×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
27 Mayo 2020 04:02:00
A ciegas
Escuchar Nota
La primera regla para construir una buena política pública es medir bien. Solo así podremos saber si vamos por buen camino o hay que corregir. En México, sin embargo, prevalece la filosofía del “yo tengo otros datos”. Primero se establece una conclusión ideológica, luego se crean mediciones artificiales para comprobar el resultado.

Nos estamos acercando al momento de iniciar una apertura gradual de la economía. Tenemos que hacerla a pesar de los riesgos porque, después de dos meses de confinamiento, millones se están quedando sin ingresos. El problema es que lo estamos haciendo a ciegas.

En México, hasta el 25 de mayo, se habían aplicado 225 mil 650 pruebas de coronavirus. ¿Son muchas? Solo mil 752 por cada millón de habitantes. En contraste, Islandia ha aplicado pruebas a toda su población de 341 mil personas y Bélgica a 68 mil 664 personas por cada millón. Los Emiratos Árabes Unidos tienen el mayor número ponderado: 209 mil 804 pruebas por millón.

México ha aplicado menos pruebas por millón de habitantes que Zimbabwe, con 2 mil 496, Bolivia, con mil 913, o Antigua y Barbuda, con mil 870. Incluso Cuba tiene 8 mil 564 pruebas por millón y Venezuela, pese a todos sus problemas, 29 mil 269 (worldometers).

En México, las autoridades de salud han sido omisas al aplicar pruebas, lo cual quizá podría justificarse por el costo y la escasez, pero además han tomado medidas para impedir la realización de pruebas en hospitales privados. Parecería que hay una decisión específica para reducir, en el grado de lo posible, la toma de pruebas. Quizá alguien piensa que así se evitará generar alarma entre la población, pero se está equivocando.

La falta de pruebas hace virtualmente imposible saber si la situación de la pandemia en México es la que nos reportan cotidianamente las autoridades sanitarias. Cuando nos dicen que México tenía el 25 de mayo, 71 mil 105 contagios y 7 mil 633 fallecidos, debemos suponer que las cifras no son ni siquiera una aproximación a la realidad. No hay datos para saber cuáles son los datos reales.

Si lo que se busca con la falta de pruebas es mostrar que a México le está yendo muy bien con la pandemia, el resultado puede terminar siendo exactamente el contrario. La falta de datos genera desconfianza, pero también distorsiones en las estadísticas.

Chile, por ejemplo, tiene una población de 19 millones de habitantes. Con 25 mil 552 pruebas por millón de habitantes, registra un número oficial de contagios de 73 mil 997, apenas superior al de México, pero solo 761 muertos, una décima parte de los mexicanos. Parecería que México tiene así una tasa de mortalidad de 10.7% y Chile de solo 1%, lo cual es sorprendente en el caso del mismo virus. Podría uno pensar que Chile simplemente tiene un sistema de salud inmensamente mejor que el mexicano, pero otra posible explicación es que Chile ha aplicado 14 veces más pruebas que México. En México solo se hacen pruebas a pacientes que ingresan muy enfermos a hospitales públicos. Por eso la mortalidad es tan alta.

Es cada vez más urgente abrir la economía. Nuestro país no puede soportar un confinamiento mucho más prolongado. Los pobres están resintiendo los estragos. Lo ideal, sin embargo, sería abrir la economía con mejores instrumentos para medir la pandemia. De momento lo estamos haciendo a ciegas. Esto significa que las posibilidades de equivocarse se incrementan de manera muy importante.



Excedentes

Una forma de estimar el verdadero número de muertes por coronavirus, aun sin pruebas, es comparar las muertes excedentes frente a años anteriores. Un estudio de Mario Romero Zavala y Laurianne Despeghel publicado en Nexos, sugiere que en la Ciudad de México se registraron 37% de muertes excedentes en abril sobre el promedio de los cuatro años previos. En mayo la cifra se eleva a 120 por ciento.


Imprimir
COMENTARIOS