×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
27 Noviembre 2018 04:05:00
Arranque acelerado
Si en estos 4 meses de transición atípica, la agenda y el ritmo del Presidente electo se han percibido acelerados, el arranque de Andrés Manuel López Obrador como Presidente constitucional será todavía más movido. Y en el estilo de gobernar del nuevo mandatario, similar al que tuvo como jefe de Gobierno de la CDMX, sus actividades comenzarán desde la madrugada con reuniones de Gabinete, conferencias diarias de prensa, eventos públicos y giras constantes por el interior de la República.

Según los horarios que López Obrador ha definido ya para el inicio de su Administración, la agenda diaria del Presidente comenzará a las 6 de la mañana con una reunión con el Gabinete de Seguridad en Palacio Nacional para supervisar la situación del país, focos de riesgo y situaciones en proceso en los temas de seguridad pública y seguridad nacional. Se prevé que a esos encuentros acudan cada día los titulares de las Fuerzas Armadas, Ejército y Marina, el secretario de Seguridad Pública y de la nueva Comisión Nacional de Inteligencia, entre otros.

Terminando la reunión de Gabinete de seguridad, ahí mismo en Palacio Nacional, a las 7 de la mañana, habrá una conferencia diaria en la que el Presidente hablará de los temas de su agenda política y de Gobierno y responderá preguntas de los reporteros de la fuente presidencial sobre temas y asuntos de coyuntura. Después del intercambio con la prensa sostendrá reuniones y audiencias en su despacho y asistirá a eventos o reuniones programados en su agenda.

Esa será la actividad constante de lunes a jueves. Los viernes, sábados y domingos la agenda será de visitas y giras a distintas entidades de la República, en las que el mandatario nacional buscará visitar no sólo las capitales estatales, sino también municipios importantes, lo mismo para supervisar el avance de obras en proceso, como para vigilar el adecuado funcionamiento de sus programas sociales y de apoyo a la población más vulnerable.

De acuerdo con fuentes cercanas a la oficina del próximo Presidente, la residencia habitual del jefe del Ejecutivo seguirá ubicada en el sur de la ciudad, en Tlalpan, por lo menos hasta que concluya el actual ciclo escolar y su hijo menor termine los estudios de primaria, por lo que a partir del verano del próximo año la familia se mudaría a una casa que se buscará acondicionar en los siguientes meses y que estaría ubicada en una colonia más céntrica y cerca del primer cuadro de la ciudad, a fin de facilitar sus traslados y salidas de Palacio Nacional, donde despachará habitualmente.

Y en la definición de un nuevo estilo de gobernar, seguirá siendo, a decir de sus colaboradores, un Presidente mediático, cercano a la gente con la que seguirá teniendo contacto directo en sus giras y eventos, y que lo mismo dicte la agenda política y de opinión pública del día, responda a críticas sobre su Gobierno y su ejercicio público, que recorra cada rincón del país al mismo ritmo frenético que mantiene desde su campaña de 2006.

NOTAS INDISCRETAS… Noticias de “la rebelión de los góbers”. El domingo, en una comida que ellos mismos hicieron pública con todo y foto, se encontraron en Guadalajara los gobernadores Javier Corral, de Chihuahua, y el electo de Jalisco, Enrique Alfaro. Lo interesante del encuentro en exclusivo restaurante tapatío no fue la comida ni el vino tinto que degustaron, sino lo que se “comieron” políticamente hablando. Y ese fue, sin duda, al presidente López Obrador.

El propio Corral lo relató en un tuit que subió junto a la fotografía de él y Alfaro en amena plática: “Un diálogo en la convergencia con @EnriqueAlfaroR y el compromiso sellado de convertirnos en promotores y aliados por un nuevo acuerdo de coordinación fiscal, la defensa de la soberanía de nuestros estados”. Lo único que no dijo Corral, y que también los unifica a él y al jalisciense, es la búsqueda de la candidatura presidencial en 2024, porque los dos son ya “suspirantes” abiertos de una sucesión que, dicen, también arranca el 1 de diciembre…

Por cierto que anoche un primer gobernador del PAN se bajó de la rebelión. Antonio Echeverría, de Nayarit, declaró que para él “mi nuevo jefe político es AMLO y vamos a ajustar el presupuesto del estado, a disminuir gasto, como lo está haciendo el Presidente”. Casualmente, esa declaración de Echeverría la hizo ayer en el estacionamiento del Senado, justo cuando salía de la oficina del coordinador de Morena, Ricardo Monreal. ¿Qué le habrán prometido al góber panista de Nayarit para que dejara a los rebeldes de su partido y se alineara con la 4T? ¿Acaso le ofrecieron la “esperanza para Nayarit”?…

Y mientras los mandatarios panistas y del PRD se alistan para iniciar su “batalla por el federalismo” y contra López Obrador con una acción de inconstitucionalidad por los “superdelegados”, los gobernadores del PRI parecen estar a la expectativa y no se suman a la rebelión. Ayer, el gobernador de Campeche, Alejandro Moreno, la figura más visible del PRI en los estados, comentó a pregunta de esta columna sobre si iban o no a sumarse a las acciones de inconstitucionalidad: “Hoy más que nunca, los mexicanos debemos pensar en fortalecer el federalismo, en la soberanía real de los gobiernos estatales, para evitar estancamientos que han perjudicado al país. Un México que debe y que tiene que estar por encima de intereses personales, de partidos y de otro tipo de intereses que han deteriorado a la Nación. Busquemos todos el interés común que es nuestra patria”. ¿Eso le suena a un sí o un no?...

El otro priista que podría liderar a los gobernadores, el mexiquense Alfredo del Mazo, está más ocupado de los graves problemas de su estado, sobre todo en materia de seguridad. Ayer, con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, donde por cierto el Edomex encabeza los indicadores más graves, Del Mazo anunció la creación de la Policía de Género, un cuerpo especializado y de élite para combatir y erradicar la violencia contra las mujeres. En Tlalnepantla, presentó también un programa de Igualdad de Trato y Oportunidades entre Mujeres y Hombres, que cuenta entre otras cosas con una plataforma tecnológica para que las mujeres puedan solicitar y obtener “órdenes de protección” de los jueces en casos de violencia doméstica y sus hijos puedan ingresar en albergues del estado.

Paran los dados. Escalera doble. Subida.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5