×
Eduardo Brizio
Eduardo Brizio
ver +
El ex árbitro profesional conoce el comportamiento del futbolista dentro y fuera del campo de juego. Gusta de escribir de forma amena las innumerables anécdotas que su paso por el futbol profesional le ha dejado, claro, sin dejar a un lado la crítica y el comentario puntual cuando un tema polémico está en el aire. Siempre va en favor de la libertad de palabra y acción. Correo Electrónico: [email protected]

" Comentar Imprimir
30 Junio 2010 03:55:14
¡Apagar el Xbox!
El ánimo de los mexicanos a venido a menos tras la eliminación del Tricolor del Mundial, por lo que me atrevo a contar chistes.

La verdad sea dicha, estimados lectores, he sentido que a partir de la eliminación del representativo nacional de la Copa del Mundo Sudáfrica 2010, a manos (mejor dicho, a pies) de los argentinos, el ánimo ha venido a menos, por lo que me voy a permitir, mediante de una serie de sangrones “chistoretes” alusivos al Mundial, tratar de devolverles el buen humor.

Me gustaría empezar por platicarles, que tengo un tío muy querido, Enrique Mariscal, con quien de vez en vez, puedo compartir el pan, la sal y el vino, en una de tantas cantinas que existen en el primer cuadro de la “Ciudad de la Esperanza”. Pues permítanme comentarles que en uno de esos centros de entretenimiento, nos encontramos con un mesero, a quien el infortunio lo había privado, accidente de por medio, de uno de sus dedos; por lo que llamó fuertemente mi atención, el hecho de que, entre todos los comensales fuese conocido con el coloquial, futbolero y ocurrente sobre nombre de: Sin Dedín Sidan, en una clara alusión a Zizuo astro francés del balompié.

Ya entrados en gastos, me encontré con un par de aficionados que se referían a Cristiano Ronaldo, el afamado delantero portugués. Uno de ellos me cuestionaba: ¿Cuál es el colmo de Cristiano Ronaldo?... ¡Volverse Testigo de Jehová! Me respondía, al tiempo que soltaba la carcajada. El otro, me comentaba que al mencionado jugador, ya le llaman “el triatlonista”… porque: “primero corre, luego hace la bicicleta y después… nada”.

Igualmente, mientras veía un partido de Tri, acompañado por varios amigos poco conocedores del balompié, me comentaron, en una clara alusión a la cámara Phantom (de la tecnología Televisa Deportes): “Qué padre se ve la Phantom”, a lo que me vi obligado a responder: “¡No es la Phantom, es el Cuauh persiguiendo una pelota a velocidad normal!”.

Del mismo modo, no fue una sorpresa que Pablito Barrera no tuviera tanta contundencia en sus ataques, toda vez que los silbantes siempre lo ponían a 9.15 metros de sus adversarios… por aquello de que es: “Barrera”.

Tampoco faltó quien quisiera apodar al técnico nacional con el sobre nombre de: Javier “Aguille”, debido a la persistencia (por no decir terquedad) de alinear al “ariete” argentino, naturalizado mexicano.

Sí, ya sé que muchos de ustedes; por no decir todos, están pensando “hay Brizio, que bueno que no te dedicaste a cómico”, je je.

Sin embargo, ya con esta me despido: me pareció ingeniosa aquella pregunta referente a: ¿Qué se debía hacer al terminar el partido en el que México derrotaba a su similar de Argentina?… ¡Apagar el Xbox!

Comentarios: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5