×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
25 Junio 2019 04:06:00
Aranceles
ARANCELES

Este problema NO se resolvió; solo se pospuso. Por desgracia, volverá. Mientras tanto, ofrezco esta opinión del muy inteligente vecino doctor José Luis Camba Arriola, conocedor del medio diplomático: “Vi el video de Ebrard. Lo borré porque me pareció patético.

Sin embargo, mi entorno hace preguntas sobre estos asuntos y me veo obligado a compartir cuestiones elementales. De verdad, no es por gusto. Estos señores no lo producen. Risa y vergüenza ajena sí. Verás, el control de nuestras fronteras es un asunto de seguridad nacional. Se le debe a muchos, excepto al secretario de Relaciones Exteriores. En mi opinión, es una cuestión de Seguridad Nacional. O sea, es una cuestión de Estado. Por lo que le compete al Jefe del Estado. Hasta aquí, parece que Ebrard tiene legitimidad para ello. Representa una estructura del Estado.

Pero no, es un asunto de Gobernación. O sea, de lo que en otros lares se llama del ‘Interior’. Y es que así es. Ya lo aclaré hace muchos años en un par de artículos dedicados al tema de las fronteras.

No vale la pena repetirlos. Lo que sí es necesario, es aclarar un par de cosas que dan pena ajena. Los EU de Norteamérica desean que se reduzca la inmigración ilegal a su país. Pretensión válida.

Porque es de ellos. O sea, de su soberanía. Así que le dicen a México que si nosotros deseáramos lo mismo para nosotros, sería fantástico. Pero como nunca quisimos eso, ni parece que lo queramos ahora, nos presionan para conseguir modificar nuestra voluntad. Nos imponen un arancel. Instrumento autónomo utilizado durante siglos para múltiples cuestiones.



TRUCO VIEJO

“Nada nuevo. De hecho, algo antiguo. ¡Ouch! ¿Dolió? Mucho. Espera. Todavía no lo imponen. Es una amenaza. Ahhhh. Asunto de Relaciones Exteriores. ¡No, no y no! Asunto de Gobernación. O sea, de nuestras fronteras. Si México quiere que todos los centroamericanos se establezcan en el país, es un asunto nuestro. No de los gringos.

¿Por qué había de serlo? Es su bronca controlar sus fronteras y es la nuestra hacer lo propio en las nuestras. Pero, como siempre, hacen un desmadre. Lo lógico era que el secretario de Relaciones Exteriores se comunicara con los gringos por las tres o cuatro vías adecuadas que existen, sin ir a verlos, y les hiciera saber que si quieren influir en la política fronteriza de México con otros países, deben venir a hablar con los responsables de ello en el Estado mexicano.

No con él. Con el de Gobernación, por ejemplo. Creo. Ya no sé. Ni ellos tampoco. Entonces, Ebrard se encarga de conseguirles las citas para que ELLOS VENGAN A NEGOCIAR el asunto que les interesa. ¿Por qué? Porque se refiere a la política interior de México respecto de sus fronteras.



POLÍTICA INTERIOR

“Lo que este régimen está haciendo es poco menos que humillante. En ustedes mis amigos ponemos todos nuestro futuro inmediato. Del otro ni hablar. Finch y las demás calificadoras ya se encargarán”.

PATOCRACIA

Definición: Un sistema de gobierno creado por una pequeña minoría patológica que toma el control de una sociedad de personas normales (extraído de La Ponerología Política: una ciencia sobre la naturaleza del mal ajustada a propósitos políticos, de Andrzej Lobaczewski). Patocracia viene del griego pathos, “sentimiento, dolor, sufrimiento”, y kratos, “poder, control”.

La patocracia es una forma totalitaria de gobierno en la cual el poder político absoluto está en manos de una élite psicopática, y su efecto sobre la gente es tal que la sociedad entera está dirigida y motivada por valores puramente patológicos. Una patocracia puede tomar muchas formas y puede insinuarse de forma encubierta como una ideología o un sistema aparentemente justos.

De esta manera, puede enmascararse bajo el disfraz de una democracia o teocracia, o bien en forma de regímenes más opresivos.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65