×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Diputada Federal, Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Es miembro honorario del Colegio de Biólogos de México. A nivel local ha ejercido diversos cargos, entre ellos el de Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario del Municipio de Monclova, Coahuila (1997-1999), su ciudad natal. Asimismo, fue Delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (2008-2011) en Coahuila, en donde sus principales acciones se concentraron en controlar la tala forestal clandestina en las sierras de Coahuila; conservar las Áreas Naturales Protegidas así como la fauna endémica y exótica; inspeccionar y sancionar a las industrias; verificar los residuos peligrosos y especiales y hacer un inventario de los pasivos ambientales del Estado. Inició su trayectoria legislativa en el H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, fungiendo como Diputada en la LVII Legislatura (2006–2009), en cuya oportunidad participó en las Comisiones de Medio Ambiente, Equidad de Género, Energía y Minas y presidió la Comisión del Agua. Como resultado de su actividad legislativa se impulsó una nueva Ley del Agua, la Ley de Protección a la Maternidad, así como reformas a diversos artículos del Código Penal. A nivel federal se desempeñó como Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste y Región Centro de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2003-2004), y ocupó el cargo de Senadora de la República en las LXII y LXIII Legislaturas (2012-2018), siendo la primera Senadora en la historia de Coahuila en haber sido electa por el principio de mayoría. En tal carácter se desempeñó como Presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático y Secretaria de las Comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Recursos Hidráulicos, así como de Derechos Humanos, colaborando como integrante de la Comisión de Agricultura y Ganadería, y del Parlamento Latinoamericano en las Comisiones de Medio Ambiente y Turismo. Asimismo, ha sido Consejera Nacional del Partido Acción Nacional, Miembro de la Comisión Permanente de su Comité Ejecutivo Nacional, así como Coordinadora Nacional de Desarrollo Sustentable, y Coordinadora de Medio Ambiente de la Coalición Por México al Frente. Actualmente es Diputada Federal en la LXIV Legislatura, responsabilidad desde la que continúa trabajando por el bienestar de las y los mexicanos. Dirección: Cámara de Diputados, Oficina 64, Edificio H, Piso 2, Avenida Congreso de la Unión 66, Colonia El Parque, Delegación Venustiano Carranza, C.P. 15960, Ciudad de México, 50-36-00-00, ext. 59866. Página web: https://silviagarza.com.mx/ Correo: [email protected] Facebook: Silvia Garza Diputada, Twitter: @Silvia_Diputada, Instagram: @Silvia_Diputada

" Comentar Imprimir
07 Julio 2019 04:05:00
Austeridad, desempleo e incertidumbre laboral
Hace unos días el titular del Ejecutivo federal convocó a un evento para conmemorar la jornada electoral de 2018 que lo llevó al poder, misma que también le permitió obtener a su partido la mayoría legislativa y numerosos cargos de elección popular.

A un año de esta jornada, les invito a reflexionar sobre un tema que ha sido eje del nuevo Gobierno: la austeridad. Si bien toda administración está obligada a ejercer un deber de cuidado y máxima eficiencia en el manejo de los recursos públicos, la actual Administración ha ejercido recortes al gasto sin un diseño estratégico ni mucho menos consideraciones que eviten lo que ya empieza a ser un problema creciente: el desempleo y la incertidumbre laboral.

Como es sabido, decenas de miles de trabajadores que prestaban sus servicios para el Gobierno federal ahora son parte de las estadísticas del desempleo. A ello se suman otras decenas de miles que viven bajo la incertidumbre laboral, al no saber si sus contratos se renovarán o si sus plazas no habrán de sufrir afectaciones a corto o mediano plazo.

Ejemplo de ello es la Comisión Nacional Forestal (Conafor), que ha sufrido recortes graduales en su personal hasta llegar a separar de sus cargos a 70% del mismo, dejando con ello totalmente inoperante al organismo. Esto se traduce en un total abandono del combate adecuado de los incendios forestales en el país, así como de los programas tendientes a la conservación y restauración de los recursos forestales.

Cabe recordar que tan solo en la última semana de junio, la Conafor reportó 75 incendios forestales en 11 entidades federativas, mismas que tuvieron un impacto en 14 mil 464 hectáreas. En tanto, del 1 de enero al 27 de junio de 2019 se reportaron 6 mil 779 incendios en las 32 entidades federativas, con una afectación de 526 mil 998 hectáreas. Se calcula que para atender todos esos eventos se requirieron de 300 mil 888 días-hombre.

Desde el 1 de julio ya no se podrán aplicar los mismos recursos humanos, el mismo conocimiento y capacitación para todos los programas que tiene en activo la Conafor, como tampoco se podrá combatir con la misma efectividad (que está muy lejos de ser la deseable) la totalidad de incendios en el país.

Si ello es grave a nivel institucional, el efecto se multiplica si lo consideramos a nivel personal. No importa de qué dependencia hablemos, ni de qué nivel de puesto o antigüedad. Detrás de cada despido o cese de contrato, hay personas y familias que ven truncado su proyecto de desarrollo con consecuencias que irán escalando en los próximos meses y años.

La falta de ingreso de estas familias, muchas de ellas sin seguro de separación o que teniendo este lo habrán de recibir en plazos diferidos y no en una sola exhibición, implica que los créditos adquiridos tanto de largo (casas y departamentos), mediano (automóviles) o corto plazo (ropa), podrían no ser cubiertos en su totalidad o renegociados en condiciones desfavorables.

Asimismo, los servidores públicos que conservan su empleo, ante la incertidumbre creciente en sus centros laborales, habrán de reducir su consumo o bien cancelar aquellos satisfactores que no consideren de primera necesidad. En otras palabras, y como ya lo han señalado diversos medios de comunicación, la confianza del consumidor continúa a la baja. Las familias no tienen dinero y aquellas que cuentan con algún ahorro prefieren no gastarlo por la falta de certeza en lo que traerá el día de mañana.

De este modo, el sector privado ya está sufriendo también de manera paulatina la austeridad, toda vez que menos familias se encuentran en la capacidad o con la intención de mantener a sus hijos en escuelas privadas, de salir de vacaciones, de comer en restaurantes, ver una película en el cine u otras compras menores.

En estos momentos, y ante el próximo ciclo escolar que inicia a finales de agosto, miles de familias ya están pasando por el difícil momento de enfrentar gastos escolares crecientes, e incluso evalúan la posibilidad de cambiar la escuela de sus hijos por una más cercana, para evitar gastos de transporte, o una más económica en cuanto a colegiaturas o gastos similares.

Es en los ojos de cada persona en donde se percibe la desesperación por un futuro mejor que no llega. Esta de-sesperación lamentablemente habrá de crecer al no contar con opciones para mantener, ya no digamos mejorar, condiciones mínimas de bienestar.

Nos leemos la próxima semana. ¡Muchas gracias!
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65