×
Ricardo Alemán
Ricardo Alemán
ver +
 [email protected]

" Comentar Imprimir
25 Septiembre 2019 04:04:00
¡300 días de AMLO, el Presidente campeón!
En pocas horas se cumplirán los primeros 300 días del Gobierno de Obrador. Y sin duda que los mexicanos aplaudirán la buena nueva de que su Presidente es todo un campeón mundial.

Sí, a 300 días de iniciado su Gobierno, López Obrador ya es campeón mundial en mentir; campeón nacional en el número de mexicanos muertos por hechos violentos; es campeón en generar desempleo, campeón en el regreso de las cíclicas crisis económicas y… hasta es campeón en informes de Gobierno.

El problema es que los campeonatos que ha ganado López Obrador no son dignos de presunción alguna. Más bien son una vergüenza nacional. Acaso por ello, en México son pocos los medios y periodistas que se atreven a hablar de los campeonatos del Presidente.

Y es que, por ejemplo, el Presidente ya rebasó, por mucho, al otrora campeón mundial de la mentira, su homólogo estadunidense, Donald Trump, quien por años fue considerado el Presidente más mentiroso de todos los tiempos.

Y si tienen dudas basta ver que al cumplir 300 días como Presidente y luego de poco más de 210 conferencias mañaneras, López promedia 39 mentiras por día; lo que reporta un aproximado de 11 mil 800 mentiras en 10 meses de gestión.

Es decir, Obrador es todo un campeón, sobre todo si comparamos que al cumplir los mil días al frente del Gobierno de EU, el presidente Trump había dicho casi 13 mil mentiras, lo que promedia 13 mentiras por día, proporción que va en aumento conforme se aproxima su
eventual reelección.

Pero además, si comparamos las 13 mentiras diarias de Trump con las 39 afirmaciones diarias no verdaderas de López Obrador, la conclusión es apabullante; el mexicano es todo un campeón mundial; supera por tres la cantidad diaria de mentiras del Mandatario norteamericano.

Pero el anterior es solo uno de los campeonatos atesorados por el Mandatario mexicano. Acaso el más grave y de mayor impacto es que al cumplir 300 días de su Gobierno, el Presidente mexicano se aproxima a la escandalosa cifra de 29 mil muertes violentas; estadística escalofriante que supera el promedio de 100 muertes por día.

Y es todo un campeonato porque ningún Presidente, en la historia de tiempos de paz, había enfrentado escenario de tal violencia y crimen, como López Obrador.

Lo reprochable del tema es que a pesar de lo cuestionable e indigno de ese campeonato presidencial, pocos hablan del tema y casi nadie se atreve a cuestionar el fracaso en materia de seguridad, por parte del Gobierno federal.

Pero el tema es aún peor si recordamos que una de las promesas centrales del entonces candidato López Obrador fue la de acabar con las cifras de violencia de los expresidentes Calderón y Peña. Hoy, las cifras de muertos en esos gobiernos parecen juego de niños frente a la epidemia criminal que solapa López Obrador.

Pero tampoco el campeonato anterior es la peor noticia para los ciudadanos en general y para los jóvenes en particular. No, el Presidente también es campeón en crear desempleo. Sí, por ridículo que parezca Obrador es todo un campeón en destruir puestos de trabajo.

Y no, el Gobierno de López Obrador no solo destruye empleos del sector público al reducir la llamada “burocracia” federal, sino que las locuaces decisiones económicas han provocado la destrucción de las industriales fundamentales, como la automotriz, turística y de la construcción; ramas que, casualmente, son las de mayor generación de puestos de trabajo.

Y paso a paso, el presidente López Obrador se suma a expresidentes como Echeverría, López Portillo y De la Madrid; mandatarios mexicanos campeones en provocar algunas de las más espantosas crisis económicas de la historia.

¿De qué se quejan, si tenemos un Presidente campeón?

Al tiempo.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65