×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
26 Septiembre 2010 04:08:42
Amarra Moreira liderazgo del PRI
Humberto Moreira Valdés va en caballo de hacienda rumbo a la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI. En su intento, tiene amarrado el respaldo de 17 de los otros 18 gobernadores priístas, de la gran mayoría de integrantes de la bancada tricolor en la Cámara de Diputados y en la semana consiguió que el líder del Senado y precandidato presidencial Manlio Fabio Beltrones hiciera públicas sus simpatías.

El Gobernador de Coahuila sabe que para tener éxito en el PRI requiere de todo su tiempo y por lo tanto se irá anticipadamente de la Gubernatura, cuyo plazo constitucional finaliza el 30 de noviembre del 2011.

De acuerdo con la agenda a la que se sujetará el proceso para relevar a Beatriz Paredes Rangel, Moreira se estaría separando de la Gubernatura entre febrero y marzo del siguiente año.

Consciente de que la transición en puerta haría brotar ambiciones y falsas esperanzas, pidió a sus colaboradores conducirse con tranquilidad y no distraerse del encargo público que tienen.

PRIMERA LLAMADA… PRIMERA:

Por si su salida anticipada del Gobierno estatal les despertara inquietudes, el gobernador Moreira Valdés pidió a sus colaboradores “estar serenos” ante la transición que se avecina.

En caso de que se vaya, la fecha no será pronto, sino hasta febrero o marzo del año que entra, pues la elección interna de su partido para elegir nuevo líder nacional será en febrero y quien resulte ganador deberá asumir en ese cargo el 4 de marzo, fecha en la que el PRI celebra su fundación.

Por eso el Gobernador pide a sus cercanos no distraerse de lo que les ha encargado, pues lo que sí resulta prioritario es concluir las obras que se encuentran en proceso en las diferentes regiones de la entidad y mantener vigentes los programas de asistencia social de su gobierno.

-En este momento ¿qué pediría a sus colaboradores?, le preguntó Zócalo durante la semana. “Que hay que estar serenos y tener claro que estamos en el inicio del cierre de la administración, terminando obras, consolidando programas”, respondió puntual.

Incluso el Mandatario dibujó literalmente los plazos del proceso que se avecina, y entre bromas con los reporteros señaló el momento de su salida: “todavía nos faltan los tamales de diciembre y espero también partir con ustedes la Rosca de Reyes”.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA:

Hasta ahora el Gobernador de Coahuila es el único militante del PRI en levantar la mano y decir que va por la dirigencia nacional. De hecho el profesor Moreira se pronunció porque el próximo líder surja de una candidatura de unidad, pero independientemente de ello, lo que el coahuilense garantiza a los priístas es la transformación y el dinamismo que han estado detenidos desde que el tricolor fue echado de la Presidencia de la República hace 10 años.

En el 2000, cuando el PRI salió de Los Pinos, dirigentes y militantes coincidieron en que apremiaba una transformación de fondo para revitalizar a la organización y plantearla de nuevo a los electores como una opción electoral atractiva.

Pero en estos años el PRI no se pudo sacudir a burócratas partidistas que tienen la vida enquistados en el organismo y no representan más que a sus intereses. Se trata de ágiles manipuladores y doctos en vender glorias del pasado, pero incapaces de arremangarse la camisa y trabajar al ritmo de la estructura territorial. Ahora el tricolor está ante la posibilidad de ser conducido por una nueva generación de políticos que conocen al dedillo las inquietudes de las bases.

TERCERA LLAMADA… PRINCIPIAMOS:

Además de Humberto Moreira, en el país existen otros 18 gobernadores emanados del Partido Revolucionario Institucional, de los cuales 17 están a favor de que el coahuilense ocupe el liderazgo nacional del tricolor.

Moreira se ha dado tiempo para hablar con sus homólogos, y hasta ahora el único que si bien no se ha opuesto, pero se mantiene ajeno al proyecto, es el veracruzano Fidel Herrera Beltrán, precisamente protagonista del ala más renqueante y senil del PRI.

Quien no tiene dudas respecto a respaldar las aspiraciones de Moreira es el líder del Senado de la República, Manlio Fabio Beltrones. El sonorense estuvo en la semana en Saltillo y aprovechó para manifestar la simpatía que tiene por que el Gobernador de Coahuila llegue a la dirigencia nacional del PRI.

Manlio Fabio aspira a ser candidato del tricolor a la Presidencia de México, y vio con agrado el compromiso de su anfitrión en el sentido de que garantizaría equidad e imparcialidad en el proceso interno que habrá para elegir al abanderado.

Por lo pronto, el líder del Senado se sumó a la lista de personalidades del PRI en respaldar al gobernador Moreira, a quien identificó como el representante de la nueva generación que debe tomar las riendas del partido.

SE CIERRA EL TELÓN:

El pasado jueves 23, tras burlar un dispositivo que la Procuraduría General de la República montó para detenerlo, Julio César Godoy Toscano ingresó al salón de sesiones de la Cámara de Diputados y rindió protesta como diputado federal. Durante su estancia en la sede de la máxima tribuna nacional, el michoacano fue escoltado por un grupo plural de legisladores, en el que estuvo el coahuilense Rubén Moreira Valdez.

Moreira acompañó de cerca a Godoy y al hacerlo asestó un golpe de tres bandas. Por un lado, atendió la responsabilidad que tiene como presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, pero además fue congruente con su postura de transparentar las condiciones en que el Gobierno federal realizó el “Michoacanazo”, operativo donde 32 servidores públicos estatales y federales de Michoacán fueron acusados de vínculos con el crimen organizado, detenidos y enviados a diferentes centros penitenciarios del país.

Godoy, cuyo hermano Leonel es Gobernador de Michoacán, fue perseguido por la misma situación, pero además de asegurar su inocencia acusa al gobierno de Felipe Calderón de perseguir, a través de su persona, al Partido de la Revolución Democrática (PRD).

De su lado, Moreira Valdez ha sostenido que el “Michoacanazo” se sustentó en intereses políticos, electorales y en la intención de Calderón para legitimar su desempeño ante la creciente inseguridad. Sin embargo, el tiempo ha dado la razón a los michoacanos y al legislador coahuilense, pues menos de 10 de los 32 detenidos han sido liberados por falta de pruebas acusatorias en su contra.

Por eso, al acompañar a Godoy, Rubén Moreira hizo su trabajo como promotor de los derechos humanos y ganó credibilidad por ser congruente con sus ideas y manifestaciones, pero además –quizá de manera indirecta– afianzó la relación institucional que tiene con la dirigencia nacional perredista.

Con esto último, el legislador priísta estaría despejando la posibilidad de que el PRD se aventure a ir de la mano con el PAN en la elección de gobernador y diputados locales que habrá en Coahuila el siguiente año.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5