0 1 2 3
×
4
Mónica Ceballos
Mónica Ceballos
ver +
Mónica Ceballos Angulo (6 de marzo de 1973, Guamúchil, Sinaloa) Licenciada en Ciencias de la Comunicación, con Maestría en Administración y diplomada en Periodismo por el ITESM Campus Monterrey. Se ha desempeñado en las áreas de Relaciones Públicas, Comunicación Organizacional y Periodismo especializado. Su mayor pasión es la defensa y difusión de los valores familiares y femeninos en aras de lograr que cada miembro en la sociedad sea reconocido por su esfuerzo y dedicación.

" Comentar Imprimir
04 Junio 2012 03:00:01
Ahorrar sin pretextos
Escuchar Nota
¿Cuántas veces ha puesto usted de pretexto la cantidad que gana para no tener un “guardadito”? ¿Cuántas veces ha soñado con tener algún ahorro –lo que sea– con tal de sentirse un poco más protegido?

Sin ánimo de parecer un comercial de televisión, le comparto que existen muchas maneras de alcanzar metas de ahorro, claro que hablamos de términos realistas, tal vez sea muy difícil tener millones de pesos en su cuenta, pero sí puede lograrse una cantidad suficiente que le permita afrontar cómodamente algún imprevisto y mejorar su nivel de vida aunque sea de forma mínima.

El caso es que los pretextos de siempre no le frenen su intención. Precisamente esta semana llegó a mi correo una columna de un experto en economía conductual, Raúl Martínez Solares, en ella explicaba cómo es que el recibir un ingreso bajo no es razón suficiente para no contar con una cuenta de ahorros.

Martínez compartió un experimento que se hizo con un grupo de trabajadores de la India que ganaban el equivalente a 49 pesos diarios, los cuales tenían como meta ahorrar 3% de su ingreso, esto es 1.5 pesos diarios.

se les sugirió que si se lo proponían podían ahorrar un poco más de esa cantidad, sobre todo si tenían una meta trazada para ese ahorro. Para esto se pusieron en práctica técnicas de economía conductual, que no son otra cosa que motivos puestos en papel que pueden generar un comportamiento casi de forma imperceptible con la intención de alcanzar un objetivo. Por ejemplo, a estos trabajadores les pusieron en un sobre el dinero extra que estarían dispuestos a ahorrar y fuera de él pegaron una foto de sus hijos, ya que el ahorro extra era para apoyarlos en un futuro, el caso es que si se les ocurría sacar ese dinero antes de la fecha que se habían puesto como objetivo, tendrían que desgarrar literalmente el sobre y la foto de sus hijos, lo cual representaba haberles fallado. Este simple ejercicio haría más difícil que sacaran el dinero antes de tiempo.

¡Fíjese bien!

El factor ingreso no es el único determinante de las personas para tomar decisiones de ahorro. El nivel y las características de ahorro de la población dice mucho del desarrollo económico de cualquier país.

Las tarjetas de crédito no son una forma de ahorro. Empezar a ahorrar desde niños es una de las claves para lograr finanzas sanas de adultos.

hay que crear mecanismos propios (como el ejercicio del sobre) para visualizar nuestras metas y alcanzarlas más fácilmente.
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22