×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
28 Septiembre 2019 04:00:00
Actos delictivos deben castigarse
Definitivamente hay situaciones con las que no estamos de acuerdo. Una de ellas, la violencia en cualquiera de sus manifestaciones. Actos que para mí son repudiables y que en cambio hay quien los toma como un derecho a manifestarse.

Por supuesto que son situaciones distintas porque todos tenemos derecho a la libre manifestación, de ideas, de acciones, siempre y cuando se respete el derecho de otros.

Sin embargo, no se hace, no se respeta el derecho de los demás porque los anarquistas no conocen de ese valor tan necesario para la convivencia social. Solo conocen su “ley” y es la que practican.

Por eso los vemos en cada manifestación en las calles, participando como si fuera parte del grupo. Ellos, los anarquistas se enfocan a destruir comercios, a vandalizar edificios, puertas, paredes.

Esa actitud la han desarrollado de tiempo atrás. Desde que empezaron a salir a las calles los grupos políticos, a gritar ¡FRAUDE! Robo de votos y todos sabemos de dónde empezaron las consignas.

Una persona que constantemente grita fraude si no obtiene los resultados favorables, es porque quiere convencer a los demás qué él tiene razón; no porque la tenga sino porque así lo manifiesta. Es su estandarte con el que trata de convencer.

Lo malo de ello, es que ya en el poder continúan con la misma fórmula como si estuvieran en campaña.

Culpan de todo al que se fue pero no dan soluciones reales. Al menos no hasta ahorita.

De las marchas y plantones ni qué decir. Esa estrategia dio muy buen resultado en el pasado así que hay que continuar con la misma práctica. Seguramente para no perder la costumbre.

“No se va a reprimir a manifestantes”, es la respuesta del gobierno a ciudadanos que se molestan ante el desorden. Y no hay respuesta satisfactoria para ellos. No obtienen apoyo de autoridades porque el resentimiento de estas va más allá que la razón.

Calificativos como “fifis” y otros más, utilizados como broma pero que en realidad es una vil grosería y ofensa para los ciudadanos.

Un gobernante debe comportarse como lo que es, para lo que fue elegido, no como payasín de la fiesta.

No es nada gracioso, por el contrario, denigra al que recibe la ofensa pero también al que la profiere. Tan es así que, cuando fueron a Bellas Artes los flamantes Diputados y Senadores, luciendo su trajecito de gala pretendiendo ser “fifís”, algunos se veían ridículos ¿o no?

Y ya ve usted, muy pronto se les cayó el teatrito o el telón en el teatro. Iban a homenajear a un pastor que días después resultó con cargos por abuso y fue detenido.

El 23 de septiembre se conmemoró un año más del asesinato de Don Eugenio Garza Sada, empresario distinguido de Nuevo León que tanto beneficio otorgó al estado. Su muerte fue un duro golpe para el sector empresarial y para el pueblo de México en general. Un hombre con ideas, con valores, que iba a ser secuestrado por individuos que nada aportaban al país. Lo asesinaron vilmente, así como a dos de sus escoltas.

Recién volvemos a presenciar desorden y actos delictivos de jovenzuelos que nada bueno y productivo están aportando a la sociedad y al país. Encapuchados, mezclados en las manifestaciones ocasionan destrozos dejando pérdidas millonarias.

¿Quién pagará por los daños ocasionados? ¿Quién le ofrecerá una disculpa y la retribución económica a los empresarios? ¡Ah! Por favor, que nadie diga que ellos tienen seguro, por favor. El desorden, los actos delictivos deben castigarse vengan de donde vengan.

Ni la jefa de gobierno de la CDMX ni el propio presidente asumen un papel digno para proteger a los ciudadanos, por el contrario, se ponen de parte de los jovenzuelos, pandilleros cuyos delitos quedan impunes casi por decreto.

¡Ah! Pero eso sí, que no “pesquen” a alguno de ellos porque hasta entonces se conocerá a la madre y a toda la familia para “exigir justicia” para el muchachito travieso. ¿Dónde estaban esas madres a la hora de educar a los hijos? El comportamiento de esos individuos, la falta de respeto a instituciones, sociedad, edificios, monumentos, debe empezar a castigarse.

¡Ya basta! de solapar a individuos que dañan a la sociedad y al país.
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)6
Imprimir
COMENTARIOS


7

  • 9 0
  • 8
2
4 5
6 7 8 9 0 70 71 72 73 74 75