×
Fausto Fernández Ponte
Fausto Fernández Ponte
ver +
Don fausto fernández ponte es poseedor de un impresionante y sólido currículum: 50 años de periodista profesional. Su opinión y columnas periodísticas son respetadas en ese ámbito, por el prestigio que a pulso se ha ganado, es considerado una autoridad en su campo. Además de corresponsal de guerra, ha entrevistado a jefes de estado y de gobierno de la talla de Lyndon B. Johnson, Richard M. Nixon, Indira Gandhi y William Clinton.

" Comentar Imprimir
06 Enero 2009 04:41:41
A Lucía Morett y don Ramiro
Al mexicano le causa ansiedad no comprender cabalmente su presente y no saber del futuro: Pedro Ocampo Ramírez


I

El tema de la entrega de hoy iba a ser una conversación con Protasio Coatl, el centenario Filósofo de Pajapan y legendario chamán náhuatl-Popoluca de la Sierra de Soteapan, en el sur de Veracruz. Empero, a última hora don Protasio, presidente del Consejo Consultivo del Ateneo de Cosoleacaque, lanzóle a éste escribidor una reprimenda tautológica porque en la relación de nominados como Mexicano/Mexicana del Año hubo yerro.

Y yerro imperdonable, por añadidura. En esa relación se omitió por alguna razón indiscernible aun el nombre de la joven estudiante mexicana Lucía Morett.

La joven Morett se ha distinguido por una conducta pública que, según la ponderación del Consejo, es digna de emulación y, por ese atributo, influye en la toma de conciencia de muchos mexicanos acerca de la realidad.

Al hacer la rectificación don Protasio observó: “El comportamiento público de Lucía Moretti ha sido ejemplar; estoy seguro de que inspira a muchos otros jóvenes mexicanos y, en su caso, a no pocos ecuatorianos”.

Doña Lucía, sabríase, es la víctima mexicana sobreviviente de un ataque aéreo y terrestre de militares colombianas a un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionartias de Colombia en Ecuador, en marzo pasado.

II

En ese ataque fallecieron cuatro estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México que, como la joven Morett, realizaban investigaciones de campo, a quienes en el Gobierno de México se les señaló de guerrilleras.

Ello ha sido justificación sofista para que el Gobierno de México no reclame al de Colombia el asesinato de Estado de los estudiantes mexicanos; de hecho, se ha intentado tipificarles falsamente la comisión de algún delito.

Incluso, a la joven Morett se le ha acosado extrajudicialmente en ciertos círculos gubernamentales, aunque sábese que existen presiones para abrirle causa por la comisión presunta de algún deletéreo delito.

Ello ha creado un clima de defenestración y linchamiento -de adversidad- para la estudiante, ante el cual ha mostrado enorme presencia de ánimo y ecuanimidad, cualidades que sus enemigos están muy lejos de mostrar.

Por ello mereció doña Lucía el distingo moral de Mexicana del Año 2008, compartido con Ramiro Guillén, Rosario Ibarra, Andrés Manuel López Obrador, José Jacques Medina, Sanjuana Martínez y Víctor González Torres.

Señáles de que la nominación moral a don Ramiro es póstuma, aunque pervive su legado como defensor de los derechos humanos de los campesinos de la Sierra de Soteapan. Éste personaje se inmoló en Xalapa, hace meses.

III

La inmolación de don Ramiro ocurrió a la vista del gobernador de Veracruz, Fidel Herrera, sus guardaespaldas, secretarios y ujieres. El mandatario le había cancelado por 103 ocasión una audiencia previamente agendada.

Don Ramiro no pudo tolerar la burla pública número 103, grotesca y ruda de don Fidel, célebre en la vernácula de la política mexicana por su rampante mitomanía, irreprimible proclividad a mentir y engañar y cínica corrupción.

Hombre de honor, pundonor y orgullo, don Ramiro optó por el sacrificio supremo, convencido de que el Gobernador no tenía el deseo ni la voluntad de atender las demandas de los campesinos que él representaba.

“No podía regresar con las manos vacías por 103 ocasión”, comentó don Protasio. “Ello nos da una gran lección, la de respetar el valor de la palabra empeñada. El Gobernador empeñó la palabra espuriamente”.

“Eso es imperdonable en un servidor público, sea éste político o burócrata, investido de una responsabilidad que no sabe ejercer o que ejerce con falacias, medias verdades y sin sensibilidad, como fue el caso con Ramiro”.

Don Protasio comentó también que el propio Gobernador y su secretario general de Gobierno, Reynaldo Escobar, hicieron mofa del sacrificio extremo de don Ramiro. “Para mí que esos dos funcionarios son monstruos”.

Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65