×
Marcelo Torres Cofiño
Marcelo Torres Cofiño
ver +
Marcelo Torres Cofiño es miembro del Partido Acción Nacional desde 2006, fue Diputado Federal del Estado de Coahuila en la LXII Legislatura. Fue Presidente del Partido Acción Nacional y actualmente es Diputado Local, coordinador del grupo parlamentario del PAN y Presidente de la Junta de Gobierno en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
16 Junio 2019 04:02:00
AMLO y los empresarios laguneros
Esta semana un grupo de empresarios laguneros sostuvo una reunión con el presidente López Obrador para instalar el Consejo Regional para la Inversión; el primero de 33 que habrá en el país y el único que representa a una región en particular.

Se abordaron cuatro temas: bienestar económico, seguridad, agua y equidad social. Para cada uno, el Gobierno federal presentó algunas propuestas de trabajo que, hasta donde se sabe, deben ser enriquecidas con las aportaciones que haga el empresariado de La Laguna. El Consejo se enfocará en proyectos concretos que promuevan las inversiones encaminadas a fortalecer la vocación productiva de La Comarca.

Al respecto hay que decir que ojalá y se trate de una primera señal de sensatez presidencial. Espero que se siga de muchas otras que demuestren que finalmente se entendió la importancia que tiene la Iniciativa Privada para la economía de país. Es bueno escucharlo reconocer que, sin los empresarios, la meta del 4% anual del crecimiento del PIB es simplemente imposible.

Ahora bien: una golondrina no hace verano. No podemos echar las campanas al vuelo en tanto la nueva decisión presidencial no se haya convertido en algo sistemático que demuestre con contundencia que no se trata de una mera ocurrencia. Con López Obrador es mejor no entusiasmarse demasiado dada la proclividad de los representantes de la cuarta transformación para decir una cosa y actuar otra distinta.

Y antes de que se me vayan a dejar venir los “amlovers” con sus ataques fúricos les dejo un dato totalmente verificable: la nueva Ley de Austeridad propuesta por el Presidente dice que el 100% de las compras del Gobierno federal deben realizarse vía licitación. Pero, 77% de las compras hechas hasta ahora fueron por asignación directa. Es sólo un ejemplo de que los dichos no siempre están acompañados con hechos. Excusas, seguramente las tienen, pero el caso es que tenemos pruebas que impiden tener plena confianza.

Hay otro asunto más de fondo todavía. Sé lo mucho que les molestan las comparaciones, pero en ocasiones son necesarias. El sexenio pasado, como está comprobado de múltiples maneras, el principal obstáculo para el crecimiento del país fue la reforma hacendaria que iba en total contrasentido del resto de las políticas gubernamentales. Así lo denuncié en su momento y así lo sigo sosteniendo con las pruebas en la mano.

Ahora no tenemos todavía una reforma hacendaria como tal, pero sí una cantidad importante de acciones que atentan contra la confianza de los inversionistas y de los consumidores. Imagínense nada más qué significa que el pasado mayo las ventas de automóviles nuevos se hayan desplomado 11 por ciento. No es una casualidad. Se trata del temor y el nerviosismo provocado por unas decisiones presidenciales que ahuyentan los capitales y deprimen el consumo. La ciudadanía no quiere endeudarse en un escenario en el que es muy probable que se disparen las tasas de intereses.

De muy poco servirían los acuerdos con los empresarios, incluso si son exitosos y talentosos como los laguneros, si la política económica toda no se alinea con la intención de crecer a 4 por ciento. Realmente espero que así sea.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5