×
Verónica Marroquín
Verónica Marroquín
ver +

" Comentar Imprimir
14 Julio 2019 04:09:00
Alertas papás
QUERIDOS PADRES DE FAMILIA: Saludándolos nuevamente como cada domingo, y antes que se me pase amigos, les cuento de este tema tan importante para ponerlos en alerta, nada que no sepan ya, pero si es muy importante recordarles el cuidado que deben de tener en todo momento con sus hijos, sobre todo pequeños. Verán por qué.

Pues andando entre que de vacaciones, estudios y trabajo, combinando y aprovechando todo, pues cuando tu misión en la vida es ayudar, cualquier lugar es apto, y Dios sin duda nos pone en el lugar preciso con las personas que requieren de esa ayuda. Cada que pasa el tiempo, lo rectifico.

Y bueno, pues les cuento que caminando por las calles tan bellas de Querétaro, iba yo muy contenta y despreocupada después de mandar mi pasada columna al periódico. Sin darme cuenta iba delante de mí una niña de unos 6 años, muy linda ella, con su vestido de tirantes blanco, con florecitas, pero me llamó la atención después de una cuadra que iba solita, y agarrándose el cabello y pegada a la pared, sin dejar de caminar, como entre preocupada, tímida y a la defensiva, como viendo de reojo a quien pasaba cerca de ella.

Y empiezo a mirar hacia todos lados para ver con quien podía ella venir, ya que se notaba que era extranjera. Los niños de comunidades indígenas cercanas andan por ahí jugando, pero ves que sus madres andan cerca vendiendo sus preciosas hechuras de vestidos, blusas, bolsitas de llamativos colores, hermoso todo, me encantan, pero no, la niña tenía rasgos de ser de otro país, pensé yo: de España o Argentina.

Pues sigo contándoles que de repente se paraba y yo igual, con una distancia prudente. La verdad estaba cuidándola y tratando de ver en toda la multitud a sus padres o parientes. También pude observar a dos o tres transeúntes que la traían en la mira, sólo Dios sabe con qué intención, tal vez uno con buena, pero los otros no creo la verdad.

Así que ya me iba a acercar a preguntarle con quién venía, si podía ayudarle o se había perdido, para poder hacer algo, porque ya íbamos a llegar a la avenida y ya se acababa el área peatonal. Al dar la vuelta tanto ella como yo nos asustamos, tanto que ella grita y mi corazón dio un vuelco. Después me baja la adrenalina al darme cuenta que eran su papá y su mamá, la niña obvio rompe en llanto, y la mamá, como sí nada. El papá la abrazaba y le decía que eso pasa cuando las niñas se portan mal y se chiflan, ella decía entre llanto que estaba asustada porque no los veía, que por qué la habían dejado sola, y al ver esa escena, los que me conocen bien saben que obvio no pude quedarme callada.

No me importó si la reacción de los padres sería indeseable, pero con voz firme les dije: "Veo que son españoles y que dejaron sola a su hijita también, no quiero saber el motivo que los llevó a ello, lo que sí quiero decirles es que yo pude haber sido una mala persona y llevarme a su hija sin ningún problema, y ustedes jamás volverla a ver. Venía yo siguiéndola desde tres cuadras atrás, había otras dos personas siguiéndola y observando, ignoro con qué intención, pero nada bueno seguro, por el tipo de mirada".

Y les dije que, por favor, no importara qué hiciera su hija, pero que no era el correctivo adecuado, ya que lo que hicieron puso en riesgo su vida y fue un trauma para ella. Vi el terror en ella, al asustarla su papá y levantarla en brazos, y yo me asusté terrible. Imaginen a una nena de 6 años, en otro país, sin gente conocida a su alrededor. A esa edad aún están con mucho apego a los padres, y el miedo a no verlos es latente.

Muchos de los niños a esa edad aún lloran al dejarlos en la escuela, ese apego a su madre es aún muy fuerte en la mayoría, así que, por favor, padres y madres de familia, hablen con sus hijos, enséñenlos a ser reflexivos cuando se porten mal o no quieran obedecerlos, hablen de las consecuencias de sus actos, de responsabilidad. No pierdan el control actuando irracionalmente, como estos padres que, por ignorancia y por darle un escarmiento a su pequeña hijita, pudieron tener un desenlace fatal y no estoy exagerando.

Créanme que ahorita la inseguridad sigue muy fuerte, ya no podemos confiarnos, tengan puestos los ojos todo el tiempo en sus pequeños cuando salgan. Pónganles un gafette con sus datos generales en caso de que, Dios no lo permita, se extravíen.

Platiquen con ellos de que no se alejen, que no suelten la mano de quien los va cuidando, a todos nos puede pasar un infortunio por descuido, a mí me pasó en algún momento, fue terrible, pero hacerlo deliberadamente como estos padres extranjeros, por dar una lección… La lección pudo haber sido para ellos, de una forma cruel e insuperable.

También aprovecho para que las madres que tienen hijos pequeños en casa, siempre estén también muy pendientes, ya que la mayoría de los accidentes pasan estando en casa. Cuidado con la estufa, las velas, los cerillos, las puertas sin seguro, los juguetes bélicos; cuando salgan al parque, por favor dejen el celular y estén con los ojos en sus hijos, en un segundo pueden pasar cosas insospechadas.

Bueno pues a cuidarse todos, ya que nadie estamos exentos de sufrir una tragedia, tanto grandes como chicos. A cuidarnos mucho, los excesos de alcohol en los chicos y grandes también en las vacaciones aumentan. Padres, no dejen que los menores ingieran bebidas alcohólicas, ni fumen, estén más al pendiente, esa es nuestra responsabilidad todavía.

Les dejo un abrazo fraterno. Felices vacaciones, ¡hasta la próxima!.

Su amiga, Verónica. Diosito por delante.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5