×
Fausto Fernández Ponte
Fausto Fernández Ponte
ver +
Don fausto fernández ponte es poseedor de un impresionante y sólido currículum: 50 años de periodista profesional. Su opinión y columnas periodísticas son respetadas en ese ámbito, por el prestigio que a pulso se ha ganado, es considerado una autoridad en su campo. Además de corresponsal de guerra, ha entrevistado a jefes de estado y de gobierno de la talla de Lyndon B. Johnson, Richard M. Nixon, Indira Gandhi y William Clinton.

" Comentar Imprimir
28 Enero 2010 04:00:41
Año electoral, ¿año de rumbo?
¿Qué moralejas se desprenderían de esa aparente insensibilidad?

En el año que corre, 12 de los 31 Estados Unidos Mexicanos renovarán poderes ejecutivo y legislativo y municipales y tres elegirán diputados y ediles. Empero, el electorado no parece interesado en esos comicios ni en sus desenlaces. De hecho, el electorado se exhibe indiferente al proceso electoral, en acusadísimo contraste con los partidos políticos y, desde luego, los personeros del poder político del Estado en la práctica trianual y sexenal de saltimbanquismo extremo.

¿Qué pedagogía moral devendría de la indiferencia de la ciudadanía acerca del proceso de renovación completa de poderes en las entidades federadas? ¿Qué moralejas se desprenderían de esa aparente insensibilidad societal? Las respuestas antojaríanse obvias para el leyente avisado que habita en cualesquiera de esos 12 Estados o incluso más allá de aquellas entidades en donde se realizarán elecciones. Es un asunto atañedero a todos.

Y, por atañedero, se nos muestra como asunto de trascendencia. Y de trascendencia es, pues tiene que ver, por los imperativos de la dialéctica de causa y efecto, nada menos que con la viabilidad misma de México. El electorado intuye que la existedncia de México está en juego, bajo un enorme peligro.

Y es que, en la percepción general, México es sólo un nombre, habiendo cesado ya como noción histórica. México es una denominación sustentada sobre la falsa premisa de que los mexicanos somos, pues, México. Para algunos, México es sólo una marca. México ya no es de los mexicanos todos, sino de unos cuantos oligarcas connacionales asociados con las oligarquías trasnacionales para continuar despojándonos rapiñescamente de un país que otrora sentíamos nuestro.

La suma de procesos electorales locales, independientemente de sus contextos sociopolíticos respectivos, tienen un hilo conductor insoslayable: el hartazgo ciudadano. Del hartazgo al “¡ya basta!” no hay abismos insuperables.

Cierto. La ciudadanía está harta de ser burlada mediante engaños, simulaciones, demagogia, arrogancias y prepotencias y abusos del poder, manipulaciones de los medios de control social y, sobre todo, de no ser atendidas sus grandes necesidades.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5