×
Lulú De Koster.
Lulú De Koster.
ver +
Lulú De Koster es periodista, egresada de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UAdeC (1995). Ha sido Premio Estatal de Periodismo, colaboradora en redacciones de periódicos locales, editorialista, productora y conductora en medios de comunicación electrónicos. Actualmente es integrante del Consejo de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción (Coahuila) y los comentarios aquí vertidos son a nombre de la autora.

" Comentar Imprimir
05 Diciembre 2018 04:04:00
Acabar con la corrupción: AMLO
En el cambio de Administración federal, el 1 de diciembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador vació un discurso a tope de calificativos negativos, que evidencian lo mal que está el país cuando se habla de enriquecimiento ilícito, compras a modo, redes de complicidades o influyentes que se hacen y que se hicieron ricos, de la noche a la mañana.

Y sí, el tabasqueño apeló al hartazgo de los mexicanos. Y lo hizo bien. Pero acabar o controlar –como dicen los especialistas –con la corrupción en este país, no es un tema que tendrá resultados en el corto plazo, no al menos si lo que en realidad se busca son soluciones a gran escala, de políticas públicas de consenso, desmantelando redes de corrupción y poniendo el ejemplo, porque como el mismo Andrés Manuel López Obrador lo dijo en su discurso de toma de protesta: “El buen juez, por su casa empieza”.

Se escucha implacable eso de que ni a su familia, amigos o a los que integran su círculo de colaboradores en la Presidencia de la República, les permitirá un sólo desliz.

Él está seguro que llegó al Ejecutivo para iniciar un cambio de fondo, erradicar problemas que tienen al pueblo de México en esta desigualdad que existe y que lastima a cualquiera que vive en esta Nación. Pero, ¿cómo hacer para que sus cercanos, los que llegaron con evidente sed de venganza, de riqueza, de hacer lo que otros hicieron bajo la premisa de que “al cabo todos robaron”, no caigan en las mismas prácticas?

Los cambios estructurales, los de largo aliento, los que ejecutan acciones apegadas a la ley no se alcanzan en un abrir y cerrar de ojos. Hace falta hacerse a un lado y evitar la tentación de empujar temas bajo la mirada frívola de un escándalo mediático, con tintes partidistas o iniciando lo que algunos llaman “una cacería de brujas” para recluir en la cárcel a personajes opositores, de partidos que ahora son oposición y sin tener en cuenta que eso no resuelve el problema de fondo, el problema que está enraizado.

Hizo falta escuchar más del plan contra la corrupción que impulsará el Gobierno federal. En San Lázaro, la advertencia fue acabar con la corrupción y la red de complicidades hechas al amparo del poder, dijo no al fracking y habló de no apostarle al circo y a la simulación para concretar todos estos ajustes. Pero ¿cuál es la estrategia, por dónde empezar, qué leyes habrá de implementar o reformar para cumplir el anhelado cambio?

El Presidente López Obrador tiene todo para alcanzar los objetivos que se ha propuesto. Con mayoría en el Legislativo federal, un pueblo que cree en él y un grupo de colaboradores con experiencia, AMLO comenzó a cumplir los ofrecimientos de campaña, como poner en venta el avión presidencial y abrir a los ciudadanos la residencia oficial de Los Pinos.

Por ahora, el peso frente al dólar se estabilizó y los cambios en las delegaciones federales, al menos en Coahuila, empezaron a trascender en esta misma semana. Que sea para bien de los mexicanos.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65