×
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
28 Agosto 2020 04:09:00
‘Aquí se hace lo que yo diga’
Escuchar Nota
La ética de la acción refiere, simplificando al máximo, que somos lo que hacemos, más que lo que decimos.

Vamos a explorar a modo de una obra tragicómica lo que hoy sucede en Altos Hornos de México, ya que refleja la verdadera esencia de quienes hoy conducen erráticamente el andar de este país.

Primer acto: el Presidente dice que los nuevos accionistas de Altos Hornos ofrecieron devolver 200 millones de dólares con motivo de la compra a sobreprecio de la planta “chatarra” de Agronitrogenados.

Segundo acto: Altos Hornos precisa que no existen nuevos accionistas y que los actuales nunca se han comprometido a pagar esos 200 millones de dólares por un “supuesto sobreprecio” en la venta de la planta “chatarra”.

Tercer acto: el Presidente dice que, si Ahmsa no paga esos 200 millones de dólares, los responsables de la operación de compraventa de la planta de Agronitrogenados a Pemex, tienen que ser enjuiciados y castigados.

O sea, pagan porque pagan. No importa si existió o no compromiso o acuerdo previo. Pagan porque así lo dice el Presidente.

Y no se trata de defender a la empresa y mucho menos a su actual presidente del Consejo de Administración, Alonso Ancira, que carga mil y un pecadillos y se ha visto exhibido en más de una docena de maniobras que solo pueden ser explicadas en términos de corrupción y complicidad.

Se trata de advertir los modos, las formas de la 4T, que en este caso exhiben el fondo, la verdadera esencia de este pretendido proceso de transformación del país.

Hoy Monclova es un hervidero. Prevalece la incertidumbre. Hay mantas de rechazo a las posturas de AMLO, mientras la Guardia Nacional fortalece posiciones en la zona.

Sí, eso pasa cuando alguien se atreve a contradecir al que parece anclado en la postura de que “aquí se hace lo que yo diga, y háganle como quieran”.

Pues pobre Monclova, sumido en la incertidumbre… y pobre país, dando tumbos al ritmo que fije, cuándo y cómo lo fije, el Presidente.


Imprimir
COMENTARIOS