×
Marcelo Torres Cofiño
Marcelo Torres Cofiño
ver +
Marcelo Torres Cofiño es miembro del Partido Acción Nacional desde 2006, fue Diputado Federal del Estado de Coahuila en la LXII Legislatura. Fue Presidente del Partido Acción Nacional y actualmente es Diputado Local, coordinador del grupo parlamentario del PAN y Presidente de la Junta de Gobierno en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
08 Septiembre 2019 04:04:00
Apostar por las Pymes
El 98% de las empresas en México es micro, pequeña o mediana. En su conjunto aportan 56% del PIB. Siete de cada 10 mexicanos con un empleo formal labora para una Pymes. Y pese a su enorme importancia lo común es que se les ofrezcan pocos apoyos. Además, se dictan algunas políticas públicas que comprometen su existencia.

Los gobiernos suelen enfocarse en la atracción de los grandes inversionistas a los que ofrecen todo tipo de incentivos. No es que esa decisión esté equivocada. La llegada de grandes capitales suele beneficiar a las Pymes, sobre todo cuando se desarrollan redes de proveeduría local.

No obstante, ese beneficio indirecto no es suficiente ante la carga fiscal a la que son sometidas. Se trata de contribuyentes cautivos a los que las autoridades mantienen muy vigilados y que, para colmo, suelen ser también víctimas de la burocracia y en muchas ocasiones de la corrupción de funcionarios de los tres niveles de Gobierno.

No es de extrañar que la tasa de subsistencia de las Pymes en México sea inferior a los 5 años. La poca capacidad que tiene este tipo de empresas para afrontar ciertas exigencias de carácter legal las pone bajo riesgo permanente. No es extraño, por ejemplo, que por falta de un permiso o de un trámite que desconocían o no supieron cómo concretar, reciban importantes multas que no pueden ser solventadas. Así, se las orilla a cerrar con la consecuente pérdida de empleo formal. Hay que reconocer que el Estado mexicano a veces es más benigno con el que de plano está por fuera de la ley, en la informalidad.

Esa condición de vulnerabilidad, que se refuerza con otros factores de la vida interna de las Pymes, las hace también ser poco susceptibles de acceder a los créditos que necesitan para fortalecer sus finanzas y sus capacidades productivas. Y en raras ocasiones escuchamos que los gobiernos destinen recursos para los negocios que ya se encuentran funcionando y luchando por subsistir.

Es bueno, sin lugar a duda, que se fomente el emprendedurismo entre los mexicanos; pero muchos de los programas diseñados para tal fin, por su mal diseño de operación, terminan destinando recursos que se pierden, porque los proyectos que se apoyan son débiles y el acompañamiento que se ofrece no resulta eficaz para incubar las inversiones y hacerlas producir. Alguna parte de esos recursos debería ir a parar, tal vez, a empresas que ya han demostrado su viabilidad, para fortalecerlas y asegurar los empleos que ya han sido capaces de crear. Pero, para las Pymes lo que comúnmente hay son más impuestos y exigencias legales; casi nada más aparte de eso.

En el PAN estamos proponiendo que para impulsar el crecimiento económico de México el actual Gobierno federal debe reducir las tasas del ISR y del IVA; ampliar su capacidad para recaudar impuestos, e incrementar la base de contribuyentes. Que haya más ingresos fiscales porque se producen y comercializan más bienes y servicios en el país.

México necesita crecer y son las Pymes las que pueden lograr que se cristalice el anhelo de alcanzar tasas de crecimiento superiores al 4 por ciento. Pero el Gobierno tiene que hacer su parte, de lo contrario, seguiremos viendo los paupérrimos resultados hasta ahora entregados.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5