×
Héctor Reyes
Héctor Reyes
ver +

" Comentar Imprimir
16 Noviembre 2018 04:00:00
AMLO, ¿enseña su verdadera cara?
Como se ha mencionado, Donald Trump enseña su verdadera cara en cuestiones de crisis, ahora varios politólogos se preguntan si Andrés Manuel López Obrador (AMLO) estará enseñando su verdadero rostro conforme avanzan los días…

Lo anterior viene a colación porque después de la llamada consulta ciudadana para quitar de un dos por tres la obra más importante para nuestro país y de América Latina, el Nuevo Aeropuerto Internacional de México, NAIM, anuncia tres nuevas consultas: las construcciones del Tren Maya y del Tren del Istmo, así como la construcción de la refinería de Dos Bocas, proyectos que implican una gran inversión de millones de pesos.

Tal como lo hizo en la consulta de octubre para decidir sobre la cancelación del NAIM, el próximo Presidente busca someter a decisión lo que salga de las urnas.

Según lo anunciado, en la votación del aeropuerto participó poco más de un millón de personas, lo que representa algo más de 1% del registro de electores de México, falta ver de esos cuántos son verdaderos usuarios de la terminal aérea.

A diferencia de esa votación, López Obrador dijo que en –esta ocasión sí será parcial hacia el “Sí” a los proyectos a votación–.

El Tren Maya

La construcción del Tren Maya es uno de los grandes proyectos a votación.

Se trata de un tren de pasajeros que recorrerá 1,500 km para conectar varias ciudades de la península de Yucatán y que tendría un costo de hasta 8 mil millones de dólares.

La idea del Nuevo Gobierno es unir ciudades turísticas como Cancún, Tulum, Calakmul, Palenque y Chichen Itzá.

Refinería Dos Bocas

Aunque el propósito central de la consulta del 24 y 25 de noviembre era el proyecto del Tren Maya, el presidente electo dijo que “aprovechará” para solicitar la opinión sobre otras propuestas de su gobierno.

Una será la construcción de una nueva refinería de hidrocarburos en Dos Bocas, en el estado de Tabasco.

El nuevo gobierno aún no ofrece detalles sobre el proyecto, pero durante su campaña AMLO prometió construir nuevas instalaciones para la refinación nacional de combustibles.

Tren del Istmo

Otro de los grandes proyectos de infraestructura para ser sometido a votación es la renovación de la ruta de tren de carga para el Istmo de Tehuantepec.

Esta línea conecta el Pacífico con el Golfo de México a través del estrecho de 200 kilómetros entre los estados de Oaxaca y Veracruz, en el sureste de México.

No se sabe a ciencia cierta si con estas “nuevas” consultas, AMLO quiera limpiar su imagen que en ciertos círculos, como con las cámaras empresariales o con varios universitarios, se dice quedó mal parado.

Acciones que dejan dudas

Pero algo que llamó la atención fue su declaración donde dijo que esperaba vivir seis años más porque es el tiempo que piensa permanecer en el poder.

La declaración es significativa porque, aun antes de rendir protesta, se ha advertido en redes sociales que el presidente electo quería modificar la Constitución para reelegirse como sucedió en Venezuela, en Bolivia o Nicaragua.

Como lo mencionó ayer en su columna, el periodista Sergio Sarmiento, “López Obrador tiene el suficiente conocimiento de nuestra historia como para no pretender reelegirse, pero es evidente que está dando a la Presidencia poderes que ésta no tenía desde los tiempos del viejo PRI.

“Yo no voy a ser florero –dijo en un video el 30 de octubre–, no estoy de adorno, yo traigo un mandato de los mexicanos”. En ese video el tabasqueño tenía al lado, ¿casualmente?, una pila de libros sobre los que destacaba ¿Quién Manda Aquí?, un volumen de ensayos sobre la crisis de la democracia representativa, entre ellos uno del expresidente del Gobierno español, Felipe González, quien señala ahí: “Quizá parte de la crisis de gobernanza de la democracia representativa sea una crisis del fundamento de la vida en democracia, que es el diálogo. No monólogos sucesivos, sino el esfuerzo para comprender al otro”.

No parece que López Obrador haya leído con demasiada atención las palabras del estadista español. Cada vez parece más empeñado en acabar con el diálogo que la democracia impuso sobre los grupos políticos del país para volver a los monólogos sucesivos…”.

La época actual conlleva realizar de una manera distinta el sentir de la política, ya que los jóvenes de hoy en día son más participativos, existen más canales de comunicación, no de los medios, si no de expresión, como las redes sociales y eso determina tener más diálogo, más discusión propositiva.

El nuevo presidente de México, a partir del 1 de diciembre, parece, y lo digo con todo respeto, volver a los tiempos autoritarios.

La nueva Ley de Administración Pública es un paso en esa dirección.

Morena violó los reglamentos internos de la Cámara de Diputados para aprobar la legislación que, entre otras cosas, crea los nuevos superdelegados federales, los cuales ya no tendrán que cumplir requisitos, como contar con títulos profesionales o experiencia, ni siquiera un certificado de falta de antecedentes penales.

La relación entre el futuro presidente y los empresarios no se sabe cómo quedó o quedará con la cancelación unilateral del aeropuerto de Texcoco, se menciona que al parecer hay una oferta de compensar a los contratistas con nuevas obras, sólo que hay que recordar que la Ley de Obras Públicas prohíbe al Ejecutivo entregar proyectos sin licitarlos, pero con el control del Congreso, por parte de Morena, se puede modificar cualquier ley.

López Obrador no quiere ser florero ni gobernar con poderes divididos, ¿estará buscando construir un sistema sin contrapesos en el que nadie pueda preguntarle? Esa será su verdadera cara? es pregunta que conste.

¡Buen fin de semana! Cuídense de los cambios de temperatura. ¡¡¡Ánimo!!!
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65