×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
13 Agosto 2019 03:56:00
...no sé cómo decirle que ya no puedo más, pero sin lastimarla…
QUERIDA ANA:
Hace ocho meses mi esposo compró una casa en una colonia de clase media. El fraccionamiento es privado y está muy bonito. La calle donde vivimos está bien cuidada y las casas bonitas. Los vecinos nos recibieron muy bien, así que podría decirse que no hay motivo de queja. Pero… una vecina se ha vuelto mi pesadilla y no sé qué hacer.

Al principio me pareció estupendo, porque ella se mostró muy solícita y me quería ayudar en todo, pero ahora quiere que mis hijos sólo jueguen con los de ella y que todos los días de junten, y cuando mis hijos no salen a jugar, manda a los suyos a mi casa o me llama para que los niños salgan o vayan a su casa. Además, como vive justo frente a mi casa, sabe cuando estoy o no estoy, así que cuando estoy me llama mucho por teléfono para preguntarme algo, para conversar, o para algún chismecito, o viene a la casa a pedir azúcar o un huevo, pero creo que ni los necesita. Cuando salgo me ha llamado a mi celular y me pregunta dónde ando o qué estoy haciendo y a qué hora regreso.

He visto que con las otras vecinas sólo se saludan, se dan los buenos días o se dicen adiós. ¿Será que las fastidió igual que lo está haciendo conmigo? Estoy hasta el copete. No sé cómo decirle que ya no puedo más, pero sin lastimarla. Me cae muy bien y ha sido muy amable, pero ya fue suficiente. Yo tengo mis obligaciones, mi familia y también otras amistades y no tengo todo el día para hablar con ella o para atenderla. Con decirte que hasta por la computadora me manda mensajes. Hasta me dan ganas de cambiarme de casa, aunque me duela dejar esta casa porque me gusta mucho.

¿Qué me recomiendas que haga? Muchísimas gracias, espero tu respuesta con ansia.
FASTIDIADA

QUERIDA
FASTIDIADA:
Algo de lo que está sucediendo con tu vecina es tu propia culpa. Tú le diste el número de tu celular y tu correo electrónico. No la culpes por usarlos. Comprendo que es bueno que tenga el número de tu celular porque de esa manera si algo sucediera en tu casa puede localizarte al instante. Pero si quieres recuperar tu tranquilidad, habla con ella con mucha amabilidad y tacto y explícale que no tienes tiempo de atenderla continuamente, que aprecias mucho su amistad pero tienes una familia que atender. Y cuando llame en horas inoportunas, dile que le llamarás más tarde y corresponde a la llamada cuando tengas tiempo de conversar. En resumen, marca límites y con gentileza, pero con firmeza, insiste en que los respete, porque si no lo haces todo va a seguir igual.
Espero que la tranquilidad vuelva a tu hogar.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65