×
Brozo el Payaso Tenebroso
Brozo el Payaso Tenebroso
ver +
Si tienen metro, arrieros somos.... Cualquier cosa relacionada con la columna. Ahi me encuentran regocijado en la "güev": [email protected]

" Comentar Imprimir
19 Noviembre 2013 05:08:20
¡Al que no le saben, le inventan!
¡Chamacos alborotados, jijos de mi última asonada! Aunque el día de descanso fue el lunes 18 y mañana miércoles 20 ni desfile va a haber, o sea desfile de burócratas porque parece que desfile de maestros sí va a poder disfrutar toda la ciudadanía chilanga, pero no por eso deja de existir la Revolución Mexicana, la Revolufia, la Bola o como le diga cada quien. Clarín que en las escuelas le dejarán a los escuincles un trabajo relativo a la fecha y en la ceremonia le echarán loas y vivas a los héroes “marmóreos” y “prístinos” de esa “gesta histórica” que acabaron matándose unos a otros.

Pero dentro de tanta aburrición en lo que quedó la historia oficial hay cosas que se pueden sacar muy chacoteras, por ejemplo que el dichoso lema que aparece en todos los papeles oficiales del Gobierno mexinaco, eso de “sufragio efectivo, no reelección”, no lo inventó Francisco I. Madero, sino que fue el mismísimo Porfirio Díaz, el que lo sacó cuando andaba peleando para que no se reeligiera a sus anchas, o sea, es una expresión que quiere decir a su gusto, no hablo de las anchas de ustedes que a mí francamente ni me importan, bueno, Don Porfis quería que no se reeligieran como les diera la gana Benito Juárez y Sebastián Lerdo de Tejada y armó su revolución, poniendo antes la frase en su “Plan de Tuxtepec” de 1876.

Panchito Madero agarró la frasecita para restregársela en la jeta al ahora dictador y que la gente se acordara de lo que prometía en campaña ¿les suena conocido eso de decir una cosa en campaña y hacer otra cuando llegan al poder? Y de qué forma, el que había prometido en su plan “sufragio efectivo, no reelección” se sentó en la silla presidencial nomás 30 añejos.

Otra cosa chida es lo de la toma de Ciudad Juárez que le dio fama internacional a Pancho Villa que los más barberos y lambiscones, llegaron a comparar con “la epopeya mítica del Caballo de Troya”. Por si no se la saben ahí les va, el llamado “Centauro del norte” se apañó un convoy de trenes que llevaba tropas federales que iban pa’l sur de Chihuahua; en lugar de los pelones, metió Villa a tochos sus sombrerudos a los vagones, envió una avanzada para que se agandallaran las estaciones telegráficas y mandó un mensaje a Ciudad Juárez diciendo que el convoy debía regresar porque la vía estaba destruida, y que los que la habían perjudicado eran los villistas.

Los federales se tragaron completito el engaño, y cuando el convoy entró en la ciudad fronteriza, se abrieron los vagones y salieron los revolucionarios y hechos la... ¡duro! Tomaron la ciudad. Otra anécdota chida, es que después de que Francisco Villa le diera su lleguecín a los gringos en Columbus, en Nuevo México. Los gabachos mandaron a sus rambos de aquella época a invadir Hidalgo de Parral, Shihuahua para encontrar a Villa y darle su estate quieto, pero una morrita de nombre Elisa Griensen Zambrano muy encanijada porque pensaba que esa onda era un atropello a la soberanía nacional (tan mentada en estos días) y se fue de volada a reclamarle al presidente monecipal, José de la Luz Herrera, que la mandó mucho al cuerno diciéndole que él era neutral, entonces Elisa agarró camino, se fue a la escuela entró al grupo de quinto grado y soliviantó a los alumnos y los convenció a que la siguieran.

Durante el camino alborotó a tocho el pueblo y ya con una ristra de mujeres y alumnos, Elisa le llegó hasta donde se encontraba el comandante norteamericano Frank Tompkins, y con una bandera en una mano y un rifle en otra le pidió que desalojara la plaza, y ya con el apoyo de los otros ciudadanos consiguió que la tropa invasora se retirara entre pedradas, tomatazos y gritos de “viva México”, “viva Villa”, y así de mal se siguió todo lo que fue la tal “expedición punitiva”.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5