×
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
29 Agosto 2019 03:57:00
¡Aplaudan, desgraciados!
¿Te acuerdas cuando nos cenamos a Enrique Peña Nieto porque le dijo a los reporteros “ya sé que no aplauden”? Bueno, pues el amado líder cabecita de algodón se aventó una burrada muy parecida el martes pasado. Fue después de la conferencia en la que estuvo Carlos Slim. El Presidente se tomó la foto con los empresarios que acudieron a la mañanera y de pronto dijo: “¿A poco la prensa no aplaude?”. Y pues no, la prensa no está o no debería de estar para aplaudirle, por lo que él solito tuvo que comenzar a aplaudir y ya lo siguieron por compasión los empresarios y funcionarios que estaban a su lado.

Viendo los videos y las fotos de esa conferencia presidencial, me resulta imposible preguntarme: ¿qué diablos estará pensando Carlos Slim? No me puedo imaginar al hombre más rico de México escuchando a Andrés Manuel diciendo: “Es que el crecimiento no es lo importante. Crecimos cero por ciento, ¡pero estamos felices! Y eso es lo que vale”. Ya me imagino al director de ventas de Sanborns que llegara un día con su patrón y le dijera muy quitado de la pena: “Fíjese ingeniero que las ventas se cayeron. Los clientes ya no vienen. Crecimos cero por ciento. Pero, eso sí, frenamos el huachicoleo de las malteadas de fresa, pues descubrimos que se las estaba tomando el Joaquín, de Dulces y Cigarros.
Pero no se preocupe, ingeniero Slim, lo importante es que todos los que trabajamos para usted, ¡estamos felices!”. Seguramente ese tipo terminaría el día ya no como director de ventas de Sanborns, sino como botarga de Santa Claus azul en una tienda Telcel de Ciudad Valles, San Luis Potosí.

Hay una foto buenísima en la que Slim aparece mirando hacia el techo, con una cara de entusiasmo como de alguien a quien le van a hacer una endodoncia en domingo. ¿En qué estaría pensando? Me lo imagino dialogando consigo mismo en su cabeza: “¿Y para esto me levanté a las 5 de la mañana? De haber sabido, ni vengo. Este grey se quiere poner a regatear conmigo, ni que fuera yo locatario de la Merced. Además, al final, le salió más caro el caldo que las albóndigas, porque va a pagar más por los gasoductos y durante más años. ¡Qué bonito es Palacio Nacional! ¿Y si lo compro para hacer el Sanborns más bonito de México? También quedaría bien un Mixup, lo malo es que ya nadie compra discos. Mmmmh... ¿y si lo rento en Airbnb para turistas? Duerma en la misma recámara que los presidentes, por solo 10 mil pesos la noche... ¡Nah! ¿Quién va a pagar por vivir en este vejestorio lleno de ratas y de gatos? El único que está feliz aquí es este loco del Presidente. ¡Ay, de veras, caramba! ¿En qué momento se me ocurrió apoyarlo cuando era jefe de Gobierno? De haber sabido que iba a terminar dándole en la madre al país, ni le compro el Centro Histórico. Por cierto, ¿qué hora es? Ya hace hambre y estos no dejan de hablar. ¿Habrá tamalitos? ¡Chin! Ya debería meter servicio a domicilio en Sanborns, así podría pedir unos molletes. No, pero ni modo de que me ponga a desayunar delante de toda esta gente. Total, para lo que están diciendo: puras babosadas. Que si el crecimiento no importa, que si el Gobierno salió ganando, que si ahora todos son buenos y puros…”.

-Ingeniero Slim, ¿qué opina de que México creció al cero por ciento?

-Bueno, pues que el crecimiento no importa, lo que importa es que estamos felices. Y ya vámonos a desayunar.

¡Nos vemos el domingo!

Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65