobreza es la tercera más alta del país (66.4%, Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social) la desestimó: “Ya habrá tiempo. La Organización Mundial de la Salud ha dejado claro que también hay que poner en cuarentena la división política. Hoy, que está en juego la vida –por la pandemia de coronavirus– no es tiempo de politizar ni de lucrar con la tragedia. La prioridad es salvar vidas” (La Jornada, 15.04.20).

Sin el apoyo de los gobernadores de la Ciudad de México (Claudia Sheinbaum), Veracruz (Cuitláhuac García), Puebla (Miguel Barbosa), Baja California (Jaime Bonilla), de Morena, y Estado de México (Alfredo del Mazo, PRI), donde la captación de impuestos es mayor, era difícil ganarle el pulso a Andrés Manuel López Obrador. El Presidente tiene la sartén por el mango.

04 Mayo 2020 04:05:00
Soluciones incendiarias
Junto con Donald Trump, Boris Johnson y Jair Bolsonaro, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) es de los líderes populistas de derecha e izquierda que llegaron al poder envueltos en las banderas del nacionalismo. Cada cual capitalizó, según las circunstancias de sus respectivos países, el enfado ciudadano por el deterioro de la economía, la emigración ilegal, la corrupción rampante, el envilecimiento de la clase política y el agotamiento de los partidos.

Ser de las democracias más antiguas y consolidadas del mundo, con 220 y 135 años de existencia, respectivamente, le permite a Estados Unidos y al Reino Unido lidiar con presidentes de toda relea, así sean, como los actuales, auténticos chivos en cristalería. Con instituciones fuertes y una separación de poderes real, han logrado superar crisis políticas y económicas. En Brasil, la democracia se reinstauró en 1985 tras 21 años de dictadura militar; en México, la transición inició en 2000 luego de siete décadas de partido único.

Bolsonaro ganó la presidencia en 2018 después de haberse eternizado en la Cámara de Diputados; dos años antes, el Senado había destituido a Dilma Rousseff, testigo del golpe de estado de 1964 cuando era estudiante. El juicio puso fin a 16 años de Gobierno del Partido de los Trabajadores, iniciado por Lula da Silva en 2001. Bolsonaro –excapitán del Ejército– es un ferviente simpatizante de las dictaduras. La mayor parte de su carrera la desarrolló en el Partido Progresista, extensión de la Alianza Renovadora (Arena), aliada del régimen militar. Después de ser elegido por el Partido Social Liberal, renunció para para iniciar la formación de Alianza por Brasil, de extrema derecha.

López Obrador (Morena) obtuvo la presidencia en su tercer intento con 5.4 millones de votos más que los captados por Ricardo Anaya (PAN), José Antonio Meade (PRI) y Jaime Rodríguez (independiente) juntos. En la elección presidencial previa, los candidatos de oposición superaron por 10.5 millones de sufragios a Peña Nieto. Los partidos tradicionales pagaron caro su alejamiento de la sociedad y la desaparición de fronteras entre ellos. La adicción al dinero del erario y a los negocios al amparo del poder los convirtieron en entes burocráticos.

La oposición a AMLO no está hoy en los partidos, cuyos líderes sufren de enanismo –sobre todo Alejandro Moreno, del PRI– sino en los 24.7 millones de mexicanos que votaron por Anaya, Meade y Rodríguez. A ellos deben sumarse los ciudadanos insatisfechos con la cuarta transformación. Se trata, sin embargo, de una fuerza todavía dispersa. La caída de AMLO en las encuestas refleja ese malestar, pero también puede ser engañosa. El desahogo en las redes sociales será inútil si no se traduce en votos.

Mientras los líderes empresariales, los gobernadores y los medios de comunicación echan chispas y lanzan anatemas contra el Gobierno federal, el Presidente avanza su agenda social y permanece en campaña. El primer objetivo consiste en volver a ganar el Congreso y la mayoría de las gubernaturas en las elecciones del año próximo; el siguiente será ligar un segundo periodo en Palacio Nacional. Los programas sociales aseguran votos. Como a Salinas, Calderón y Peña Nieto, también a AMLO se le ha pedido que renuncie. No lo hará. El Congreso tampoco puede destituirlo pues, aparte de no preverlo la Constitución, controla ambas cámaras. Pensar en otras “soluciones” incendiaría al país.


02 Mayo 2020 04:00:00
Crisis de autoridad
Inspirado en el filósofo alemán Max Weber, el escritor Jaime Torres Mendoza publica en el nuevo número del bisemanario Espacio 4 un texto sobre la falta de liderazgos en México y sus consecuencias nefastas. La crítica la centra en el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“En una sociedad cualquiera son, normalmente, los dirigentes quienes desempeñan los roles de liderazgo. Pero, como ya he dicho en otras ocasiones, no todos los dirigentes son líderes. El auténtico líder surge en situaciones de crisis y se reconoce por su forma de afrontar esa crisis, por su capacidad para ser eficaz en el contexto de empresas decisivas marcadamente significativas para el abordamiento y solución de esa crisis en curso.

“Ese líder que surge en la crisis, encuentra formas particulares de enfrentarla porque está investido de cualidades que todo mundo reconoce como extraordinarias. En esa condición, el grupo las percibe como una fuente eficaz de movilización con miras a la realización de un verdadero, contundente y definitivo cambio.

“Ese es el tipo de líder que propone Weber, ‘un gran hombre de superior inclinación que, en una situación de crisis social, se apoya en sus virtudes porque está dotado de cualidades sobrehumanas o, por lo menos, singularmente excepcionales’.

“Sírvame esta larga introducción para decir que, obviamente, no tenemos en México un líder de estas características. No lo es ni el Presidente de la República, aunque les pese a muchos, ni está entre los partidos políticos que representan la democracia mexicana.

“No tenemos líderes en este país. Lo que hay son dirigentes, legítimamente llegados al poder, cierto (aunque con asterisco porque el clientismo político está a todo lo que da la avalancha de conseguidores de votos), pero sin ninguna autoridad más allá que aquella que les confiere su cargo y, por supuesto, sin el menor rastro de influencia sobre la sociedad.

“Es el caso lamentable del Ejecutivo quien, poco a poco, ha ido perdiendo, no solo todo vestigio del espejismo que nos lo hizo aparecer como un personaje investido de liderazgo, sino de todo rasgo de la autoridad ganada en las urnas. Ninguna de las dos cosas son por sí mismas, ni buenas ni deseables. La realidad ha ido superando las acciones del Presidente.

“Volviendo a Weber, este dice que ‘dado el contexto de crisis en que se produce la aparición de líderes, el auténtico liderazgo surge a menudo con independencia de que existan o no cualidades extraordinarias, pero, eso sí, siempre en momentos y lugares extraordinarios’.

“Y es este el problema que hoy deseo abordar aquí. Porque me está pareciendo evidente que la falta de liderazgos ha ido dejando vacíos de poder. Eso tendría poca importancia si no fuera porque esos vacíos podrían estarse llenando por una multitud de vocaciones para ejercer el poder dejado por las autoridades legítimamente constituidas.

“Me preocupa sobremanera, por ejemplo, que ante la falta de autoridad del Presidente para hacer cumplir las medidas sanitarias que el propio Gobierno federal ha adoptado, sean otros quienes las hagan suyas a su manera. Por estos días hemos sido testigos que, en muchos lugares de la República han aparecido pequeños reyezuelos con vocación de dictadores que, olvidando de plano las garantías individuales consagradas en la Constitución, imponen medidas restrictivas para el libre tránsito de las personas y hasta toques de queda, sin que haya ninguna autoridad superior que, aunque sea por no dejar, como diría mi tía Beba, la sabia, se dé por enterada”. (Texto completo en:
http://www.espacio4.com)


01 Mayo 2020 04:00:00
Covid-19: prueba política
Coahuila era, hasta este miércoles, el décimo estado del país con mayor número de casos de coronavirus y el decimoprimero en muertes. Los datos de las secretarías de Salud federal y local en general coinciden, aunque la primera registraba (al 29 de abril) 369 contagios y la segunda, 398 (ayer la cifra aumentó a 437 y 41 fallecimientos). En cuanto a municipios coahuilenses infectados, la autoridad nacional contabilizaba 21 y la estatal, 19. Monclova, Frontera y Castaños concentran alrededor de 60% de los enfermos por Covid-19.

Torreón y Saltillo suman ya 56 y 47 personas contagiadas, con tres y dos decesos, respectivamente, a pesar de ser las ciudades más pobladas del estado. A escala nacional, Ciudad de México, Estado de México y Baja California son las entidades con mayor número de casos y fallecimientos (4 mil 782/389, 2 mil 863/143 y mil 495/215), respectivamente. Las cifras cambian de un día a otro e incluso cada hora. La pandemia ha generado una competencia sana en los estados. Al final se verá qué gobernador protegió mejor y más oportunamente a sus mandantes.

Los resultados dependerán no solo de su liderazgo y de cómo hayan reaccionado los ejecutivos locales, sus secretarios de Salud y en general todo el aparato administrativo, sino también de la capacidad médica y de la infraestructura hospitalaria creada en los últimos sexenios; pues, por más voluntad que exista, cuando hay escasez de recursos o su utilización es ineficiente, sus acciones siempre estarán limitadas. También se sabrá qué gobernadores y alcaldes aplicaron medidas abusivas, por encima de la Constitución general; quiénes actuaron con responsabilidad y quiénes lo hicieron más en busca de aplauso y reflectores.

La falta de protocolos para afrontar una emergencia sanitaria sin precedente -o la inobservancia de los aplicables- y la descoordinación entre los tres niveles de Gobierno propiciaron que cada estado desarrollara sus propios planes y estrategias. Lo deleznable es aprovechar la ocasión para obtener ventajas políticas. La población será quien califique el desempeño de sus autoridades. En medio de la pandemia, nadie presta atención a nada que no lo proteja del virus, máxime cuando aún faltan semanas para salir de la etapa crítica.

Pero incluso antes de que la curva de propagación disminuya, empezarán a sentirse con mayor severidad los efectos económicos de la pandemia en términos de producción, servicios, empleo, ingreso familiar y consumo. La situación obliga a los gobiernos, las empresas y la ciudadanía a buscar soluciones para que al sufrimiento por la enfermedad no se agreguen males mayores y de más larga duración. Hoy, más que nunca, la mejor política es la del trabajo. En circunstancias como las actuales, la sociedad exige de sus autoridades el máximo de atención y compromiso, sin importar siglas partidistas.

Las crisis brindan a los líderes la oportunidad de demostrar su talla verdadera, más aún en tiempos de estrecheces materiales, pero también tienen la virtud de descubrir a los farsantes y a quienes no miran más allá de sus narices. La mayoría de los mexicanos está insatisfecha con sus autoridades. Hay una cita de Gilbert Chesterton que cae, por citar a otro clásico, como anillo al dedo: «Desde la aurora del hombre, todas las naciones han tenido gobiernos, y todas se han avergonzado de sus gobiernos». ¿Quién se salvará de la hoguera del coronavirus?


29 Abril 2020 04:05:00
Corrupción criminal
Los gobernadores han tenido un desempeño decoroso en la emergencia sanitaria por el coronavirus. El presidente López Obrador no les estorba, pero tampoco los apoya. Después de sexenios de discrecionalidad, derroche y endeudamiento en los estados, el mensaje es claro: “rásquense con sus propia uñas”. Los predecesores de los mandatarios actuales las utilizaron para improvisar fortunas. Algunos están en prisión o permanecen prófugos; otros gozan de fuero y viven de las rentas como si tal cosa, mientras la Fiscalía General de la República mira para otro lado.

La corrupción es deleznable en cualquier ámbito, pero en el sector salud se cobra vidas. En Veracruz se inyectaba agua destilada a niños con cáncer en vez de quimioterapia; en Chihuahua y Coahuila se inauguraron hospitales sin estar terminados ni equipados; en Atlacomulco, Estado de México, se inició la construcción de un centro de especialidades por encima de la demanda regional para halagar al hijo predilecto de ese municipio: Enrique Peña Nieto.

Eso no es todo: de los 362 hospitales y unidades médicas inacabados en el Gobierno de Peña Nieto, “160 obras (…) no podrán ponerse en funcionamiento, ya que, de hacerlo, sería un riesgo para el personal y los usuarios, revela un estudio de la Secretaría de Salud entregado al presidente López Obrador a mediados del año pasado” (El Universal, 29.05.19). Los centros médicos de Atlacomulco, Pachuca y Ciudad Acuña (Coahuila) ya deberían estar en servicio, según el documento.

El Hospital General de Ciudad Acuña, cuya capacidad será para 90 camas, “inició hace dos años, pero hasta principios de 2019 solo reportaba un avance del 26 por ciento. El monto de la inversión es de 551 millones 400 mil pesos”, dice la nota. Antes de concluir su mandato, el gobernador Rubén Moreira inauguró el Hospital Oncológico y el Materno Infantil de Saltillo; tampoco estaban terminados. “El priista no pagó a las constructoras que, a su vez, dejaron ambas obras inconclusas” (Reforma, 27.01.20). La historia se repitió en el Hospital General de Torreón.

Rubén Moreira cambió de secretarios de Salud, como de calcetines. Empezó Bertha Castellanos y terminó Jorge Verástegui (licenciado en Ciencias de la Comunicación y exfuncionario de Grupo Industrial Saltillo). Entre ellos, despacharon José Lauro Cortés y Héctor Mario Zapata. En 23 de junio de 2018, la Auditoría Superior del Estado (ASE) presentó denuncias penales por el desvío de 410 millones de pesos a empresas fantasma durante los ejercicios de 2014 a 2016. Según el informe de la ASE, más de 71 millones de pesos se pagaron a la empresa Riviera Álamo, vinculada a la exsecretaria de Infraestructura, María Esther Monsiváis.

La ASE también denunció irregularidades por 64.5 millones de pesos en la compra de medicamentos entre 2015 y 2016, periodo que comprende las gestiones de Zapata y Verástegui. Ninguno de los responsables ha sido investigado, entre otras razones porque el Sistema Anticorrupción lo controlan secuaces de Rubén Moreira. Los servicios de salud en el país y en el estado estaban en crisis antes del coronavirus, y con la pandemia terminaron de colapsar. Al escribir estas líneas, el coronavirus ya había causado 38 muertes en el estado.

Rubén Moreira “es el verdadero responsable” del desvío de 474.5 millones de pesos a empresas fantasma y para la supuesta compra de medicamentos en la Secretaría de Salud, acusa Jesús de León, líder estatal del PAN.



28 Abril 2020 04:01:00
¿Dónde están los líderes?
Los cambios se gestan en las calles y en las plazas, con sangre, sudor y lágrimas, no desde los escritorios. La crítica a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) está sobradamente fundada. Sin embargo, el Presidente cumple con el perfil descrito por Winston Churchill, según el cual «El político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana, el mes próximo y el año que viene, y de explicar después por qué no ha ocurrido». AMLO fue el candidato más creíble, por eso arrolló en las urnas; 30 millones de votos no son cacahuates, pero tampoco un cheque en blanco.

El principal activo de AMLO ha sufrido mengua. Hoy la gente le cree menos. El líder soviético Nikita Jrushchov decía de los políticos: «son iguales en todas partes. Prometen construir un puente incluso donde no hay río». Sin embargo, la especialidad del Presidente mexicano no consiste en tender puentes, sino en dinamitarlos. Quiere, de un plumazo, borrar el pasado y levantar en su lugar castillos de naipes.

AMLO es un hombre bienintencionado y un jefe de Estado fuerte; su control sobre el Congreso, su influencia en la Corte y la falta de oposición le permiten hacer cualquier cosa, por disparatada que sea, sin medir las consecuencias. A quien muchos votos se le dieron, mucho se le exige ahora. No todo lo emprendido por el Presidente ha sido malo; además, no recibió El Dorado, sino un país clasista y empobrecido. Los anti-AMLO han discurrido una forma de desprecio «original»: omitir su segundo apellido y llamarle simplemente «López».

Bajo esa misma perspectiva, los políticos y empresarios presos, prófugos o sujetos a investigación no cayeron en desgracia por lavar dinero, pagar o recibir sobornos y robar al Estado, sino por una caza de brujas y una «justicia selectiva». Ese clima de animadversión lo provocó AMLO por polarizar a la sociedad. Líderes de opinión y medios de comunicación lo presentan como «dictador» e «ignorante» y las redes sociales se infestan cada día de burlas e insultos. El Presidente se molesta, pero la mayoría de las veces los ignora y eso les recome los hígados.

«Las crisis -dice Enrique Krauze- son una lección extrema de la democracia. Una sociedad alerta y participativa toma nota para la próxima elección». Puede ser, pero ¿dónde están hoy los empresarios del tipo de Luis H. Álvarez, Manuel J. Clouthier e incluso Vicente Fox, quienes abandonaron sus despachos, se remangaron e hicieron huelgas de hambre para afrontar al régimen autoritario? ¿Dónde los Cárdenas, las Rosario Ibarra, los Muñoz Ledo, las Ifigenia Martínez que encabezaron movimientos políticos y sociales hasta lograr la alternancia? ¿Dónde los jóvenes como los del 68 o del movimiento #YoSoy132? ¿Dónde los artistas e intelectuales?

AMLO no es políticamente imbatible ni indestructible, pero existe un problema: faltan dirigentes que le planten cara y encabecen la defensa de la democracia y la libertad. Azuzar desde las cúpulas, las columnas políticas o los medios de comunicación resulta sencillo. Lo difícil es salir de las burbujas y participar en la arena política como lo hicieron los escritores Mario Vargas Llosa, en el Perú, y Václav Havel, uno de líderes de la Revolución de Terciopelo que venció al Partido Comunista de Checoslovaquia y se convirtió en el primer presidente de la República Checa.



27 Abril 2020 03:52:00
Presidente vapuleado
“¡Al Presidente nadie lo toca!” Tal era el lema del Estado Mayor Presidencial, instituido por Porfirio Díaz y desparecido por Andrés Manuel López Obrador. Hoy todo el mundo le planta cara, y la crítica, a diferencia de otros sexenios, es el pan de cada día. En el pasado, el Presidente también era intocable en la mayoría de los medios de comunicación. José López Portillo, boicoteó a la revista Proceso por señalar sus excesos. Envuelto en el presupuesto, argumentó: “No pago para que me peguen”. La libertad de expresión se ejerce hoy sin cortapisas y en las redes sociales se llega incluso al linchamiento.

López Portillo ganó la presidencia con el 97% de los votos (16.4 millones). Nada meritorio, pues corrió solo en las elecciones de 1976. El PAN, dividido, se abstuvo de participar; comparsas del PRI, el PARM y el PPS postularon a JLP, y los 920 mil votos captados por Valentín Campa, del Partido Comunista Mexicano (PCM), entonces proscrito, se anularon. Para legitimarse e insuflar vigor al partido hegemónico agotado, el Presidente promovió la reforma política que serviría de base para la transición democrática. En ese proceso, el PCM recuperó su registro.

En el tercer informe de López Portillo, uno de los diputados plurinominales –figura creada por la reforma– lo interpeló: “¡Miente, en Coahuila no hay democracia!”. El legislador era Edmundo Gurza Villarreal (PAN), a quien un año antes le habían robado la alcaldía de Torreón. A partir de entonces, los presidentes perdieron su aura de intocables. Podían negociar con los medios de comunicación y los poderes fácticos silencio, un trato amable y una crítica embozada, a cambio de favores y contratos, pero no con todos. La sociedad advertía el engaño y castigaba en las urnas.

AMLO es el presidente de las alternancias más vapuleado. El periodista y productor Epigmenio Ibarra, compara su situación con la de Francisco I. Madero (Milenio, Los medios y López Obrador, 20.11.19), quien encabezó la única alternancia del siglo 20. Sin embargo, atribuir la crítica solo al recorte del 50% de la publicidad oficial en los medios de comunicación, lo cual representa un ahorro de 4 mil millones de pesos anuales, sin tomar en cuenta las fallas de la Administración, equivale a negar la realidad, costumbre de AMLO para evadirse.

El Mandatario anunció desde su campaña un cambio de régimen y hacia ese fin dirige los actos de su Gobierno. Las resistencias son muchas y muy poderosas, pues afecta grandes intereses y ha puesto entre rejas a figuras de la política y los negocios acusados de corrupción; las investigaciones en curso derivarán en más detenciones. La crispación causada por la rijosidad de AMLO, la impaciencia ciudadana ante la falta de resultados –15 meses son insuficientes para transformar un sistema basado en la venalidad y los privilegios– y el descontento de los empresarios por las orejeras del Presidente, puede provocar desestabilización.

La enfermedad por coronavirus exige la máxima atención y compromiso de los agentes políticos, económicos y mediáticos; el Presidente, como Jefe de Estado y de Gobierno, debe poner el ejemplo. Respetar las medidas de higiene, el distanciamiento social y el aislamiento domiciliario permitirá reducir los contagios y el número de muertes. Anteponer la salud a la política no implica cerrar los ojos frente a las pifias gubernamentales –el sistema de salud colapsó antes de la pandemia, pero las políticas de la nueva Administración agravaron el problema– sino tener claridad para afrontar la emergencia y evitarle al país mayor daño y sufrimiento.

25 Abril 2020 04:05:00
Héroes silenciados
China no se librará de la condena por haber demorado la alerta sanitaria una vez confirmados los primeros brotes de coronavirus, los cuales tomaron a todo el mundo por sorpresa y lo tienen sobre ascuas. Reporteros Sin Fronteras ha centrado su atención en tres ciudadanos que activaron las alarmas y fueron amordazados.

“La idea de que China es un modelo a seguir para contener la propagación del coronavirus (SARS-CoV-2) ganó terreno a medida que el caos se apoderaba de Europa y Estados Unidos. El fracaso de los sistemas sanitarios europeos y las erráticas declaraciones del presidente estadunidense Donald Trump apuntalaron la hipótesis. Así las cosas, el régimen comunista chino pasó de ser un ejemplo repudiable de censura a uno encomiable de asistencia y solidaridad. ¿Cómo sucedió? –escribe Gerardo Moyano en el bisemamario Espacio 4–.

“Para Ma Zhen, portavoz de la Embajada de la República Popular China en México, la suposición de que su país ‘carece de una prensa libre’ y ‘ocultó cifras reales’ de la epidemia responde a una ‘difamación (de) algunos políticos occidentales y medios de comunicación’, quienes atacan de ‘forma maliciosa a su régimen político’ (Reforma, 06.04.20).

“Si bien el funcionario alega que ‘el Gobierno chino siempre se ha conducido con una actitud abierta, transparente y responsable, informando oportunamente lo ocurrido a la comunidad internacional’, reconoce que ‘ante el virus desconocido, el Gobierno necesitaba tiempo para identificar y conocerlo; previo a emitir una alerta sanitaria, requería de hechos basados en la ciencia’.

“¿Qué ocurrió en ese interín? Reporteros Sin Fronteras (RSF) acusa que ‘en su obsesión por el control total sobre la información’, el Estado chino reprimió ‘implacablemente a todas las fuentes independientes’.

“En un informe titulado China-Coronavirus: Héroes de la Información que Fueron Silenciados (26.04.20), la organización no gubernamental (ONG) analiza tres casos de censura: el del doctor Li Wenliang, primero en denunciar la posibilidad de una pandemia de coronavirus; y los del abogado Chen Qiushi y del empresario textilero Fang Bin, quienes documentaron el caos en los hospitales y las calles de Wuhan. El primero, murió por Covid-19; los otros dos permanecen desaparecidos.

“RSF recuerda que Li Wenliang, un oftalmólogo del Hospital Central de Wuhan, donde se observaron los primeros casos de coronavirus en noviembre del año pasado, fue el primero en denunciar la posibilidad de una pandemia.

“El 30 de diciembre, Li compartió una foto de un test positivo de Covid-19 con exalumnos de la Facultad de Medicina en un grupo privado del servicio de mensajería WeChat, la cual se propagó rápidamente a través de la red de microblogging Weibo.

“Dos días después, Li y otros siete médicos del hospital fueron interrogados. ‘A Li lo interpelaron durante varias horas y, el 3 de enero, la policía lo obligó a firmar una declaración reconociendo que había difundido rumores falsos’, recuerda RSF.

“El 1 de febrero, Li dio positivo en Covid-19 y falleció seis días después. ‘Las publicaciones en internet que anunciaron su muerte recibieron más de mil 500 millones de visitas en Weibo.

“Su foto con una mascarilla facial recorrió la blogosfera de China con un hashtag indicativo del estado de ánimo de la población china y su sensación de estar amordazada. El hashtag #WomenYaoYanlunZiyou, que significa ‘Queremos libertad de expresión’, fue utilizado en más de 2 millones de publicaciones antes de ser censurado’, señala RSF”. (Texto completo en
http://www.espacio4.com)



24 Abril 2020 04:05:00
El poder y la prensa
Las instituciones mejor calificadas del país en el índice de confianza de consulta Mitofsky de 2019 fueron las universidades (7.3). El Ejército y la Presidencia empataron con 7 puntos; la Iglesia obtuvo 6.9 y las estaciones de radio, los medios de comunicación y las redes sociales, 6.8 cada uno. En el mismo rango de aprobación se encuentran la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el Instituto Nacional Electoral (INE), las cadenas de televisión, los empresarios, la Suprema Corte de Justicia de la Nación y los bancos.

La encuesta se publicó el 4 de enero pasado, cuando, por razones de imagen, China aún se resistía a alertar sobre la epidemia de coronavirus –no obstante que ya disponía de información sobre lo peligroso y mortífero del nuevo patógeno– y la emergencia sanitaria y social aún no ponía en jaque a la humanidad y en ridículo a la mayoría de los líderes políticos del mundo. Por lo tanto, la puntuación del presidente López Obrador y de los medios de comunicación pudo haber cambiado en los cuatro últimos meses. Pronto lo sabremos.

Sobre la misma confiabildad en las instituciones, una encuesta de El Financiero (27.11.19) colocó a la Marina, al Ejército y al Presidente en los tres primeros lugares, con 69%, 68% y 62% respectivamente. Les siguen la Guardia Nacional, el INE y el Banco de México. Los periodistas registran 45%, cinco puntos por encima de los medios de comunicación. A la pregunta de “¿Cuál debe ser la principal función del periodismo?”, el 67% contestó: “Monitorear al Gobierno e informar a la ciudadanía”; y 31%: “Apoyar al Presidente en la transformación del país”.

Con respecto a la información de los medios relacionada con el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, 53% la juzgó “justa y balaceada” y 38%, “injusta y alarmista”. Sobre el trato del Mandatario a los periodistas y medios de comunicación, 58% lo calificó de “justo y respetuoso” y 25%, de “injusto y descalificador”. Ningún Presidente había criticado públicamente a los “mass media” y al gremio periodístico como AMLO. Incluso para amplios sectores de la población, la prensa siempre ha estado al servicio del poder (público y económico) y por tal razón la tachan de “vendida”.

En este medio, como en todos, existen buenos, malos y mediocres. Criticar a los críticos, como lo hace el Presidente, forma parte del ejercicio democrático y no debe asustar a nadie; la condición es no utilizar el poder para reprimir ni coartar la libertad de pensamiento. Venimos de un sistema donde el control sobre la prensa era total. No existen gobiernos y sociedades impolutos ni medios que lo sean.

Las calificaciones de la encuesta de El Financiero a los periodistas y a los medios de comunicación son reprobatorias, lo cual se debe a múltiples factores. Citaré dos: 1) su alejamiento de la agenda social y su cercanía con el poder; y 2) la conversión de políticos y empresarios inescrupulosos en “periodistas” –jamás lo serán– para brujulear, obtener privilegios, conservar poder y adquirir impunidad.

Toca a la sociedad, al público, separar el trigo de la cizaña. El mayor capital de los medios de comunicación y los periodistas es la credibilidad, la congruencia y la autocrítica. En Los Cínicos no Sirven para este Oficio, Ryszard Kapuściński nos confronta con una verdad catedralicia: “Cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante?”. ¿Para qué, entonces, hacer una tormenta en un vaso de agua? Que el Presidente diga misa.
22 Abril 2020 04:05:00
Ídolo con pies de barro
Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se formó en el PRI de los 70, cuando el Estado era poderoso y el Presidente controlaba la economía, la información y el Congreso; los gobernadores, alcaldes y sindicatos también estaban bajo su férula.

En esa época, los enemigos del Gobierno eran los empresarios, los banqueros, la Iglesia y el PAN; y sus aliados, los obreros, los campesinos y las clases populares. Carlos Salinas los cambió por el gran capital, la jerarquía eclesiástica y la banca. Las reformas neoliberales de ese sexenio subordinaron al Estado y lo convirtieron en actor secundario.

AMLO pretende restablecer el Estado fuerte y centralista para que ningún sector imponga sus intereses ni usurpe funciones exclusivas de los poderes y órganos de Gobierno. Frente a las alternancias fallidas entre el PRI y el PAN, el avance de la plutocracia, el abandono del estado de bienestar y el saqueo del erario y de los recursos naturales, los ciudadanos optaron por una Presidencia vigorosa, capaz de poner coto a los abusos del poder y volver la mirada hacia los más necesitados.

AMLO recibió no solo una votación abrumadora, sino también la mayoría en las cámaras de Diputados y de Senadores y en 20 (de 32) legislaturas locales. El Presidente no necesita que los gobernadores sean de Morena o sus satélites (Encuentro Social, PT y Verde), pues los tiene en un puño. La Auditoría Superior de la Federación vigila; la Fiscalía General de la República es la nueva espada de Damocles (antes era Gobernación) y Hacienda les alzó la canasta.

Los gobernadores perdieron la fuerza que tuvieron con Vicente Fox, Felipe Calderón y Peña Nieto. Salvo Enrique Alfaro (Movimiento Ciudadano), Javier Corral y Diego Sinhué Rodríguez (PAN), de Jalisco, Chihuahua y Guanajuato –único estado donde AMLO perdió–, respectivamente, los demás siguen los dictados de Palacio Nacional.

La reforma al poder Judicial aumentará la influencia presidencial en la Suprema Corte y en los tribunales de justicia locales. Órganos autónomos –no exentos de vicios y fallas– como el INE y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación serán reestructurados y sus equivalentes en los estados desaparecerán.

La concentración de poder no se ha traducido en mejores resultados; tampoco los hubo en los gobiernos divididos de Fox –a pesar de su legitimidad–, Calderón y Peña Nieto. Antes del TLC, México era un país proteccionista y aislado; hoy el mundo es otro. Sin embargo, la globalización, ahora en crisis, no ha resuelto la desigualdad; los problemas sociales se han profundizado.

La pandemia del Covid-19 puso de relieve otro de los efectos perniciosos del neoliberalismo: el abandono de los sistemas de seguridad social, en particular, los de salud. AMLO, como Vladimir Putin –exmiembro del servicio de espionaje de la dictadura soviética–, ha dado pasos sólidos para recrear el pasado en un mundo distinto, pero en crisis. La democracia no goza de aprecio por su falta de respuestas a las demandas de la población y su inclinación por el estado de privilegios.

AMLO sigue la misma ruta del líder ruso, quien ha ocupado el cargo en cuatro periodos, los últimos tres de manera consecutiva. Putin, como Porfirio Díaz, tuvo en Dmitri Medvédev a su Manuel González para fingir su retiro y después eternizarse en el poder.

Declarar que la emergencia sanitaria cayó como “anillo al dedo” confirma el proyecto de AMLO de revivir la idolatría por un Estado con pies de barro. La tentación autoritaria solo puede conjurarse con votos. Cualquier receta no democrática terminaría por hundir al país más en el caos.
21 Abril 2020 04:05:00
Los males de la democracia
La votación por Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue proporcional al hartazgo con la clase política, la corrupción, la impunidad y el incipiente bipartidismo presidencialista PRI-PAN, estrenado en 2000 luego de siete décadas de unipartidismo fáctico. Sin embargo, la decepción por el primer gobierno de izquierda, después del encabezado por Lázaro Cárdenas (1934-1940), podría ser igual o mayor debido a los errores acumulados en los 15 primeros meses de gestión. Lo que las oposiciones, los grupos de poder y los medios de comunicación no pudieron, el Covd-19 lo consiguió: poner contra a AMLO y a todos los líderes del mundo.

La realidad desenmascara la retórica presidencial y es más demoledora que cualquier columna política o análisis. ¿México está hoy mejor o peor que hace seis años? ¿Hay crecimiento económico? ¿Disminuyeron la pobreza y la criminalidad? La avalancha de críticas contra AMLO también es consecuencia de las expectativas incumplidas. Empero, para un juicio equilibrado, es preciso discernir entre los señalamientos derivados de una preocupación genuina por el país, los intereses afectados y los privilegios cancelados.

Quienes durante 12 años combatieron a AMLO y lo presentaron como «un peligro para México», hoy sacan el pecho y, sin decirlo, proclaman: «Se los dijimos». El AMLO de hoy es el mismo activista antisistema de la primera y segunda campañas; en la tercera, moderó el discurso y desde la Presidencia lo retomó con mayor enjundia. Los 30 millones de mexicanos que sufragaron por él no lo hicieron a ciegas. Sabían que no elegían a un estadista; a un tecnócrata doctorado en el extranjero como Salinas de Gortari; a un cachorro de la cleptocracia como Peña Nieto; ni a un joven con la agilidad mental y la elocuencia de Ricardo Anaya, sino al sexagenario populista que atacaba a las elites políticas y económicas, ofrecía un cambio radical, combatir la corrupción, ver primero por los pobres y sacudir al statu quo.

Circula en las redes sociales un video del debate del 20 de mayo de 2018, en Tijuana, en el cual Ricardo Anaya, de la coalición Por México al Frente, retrata a AMLO y advierte de su cortedad de miras: «El problema, Andrés Manuel, no es tu edad, en lo absoluto. El problema es que tus ideas son muy viejas. Has repetido durante todo el debate que la mejor política exterior es la interior. Pero no entiendes que lo que pasa fuera de México sí impacta a nuestro país».

El panista fue profético, pero no persuadió, pues formaba parte de un sistema agotado, putrefacto, y de una generación conocedora del primer mundo, pero no de la realidad de su país. «Cuando empezó, por ejemplo, la crisis económica iniciada en Estados Unidos en 2008-2009 -dijo el candidato de derecha-, aquí en México se perdieron medio millón de empleos. Sé que mucha gente dice que cómo, si no hablas inglés, aspiras a ser presidente de México. Tampoco me parece en lo absoluto un problema que no entiendas inglés. El problema, Andrés Manuel, es que no entiendes el mundo; ese sí es un problema».

Anaya ganó los tres debates, pero perdió las elecciones por un margen de 17.5 millones de votos. López Obrador contestó siempre con evasivas y medias verdades, basado más en el instinto y el voluntarismo que la realidad. Aun así, la inmensa mayoría lo apoyó en las urnas. Los ciudadanos le dieron la espalda al establishment y ejercieron su derecho a equivocarse, lo cual hoy muchos lamentan. Para estos casos, Alfred Smith tiene la receta: «Todos los males de la democracia pueden curarse con más democracia».
20 Abril 2020 04:05:00
Justicia y libertad
La transición a la democracia no se explica sin una sociedad y una prensa críticas. Los medios de comunicación y los líderes de opinión independientes siempre serán vistos por los gobiernos como una enemigos, pues exhiben sus imposturas y corruptelas.

Uno de los casos emblemáticos fue la investigación de Aristegui Noticias sobre la casa blanca de Enrique Peña Nieto y de su ahora exesposa Angélica Rivera, adquirida a un contratista gubernamental. El escándalo hizo añicos la imagen del Presidente y su Gobierno, uno de los más venales de la historia. Los 60 mil millones de pesos gastados en medios adeptos fue dinero tirado a la basura.

Otro enemigo de la libertad de expresión es la delincuencia organizada cuya frontera con el poder político muchas veces es inexistente. Pero el mayor de todos es la impunidad, pues, sin castigo, los delitos contra la prensa y la sociedad en general se reproducen.

La ONG Artículo 19 ha documentado 131 casos de reporteros asesinados en México entre 2000 y 2019. Ninguna democracia presenta tales cifras. Nuestro sistema de justicia está diseñado para proteger al poder político y a sus socios en las esferas económica y delincuencial, no para garantizar el estado de derecho.

El caso de Sergio Aguayo es paradigmático. El analista político e investigador de El Colegio de México se ha ocupado de uno de los gobernadores más nefastos del país, en cuyo periodo la deuda de Coahuila aumentó de 330 millones de pesos a más de 36 mil millones –de manera irregular y sin rendir cuentas a nadie sobre el destino del dinero– y se registraron masacres en Allende y Piedras Negras, así como innumerables casos de tortura y desapariciones forzadas.

En respuesta, fue denunciado por difamación y condenado a pagar 10 millones de pesos a Humberto Moreira por “daño moral”. La justicia al servicio de uno de los acólitos de Peña Nieto.

La reacción ha sido proporcional al tamaño del absurdo. La solidaridad de los medios de comunicación y de organizaciones nacionales e internacionales es con Aguayo, pero la defensa lo trasciende, pues es por la libertad de expresión que nos atañe a todos.

El acoso contra los periodistas y quienes disienten del poder debe terminar. La democracia y la prensa jamás estarán seguras mientras los políticos utilicen el aparato judicial para ocultar sus desmanes, proteger sus riquezas ilegítimas e intimidar a los periodistas y críticos. ¿Quién responderá por el daño causado a millones de coahuilenses durante el moreirato? Porque no solo es Humberto el responsable de la ruina, sino también su hermano Rubén; políticamente no existiría el uno sin el otro.

La actitud del presidente Andrés Manuel López Obrador en un caso que atenta contra el derecho de expresar libremente ideas y opiniones por todos los medios pertinentes, no corresponde, como en otros temas, a un estadista.

Menos cuando él mismo confronta y cuestiona el papel de los medios de comunicación, en particular los críticos de su Gobierno, y pretende suplantarlos. Si AMLO ocupa hoy el poder se debe, en gran medida, al denuedo y compromiso con la libertad, la justicia y la democracia de periodistas y analistas del tipo de Sergio Aguayo y muchos más. Defender a los Moreira contradice el discurso contra la corrupción y traiciona la confianza de legiones de mexicanos.

18 Abril 2020 04:01:00
Verdades incómodas
La pandemia por coronavirus aflige al mundo, pero hay otras que provocan mayor mortandad y son permanentes, como la de hambre. En 2017, más de 6 millones de niños menores de 15 años murieron por esa causa, según informes de la Unicef, el Banco Mundial y la OMS. Sin embargo, la atención que reciben es escasa o nula.

El mensaje del papa Francisco apela precisamente a la solidaridad y al compromiso, no al olvido ni a la omisión de verdades incómodas. El bisemanario Espacio 4 dedica su sección de Luces a la bendición papal.

“Con el mismo énfasis con que exhorta al mundo a unirse para enfrentar la propagación de Covid-19, el papa Francisco señala algunas de las injusticias que se cometen a diario. ‘Que la crisis que estamos afrontando no nos haga dejar de lado a tantas otras situaciones de emergencia que llevan consigo el sufrimiento de muchas personas’, dijo en su mensaje Urbi et Orbi (A la Ciudad y al Mundo, en latín) con motivo del Domingo de Pascua, el pasado 12 de abril.

“Entre las situaciones de emergencia, destacó las ‘graves crisis humanitarias’ de las poblaciones de Asia y África, de las personas refugiadas y desplazadas a causa de guerras, sequías y carestías y de los numerosos migrantes y refugiados –muchos de ellos son niños, enfatiza–, que viven en condiciones insoportables, especialmente en Libia y en la frontera entre Grecia y Turquía.

“También mencionó la necesidad de encontrar ‘soluciones prácticas e inmediatas en Venezuela, orientadas a facilitar la ayuda internacional a la población que sufre a causa de la grave coyuntura política, socioeconómica y sanitaria’, así como la de ‘poner fin a la larga guerra que ha ensangrentado a Siria, al conflicto en Yemen y a las tensiones en Irak, como también en el Líbano’.

“En este sentido, pidió que se relajen las sanciones internacionales de los países afectados y se reduzcan o incluso condonen las deudas que pesan en los presupuestos de los países más pobres. ‘Este no es el tiempo del egoísmo, porque el desafío que enfrentamos nos une a todos y no hace acepción de personas’, señaló Jorge Bergoglio.

“En una carta dirigida el mismo día ‘a los hermanos y hermanas de los movimientos y organizaciones populares’, el Papa sugirió: ‘tal vez sea tiempo de pensar en un salario universal que reconozca y dignifique las nobles e insustituibles tareas que realizan (…) los trabajadores informales, independientes o de la economía popular, (que) no tienen un salario estable para resistir este momento... y las cuarentenas se les hacen totalmente insoportables’.

“Francisco destacó además la tarea invisible de quienes trabajan en movimientos populares, ‘sobre todo mujeres, que multiplican el pan en los comedores comunitarios cocinando con dos cebollas y un paquete de arroz un delicioso guiso para cientos de niños, pienso en los enfermos, pienso en los ancianos. Nunca aparecen en los grandes medios. Tampoco los campesinos y agricultores familiares que siguen labrando para producir alimentos sanos sin destruir la naturaleza, sin acapararlos ni especular con la necesidad del pueblo’.

“Con respecto a las medidas de confinamiento, el Papa advierte lo difícil que resulta ‘quedarse en casa para aquel que vive en una pequeña vivienda precaria o que directamente carece de un techo (…) para los migrantes, las personas privadas de libertad o para aquellos que realizan un proceso de sanación por adicciones’. Por ello, reconoce que ‘ustedes (de los movimientos populares) están ahí, poniendo el cuerpo junto a ellos, para hacer las cosas menos difíciles, menos dolorosas’”.

17 Abril 2020 04:01:00
Coahuila en la emergencia
Ningún Gobierno de Coahuila había afrontado una calamidad como la actual. Algunos encararon inundaciones, desastres mineros, crisis regionales por cambios en el modelo de agricultura colectiva y en la industria del acero y la minería de carbón, pero nada comparado con la emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus. Los gobernadores de turno, en la mayoría de los casos, estuvieron a la altura de la circunstancia, salvo uno que utilizó la explosión en la mina Pasta de Conchos para lucrar políticamente.

La situación en los estados la dificultan las herencias –visibles y ocultas– de administraciones ineficientes y corruptas; muchos de ellos cargan deudas monumentales adquiridas en varios sexenios. Coahuila se halla en la misma circunstancia, con la diferencia de que sus obligaciones se dispararon de 323 millones a 38 mil millones de pesos en solo dos años (2009-2010) de acuerdo con los registros de la Secretaría de Hacienda. El incremento de 11 mil 415% es criminal, pues jamás se informó sobre el volumen de los pasivos, la mitad de los cuales se contrató con documentos falsos. Diez años después, aún se ignora el destino del dinero –los beneficiarios políticos y sus secuaces son de sobra conocidos– y nadie ha sido investigado ni mucho menos procesado.

Sin esa deuda ilegítima –resultado de un Gobierno rapaz y de una banca cómplice e inescrupulosa– la cual absorbe 4 mil millones de pesos al año de intereses, o con una menos gravosa, Coahuila podría afrontar con mayores recursos y menos apremios la pandemia. Apenas el 21 de enero, el gobernador Miguel Riquelme había lanzado una crítica embozada a su predecesor Rubén Moreira, al declarar ante la embajadora de Francia, Anne Grillo, que el sector Salud volvía a estar de pie –después de una Administración desastrosa– en la cual se desviaron 65 millones de pesos en la compra de medicamentos. La situación cambió drásticamente en menos de tres meses debido al coronavirus

La actitud de Riquelme ha sido responsable y consecuente. Hasta hoy se ha comportado con seriedad y sin excesos de protagonismo; la sociedad lo valora y algunas encuestas lo reflejan. Otros agentes políticos, en cambio, piensan más en su futuro y tratan de lucrar en la emergencia. Las medidas de control han funcionado y la información sobre los contagios y decesos fluye adecuadamente. Crisis como la actual permiten conocer el carácter y la talla real de las autoridades. Los Moreira serán recordados por la megadeuda, las masacres, las empresas fantasma y demás excesos, no por alguna obra o acción de Gobierno.

La circunstancia obliga a dar curso a las denuncias penales para investigar el desvío de más de 3 mil millones de pesos de la deuda, en el Gobierno de Humberto Moreira, y de 475 millones de pesos a empresas fachada en la gestión de Rubén. Recuperar parte de esos caudales permitiría elevar la capacidad de respuesta del Gobierno, equipar hospitales y proteger al personal sanitario. Antes del coronavirus, los coahuilenses pobres eran los principales afectados por las desmesuras del clan. Hoy los empresarios pagan de alguna manera el costo de su silencio y piden ayuda al Gobierno.

Las redes sociales no perdonan… y el Covid-19 tampoco. Desde hace días circulan dos fotografías de Humberto Moreira; en una luce pensativo y en la otra se ríe. A la primera la acompaña una pregunta: “¿Cuál es el colmo de los coahuilenses»”; y a la segunda, la respuesta: “Que todos están encerrados menos yo”. Sin embargo, él no es el único responsable de la crisis, sino también su hermano y sucesor. Rubén utilizó la fuerza del Gobierno para encubrir a su hermano y utilizó el Congreso para legalizar y blanquear la deuda. Si cae uno, debe caer el otro.

15 Abril 2020 04:01:00
Tiempo de acuerdos
En medio de la pandemia del coronavirus y cuando la popularidad presidencial entró en barrena –entre diciembre y marzo perdió 10 puntos para situarse en 47%, según una encuesta de GEA-ISA– el segundo aspirante a la Silla del Águila más votado en 2018 respondió con guante blanco a quien, en el debate del 20 de mayo de ese año, le llamó “Ricky Riquín Canallín”.

“No son tiempos de política, son tiempos de solidaridad. No son tiempos para dividir o polarizar sino para unir. No es momento de pleitos entre políticos: eso nada va a resolver. No se trata de pelear con el Presidente o con nuestros líderes democráticamente electos, pero sí de exigir seriedad para que se escuche a los expertos cuyas recomendaciones se apoyan en evidencia científica. Preparémonos con sensatez para lo que viene”, dijo Ricardo Anaya, excandidato de la coalición Por México al Frente en un mensaje difundido por las redes y disponible en YouTube.

Anaya, quien superó por 3.3 millones de votos al priista José Antonio Meade, pero estuvo a 18.5 millones de López Obrador, propone realizar pruebas diagnósticas para detectar a la población afectada. Su argumento lo refuerza con una cita del director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom: “No se puede combatir el fuego con los ojos vendados”.

Frente a la tormenta económica inminente –cierre de negocios, despido de personal y caída en las remesas– sugiere, “diseñar programas que ayuden a la gente (…). Tenemos que ofrecer a millones de trabajadores, no solo nuestra solidaridad, sino mecanismos específicos para que puedan satisfacer sus necesidades básicas mientras dure esto y para que puedan permanecer en su casa si resultan contagiados, sin afectar la subsistencia de su familia. México somos todos y nos necesitamos todos”.

Anaya fue calificado en las redes de “oportunista”

–en política todo tiene una intencionalidad– pero sus planteamientos son pertinentes. Meade ha guardado silencio y no se diga los partidos. Alejandro Moreno, anodino líder del PRI, propone remedios peores que la enfermedad, como “Declarar, con carácter inmediato, cuarentena rigurosa a nivel nacional”. El periodista Sergio Sarmiento opina al respecto, “La gente se protege a sí misma cuando tiene información sin necesidad de que un dictador restrinja sus libertades” (El Siglo de Torreón, 27.03.20).

El coronavirus les ha dado a los críticos del Presidente nuevas armas, aparte de las que él mismo proporciona. En Reforma, donde la mayoría de los columnistas lo crucifican a diario, Eduardo Huchim escribió el 25 de marzo: “Aunque no lo admitan quienes le reprochan todo y nada le reconocen, hasta ahora la acción técnica del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador en la pandemia ha sido sensata y está dando resultados, por más que la impaciencia y la fobia induzcan percepciones de omisión y lenta reacción”.

Colaborador también de Letras Libres, otro medio desafecto al Presidente, Huchim señala: “Resulta difícil comprender a los augures de la catástrofe que durante semanas clamaron por vaciar las calles y recintos públicos con medidas draconianas que postulaban como inaplazables… cuando los casos eran menos de 200, en un universo de 125 millones de mexicanos. No hubo comprensión para la gradualidad de las prevenciones, aunque precisa decir también que no se aplicó la mejor política de comunicación social por parte del Gobierno”.

Como en otros temas, no existe consenso sobre la forma en que la Administración de AMLO afronta la pandemia, pero el deseo de superar pronto la emergencia y de que el país sufra lo menos posible, es general. La tregua previamente propuesta por Denise Dresser y el mensaje de Anaya, por quien votaron 12.6 millones de mexicanos, merecen ser escuchados.

14 Abril 2020 04:00:00
En la crisis, sensatez
En medio de una pandemia expansiva y mortífera, la cual sorprendió al mundo mientras la mayoría de los gobiernos se miraba el ombligo y castigaba los sistemas de salud con presupuestos raquíticos, lo más sensato es dedicar tiempo, esfuerzo y recursos para contener la propagación del Covid-19 y reducir el número de muertes. Los contagios están por rebasar los 2 millones, el 30% de los cuales se localiza en Estados Unidos, y los decesos rozan ya los 120 mil.

El juicio sobre la reacción y el desempeño de los políticos vendrá después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declare concluida la pandemia; el premio o castigo deberá ser en las urnas. Ese momento, lamentablemente, todavía se ve lejano; por lo tanto, cualquier distracción o descuido costará más vidas. Singapur, ejemplo de cómo se debe actuar en emergencias como esta, registra rebrotes. España reanudó actividades económicas no sustanciales y Francia extendió la cuarentena hasta el 11 de mayo. El punto crítico se localiza en Estados Unidos. En México, la curva de infecciones sigue en ascenso; ayer se acercaba a los 4 mil 700 contagios y a los 300 fallecimientos.

La pandemia de influenza A (H1N1-09) o gripe porcina, cuyo primer brote ocurrió en San Diego, California, y el segundo en Veracruz, duró dos años (2009-2010) y habría cobrado la vida de entre 151 mil 700 y 575 mil 400 personas en el mundo (The Lancet Infectious Diseases). Estados Unidos registró aproximadamente 60.8 millones de casos, 274 mil 304 hospitalizaciones y 12 mil 469 decesos, de acuerdo con la misma publicación. En julio de 2010, un mes antes del fin de la pandemia, anunciado por la OMS, México contabilizaba 72 mil 548 infectados y mil 316 muertes, según la Secretaría de Salud.

El síndrome respiratorio agudo grave, el ébola y el zika se originan en infecciones transmitidas de animales a humanos (enfermedades zoonóticas, directas o indirectas), advierte el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional. De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud, el 61% de los agentes responsables de enfermedades en personas son precisamente de ese tipo. El contacto con animales de granja o especies silvestres expone al contagio, dice Ana Lorena Gutiérrez, del Departamento de Infectómica y Patogénesis Molecular del Cinvestav.

Las zoonosis con mayores tasas de mortalidad son en su mayoría de origen viral, apunta la investigadora. La gripe española, ejemplifica, provocó entre 50 millones a 100 millones de muertes en el mundo en un periodo de tres años (1918 a 1920). «El aumento de los padecimientos producidos por patógenos zoonóticos, tanto recién identificados (emergentes), como los reemergentes, se relacionan con la invasión constante de ambientes silvestres por parte del humano», agrega.

Patógenos como el Covid-19 «son parte de una familia de virus que causan infección en los seres humanos y en una variedad de animales, incluyendo aves y mamíferos como camellos, gatos y murciélagos», dice un informe del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad de España, el segundo país más castigado por la pandemia. El Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (PSOE), ha declarado que «Nadie puede ganar solo esta guerra, solo unidos venceremos». Por tanto, pidió reducir la tensión política e invitó a los partidos, en especial al derechista PP, a «un gran pacto para la reconstrucción económica y social» (El País, 12-04-20). México debe dar los mismos pasos.



13 Abril 2020 04:01:00
Partidos en cuarentena
El nuevo coronavirus ha resultado más democrático que la democracia misma, pues no respeta rango ni actividad, sea política, cultural, artística o empresarial. Carlos, Príncipe de Gales; el Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson; el tenor Plácido Domingo y el abogado español Baltazar Garzón, quien asesoró a los Moreira y ahora defiende al exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, acusado de delitos de corrupción, figuran entre los contagiados. Los presidentes Donald Trump (Estados Unidos) y Jair Bolsonaro (Brasil) dieron negativo en las pruebas; también la canciller Angela Merkel (Alemania), pero en su caso está en cuarentena por haber estado en contacto con un médico infectado.

Jaime Sepúlveda, director del Instituto de Ciencias de Salud Global de la Universidad de California, San Francisco, dice sobre el Covid-19: «es un igualador social -afecta por igual a pobres y ricos-. En un país con tanta desigualdad, y tan dividido, tenemos ahora que estar más unidos que nunca» (Reforma, 24.03.20). En la disyuntiva de «salvar vidas o salvar la economía», la cual, espera, no se presente, opta por la primera: «Retrasar las medidas de distanciamiento y aislamiento podrían beneficiar la economía, pero a costa de muchas muertes prematuras. El impacto será seguramente brutal, pero lo primero es salvar vidas».

La Constitución debería medir a todos por el mismo rasero («La mujer y el hombre son iguales ante la ley», Artículo 4°), pero en la práctica no cumple esa función, pues el poder, el dinero y las influencias siempre inclinan la balanza a su favor. Igualador es el voto, pues vale lo mismo el de Carlos Slim que el de uno de sus trabajadores más modestos. Pero tampoco, pues el Instituto Nacional Electoral y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación -y sus equivalentes en los estados- han avalado comicios fraudulentos. Igualadora, la muerte. Total, el mundo está hoy de cabeza por un organismo microscópico sin células, pero con corona.

En tiempos de miedo colectivo, cuando las estadísticas sobre muertes y contagios causados por el coronavirus no tranquilizan, la sociedad recurre a los libros en busca de respuestas, dice el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa. Para el autor de Tiempos Recios (Alfaguara, 2019), «nadie parece advertir que nada de esto podría estar ocurriendo en el mundo si China Popular fuera un país libre y democrático y no la dictadura que es. Por lo menos un médico prestigioso, y acaso fueron varios, detectó este virus con mucha anticipación y, en vez de tomar las medidas correspondientes, el Gobierno intentó ocultar la noticia, y silenció esa voz o esas voces sensatas y trató de impedir que la noticia se difundiera, como hacen todas las dictaduras» [Piedra de toque («¿Regreso al medioevo?»), El País, 14.03.20].

El periodista y escritor Jesús Silva-Herzog Márquez coincide con el Nobel en que «los ocultamientos de información en los regímenes autocráticos» afectan a la opinión pública, pero refuta: «Se equivoca Mario Vargas Llosa cuando advierte que la crisis del coronavirus solo puede explicarse porque incubó en la dictadura china. (…) ¿Es cierto eso? ¿No existen mecanismos de ocultamientos en los regímenes democráticos? ¿No padecen las democracias liberales constantemente de liderazgos incompetentes? ¿En verdad podemos decir que no existen ahí estímulos para rehuir decisiones severas?» (El Norte, 16.03.20).

La Covid-19 no solo ha alterado el ritmo del mundo, también alienta el debate político fuera de la partitocracia cuyo aislamiento empezó después de las elecciones de 2018.


11 Abril 2020 04:05:00
Tiempos de prueba
La mejor manera de reducir los contagios y muertes por la enfermedad del coronavirus consiste en observar las medidas de protección. México se halla en el periodo crítico de la pandemia y es preciso extremar las precauciones. Doctores, personal sanitario y ciudadanos han difundido mensajes por las redes sociales para expresar enfado y angustia por la falta de conciencia y solidaridad en la emergencia. El bisemanario Espacio 4 dedica su sección de Luces, a quienes dan ejemplo en estos tiempos de prueba.

I
Médicos, enfermeros, auxiliares de medicina, pero también policías, maestros y pequeños empresarios son los verdaderos héroes de la crisis mundial por la propagación de la nueva cepa del coronavirus. Mientras los políticos se desgarran las vestiduras y tratan de sacar rédito de la crisis, gran parte de la sociedad reconoce la tarea de quienes trabajan en servicios esenciales, muchos de ellos en riesgo sus propias vidas. Los aplausos a los trabajadores sanitarios, los policías e incluso los recolectores de basura ya se hicieron costumbre en países como España e Italia, donde el Covid-19 ha cobrado miles de vidas. Las campañas para llamar al confinamiento y para seguir educando en casa en otros países, como Argentina, contrastan con la polarización que vive México, donde parece importar más denostar a los rivales políticos que cumplir con las medidas de prevención que emite el Gobierno. Ojalá la sociedad mexicana comience a sacar lo mejor de sí, como lo ha hecho en otras catástrofes.

II
Los casos de recuperación también cuentan. Entre tanto meme, morbosidad y paranoia por la propagación del Covid-19, pocos medios reparan en la necesidad de divulgar casos de recuperación e historias de solidaridad para levantar la moral. El de Mariana Arceo, pentatleta mexicana y medallista de oro en los Juegos Panamericanos Lima 2019, es ejemplar. Mariana se contagió en Barcelona, España, donde entrenaba para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, que se han postergado para 2021. Primero pensó que la fiebre y el malestar corporal se debían a un sobreesfuerzo físico, pero a su llegada a México fue diagnosticada con coronavirus en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (Iner). Luego de varias semanas de cuidados intensivos, Mariana se convirtió en la primera mexicana en superar el coronavirus. “Estoy tan agradecida con México, con los hospitales que me ayudaron. Por favor, sigan los protocolos, esto no es juego”, dijo la atleta en sus redes sociales.

III
Cada vez más artistas e intelectuales se suman a la campaña Quédate en Casa, para llamar a la población no solo a respetar la cuarentena sino a ayudar a los adultos mayores. A través de la cuenta oficial de la Secretaría de Cultura, actores como Damián Alcázar, Tenoch Huerta y Regina Orozco, piden a sus seguidores a acatar las medidas de prevención. “Hoy vi a dos señoras de más de 70 años caminar por la calle sin protección. Si tienes familiares, amigos, vecinos, de más de 70 años, o con enfermedades crónicas, ofrécete para ayudarles a hacer sus compras, recomiéndales no salir a la calle, solo nosotros podemos detener el coronavirus, nadie más”, dice Alcázar, unos de los intérpretes más reconocidos del país. “Hay mucha gente que no se puede guardar porque tiene que salir a ganarse la vida. Bueno, a ellos se les recomienda tomar las medidas de seguridad que sean posibles, su sana distancia”, dijo Tenoch Huerta, actor de la serie Narcos.
10 Abril 2020 04:05:00
Las otras pestes
Nuestro país también está infestado de mala política, es decir, de politiquería cuyas armas son la intriga, la bajeza y la traición. En medio de la polarización causada por la tercera alternancia y la socarronería del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), la pandemia del Covid-19 y los barruntos de tormenta financiera y económica, surgen voces que llaman a un alto el fuego político y mediático mientras pasa la emergencia sanitaria por la cual el país se encuentra en vilo.

«En estos tiempos aciagos, el realismo es un imperativo. Y quienes tienen el valor de desplegarlo saben que hoy Andrés Manuel López Obrador es un peligro para la salud pública. (…) Cuando miremos hacia atrás, nos acordaremos de las oportunidades perdidas, las mezquindades, la falta de planeación y de preparación. AMLO, ante la enormidad de la crisis que se avecina, demuestra la pequeñez de su Presidencia», advierte la politóloga Denise Dresser en su columna «La tregua» (Noroeste, 23.03.20).

La autora de Gritos y Susurros: Experiencias Intempestivas de 38 Mujeres (Grijalbo-Raya en el agua, México, 2004) no se rinde, pero guarda su rabia. «Llegó la hora de la tregua entre nosotros, porque importa más ganar la guerra contra la catástrofe que ganar la batalla política del día. Nos toca elegir entre la desunión o la solidaridad. Yo, al menos, opto por el optimismo de la voluntad en vez del fatalismo paralizante o la fe ciega. Y ojalá que quienes me siguen empuñen las armas oxidadas de la esperanza para colaborar, contribuir, cuidarse a sí mismos y a los demás».

Ese mismo día, en Reforma, Roberto Zamarripa, en su columna Tolvanera («Sana distancia»), reflexiona sobre cómo la sociedad se ha encerrado sin abandonar el celular: «al contrario, es el arma fundamental de nuestro refugio, de nuestra ansiedad y del miedo. La herramienta de comunicación privilegiada e inmediata se convierte en el cacharro de distancia y de encono. Desde ahí se confunde o se dispara; se engaña o se escandaliza. Somos virtuales porque no queremos ser reales. Lo real es una pandemia que vemos cómo se acerca a nuestras casas y nuestros cuerpos y tenemos la sensación de que nadie hace nada para detenerla. Porque nosotros sí: ya nos encerramos».

Zamarripa propone otro tipo de distancias sanas: «del dogma que confunde preocupación con descalificación», «de la polarización y del encono», «de la mentira. De la fabricación de mensajes y esparcimiento de engaños», «de la desconfianza. Colocados en el púlpito del móvil, listos para disparar fotografías de aglomeraciones de otros momentos, o videos editados, o supuración de denigraciones», «del egoísmo». Frente al Covid-19, apunta, «se impone la colaboración antes que la competencia de qué gobernador aplica las medidas más severas. Quién encierra primero a sus ciudadanos».

Asimismo, recomienda tomar distancia «del desentendimiento. Es la hora del personal de emergencia y de la lucidez de sus superiores. De una estrategia de protección hospitalaria y médica, de un acompañamiento en su labor y un respeto pleno a sus decisiones. El personal médico debe tener todas las formas de apoyo. Por lo pronto aquellas que tienen que ver con dotarle de insumos básicos y de condiciones laborales adecuadas. Es hora de los expertos y la solidaridad».

Por increíble que parezca, un virus coronado le ha impuesto al mundo una nueva agenda y conciencia más a la población que los gobiernos y todos los partidos juntos… si aún existen.
08 Abril 2020 04:05:00
No hay recetas mágicas
De los más de 200 países y territorios con brotes de Covid-19, México registraba hasta ayer 2 mil 439 casos, 125 decesos y 663 recuperados. Sin embargo, la etapa crítica apenas empieza. Estados Unidos es el país de América y el mundo con más casos (387 mil 547) y defunciones (12 mil 291); en víctimas lo superan Italia y España.

Le siguen Canadá, cuyas cifras eran 17 mil 46-354; Brasil: 13 mil 831-345; Ecuador: 3 mil 747-191; y Chile: 5 mil 116-43, respectivamente. Venezuela llama la atención, pues registra una de las estadísticas más bajas con siete muertes y 165 infectados.

Antes de entrar a la etapa crítica, nuestro país tenía el visto bueno de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS). “México está tomando varias lecciones aprendidas por otros países, como China, y está aplicando medidas coherentes con las recomendaciones de la OMS. Fue el primero en poner a punto una prueba de detección para el coronavirus y eso es premisa básica para disminuir la velocidad de dispersión de la pandemia. Esos esfuerzos nos hacen pensar que siguen haciendo bien las cosas, (…) lo cual no significa que todo va a salir bien”, declaró Cristian Morales Fuhrimann, uno de los representantes de la OMS-OPS en México, (El País, 21.03.20).

Sobre la decisión del Gobierno mexicano de no decretar restricciones más severas a la población y a las empresas, Jean Marc Gabastou, de las mismas entidades de salud, precisa: “Esas medidas drásticas no han demostrado su eficiencia. Si hubiera una receta mágica la aplicaríamos, y nosotros la recomendaríamos, pero esa receta no existe. Países con el PIB alto que han iniciado medidas muy drásticas pueden sufrir un impacto más fuerte porque finalmente dependen de las finanzas de la especulación. Esas medidas no mitigan el impacto económico. México está resistiendo y es (era entonces) un país con muy pocos casos. Eso va a cambiar rápidamente, pero este esquema nos habrá hecho ganar días o semanas”.

Morales y Gabastou advierten que México debe prepararse para los peores escenarios y no ven lejana la aplicación de la fase 3, la cual podría incluir toques de queda, cuarentena obligatoria y suspensión de vuelos. Otras medidas, como la cancelación de clases y actos masivos, se aplicaron por adelantado. Respecto a la mayor tasa de contagios graves previsible en México, explican que elevarla del 5 al 7% responde “a la mayor incidencia en este país de la diabetes y la obesidad, debilidades en la lucha contra el virus”.

Una encuesta de Reforma, publicada tres días después de la entrevista, señala que el 44% desaprueba la manera como el presidente López Obrador maneja “la situación del coronavirus” contra el 37% que está de acuerdo.

El 22 de marzo, en una gira por Oaxaca, el Mandatario pidió a los mexicanos no dejar de salir ni de asistir a los restaurantes que estén al alcance de sus bolsillos, como una forma de “fortalecer la economía familiar”.

Una semana después, el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, pidió a todo el mundo permanecer en su hogar. En la pesquisa de Reforma, el 53% dijo no estar en condiciones de permanecer en casa por más de tres semanas.

¿Por qué la discrepancia entre la opinión de dos expertos –Morales y Gabastou– favorable a México, ¿y la insatisfacción expresada en la encuesta? La respuesta se puede hallar en la forma de comunicar del Presidente, retórica y provocativa, y en el afán de sus críticos de buscar en cada acto de Gobierno la menor falla o error para predisponerlo con la opinión pública. Lo importante es contener la pandemia y reducir al máximo el número de muertes y contagios.



07 Abril 2020 04:05:00
El virus y la política
Si una vez contenido el Covid-19 e incluso antes de tener disponible la vacuna, los líderes del mundo no adoptan medidas enérgicas y contundentes para frenar el deterioro del planeta, suspender el desarrollo de armas bacteriológicas y ordenar su destrucción, entonces habrán vuelto a actuar como políticos, solo piensan en la siguiente elección, y no como estadistas cuyo compromiso es con la próxima generación. La máxima de Otto Von Bismarck, el “Canciller de Hierro” alemán del siglo 19, aplica para cualquier país, caso y circunstancia.

El Covid-19 captura la atención mundial por su impacto en la vida –presente y futura– de millones de personas y sus efectos en la economía global. La recesión por la pandemia se anticipa profunda. A la humanidad le esperan tiempos todavía más difíciles. Gobiernos y sistemas sanitarios han sido rebasados y los políticos, en su ignorancia, buscan resquicios para el lucimiento. Los medios de comunicación siguen minuto a minuto la evolución del fenómeno a través de sus plataformas digitales, actualizan datos de contagios, muertes y recuperaciones e informan sobre el desarrollo de antivirales. En las redes sociales se cuentan mil historias, muchas de ellas falsas o simple basura.

Frente a las medidas de choque adoptadas en América y Europa por la emergencia –cierre total o parcial de fronteras, aislamiento obligatorio, declaratorias de estado de excepción, suspensión de servicios y de actividades sociales, públicas y productivas– la parsimonia del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) preocupa y enfurece aún más a sus detractores. La fe del Mandatario en que una fuerza divina lo protege a él y a sus gobernados de la enfermedad del coronavirus ha sido motivo de escarnio dentro y fuera de nuestras fronteras.

El analista Jesús Silva-Herzog Márquez escribió al respecto: “No me parece trivial la invocación constante a los dioses, los mandamientos y los pecados en el nuevo discurso oficial. Al hablar de santitos y divinidades protectoras, el Jefe de Estado mexicano no solamente atenta contra la laicidad sino también contra la salud. Las creencias del Presidente son irrelevantes, pero no es irrelevante que las promueva desde Palacio Nacional” (Reforma, El Charlatán de las Estampitas, 23.03.20).

Sobre la conveniencia de mantener la gradualidad de las medidas aplicadas en México para afrontar la pandemia o extremarlas –el 30 de marzo se decretó emergencia sanitaria hasta el 30 de abril– Sergio Sarmiento, otro de los críticos de AMLO más pertinaces, coincide “con la posición formal del Presidente de que los epidemiólogos deben definir las estrategias, aunque estoy en desacuerdo con los desplantes que pretenden que López Obrador tiene una ‘fuerza moral’ que lo exenta de contagios o que los amuletos religiosos protegen de infecciones. (…) La pandemia ha tardado en entrar a México, pero lo hará ineludiblemente. Hay que enfrentarla con inteligencia. Decretar un aislamiento autoritario puede tener un impacto mayúsculo en la economía y al final ser más costoso que la pandemia. La experiencia sudcoreana sugiere en cambio hacer pruebas, pruebas, pruebas”, (Zócalo Saltillo, Test, test, test, 23.03.20).

Basado en “fuentes directas”, el columnista Salvador García Soto publicó que en la reunión del Gabinete legal y ampliado del 19 de marzo el Presidente fue informado de que la plaga del coronavirus podría cobrarse entre 400 y dos mil vidas (El Universal, 23.03.20). Mientras, AMLO y muchos mexicanos blanden la cédula del Sagrado Corazón: “Detente enemigo que el Corazón de Jesús está conmigo”. México es un pueblo de fe, pero tampoco debe poner a prueba la paciencia de Dios.

06 Abril 2020 04:05:00
El liderazgo de Francisco
Una estela de muerte, miedo y destrucción recorre la Tierra en todos sus confines. El mundo suele olvidar pronto y tiene la costumbre de tropezar varias veces con la misma piedra, pero esta vez la pandemia del coronavirus tendrá efectos duraderos y difíciles de superar, y por lo tanto, indelebles. Arrollados por la realidad y heridos en su orgullo, los gobiernos aún no tienen claridad sobre las consecuencias de esta nueva enfermedad, pero incluso las menos fatalistas presentan resonancias apocalípticas. Por otro lado, la Covid-19 dejará también grandes enseñanzas. La primera de ellas es el respeto por la vida y el planeta.

La emergencia sanitaria puso a los políticos contra las cuerdas. Engreídos y altaneros por ostentar un poder que no les corresponde, pues la soberanía reside en el pueblo, de pronto se han vuelto humildes y, sin transgredir el Estado laico, invocan a Dios. Es bueno que lo hagan, pues reconocen su impotencia, pero sería mejor si sus conductas, en condiciones normales, se apegaran a los mandamientos de la fe que ahora predican. Entonces acatarían las leyes, habría menos corrupción y preferirían a los pobres por encima de cualquier consideración o cálculo político.

La circunstancia exige seriedad, responsabilidad y altura de miras: de gobernantes y ciudadanos; de partidos e iglesias; de instituciones y empresarios; de medios de comunicación y redes sociales. Si en la etapa más cruenta de la guerra contra el narcotráfico los niños y los jóvenes aprendieron protocolos de protección, practicados cuando las cárteles se enfrentaban frente a sus escuelas o en sus vecindarios, hoy están recluidos en sus hogares para evitar la propagación de un virus cuya capacidad de reproducción es asombrosa.

La tasa de mortalidad del Covid-19 (3.4% de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud) es baja frente al 34% del coronavirus del síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS-CoV, por sus siglas en inglés), pero es altamente contagioso, lo cual justifica la alarma mundial.

La fortaleza de las instituciones y el acatamiento de las normas por parte de la población explican la contención del nuevo coronavirus en el país de origen (China) y en otros donde, aun cuando el número de casos es elevado, los decesos rondaban el uno por ciento (Alemania).

En cambio, donde gobiernos y ciudadanos se tomaron al principio las cosas a la ligera, pronto superaron a China en contagios y en número de muertes, como ocurre en Estados Unidos, Italia y España.

Sin embargo, no es momento de repartir culpas o de recriminaciones, sino de actuar con juicio para evitar males aún mayores. El pánico y el protagonismo, en las circunstancias actuales, son los peores consejeros. Hoy los tiempos corresponden a la ciencia –no a la política–, para desarrollar exitosamente una vacuna, y al ejército de médicos, enfermeras y personal sanitario cuyo valor y profesionalismo salvan vidas a costa de las suyas.

¿Qué jefes de Estado y de Gobierno han estado a la altura del reto? Pocos. En China, el régimen dictatorial de partido único permitió aplicar medidas eficaces para frenar los brotes y resolver, de paso, un problema de imagen ante el mundo.

Corea del Sur, Japón y Alemania figuran entre los casos destacables. El tiempo dirá qué otros presidentes y países actuaron con la autoridad, sensatez y empatía que el fenómeno ameritaba. Pero sin duda, en estos momentos aciagos, el mejor guía ha sido el papa Francisco.


04 Abril 2020 04:01:00
El negocio del agua
Si el presidente Andrés Manuel López Obrador canceló mediante consultas adulteradas el Nuevo Aeropuerto Internacional de México y la planta de Constellation Brands en Mexicali, y en una votación a mano alzada truncó el Metrobús Laguna –la corrupción subyacente debió castigarse sin privar al país y a la metrópoli lagunera de obras necesarias– entonces el futuro de Aguas de Barcelona en Saltillo podría pender de un hilo. Hay fuerzas que presionan para no extender la concesión más allá del plazo pactado. El tema lo aborda Javier Mariscal en el catorcenario Espacio 4, a partir de un documental presentado en España.

“Irregularidades contractuales, daño ambiental, alza injustificada de tarifas y cortes de servicio por retrasos de pago son algunas de las quejas recurrentes de los usuarios del sistema de distribución de agua potable de Saltillo, que desde el 2001 está en manos de la trasnacional española Aguas de Barcelona (Agbar).

“Estos abusos, que desde hace años denuncia la Asociación de Usuarios de Aguas de Saltillo (AUAS), han quedado registrados en el documental Agua Turbia: el negocio de Agbar en México, el cual fue presentado en febrero en España y exhibido en el Tercer Festival Online de Cine sobre Derechos Humanos, el 22 de marzo, en el marco del Día Internacional del Agua.

“El filme, producido por la catalana Enginyeria Sense Fronteres (ESF) y difundo por la organización no gubernamental Entrefronteras, inicia con imágenes del barrio de San Judas Tadeo y su fiesta patronal (28.10.19), la cual congrega a multitudes en Saltillo.

“Centenares de personas se agolpan para escuchar la misa del obispo Raúl Vera López, quien habla sobre uno de los temas que preocupan a la comunidad: ‘Permítanme decirles unas palabras sobre el agua. Muchos de ustedes no alcanzan a pagar el recibo y se la cortan, y la reconexión les cuesta un dineral. Pues sepan ustedes que el agua es un derecho humano…’.

“Vera López es una de las voces públicas más críticas de la privatización del servicio de agua potable, que desde hace dos décadas brinda la empresa mixta Aguas de Saltillo (Agsal), conformada con el 49% de acciones en manos de InterAgbar de México, filial de Aguas de Barcelona (Agbar), y 51% en las de la empresa pública Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento (Simas).

“La entrada de Agbar a México empezó en el 2000, cuando Óscar Pimentel González (PRI) gana la alcaldía y propone ‘aliar al municipio con una multinacional para luchar contra la escasez de agua y mejorar el servicio’, para lo cual pide a la consultora Freese Nichols ‘elegir el esquema de privatización más adecuado’.

“El fallo fue ‘conformar una empresa mixta’, por lo que se contrata a la auditora Arthur Anderson –asesora contable de todas las empresas del grupo Agbar– para guiar la semiprivatización.

“La activista Gloria Tobón, fundadora de AUAS, narra que ‘a través de InterAgbar de México, Aguas de Barcelona puso sobre la mesa 81.9 millones de pesos y se quedó con la concesión, lo cual era de esperarse, pues era el único oferente. Años más tarde, el municipio recompró acciones hasta quedarse con el 55 por ciento’.

“En este sentido, el documental Agua Turbia expone el pasado delictivo de la auditora Arthur Andersen y detalla las similitudes con los modelos de privatización del agua en los municipios veracruzanos de Boca del Río, Medellín y Veracruz”.

03 Abril 2020 04:00:00
Haga obras, compadre
Con una excompañera de gabinete en prisión y sujeta a juicio político (Rosario Robles); el abogado del poder (Juan Collado) también entre rejas; uno de los cachorros del neoliberalismo (Emilio Lozoya Austin) detenido en España y en vías de extradición a México, donde será procesado por delitos de corrupción, y su exjefe (Enrique Peña Nieto) investigado en Estados Unidos y en nuestro país por los casos Odebrecht y Fertinal, la presión sobre el exsecretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, fallecido este miércoles a causa de un infarto cerebral, debió haber sido tremenda.

Ruiz Esparza era investigado por la Fiscalía General de la República por supuestos actos de corrupción relacionados con la Estafa Maestra, la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (ya cancelada) y la filial mexicana de la constructora española OHL (Obrascón Huarte Lain), a la cual, según denuncias, favoreció con inversiones y concesiones por encima de los presupuestos y tiempos originalmente estipulados, desde que era secretario de Comunicaciones en el Estado de México (con Peña como Gobernador).

Además de inepto y venal, Peña es un hombre frívolo y pusilánime. Como presidente, le permitió a todo el mundo subírsele a las barbas; sobre todo a los poderes fácticos y a los gobernadores, a quienes toleró cualquier tipo de desmanes. Cuando Rosario Robles empezaba a ser objeto de sospecha, le pidió no preocuparse y al final la abandonó. Después mandó a su esposa Angélica Rivera a explicar lo inexplicable: la compra de la casa blanca a su amigo y contratista Juan Armando Hinojosa (Grupo Higa). Después cambió de pareja, cual si fueran calcetines.

Ningún subordinado toma decisiones sin consulta previa u orden superior. En Coahuila pasó con la megadeuda, las empresas fantasma y los pactos con la delincuencia organizada, los cuales también han provocado infartos, padecimientos derivados del estrés y acaso también asesinatos. El consejo del presidente Porfirio Díaz a un alcalde en apuros: «Haga obras, compadre», se convirtió en fórmula para enriquecer a funcionarios y empresarios inescrupulosos.

En su libro En Busca del Señor Jenkins: El Gringo que a los Mexicanos les Encantaba Odiar (Debate/ CIDE, 2016), Andrew Paxman, basado en una amplia bibliografía, narra cómo, durante el porfiriato, la rebelión contra la dictadura y la posrevolución, se tejieron redes de complicidad entre el poder político y económico. Calificado como «precursor de la actual plutocracia mexicana», Jenkins erigió su imperio en Puebla, pero el esquema funcionaba en toda la República: gobernadores devenidos en empresarios prósperos con dinero del erario y el sistema judicial a su servicio. ¿Le suena?

Uno de los estados donde mejor se aplicó ese «modelo de negocios» es el de México. De allí surgieron los Hank cuya doctrina de «un político pobre es un pobre político» inclinó a generaciones al enriquecimiento ilegítimo, los De Mazo, los Montiel y más recientemente los Peña. Ruiz Esparza fue secretario de Gobierno de Alfredo del Mazo y de Comunicaciones con Peña. Su carrera la inició en el Banco de México y después colaboró en Hacienda. Si acaso no se benefició de los negocios de Peña Nieto, lo cual es de dudarse, su desempeño en la SCT, en uno de los gobiernos más rapaces, acabó con su reputación. Existen gobernantes y funcionarios que aun sin cruzar el pantano enlodan su plumaje.

01 Abril 2020 04:00:00
El yugo del miedo
Lo que el sexo fuerte no ha querido o no ha podido hacer: oponerse al poder para desmontar el sistema de discriminación, privilegios e impunidad vigente, lo han hecho las mujeres. La protesta y el paro nacional del 8 y 9 de marzo demostró la fuerza del movimiento feminista. El yugo del miedo se rompió. AMLO, con su legitimidad de 30 millones de votos, se colocó frente a la locomotora violeta y fue arrollado.

La activista inglesa Emmeline Pethick-Lawrence (1867-1954) definió el color violeta como símbolo de “la sangre real que corre por las venas de cada luchadora por el derecho al voto”, y de “su conciencia de la libertad y la dignidad”. Segunda de 13 hijos y militante del Partido Laborista, Pethick ocupó la tesorería de la Unión Social y Política de las Mujeres, fundada por Emmeline Pankhusrt, líder del movimiento sufragista.

Pethick y su esposo Frederick Lawrence fueron encarcelados en 1912 tras una protesta en la que se rompieron ventanas, táctica con la cual no estaban de acuerdo.

(Wikipedia). No es casual, entonces, que el Reino Unido, donde la mujer consiguió el derecho al voto en 1918, haya sido gobernado 11 años por una de las mayores estatistas del siglo 20: Margaret Thatcher.

En México, Josefa Ortiz de Domínguez, Leona Vicario y Mariana Rodríguez del Toro; Carmen Serdán, María de la Luz Espinoza y Carmen Vélez, “La Generala”, entre otras, jugaron un papel relevante en la guerra de Independencia y la Revolución. Elvia Carrillo Puerto, La monja roja del Mayab, fue una de las precursoras del voto femenino en nuestro país –junto con María Lavalle Urbina y Adelina Zendejas, entre muchas otras– y la primera diputada electa en Yucatán.

Amenazada de muerte, Elvia se refugió en Ciudad de México donde prosiguió su activismo. El sufragio a la mujer se concedió en 1947, pero solo podían participar en elecciones municipales, incluso como candidatas. Seis años después, durante el Gobierno de Adolfo Ruiz Cortines, la igualdad de derechos políticos se logró mediante una reforma al Artículo 34 de la Constitución. El debut de las mujeres en las urnas ocurrió el 3 de julio de 1955 para renovar el Congreso federal, formado entonces por 162 diputados.

En ese proceso (1955) resultaron elegidas Remedios Albertina Ezeta (Estado de México), Margarita García Flores, Guadalupe Urzúa Flores y Marcelina Galindo Arce, todas del PRI. La primera diputada de oposición fue Macrina Rabadán (PPS), electa en 1958. Nueve años después, Alicia Arellano (Sonora) y María Lavalle Urbina (Campeche), ambas del PRI, se convirtieron en las primeras senadoras. En 1988, Ifigenia Martínez ingresó a la Cámara alta bajo las siglas del PRD.

El camino de las mujeres en la política ha sido largo, sinuoso y plagado de obstáculos, sin faltar el acoso. Cierto líder priista de Coahuila, en un lapsus célebre, dijo: “El PRI es un partido de piernas abiertas”. Tras más de un siglo de lucha, e impulsadas ahora por la ola violenta, esta vez tienen en sus manos la posibilidad de crear condiciones para llevar a una de ellas a la presidencia. Pero en estos momentos, ¿quién? ¿Claudia Sheinbaum? ¿Margarita Zavala? Después de gobiernos del PRI, PAN y Morena ineficaces, conviene recordar las palabras de María Fernanda Espinosa, expresidenta de Naciones Unidas: “Las mujeres deben demostrar a cada paso que son aptas, capaces, competentes”, pues su participación en la política “promueve la estabilidad económica y contribuye a fortalecer las instituciones”.


31 Marzo 2020 04:05:00
Política sin Juanitas
Entre las cuotas de género y la paridad entre hombres y mujeres para formar el Congreso, las legislaturas locales y los ayuntamientos, pasaron más de dos décadas y tres reformas; la última se aprobó en mayo pasado. En ese lapso surgió una figura ominosa para escamotearle a las féminas posiciones de representación popular, en la mayoría de los casos con su aceptación: las Juanitas. Postuladas como cabezas de fórmula para taparle el ojo al macho, las diputadas renunciaban en favor de sus suplentes: hombres.

Diez mujeres dieron ese paso en 2009, apenas iniciada la LXI legislatura: cuatro del PRI, entre ellas la coahuilense Hilda Flores, cuya curul fue transferida a Noé Garza por voluntad del entonces mandamás Rubén Moreira; tres del Verde, dos del PRD y una del PT. Una jurisprudencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, del 7 de junio de 2012, obligó a los partidos a integrar las fórmulas de candidatos a diputados federales y senadores con candidatos del mismo género. Las Juanitas pasaron a mejor vida.

La historia empezó en 1996 con las cuotas de género, promovidas a escala internacional «para encontrar un equilibrio en la participación de mujeres y hombres en los órganos de toma de decisiones». La Constitución fijó, en artículos transitorios, un límite del 70% para legisladores de un mismo género; en todos los casos fueron hombres. Para las diputaciones de representación proporcional se creó un sistema de «listas cremallera» a efectos de que los partidos no asignaran a las mujeres los peores sitios de las nóminas electorales.

El Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe), publicado en 2008, sustituyó el término «equidad entre hombres y mujeres» por el de «paridad de género». Para «acercar a una representación igualitaria plena», se redujo a 60% el límite de candidatos propietarios de un mismo género -«procurando llegar a la paridad»-, excepto en los casos de mayoría relativa. Seguían las trabas. En 2012, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación obligó a los partidos a postular un mínimo de 120 fórmulas de candidatos propietarios y suplentes de un mismo género para el Congreso y 26 para el Senado.

Esa disposición permitió elevar casi al 35% la representación femenina en la LXII legislatura, con 185 diputadas y 42 senadoras. El paso definitivo se dio en 2014 con una reforma al Artículo 41 de la Constitución, la cual establece el principio de paridad entre géneros y exige a los partidos aplicarlo en las candidaturas para diputados federales y locales, senadores y ayuntamientos. El criterio de las fórmulas del mismo sexo se amplió a las de mayoría relativa; y en los casos de las listas plurinominales, los géneros son alternados. La ley rechaza cualquier criterio para que a alguno de los géneros se le asignen «exclusivamente distritos» donde su partido haya perdido en las elecciones previas.

En la actual legislatura federal, dominada por Morena, 48% de los asientos de la Cámara baja lo ocupan mujeres; en el Senado, la proporción sube a 49.2 por ciento. Con ese peso femenino en el Congreso, en mayo pasado se aprobó, con 445 votos, el dictamen para garantizar la paridad de género en los tres poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), así como en los órganos autónomos y los gobiernos estatales y municipales. Una revolución. Las mujeres luchan en las calles, pero también en las tribunas parlamentarias. En el Congreso de Coahuila son mayoría (14/11), pero poco se ha notado; en temas como la megadeuda y las empresas fantasma -herencias del moreirato-, no han dicho esta boca es mía, excepto las del PAN.
30 Marzo 2020 04:01:00
Las presidenciables
Tras la exitosa manifestación del 8 de marzo y el paro nacional del día 9, se impone una pregunta: ¿cómo encauzarán las mujeres su enfado y mayoría, en las elecciones del 2021 y en las presidenciales del 2024? ¿Mantendrán el pulso con un sistema dominado por hombres o volverán a replegarse? Sin liderazgos visibles, el desafío feminista consiste no solo en incidir en el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador para fijar sus demandas de seguridad, justicia e igualdad en la agenda nacional, sino también en el futuro del país desde la misma Presidencia de la República.

Hasta hoy, ninguna mujer ha sido electa Presidenta en América del Norte. Hillary Clinton estuvo a un paso de la Casa Blanca, pero las marrullerías de Donald Trump y el tipo de sistema comicial de Estados Unidos le dieron con la puerta en la cara a pesar de haber obtenido 2.8 millones de votos populares más. Kim Campbell, del Partido Liberal, fue primera ministra de Canadá entre junio y noviembre de 1993 tras la jubilación de Brian Mulroney.

En cambio, América Central y América del Sur han tenido 10 presidentas; siete elegidas y tres interinas. En 1990, la periodista Violeta Chamorro (Nicaragua) derrotó a Daniel Ortega, quien regresó al poder en 2007 para implantar una dictadura. En 2013, coincidieron los mandatos de Laura Chinchilla (Costa Rica), Cristina Fernández (Argentina), Dilma Rousseff (Brasil) y Michelle Bachelet (Chile). Las tres últimas obtuvieron la reelección, pero el Senado brasileño, en un juicio político turbio, defenestró a Rousseff por «corrupción» y «crímenes de responsabilidad». En su juventud, la primera mandataria del gigante sudamericano combatió a la dictadura militar desde la organización guerrillera COLINA, razón por la cual fue torturada y confinada tres años en prisión.

En México, la única presidenciable, por ahora, es Claudia Sheinbaum (Morena). Hace dos años, ganó la jefatura de Gobierno de Ciudad de México con el 47% de los sufragios, 16 puntos por encima de Alejandra Barrales (PRD) y 35 de Mikel Arriola (PRI). Sheinbaum fue secretaria de Medio Ambiente del Distrito Federal en la gestión de López Obrador y forma parte del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, ganador, en 2007, del Premio Nobel de la Paz junto con Al Gore, exvicepresidente de Estados Unidos.

Margarita Zavala aspira a la «silla del águila» por segunda ocasión. Con tal propósito, ella y su esposo, el expresidente Felipe Calderón, han formado el Partido México Libre (PML), escisión del PAN. En sus ejes de acción, el PML advierte sobre la libertad -en riesgo, según los opositores del presidente López Obrador-: «es un valor cardinal que nos permite luchar por los derechos, por la democracia y por el resto de los valores. Nos perfecciona como seres humanos y la ejercemos y la respetamos. Es un bien de la nación mexicana por el que generaciones han luchado».

La lista de las presidenciables podría ampliarse después de las elecciones intermedias, si las mujeres ganan estados clave o surgen del Congreso figuras relevantes. Los partidos tradicionales han perdido cuadros, muchos de los cuales emigraron a Morena. Aun sí, en el Senado hay políticas dignas de ser consideradas: Beatriz Paredes (PRI), Xóchitl Gálvez, Josefina Vázquez (PAN) y Patricia Mercado (Movimiento Ciudadano). Las dos últimas fueron candidatas en 2006 y 2012. Crítica de AMLO, la periodista Beatriz Pagés renunció al PRI el año pasado por la imposición de Alejandro Moreno en la presidencia. Es otro buen perfil.


28 Marzo 2020 04:00:00
La otra epidemia
La obesidad y la diabetes cobran alrededor de 110 mil vidas al año en México (es la segunda causa de muerte después de las enfermedades cardiacas), pero además aumentan el riesgo en los pacientes infectados por el coronavirus.

Uno de los propósitos del etiquetado frontal en alimentos preenvasados y bebidas no alcohólicas consiste en frenar esa epidemia. Con el pretexto del Covid-19, la Conamin ha pedido posponer la aplicación de la nueva norma, como lo plantea Javier Mariscal en el número 636 de Espacio 4.

“¿Quién gobierna en México? Pensar que el poder radica solo en el Estado y sus funciones ejecutiva, legislativa, judicial y, ahora, de participación ciudadana, es desconocer que hay poderes fácticos ‘a la sombra’, los cuales imponen sus agendas a gobiernos y pueden controlar la operación de las autoridades, dice el escritor español Joaquín Estefanía. (…)

“La obesidad y la diabetes son una ‘plaga mundial’, lenta, pero devastadora. En México cerca de 9 millones de pacientes ya tienen diabetes diagnosticada y según datos de la Secretaría de Salud, es posible que haya otros 12 millones de personas que la padecen sin saberlo.

“Además, el país tiene una de las tasas más altas de obesidad en el mundo. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) señala que ‘uno de cada tres mexicanos adultos la padece’, problema que complica o detona precisamente enfermedades como la diabetes o la hipertensión, entre otras.

“La OCDE puntualiza que a la obesidad se le atribuye una reducción de más de cuatro años en la esperanza de vida de los mexicanos, y tener que enfrentarla generará al país una pérdida de 5.3% del Producto Interno Bruto (PIB) entre 2020 y 2050.

“Por lo anterior, con el aval y asesoría de expertos y activistas, la bancada de Morena en el Poder Legislativo diseñó una reforma a la Ley de Salud para combatir el sobrepeso en México, la cual fue aprobada en noviembre de 2019 y ratificada a principios del año en curso.

“‘El 24 de enero, los comités consultivos Nacionales de Normalización de la Secretaría de Economía y el de Regulación y Fomento Sanitario de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) aprobaron la modificación a la Norma Oficial Mexicana 051-SCFI/SSA1-2010 (NOM 051) sobre el etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados’, informó la Secretaría de Economía en comunicado.

“Es la primera NOM de la actual Administración federal. Las autoridades la califican como ‘la más incluyente y la que ha convocado a la mayor participación de la sociedad y, en consecuencia, la más democrática y transparente’. Esta norma permitirá al consumidor identificar los productos con exceso de componentes asociados a sobrepeso y obesidad, como: azúcares, grasas saturadas, sodio y calorías, a través de la imposición de etiquetas frontales que así lo denuncien en los envases de los productos.

“Organismos internacionales han elogiado el esquema de etiquetado frontal de México, como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), que aseguró que es de los mejores del mundo. “‘Contempla las mejores experiencias internacionales y la evidencia científica más actualizada y relevante, por lo que podría incluso convertirse en un ejemplo para otros países’, expresó en un comunicado Christian Skoog, representante de Unicef en México”. (Ver texto completo en:
http://www.espacio4.com)
27 Marzo 2020 04:05:00
Genio y figura…
Las redes sociales no fueron muy amables con el exgobernador Humberto Moreira tras conocerse que había sufrido un infarto el martes pasado en Cuernavaca, Morelos, donde despacha como otro funámbulo: Cuauhtémoc Blanco. Cualquiera de los más de 100 comentarios a la nota de Reforma, publicados en línea, excede el tono de la columna que a Sergio Aguayo le costó ser denunciado por «daño moral» y condenado a pagar 10 millones de pesos como reparación, el cual está en suspenso por un supuesto conflicto de interés.

Aguayo ya había sido absuelto. Sin embargo, la Sexta Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia de Ciudad de México revocó la sentencia el 11 de octubre pasado a iniciativa de Francisco José Huber Olea. La presión política y mediática obligó al magistrado a excusarse de conocer las etapas siguientes del caso al saberse que su hermano Jean Paul recibió un fíat notarial del Gobierno de Rubén Moreira. El 29 de enero, el ministro de la Suprema Corte, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, asumió la atracción del amparo promovido por el coautor de la investigación «El Yugo Zeta. Norte de Coahuila, 2010-2011».

El mismo día de la noticia del infarto, Moreira informó en Facebook del procedimiento a que fue sometido para reabrirle la coronaria bloqueada, restituir el flujo sanguíneo y colocarle dos endoprótesis vasculares («stents»). Para dar testimonio de su buen estado, acompañó el texto con una imagen suya en bata. A finales de 2013, el exgobernador publicó dos fotografías en redes sociales para presumir su nuevo cuerpo y recomendar: «Hagan crossfit es muy recomendable y bueno para la salud #Saltillo #CrossFit les comparto una foto mía».

El exgobernador, que igual bailaba en un estadio de beisbol que en actos oficiales -al final bailó a los coahuilenses- volvió a recibir una tunda en el portal de Reforma. El usuario «Rafael» pregunta: «A cuantas personas les da un infarto cada dia?. A quien le interesa lo que le pase a ese ladrón y pandillero, delincuente. Publiquen algo con más valor, por ejemplo como estan sobreviviendo las personas de la tercera edad que no tienen techo, comida, familia, etc. [sic]».

Entre los comentarios los hay ingeniosos y asociados a la emergencia sanitaria: «Que el coronavirus nos haga el milagrito… y con el merolico también!!! [sic]», firmado por «Ahí te hablan». Otros desmienten la obra del Gobierno de la Gente: «Que lo lleven a uno de los hospitales de dejo a medio construir», de «Ciudadano harto». También los hay cáusticos: «Los infartos de hoy ya no son como los de antes. Otra vez nos quedaron a deber» de «A. Durán»; y escépticos: «No me lo creo, hierba mala nunca muere», dice «Nn».

«Danilinho» recurre a la frase de Sergio Aguayo y la adapta a la circunstancia actual: «Moreira político que desprende el hedor corrupto y ahora tambien a muerte [sic]». Solo «Severo Nortea» le endulza el oído al exgobernador: «Hoy Moreira pudo haber sido mejor presidente que Amloco [sic]», pero, en general, los comentarios son hirientes. Para más inri, y también a propósito del coronavirus, en las redes circula una fotografía con un aviso: «Tutorial. Cómo Lavarse Las Manos. Impartido por Humberto Moreira Valdes [sic]». En todos los casos se trata de anónimos, pero ¿dónde están los amigos y defensores del exgobernador quienes le cantaban loas y le quemaban incienso? «El poder desgasta, sobre todo cuando no se tiene», advertía el estadista italiano Giulio Andreotti.

25 Marzo 2020 04:05:00
El mito de la igualdad
México registra siete gobernadoras electas en toda su historia: Griselda Álvarez, Beatriz Paredes, Amalia García, Ivonne Ortega, Martha Érika Alonso –fallecida en un accidente aéreo días después de su toma de posesión–, Claudia Pavlovich y Claudia Sheinbaum, las últimas en funciones.

Dos más fueron interinas: Dulce María Sauri y Rosario Robles, presa por su supuesta participación en La Estafa Maestra, urdida en el Gobierno de Peña Nieto para desviar más de 7 mil 600 millones de pesos a través de empresas fantasma. El caso lo descubrieron Animal Político y Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad.

De seis candidatas a la presidencia, Josefina Vázquez Mota (PAN) ha sido la más votada, pero ni el 25.3% del total de sufragios captados en 2012 le permitió aproximarse a Peña Nieto (PRI) y a Andrés Manuel López Obrador (PRD, PT y MC), quienes la aventajaron por 13 y seis puntos, respectivamente. Postulada por el Partido Revolucionario de los Trabajadores para las elecciones de 1982 y 1988, Rosario Ibarra de Piedra captó el 1.77% de los votos en la primera, y apenas el 0.39% en la segunda. En 2006 ingresó al Senado bajo las siglas del Partido del Trabajo.

En las presidenciales de 1994, cuando el alzamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional y el asesinato del candidato del PRI, Luis Donaldo Colosio, remecían al país, participaron dos mujeres: Cecilia Soto (PT) y Marcela Lombardo –hija de Vicente Lombardo Toledano, fundador del PPS y pretendiente a la presidencia en 1952–, cuyas votaciones fueron marginales: 2.75 y 0.47%, en ese orden. Soto se desempeñó como embajadora de México en Brasil, en el Gobierno de Vicente Fox, y después fue diputada por el PRD.

Patricia Mercado compitió por el Partido Socialdemócrata contra Felipe Calderón, Roberto Madrazo y López Obrador en la sucesión de 2006, pero tampoco logró persuadir a las mujeres de votar por ella. Captó 1.1 millón de papeletas, el 2.7% del total. Ahora es senadora por Movimiento Ciudadano y preside la Comisión de Zonas Metropolitanas y Movilidad.

Previo al proceso electoral de 2018, Margarita Zavala (PAN) era la única capaz de plantar cara a López Obrador, según encuestas. Un estudio de Berúmen y Asociados, difundido 11 meses antes de las elecciones, ofrecía dos hipótesis: postulada solo por Acción Nacional, la preferencia bruta por Zavala era del 33.6% contra 21.5% de AMLO (Morena); y en coalición con el PRD, la relación casi no variaba: 31.9/22.7% en favor de la panista. (Expansión, 22.03.18)

Animado por esos números, el expresidente Calderón tuiteó: “De hecho la única persona que ha aparecido adelante y venciendo a @lopezobrador_, y sigue delante de él en los careos uno a uno es @Mzavalagc, es decir, es la única persona que puede vencer a @lopezobrador_. @RicardoCAnaya nunca se le ha ni siquiera acercado. Twitter.com/ferbelaunzaran...”.

Empero, las ambiciones tiraron por la borda la posibilidad de elegir a la primera presidenta de México. Anaya impuso su nominación y en respuesta los Calderón renunciaron al PAN. Formada en la lucha política, Zavala no se dio por vencida y afrontó a López Obrador como candidata independiente.

Sin embargo, el 17 de mayo abandonó la carrera. “El abuso del dinero público distorsiona a los partidos, con los megapaquetes de spots en televisión y radio, totalmente inequitativo”, declaró en el programa Tercer Grado. Aun fuera de la competencia, pero con su nombre en las boletas, recibió más de 64 mil votos. Hoy Calderón y Zavala están de vuelta.

" Comentar Imprimir
columnistas