×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
16 Mayo 2010 04:10:55
‘Ahí les encargo’, Calderón a PGR, ante secuestro del ‘Jefe Diego’
Ni siquiera el secuestro de uno de los más prominentes miembros de su partido, Acción Nacional, como es Diego Fernández de Cevallos, desanimó al presidente Felipe Calderón para viajar a España, donde tiene planeado reunirse con los reyes Juan Carlos y Sofía.

El Presidente no se pudo resistir al glamur de los palacios ni al buen vivir que le espera con sus anfitriones, y tomó la decisión de ausentarse del país y seguir desde el viejo continente los pormenores de la desaparición de quien fue candidato presidencial del PAN en 1994.

La desaparición de “El Jefe Diego”, como es conocido el político panista de 69 años, mantiene consternada a la clase política mexicana y agrandó los temores de los ciudadanos, pero a la vez dejó en evidencia el desinterés del Primer Mandatario para encarar las consecuencias de una guerra que inició en el umbral de su sexenio.

Y mientras a Calderón el país se le va de las manos, en Coahuila, cualquier persona, por el sólo hecho de ser ciudadano, estaría en condiciones de contender por algún cargo de elección popular. De aprobarse la iniciativa del PRI que pretende establecer en el estado el sistema de candidaturas electorales independientes, sería inédita en un esquema político dominado por organismos partidistas que le han quedado mal a la sociedad.

En el curso de la semana, el grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional presentó en el seno del Congreso estatal una propuesta de reforma constitucional, donde por su propio peso e interés se desprende el planteamiento de permitir que los ciudadanos lleguen a cargos de elección popular sin estar obligados a uniformarse con las siglas de uno o más partidos políticos.

Actualmente en México la única forma de convertirse en integrante de los ayuntamientos, en diputado local o federal, en gobernador, en miembro del Senado de la República o en presidente de la República, es a través del sistema de partidos, es decir, postulado al cargo por alguna de las fracciones que se encuentran en permanente lucha por el poder.

Sin embargo, el planteamiento del PRI en Coahuila abona a una de las más añejas demandas sociales en materia electoral, que radica en que por el simple derecho que otorga la Constitución a las personas para votar y ser votadas, los ciudadanos puedan aspirar y acceder al poder sin sujetarse a las condiciones de ningún partido político.

PRIMERA LLAMADA… PRIMERA: El Código Electoral del estado establece con claridad, en su Artículo 10, los requisitos indispensables que un coahuilense debe reunir para ser postulado a algún cargo de elección popular.

Entre lo fundamental está el acreditarse como elector, ser mayor de 21 años, “salvo en el caso del Gobernador del Estado que deberá contar con un mínimo de 30 años”, “tener un modo honesto de vivir” y “no ser servidor público, a menos que se haya separado en un plazo mínimo de 68 días previos al día de la elección”.

En México, salvo en Sonora, en cuya legislación electoral se permite el acceso a cargos de elección ciudadana sin nominación partidista, el asunto de las candidaturas independientes es letra muerta, no obstante a ser uno de los reclamos más recurrentes de la población que está en contra del monopolio que han logrado construir los partidos políticos.

Sin embargo, en ese estado, acceder al poder sin el amparo de un registro partidista es bastante difícil, pues el ciudadano en cuestión debe contar con el respaldo del 15% de los ciudadanos empadronados para aspirar al cargo de presidente municipal y con el 10% del padrón estatal en caso de que su interés radique en una curul dentro del Congreso local o en la gubernatura del estado.

Si estas mismas condiciones quedarían establecidas en Coahuila, para que una candidatura independiente a alcalde fuera válida, sería necesario movilizar a casi 35 mil personas, es decir, lo cual equivale a poco menos de la votación que en los últimos comicios municipales obtuvo Óscar Mohamar Dainitín, quien fue candidato del Partido Acción Nacional.

En países como Estados Unidos, Alemania, Francia, Portugal, Polonia, República Checa, Chile, Paraguay, Honduras, Corea del Sur, India, Mozambique, Namibia, Uganda y Zimbabue, por citar algunos casos, la nominación electoral sin partido es una medida arraigada y vigente.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA: Además de permitir las candidaturas independientes en Coahuila, los legisladores locales del PRI pretenden reducir de 31 a 25 el número de diputados locales, agudizar la fiscalización del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana en la entidad y que este organismo se adjudique los bienes de los partidos políticos estatales que pierdan su registro por incumplimiento de requisitos.

Si la medida –que se depositó en el Congreso del Estado esta semana, a manera de iniciativa de reforma constitucional– se aprueba, habría 16 legisladores locales electos por mayoría relativa, en lugar de los 20 que actualmente existen.

Además se eliminarían dos de las 11 diputaciones de representación proporcional, con lo que el pleno del Poder Legislativo del estado se integraría por 25 legisladores y no por 31, como ahora sucede.

Y a fin de reconocer el derecho de todo coahuilense de votar en las elecciones, aun cuando se encuentre fuera del territorio estatal, la reforma permitiría el voto electoral de los ciudadanos de esta entidad sin importar el lugar donde radiquen.

Otro planteamiento va encaminado a establecer la figura legal del contralor dentro del consejo de administración del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del estado, a fin de mantener mayor control presupuestal en el organismo y se elevarían a rango constitucional las figuras jurídicas de plebiscito y referendo.

El planteamiento priísta pretende también echar abajo una reforma electoral que se hizo hace un par de años, donde quedó establecido que a partir del 2014 los legisladores serán electos para periodos de cuatro años, al igual como ocurre en esta entidad con los alcaldes.

De acuerdo con lo establecido actualmente en la ley, la presente legislatura terminará su periodo el 31 de diciembre del 2011 y será la última de tres años, luego vendría un periodo legislativo de dos años, entre enero del 2012 y diciembre del 2013, y a partir de enero del 2014 las legislaturas tendrían periodos de cuatro años, a fin de empatarlas con los tiempos de los ayuntamientos.

Sin embargo, la propuesta panista pretende echar abajo lo anterior y lograr que las legislaturas locales sigan teniendo periodos de tres años.

TERCERA LLAMADA… PRINCIPIAMOS: En 1994 Diego Fernández de Cevallos, como abanderado del Partido Acción Nacional, disputó al priísta Ernesto Zedillo la Presidencia de México.

A “El Jefe” no le alcanzó y perdió la contienda, pero en su intento, al seno de su partido, marcó un estilo particular de hacer política y de allegarse de votos de las clases baja y popular, que al momento de votar no siempre respaldan a la derecha panista. En campaña, se refirió a un grupo de seguidoras como “el viejerío”, frase que si bien le sumó adeptos por su franquesa en el hablar, también le ocasionó críticas de grupos feministas.

Bronco, de aspecto duro, macerado por la enorme barba y su inseparable puro, así es “El Jefe Diego”, quien este fin de semana fue secuestrado en Querétaro, donde vivía. Pero la magnitud del problema no fue suficiente para detener al presidente Felipe Calderón de su viaje a Europa.

Calderón decidió seguir con sus planes y como si se tratara de un asunto menor, se limitó a ordenar a la PGR la investigación correspondiente, como diciendo: me esperan en España, me tengo que ir, pero ahí les encargo.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5