0
×
1
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
25 Octubre 2019 04:05:00
Alerta en Palacio
El 24 de septiembre se invocó por primera vez la desaparición de poderes locales en el Senado, en virtud de los altos índices de violencia y criminalidad en Tamaulipas, Guanajuato y Veracruz, los dos primeros gobernados por el PAN y el tercero por Morena.

La misma petición la presentó la diputada Tania Valentina Rodríguez, en el Congreso de Morelos, contra el gobernador Cuauhtémoc Blanco (exfutbolista), del Partido Encuentro Social, cuya gestión es un desastre.

El presidente López Obrador conjuró el fantasma, recomendó diálogo a las fuerzas políticas y recordó su propio desafuero como jefe de Gobierno de Ciudad de México debido a razones políticas. Vicente Fox buscaba eliminar al gobernador capitalino de la sucesión presidencial de 2006, pero el tiro le salió por la culata pues, de víctima, AMLO se convirtió en el líder antisistema por antonomasia.

Doce años después, ganó la presidencia con 30 millones de votos. Fox acudió el 24 de septiembre al 80 aniversario del PAN; todavía con la espina clavada, pero sin la eficacia de antaño, arengó: “Todos queremos a México, es más que todo eso y México es nuestra meta, es ahí donde tenemos que sumar, donde tenemos que unirnos y donde tenemos que darle en la madre a esta cuarta transformación”. Sin embargo, la 4T se le adelantó al cancelar la pensión y la escolta a los expresidentes.

Fox, con su apatía, frivolidad y cortedad de miras, ayudó a establecer “gubernaturas imperiales”. El líder de la primera alternancia dejó intactas las estructuras del viejo sistema, faltó a su promesa de combatir la corrupción y les soltó la rienda a los gobernadores. AMLO, por el contrario, empezó a cambiar el régimen desde los primeros meses de su gestión y a sentar en el banquillo a empresarios, políticos y jueces venales. Al mismo tiempo modificó el trato con los medios de comunicación, la mayoría de los cuales se sumó a la guerra sucia del PAN para presentarlo como “un peligro para México” en la campaña presidencial de 2006.

AMLO hace lo que ningún otro Presidente se había atrevido: criticar en público a los corporativos mediáticos –beneficiarios de contratos gubernamentales ajenos a su actividad informativa por medio de otras firmas– y reducir a la mitad el presupuesto
publicitario.

En esa línea, la Presidencia entregó al Instituto Nacional de Transparencia una nómina de 36 periodistas cuyas empresas facturaron mil 86 millones de pesos al Gobierno de Peña Nieto. La lista, publicada por Reforma el 23 de mayo, incluye a Joaquín López Dóriga (251 millones de pesos), Federico Arreola (153 millones), Enrique Krauze (144 millones); y con sumas de seis y siete dígitos, a Óscar Mario Beteta, Ricardo Alemán y Pablo Hiriart, entre otros.

Los gobernadores están en el punto de mira de la 4T, pero con ellos la estrategia será otra. No la atrabiliaria ni la del garrote vil empleada por Salinas para defenestrar a más de 10 mandatarios del PRI, en algunos casos por negociaciones con el PAN (“concertacesiones”, las llamó Francisco Cárdenas en su columna Pulso Político).

La insistencia de AMLO, de no ser igual a sus predecesores ni a la mafia del poder (en realidad podría ser peor), es un aviso: la transformación, para cumplirse, también deberá pasar por las entidades. Lo ocurrido en Sinaloa, con el operativo fallido para capturar a los “juniors” del “Chapo” Guzmán, encendió las luces de alerta en Palacio Nacional. ¿Quién gobierna en los estados?
Imprimir
COMENTARIOS


9

  • 1 2
  • 0
4 2
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95